¡Habla memoria!

2000. La gran pepe

Por Redacción EG · 25 de junio de 2019

José Basualdo, un ganador nato, integró planteles con los mejores del mundo, supo estar en momentos icónicos del fútbol argentino. Revela la historia del injusto penal cobrado por Codesal en Italia 90.

El hom­bre sa­be dar­se los gus­tos. La tie­ne cla­ra, muy cla­ra. Por eso a los 37 años, edad de ex, de lle­var unas cuan­tas tem­po­ra­das de bo­ti­nes col­ga­dos, Jo­sé Ba­sual­do le­van­tó por se­gun­da vez la Co­pa In­ter­con­ti­nen­tal. La pri­me­ra, con Vé­lez; aho­ra con Bo­ca. Eso sí, siem­pre jun­to a Bian­chi. Al­go así co­mo una cá­ba­la mu­tua. Des­pués de un co­mien­zo fa­lli­do con la ca­mi­se­ta de Bo­ca en la era Bi­lar­do, el Pe­pe se to­mó re­van­cha tiem­po des­pués con dos cam­peo­na­tos lo­ca­les y la Li­ber­ta­do­res. En su gran cam­pa­ña, tra­ji­nó las can­chas de Ale­ma­nia y Es­pa­ña, don­de de­sea ter­mi­nar su ca­rre­ra de­por­ti­va, ju­gó los mun­dia­les de Ita­lia y Es­ta­dos Uni­dos, fue di­ri­gi­do por los téc­ni­cos más pres­ti­gios y tu­vo de com­pa­ñe­ros a fi­gu­ras in­creí­bles. Pue­de de­cir­se que las hi­zo to­das, por­que tam­bién co­no­ce to­das las mo­des­tas can­chas de la B y de la C, don­de co­men­zó ha­ce ca­si vein­te años. En es­ta no­ta, Ba­sual­do es­car­ba en su me­mo­ria y mo­no­lo­ga so­bre su lar­go via­je en el fút­bol. Co­mo sue­len ha­cer­lo los que no han vi­vi­do en va­no.

 

Basualdo en su paso por Deportivo Español.

Basualdo en su paso por Deportivo Español.

 

Un mal co­mien­zo

“De­bu­té en el 81 ju­gan­do pa­ra Vi­lla Dál­mi­ne, en la B, con­tra El Por­ve­nir, en la can­cha de Atlan­ta pa­ra de­fi­nir quién des­cen­día. En­tré en el se­gun­do tiem­po por Por­tiz­zo, un diez bár­ba­ro que la rom­pía. Em­pa­ta­mos y fui­mos a los pe­na­les. Nues­tro ar­que­ro ata­jó tres y yo veía có­mo la gen­te de ellos se iba, has­ta que no­so­tros tam­bién erra­mos los úl­ti­mos tres y esa mis­ma gen­te co­men­zó a vol­ver. In­creí­ble. De­cían que Le­ta­nú y Pin­to se ha­bían ven­di­do por­que vi­vían en Bue­nos Ai­res y que ha­bían ha­bla­do con la gen­te de El Por­ve­nir pa­ra ir a me­nos. La co­sa es que siem­pre que­dó la du­da. Ése fue mi de­but, muy ma­lo. To­dos llo­ra­ban por el des­cen­so y yo no en­ten­día na­da, pa­ra mí era só­lo ha­ber per­di­do un par­ti­do.

”Años des­pués tu­ve que vol­ver a ju­gar con­tra El Por­ve­nir en la se­gun­da fi­nal por el as­cen­so y jus­to en la no­che pre­via al par­ti­do mu­rió mi abue­lo. Me acuer­do que hi­ce una ju­ga­da con Por­tiz­zo que ter­mi­nó en pe­nal. Ahí me lar­gué a llo­rar, no sé por qué. Ga­na­mos 1 a 0 con ese pe­nal. Ha­bían pa­sa­do diez mi­nu­tos y no po­día pa­rar de llo­rar. ‘Es que no pue­do. No es que no quie­ra, no pue­do pa­rar’, les de­cía a mis com­pa­ñe­ros. Cuan­do ter­mi­nó el par­ti­do no di la vuel­ta, me fui en­se­gui­da pa­ra el ve­lo­rio. Esa ca­mi­se­ta se la lle­vó mi abue­lo en el ca­jón.“

Aho­rre, mi­ji­to

’’En el 87 lle­gué a Man­di­yú. En mi pri­mer en­tre­na­mien­to se acer­có el téc­ni­co Juan Ma­nuel Gue­rra y me di­jo: ‘Bue­no, mi­ji­to –siem­pre de­cía mi­ji­to–, yo a us­ted no lo co­noz­co, así que guar­de la pla­ta, que el día de ma­ña­na la va a ne­ce­si­tar. Guár­de­la, no la gas­te’. El vie­ji­to tam­bién me acla­ró que yo ha­bía lle­ga­do por re­co­men­da­ción y que, si que­ría ser ti­tu­lar, to­do lo que le ha­bían di­cho de mí lo te­nía que de­mos­trar. Bue­no, ter­mi­né ju­gan­do los 40 par­ti­dos jun­to con Pe­dro Ba­rrios. As­cen­di­mos sa­lien­do cam­peo­nes y des­de ahí me em­pe­za­ron a con­vo­car pa­ra la Se­lec­ción.“

 

En mandiyú fue campeón del Nacional B.

En mandiyú fue campeón del Nacional B.

 

Ído­lo de do­ña To­ta

”Bi­lar­do me lla­mó pa­ra la Co­pa Amé­ri­ca del 89. En una me­sa de la con­cen­tra­ción es­tá­ba­mos sen­ta­dos los más jó­ve­nes, los pen­de­jos de esa épo­ca: Pe­dri­to Tro­glio, Sen­si­ni, Bal­bo, Her­nán Díaz y yo. En un mo­men­to se acer­có Bi­lar­do y me pre­gun­tó: ‘Ba­sual­do, ¿us­ted co­no­ce a Ma­ra­do­na?’. ‘No’, le di­je. ‘Ah, bue­no, bue­no’, di­jo y se fue. En la con­cen­tra­ción se co­men­ta­ba que iba a lle­gar Die­go. En un mo­men­to en­tró con to­do el show y en­ca­ró la me­sa don­de es­ta­ban el Che­cho, Rug­ge­ri y Ca­nig­gia. En­ton­ces Bi­lar­do aga­rró una si­lla y le di­jo a Die­go que se co­rrie­ra. Die­go se co­rrió pen­san­do que se iba a sen­tar Bi­lar­do. Los otros pi­bes y yo mi­rá­ba­mos de reo­jo to­do lo que pa­sa­ba. En­ton­ces se acer­có a mi me­sa, me aga­rró del bra­zo y me di­jo: ‘Ve­ní, ve­ní, sen­ta­te acá. Die­go, Ba­sual­do; Pe­pe, él es Die­go’, nos pre­sen­tó el Na­ri­gón. ‘Si, ya sé’, le res­pon­dí. Y ahí Ma­ra­do­na me lar­gó: ‘Ahh, vos sos el ído­lo de mi vie­ja. Us­te­des as­cen­die­ron a Man­di­yú. Mi vie­ja es fa­ná­ti­ca de Man­di­yú, a us­te­des los quie­re mu­cho, son sus ído­los’. Yo es­cu­cha­ba eso y no lo po­día creer: Ma­ra­do­na me co­no­cía.“

Cuan­do ca­yó el Mu­ro

”Cuan­do ju­ga­ba en el Stutt­gart, un día es­ta­ba en un bo­li­che y de re­pen­te se ar­mó un gran tu­mul­to. Yo no en­ten­día na­da. La gen­te es­ta­ba pá­li­da. Mi­ré el te­le­vi­sor que ha­bía en el lu­gar y co­men­cé a ver imá­ge­nes de po­li­cías pe­gán­do­le a la gen­te. En ese mo­men­to se me acer­có un ami­go es­pa­ñol y me pre­gun­tó si sa­bía lo que es­ta­ba pa­san­do. ‘No ten­go idea’, le res­pon­dí. Y ahí me di­jo que es­ta­ba por caer el Mu­ro de Ber­lín y me ex­pli­có que la gen­te que se veía en la te­le­vi­sión eran los de Ale­ma­nia Orien­tal que se es­ta­ban es­ca­pan­do. Yo es­tu­ve en Ale­ma­nia ese día his­tó­ri­co.

”Del la­do orien­tal só­lo se po­día es­ca­par el hom­bre. La mu­jer y los chi­cos que­da­ban del otro la­do. En la te­le se veía que los ti­pos gri­ta­ban en la fron­te­ra y les pro­me­tían a sus fa­mi­lia­res que iban a vol­ver a bus­car­los, que se que­da­ran tran­qui­los. ¡Men­ti­ra! ¿Sa­bés có­mo se bo­rra­ban los va­gos? Se po­nían de no­vios con mi­nas de Ale­ma­nia Oc­ci­den­tal y em­pe­za­ban su vi­da otra vez con do­cu­men­tos nue­vos.“

Arru­gue a la ita­lia­na

”Des­pués de per­der el par­ti­do con­tra Ca­me­rún en el 90, Bi­lar­do nos di­jo que si no cla­si­fi­cá­ba­mos, no vol­vía na­die vi­vo: ‘Cuan­do en el avión anun­cien que es­ta­mos por ate­rri­zar, voy a la ca­bi­na, le pe­go un ti­ro al pi­lo­to y ha­go es­tre­llar el avión. A la Ar­gen­ti­na no lle­ga na­die’, nos ame­na­zó. En­ton­ces di­je: ‘Mu­cha­chos, cuan­do ama­gue a le­van­tar­se nos ti­ra­mos en­ci­ma y le pe­ga­mos un ga­rro­ta­zo’.

”En ese mis­mo Mun­dial, an­tes del par­ti­do con­tra Bra­sil, ellos ya ha­bían pre­pa­ra­do los es­ce­na­rios pa­ra fes­te­jar la vic­to­ria bai­lan­do to­da la no­che. Fue un par­ti­do tre­men­do, lle­ga­ban to­dos, pe­ga­ban pe­lo­tas en los pa­los y no­so­tros no po­día­mos sa­lir del área. Te­nía­mos una im­po­ten­cia te­rri­ble. Has­ta que lle­gó la ju­ga­ba de Die­go y el gol del Ca­ni. El par­ti­do en que es­tu­vi­mos con to­do fue el de Ita­lia. En el tú­nel, íba­mos en fi­la pa­ra sa­lir a la can­cha y vi­mos que ellos ca­mi­na­ban pe­ga­dos a la pa­red, con la ca­be­za ga­cha. No­so­tros pa­re­cía­mos dro­ga­dos: gri­ta­mos, los pu­tea­mos, les di­ji­mos que íba­mos a ga­nar, nos los que­ría­mos co­mer ahí mis­mo. Y los co­mi­mos.“

No­ches de Co­pas

”An­tes del par­ti­do an­te San Pa­blo, por la Co­pa Li­ber­ta­do­res del 94, Car­los (Bian­chi) tra­jo los co­men­ta­rios que ha­bía he­cho Te­le San­ta­na, en los que ase­gu­ra­ba que iban a sa­lir cam­peo­nes y que ellos eran más que Vé­lez. Cuan­do ju­gué de nue­vo la fi­nal en Bra­sil pa­ra Bo­ca, los del Pal­mei­ras hi­cie­ron lo mis­mo, ca­si con las mis­mas pa­la­bras. Pe­ro Car­los tam­bién re­pi­tió su tác­ti­ca: pe­gó las de­cla­ra­cio­nes del téc­ni­co por to­do el ves­tua­rio pa­ra ha­cer­nos eno­jar. Des­pués em­pe­zó a ha­blar y yo, co­mo lo co­noz­co más a Car­los, no me co­mí na­da de lo que di­jo, pe­ro los otros sí y nos dio re­sul­ta­do.

 

Con Vélez ganó todo lo que un jugador se puede imaginar.

Con Vélez ganó todo lo que un jugador se puede imaginar.

 

”En la fi­nal con Vé­lez, cuan­do San Pa­blo nos hi­zo el gol, en­se­gui­da le pre­gun­té al ár­bi­tro cuán­to tiem­po iba. ‘Van vein­te’, me di­jo. Nos mi­ra­mos en­tre no­so­tros y pen­sa­mos: ‘Ca­ga­mos, nos ha­cen cin­co’. Cuan­do en­tró Pom­pei, echa­ron al Pa­cha Car­do­zo y ellos se em­pe­za­ron a ve­nir por to­dos la­dos. El po­bre de Ti­to, que tie­ne me­nos mar­ca que una tan­ga, hi­zo lo que pu­do en la de­fen­sa. Des­pués lle­ga­ron los pe­na­les y el milagro.“

No me la sa­ca na­die

”La se­ma­na an­te­rior a la fi­nal con­tra el Mi­lan, en el 94, es­tu­vo to­do bár­ba­ro. Es­cu­cha­mos mú­si­ca y nos ca­ga­mos de ri­sa. Pe­ro el día del par­ti­do no vo­ló una mos­ca. Lle­ga­mos al ves­tua­rio en fi­la y con la ca­be­za ga­cha. ¡Te­nía­mos un ca­ga­zo bár­ba­ro! Des­pués, to­do lo que vi­no fue gra­cias a Cos­ta­cur­ta y su pa­se pa­ra atrás. Jus­to me to­có ha­cer el con­trol an­ti­do­ping y lle­gué al ves­tua­rio cuan­do es­ta­ban to­dos en pe­do, bo­rra­chos y ti­ra­dos por ahí. Co­mo a Chi­la­vert no le ha­bía­mos po­di­do sa­car el tro­feo de la Li­ber­ta­do­res, le di­je a Trot­ta que aga­rra­se una (la In­ter­con­ti­nen­tal), que yo me que­da­ba con la otra (la To­yo­ta). Na­die nos las pu­do qui­tar, dor­mi­mos en el avión con las Co­pas y, des­pués de dar la vuel­ta olím­pi­ca en Li­niers, le di­ji­mos al res­to: ‘Acá la tie­nen, aho­ra ha­gan lo que quie­ran’.”  

Tú no has ga­na­do na­da más

“Cuan­do se ha­bló de mi pa­se a Bo­ca co­men­za­ron los pro­ble­mas con Chi­la. La re­la­ción tam­bién se de­te­rio­ró por­que él em­pe­zó a pen­sar más en sus me­tas per­so­na­les y se equi­vo­có. Él nun­ca lo va a re­co­no­cer, pe­ro lo di­go yo. En Vé­lez ga­na­mos co­sas por el gru­po, no por un so­lo ju­ga­dor. Si ata­jó los pe­na­les pa­ra ga­nar la Li­ber­ta­do­res es­tá bien, pe­ro el gru­po tam­bién hi­zo lo su­yo pa­ra lo­grar eso. Él no lo com­pren­dió así y hoy tam­po­co lo com­pren­de. ¿Qué ga­nó Chi­la­vert cuan­do se de­sar­mó ese gru­po? Na­da, Chi­la­vert des­pués no ga­nó na­da. 

”Aho­ra los di­ri­gen­tes quie­ren sa­car la ca­mi­se­ta nú­me­ro 1. Si ha­cen eso ten­drían que sa­car las on­ce: la de Pom­pei, la del Pa­cha, la del Ne­gro Gó­mez, la mía. Así, ten­drían que sa­car la de to­dos, la de to­dos. Chila no es Mi­chael Jor­dan ni Ma­ra­do­na.”

Die­go sin pier­nas

“Con el equi­po que te­nía­mos en el Mun­dial 94, por pri­me­ra vez me en­can­tó es­tar en el ban­co. Die­go es­ta­ba  muy bien y lo que le pa­só des­pués fue una con­se­cuen­cia de la pre­pa­ra­ción que ha­bía he­cho. Por­que no es­ta­ba dro­ga­do ni na­da por el es­ti­lo. Lo que to­mó es al­go que te que­ma las gra­sas. En­tu­sias­ma­do por ver­se tan bien, ha­brá di­cho: ‘To­mo un po­co más y es­toy me­jor’. Eso lle­vó a que los ame­ri­ca­nos lo ca­ga­ran, por­que creo que ha­bía un acuer­do por el que Es­ta­dos Uni­dos le per­mi­tía a Die­go cier­tos pri­vi­le­gios pa­ra que pu­die­ra par­ti­ci­par en el Mun­dial. Y uno era ése, que no tu­vie­ra pro­ble­mas con la efe­dri­na. Ellos lo que­rían ver bien pa­ra ayu­dar a la pro­mo­ción del Mun­dial, pe­ro cuan­do vie­ron que an­da­ba muy bien y pen­sa­ron que po­día ser pe­li­gro­so pa­ra Bra­sil, le ba­ja­ron la ca­ña.”

El mun­do de Bo­ca

“Mi lle­ga­da a Bo­ca fue una he­ca­tom­be, las ne­go­cia­cio­nes du­ra­ron una eter­ni­dad has­ta que un día, mien­tras veía  Cró­ni­ca TV con el Ne­gro Gó­mez en la ha­bi­ta­ción de la con­cen­tra­ción, apa­re­ció el car­tel ro­jo que anun­cia­ba: ‘Ba­sual­do pa­só a Bo­ca’. De ahí me fui a Ba­ri­lo­che, don­de es­ta­ba el equi­po ha­cien­do la pre­tem­po­ra­da: Ma­ra­do­na, Ca­nig­gia, el mun­do de Bo­ca. Era de­ma­sia­do. Des­pués co­men­za­ron los en­tre­di­chos fue­ra de lu­gar con Car­los (Bi­lar­do). Me da­ba tan­to que pa­re­cía el ma­lo de la pe­lí­cu­la. Un día no aguan­té más y yo tam­bién em­pe­cé a ha­blar. Ha­bía mu­chos pro­ble­mas en el gru­po, has­ta el Ta­ta Brown y Pum­pi­do (los ayu­dan­tes) no se lle­va­ban bien con Bi­lar­do.”

En Boca tuvo dos etapas bien diferenciadas. Una complicada con Carlos Bilardo y una envidiable con quien mejor lo conoce: Carlos Bianchi. Otra vez campeón de América, otra vez campeón del mundo.

En Boca tuvo dos etapas bien diferenciadas. Una complicada con Carlos Bilardo y una envidiable con quien mejor lo conoce: Carlos Bianchi. Otra vez campeón de América, otra vez campeón del mundo.

Va­ca­cio­nes en Al­men­dra­le­jo

“Cuan­do lle­gué a Al­men­dra­le­jo pa­ra ju­gar en el Ex­tre­ma­du­ra, to­mé un ta­xi que aga­rró por la par­te vie­ja de la ciu­dad. ‘¿Adon­de vas?’, le pre­gun­té al ta­xis­ta. ‘Es que es­ta­mos en­tran­do por la par­te vie­ja’, me res­pon­dió. ‘Pe­gá la vuel­ta en U y lle­va­me ya al ae­ro­puer­to que me vuel­vo a mi ca­sa’, le di­je. Ahí el ti­po co­men­zó a de­cir­me que de día el lu­gar era lin­do y que es­pe­ra­se un po­co. Le hi­ce ca­so y, la ver­dad, el ti­po te­nía ra­zón: de día el lu­gar era lin­do. Aga­rré un ma­pa y co­men­cé a bus­car la ciu­dad por­que no te­nía ni idea dón­de es­ta­ba pa­ra­do. Al fi­nal la en­con­tré en una pun­ti­ta del ma­pa. Pa­sé seis me­ses bár­ba­ros. A mi mu­jer le di­je que te­nía seis me­ses de va­ca­cio­nes, que no se preo­cu­pa­ra por na­da y se lo to­mó en se­rio, se fue a to­dos la­dos.”   

Extremadura marcó su segunda experiencia europea, ya que antes había jugado en el Stuttgart.

Extremadura marcó su segunda experiencia europea, ya que antes había jugado en el Stuttgart.

El re­gre­so frus­tra­do

“Al fi­nal des­cen­di­mos con el Ex­tre­ma­du­ra por un so­lo pun­to, des­pués de ha­ber he­cho una se­gun­da vuel­ta bri­llan­te. Re­gre­sé a Bue­nos Ai­res y es­pe­ré que Vei­ra me die­ra una res­pues­ta. Él me de­cía que ha­bía es­ta­do en Es­pa­ña, que era her­mo­so, y a mí lo úni­co que me in­te­re­sa­ba sa­ber era si me te­nía en sus pla­nes. Al fi­nal me tu­ve que ir, pe­ro no por­que me lo ha­ya di­cho él, si­no otro in­te­gran­te del cuer­po téc­ni­co. En­ton­ces me lla­mó Eduar­do Ma­ne­ra, que es­ta­ba co­mo téc­ni­co en Es­pa­ñol. Le pre­gun­té si pa­ga­ban y me di­jo que Ríos Seoa­ne ava­la­ba to­do. Y le di­je: ‘Oh, qué ga­ran­tía’. Un día me en­con­tré con el Ga­lle­go y me pre­gun­tó cuán­to que­ría ga­nar. Yo le pre­gun­té cuán­to me ofre­cía y me di­jo una ci­fra bár­ba­ra, iba a ser el me­jor pa­go del plan­tel. Cuan­do le con­sul­té si es­ta­ba to­do ava­la­do me di­jo que sí. Aho­ra es­toy en jui­cio.”

Mal­di­to Du­ré

“Cuan­do me des­vin­cu­lé de Es­pa­ñol le di­je a Mau­ri­cio (Ma­cri): ‘El Ga­lle­go (Ríos Seoa­ne) a vos no te pa­ga y a mí tam­po­co. De­ja­me ir seis me­ses y des­pués ve­mos qué ha­ce­mos’. ‘Es­tá bien’, me con­tes­tó. Me fui al Jaén de Es­pa­ña y mi es­po­sa tu­vo seis me­ses más de va­ca­cio­nes. Ahí des­cen­di­mos por un gol, in­creí­ble. La úl­ti­ma fe­cha nos to­có ju­gar jus­to con el Ex­tre­ma­du­ra. ¿Qué hi­ce? Lo lla­mé a Du­ré y le pe­dí que ju­ga­ran tran­qui­los, que ne­ce­si­tá­ba­mos ga­nar. ‘No te preo­cu­pes que es­tá to­do ha­bla­do’, me di­jo. ¡No sa­ben có­mo ju­gó Du­ré! Hi­zo un gol y le hi­cie­ron un pe­nal. Ter­mi­na­mos 2-2 y nos fal­tó un gol pa­ra za­far. Re­cién ha­ce dos me­ses co­men­cé a ha­blar con él de nue­vo.”

El paso del Pepe por Racing fue como el de tantísimos jugadores: intenso, aunque no demasiado feliz en lo deportivo.

El paso del Pepe por Racing fue como el de tantísimos jugadores: intenso, aunque no demasiado feliz en lo deportivo.

La pul­sea­da con Ma­cri

“Re­gre­sé a Bo­ca y es­ta­ba Bian­chi con to­da una ca­ma­da nue­va. Tu­ve una char­la pre­via con Mau­ri­cio, me di­jo que no que­ría que me que­da­se y me re­co­men­dó que me fue­ra al Ba­da­joz por­que la gen­te me iba a pu­tear y eso no nos con­ve­nía a nin­gu­no de los dos. Yo le res­pon­dí que me que­ría que­dar en Bo­ca y que lo de la gen­te no me im­por­ta­ba. Re­cuer­do el diá­lo­go con Ma­cri.

–Si me in­sul­tan es co­sa mía –le di­je–. A mí me en­tra por un oí­do y me sa­le por el otro. Yo no vi­vo de la gen­te, vi­vo del fút­bol y del equi­po. La gen­te va y vie­ne.  

–Es que no quie­ro que Bian­chi ten­ga pro­ble­mas, quie­ro que em­pie­ce de ce­ro –si­guió Mau­ri­cio.

–Pe­ro bo­lu­do, a Bian­chi lo co­noz­co y él tam­bién a mí. Ha­ga­mos una co­sa, da­me la po­si­bi­li­dad de ir a la pre­tem­po­ra­da.

–Pe­ro va a ve­nir el Guly (Gu­gliel­min­pie­tro) y hay que dar­les lu­gar a los chi­cos de las in­fe­rio­res.

–De­ja­me ir y que Bian­chi y San­te­lla eva­lúen. Si es­toy igual que los de­más, me voy. Pe­ro si es­toy me­jor, me que­do.

Y ahí mis­mo agre­gó a ma­no mi ape­lli­do pa­ra ir a la pre­tem­po­ra­da.

–Mau­ri­cio, acor­da­te que con­mi­go es­te año vas a dar a vuel­ta.

–Oja­lá.

Qué más se pue­de pe­dir

”Mien­tras es­tu­ve en Ale­ma­nia ju­gué dos par­ti­dos pa­ra Res­to del Mun­do. Uno por el ca­so Bos­man y otro fren­te a Bra­sil, en el cum­plea­ños de Pe­lé. En ese par­ti­do,  los téc­ni­cos eran Bec­ken­bauer y Tra­pat­to­ni y cuan­do es­tá­ba­mos en el ves­tua­rio el ca­me­ru­nés Ro­ger Mi­lla sa­có una ho­ja y una la­pi­ce­ra pa­ra que le fir­má­ra­mos un au­tó­gra­fo ca­da uno. ‘Pa­ra mi hi­jo, pa­ra mi hi­jo’, nos de­cía a to­dos. Cuan­do me hi­zo fir­mar a mí le di­je que es­ta­ban Van Bas­ten, Gu­llit, que ellos eran las fi­gu­ras, no yo. ‘Vos tam­bién sos un fe­nó­me­no’, me di­jo el ne­gro. Ese día tu­ve la suer­te de que Bec­ken­bauer me pu­sie­ra en el equi­po ti­tu­lar. Del otro la­do es­ta­ba la se­lec­ción bra­si­le­ña de ese mo­men­to con Pe­lé, que ju­gó só­lo los pri­me­ros trein­ta mi­nu­tos por­que no po­día ni mo­ver las pa­tas. ¡Pe­ro ju­gué con Pe­lé! Ya es­tá. Con Die­go y con Pe­lé, ¿qué más pue­do pe­dir?”

Confesión de parte

La Selección perdió la final del Mundial 90 por un penal dudoso cobrado por el mexicano Codesal. El Pepe dice que, mucho después, el árbitro le confesó que dio ese penal sólo porque debía ganar un equipo europeo.    

Los argentinos se lo quieren comer a Codesal, después del polémico penal en la final del 90.

Los argentinos se lo quieren comer a Codesal, después del polémico penal en la final del 90.

Si hay un re­cuer­do in­gra­to, que aun diez años des­pués per­du­ra en la me­mo­ria de la gen­te, es aque­lla fi­nal del Mun­dial 90 fren­te a Ale­ma­nia. La ima­gen del equi­po diez­ma­do, el in­sul­to de Ma­ra­do­na de­di­ca­do al pú­bli­co del es­ta­dio Olím­pi­co de Ro­ma y, en es­pe­cial, el pe­nal co­bra­do a Sen­si­ni. Ese pe­nal que de­jó tan­tas du­das. Ese pe­nal que el Pe­pe sa­be que no fue: “A la fi­nal lle­ga­mos de­sar­ma­dos: Ca­ni no es­ta­ba por una bo­lu­dez que se man­dó en la mi­tad de la can­cha con­tra los ita­lia­nos y tam­po­co pu­die­ron ju­gar Gius­ti, el Vas­co, ni Ba­tis­ta por­que es­ta­ban sus­pen­di­dos. Hi­ci­mos lo que pu­di­mos. Ellos te­nían más equi­po que no­so­tros pe­ro nos res­pe­ta­ron mu­chí­si­mo. Lo veía­mos en la can­cha. A Cal­de­rón le hi­cie­ron un pe­nal y no lo co­bra­ron; des­pués (Edgardo) Co­de­sal in­ven­tó el pe­nal pa­ra ellos. Cuan­do lo co­bró, lo fui a bus­car al lí­nea, él me de­cía que te­nía ra­zón, que no ha­bía si­do pe­nal, pe­ro que no po­día ha­cer na­da por­que la de­ci­sión era del ár­bi­tro. Me acuer­do que lo fui­mos a bus­car a Co­de­sal y has­ta le pe­ga­mos al­gu­nas pa­ta­das. Bi­lar­do es­ta­ba co­mo lo­co por­que de­cía que nos iban a sus­pen­der a to­dos por un año. Co­de­sal no iba a di­ri­gir la fi­nal, apa­re­ció de la na­da y te­nía un his­to­rial mis­te­rio­so. Lo en­con­tra­mos en Mé­xi­co cuan­do fui­mos con Bo­ca a ju­gar la se­mi­fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res y nos di­jo que el pe­nal de Sen­si­ni no fue y que la­men­ta­ble­men­te te­nía que ga­nar uno de Eu­ro­pa. Nos re­co­no­ció que hu­bo pre­sión. Pe­ro nos lo di­jo só­lo a no­so­tros, así no sir­ve más que pa­ra con­fir­mar que te­nía­mos ra­zón.”

 

 

Textos de Maximiliano Nóbili y Hernán Gil

Fotos de Juanjo Bruzza y Archivo El Gráfico

Imagen de 1934. Callado, silencioso, tristón…
¡Habla memoria!

1934. Callado, silencioso, tristón…

Borocotó indaga en la vida de Arturo Arrieta, emblema de San Lorenzo de la década del 30, al cual la vida no le fue nada fácil, pero que aún con tanto dolor siempre dejó todo dentro de la cancha.

Imagen de Primeros segundos de fama
¡Habla memoria!

Primeros segundos de fama

Si bien no pudo ganar aquella recordada final de la Copa Intercontinental ante Juventus en 1985, Argentinos Juniors quedó en la historia. A 20 años de ese partido, varios referentes se juntaron para recordarla.

Imagen de Inolvidables: Ismael Morgada
¡Habla memoria!

Inolvidables: Ismael Morgada

Empezó en Independiente pero se hizo grande en Gimnasia y Esgrima La Plata, integrando aquel equipazo que quedó en la historia como “El Expreso”. Como wing, trajo al fútbol moderno un sentido: el sentido del pase.

DEJÁ TU COMENTARIO