¡Habla memoria!

2001. Persevera y golearás

Por Redacción EG · 09 de junio de 2019

La historia de la carrera de Gabriel Batistuta, un jugador que, sin estar dotado con las mejores virtudes técnicas, logró convertirse con voluntad y dedicación en una superestrella del fútbol mundial.

No se la ban­ca­ba más. Te­nía 18 años y que­ría ti­rar la chan­cle­ta. Pre­fe­ría dar­les con todo a los al­fa­jo­res, esa vie­ja de­bi­li­dad que ter­mi­nó por en­do­sar­le el apo­do de Fan­to­che –su mar­ca pre­fe­ri­da–, y dar por con­clui­das to­das las ri­gi­de­ces que fi­gu­ran en el ma­nual de ad­mi­sión del as­pi­ran­te a fut­bo­lis­ta. Ex­tra­ña­ba. Se di­ver­tía mu­cho más sa­lien­do de mo­chi­le­ro con sus ami­gos del pue­blo, co­mo ha­bía he­cho dos años atrás cuan­do rum­beó con tres com­pin­ches a de­do ha­cia Car­los Paz, dur­mien­do en ga­ra­jes y dis­po­nien­do de sus tiem­pos, que ta­chan­do los días en la pa­red de la pen­sión de Ne­well’s Old Boys, ba­jo la tri­bu­na del es­ta­dio que da al hi­pó­dro­mo.

 

Inconfundible. Gabriel Batistuta de chiquito.

Inconfundible. Gabriel Batistuta de chiquito.

 

Era abril de 1987. El jo­ven­ci­to lle­va­ba ape­nas dos me­ses de nue­va vi­da en Ro­sa­rio. En fe­bre­ro de ese año ese bus­ca­dor de ta­len­tos lla­ma­do Jor­ge Ber­nar­do Grif­fa ha­bía cerrado fe­liz­men­te las ne­go­cia­cio­nes con los pa­dres de nues­tro per­so­na­je, quie­nes no que­rían sa­ber na­da con de­jar­lo ir a otra ciu­dad y mu­cho me­nos con que aban­do­na­ra los es­tu­dios. Pe­ro Grif­fa in­sis­tió, se­gu­ro co­mo es­ta­ba de las con­di­cio­nes de ese grin­go bien ali­men­ta­do al que le pu­so el ojo des­pués de ha­ber­lo vis­to só­lo 90 mi­nu­tos (la fi­nal re­gio­nal en­tre las se­lec­cio­nes de Ro­sa­rio y Re­con­quis­ta) y se sa­lió con la su­ya. Esos dos me­ses, sin em­bar­go, es­tu­vie­ron a un pa­so de cam­biar el rum­bo de su vi­da.

“En esa épo­ca hi­ce lo im­po­si­ble pa­ra cor­tar con el fút­bol”, con­fe­sa­ría ya de adul­to Ga­briel Ba­tis­tu­ta, y da­ría de­ta­lles de su pro­ce­sión in­ter­na: “Yo es­tu­dia­ba, pe­ro tu­ve que lar­gar por­que no po­día ha­cer las dos co­sas. Y me da­ba vuel­tas en la ca­be­za la his­to­ria de tan­tos pi­bes que se acer­ca­ron al fút­bol y se que­da­ron sin na­da. Co­mo no te­nía cla­ro mi fu­tu­ro, le pe­día a Grif­fa que me li­be­ra­ra pa­ra re­gre­sar a Re­con­quis­ta y es­tar con mi gen­te. No te­nía ga­nas de ser ju­ga­dor de fút­bol, no que­ría su­frir”.

Tam­po­co que­ría su­frir Omar, su pa­dre, pa­ra quien la pa­la­bra es un va­lor que no se tran­sa. “Le di­je que no se vol­vie­ra –ad­mi­ti­ría Omar a la ho­ra de los re­cuer­dos–, que nos ha­bía­mos com­pro­me­ti­do pa­ra que se que­da­ra un año. Un sí habría ti­ra­do to­do por la bor­da. El no fue una mo­ti­va­ción pa­ra que apren­die­ra la lec­ción hu­ma­na del com­pro­mi­so.

 

Batistuta en su niñez.

Batistuta en su niñez.

 

El com­pro­mi­so. Aho­ra, cuan­do se apres­ta a cum­plir 32 años y ha dejado una ris­tra de ar­cos des­tro­za­dos a su pa­so por las canchas de to­do el mun­do, Ga­briel Ba­tis­tu­ta es el ar­que­ti­po de có­mo con vo­lun­tad y de­di­ca­ción la lec­ción del com­pro­mi­so rin­de sus fru­tos, aun cuan­do la na­tu­ra­le­za no pro­vee las me­jo­res vir­tu­des téc­ni­cas. Má­xi­mo go­lea­dor del 2000 en el cal­cio con 26 tan­tos, má­xi­mo ano­ta­dor del fút­bol ita­lia­no des­de la aper­tu­ra de sus fron­te­ras (1980), me­jor pro­me­dio per­so­nal des­de que pi­só la pe­nín­su­la (en el ac­tual tor­neo me­tió 10 go­les en 11 par­ti­dos, sin pa­tear pe­na­les, re­don­dean­do un pro­me­dio de 0,91), má­xi­mo go­lea­dor de la Se­lec­ción en es­tas eli­mi­na­to­rias jun­to a Her­nán Cres­po con cua­tro tan­tos (aun­que só­lo ju­gó 4 par­ti­dos), lí­der con la Ro­ma del cam­peo­na­to más com­pe­ti­ti­vo del mun­do aven­ta­jan­do por seis pun­tos a su es­col­ta, Ba­ti­gol se em­pe­ci­na en se­guir ali­men­tan­do su le­yen­da per­so­nal. Y le ad­vier­te al gran pú­bli­co, aho­ra apo­ya­do en la ló­gi­ca de una ca­rre­ra des­gas­tan­te y no en el de­sá­ni­mo de quien de­be pe­lear­le a la in­cer­ti­dum­bre, que el fi­nal es­tá muy cer­ca. “Me es­toy pre­pa­ran­do pa­ra de­jar el fút­bol. No es fá­cil sa­ber cuán­do lle­ga ese mo­men­to. Mien­tras me sien­ta bien se­rá com­pli­ca­do de­cir bas­ta, pe­ro lo es­toy me­di­tan­do sin dra­mas. De­ja­ré cuan­do ter­mi­ne mi con­tra­to con la Ro­ma, en el 2003”, aven­tu­ró Ba­ti ape­nas pi­só el país pa­ra pa­sar una se­ma­na con los su­yos, an­tes de sa­lir a la ca­za del úl­ti­mo gran ob­je­ti­vo que le que­da en Ita­lia: ga­nar un cam­peo­na­to de li­ga. Y así, que ya no le pue­dan en­ros­trar cuen­tas pen­dien­tes.

 

Pura potencia, Bati viste la camiseta giallorossa.

Pura potencia, Bati viste la camiseta giallorossa.

 

Mien­tras una ciu­dad se rin­de a sus proe­zas y pal­pi­ta el alum­bra­mien­to del ter­cer scu­det­to de su his­to­ria (la Ro­ma só­lo ga­nó dos, el de 1941/42 y el de 1982/83, muy le­jos de los otros gran­des co­mo la Ju­ven­tus, que su­ma 25 tí­tu­los, el Mi­lan, que tie­ne 16, y el In­ter, que los si­gue con 13), los ti­fo­si le pren­den ve­las a esa ro­di­lla sensible de su ído­lo. Y ali­vian su an­sie­dad al re­pa­sar que to­do en la ca­rre­ra fut­bo­lís­ti­ca de Ba­tis­tu­ta ha si­do fru­to del es­fuer­zo.

El sue­ño del pi­be

“No na­cí co­mo un do­ta­do. Siem­pre tu­ve po­cas cua­li­da­des, mu­cha fi­bra y fuer­za fue­ra de lo co­mún; del res­to, po­co. Por suer­te lo en­ten­dí ape­nas em­pe­cé a ju­gar y su­pe que te­nía que pro­gre­sar mu­cho. Sé que se va­lo­ra mu­cho el es­fuer­zo, que el tra­ba­jo pa­ga. Y por eso tra­ba­jo siem­pre, ca­da vez más”, se au­to­de­fi­nía Ba­tis­tu­ta ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, en el pro­gra­ma Ce­les­te y Blan­ca, de TyC Sports.

Su fa­mi­lia se lo in­cul­có a fue­go. Omar y Glo­ria, los pa­dres de Ga­briel, un em­plea­do de fri­go­rí­fi­co y una pre­cep­to­ra de es­cue­la, nun­ca pa­sa­ron se­ve­ros apre­mios eco­nó­mi­cos, aun­que tam­po­co te­nían pa­ra ti­rar manteca al te­cho. De he­cho, pa­ra pa­rir a su hi­jo el fa­mo­so (des­pués na­ce­rían tres mu­je­res más), tu­vie­ron que cru­zar­se has­ta Ave­lla­ne­da, una lo­ca­li­dad pe­ga­da a Re­con­quis­ta, por­que los ser­vi­cios eran más ba­ra­tos. Des­de en­ton­ces que­da­ron unos cuan­tos he­ri­dos: Ba­ti siem­pre di­ce que na­ció en Re­con­quis­ta, por­que allí se crió, y los ha­bi­tan­tes de Ave­lla­ne­da se sien­ten un tan­to des­pe­cha­dos.

 

Bati con la azul y oro. Su anterior club había sido River.

Bati con la azul y oro. Su anterior club había sido River.

 

Aun­que el fút­bol nun­ca fue una pa­sión en el ho­gar de los Ba­tis­tu­ta, to­da la fa­mi­lia era de Bo­ca. A los cin­co años, Ga­briel re­ci­bió co­mo re­ga­lo su pri­me­ra pe­lo­ta y su pri­mer equi­po de Bo­ca. Unos años des­pués ese sen­ti­mien­to co­bra­ría for­ma en al­guien de car­ne y hue­so. “El fút­bol en­tró en mi vi­da con un pós­ter que me re­ga­ló un ami­go mío, Pit­ti Lo­ren­zi­ni. Era de Die­go Ma­ra­do­na. Lo pe­gué en la pa­red de mi ha­bi­ta­ción, nun­ca lo ti­ré”, evo­ca Ba­ti en su li­bro Io Ba­ti­gol rac­con­to a Ba­tis­tu­ta (Yo Ba­ti­gol cuen­to a Ba­tis­tu­ta).

Co­mo en su ca­sa ha­bía una so­la te­le y las cua­tro mu­je­res se in­cli­na­ban por las no­ve­las, más de una vez Ba­ti de­bió cru­zar la ca­lle Puey­rre­dón, sen­tar­se a una me­sa de la ham­bur­gue­se­ría Juan­ca, pe­dir­se una com­ple­ta con ja­món y to­ma­te y ahí sí, dis­fru­tar de los par­ti­dos pro­yec­ta­dos por la pan­ta­lla chi­ca. “A mí tam­po­co me gus­ta­ba el fút­bol –re­co­no­ció el pa­dre a El Grá­fi­co–, siem­pre pre­fe­rí la na­tu­ra­le­za. Una tar­de, por in­sis­ten­cia de mi mu­jer, fui a ver­lo. En el me­dio del par­ti­do 20 ju­ga­do­res se aga­rra­ron a pi­ñas. Ga­briel no se me­tió pe­ro me dio tan­ta ver­güen­za que le di­je a Glo­ria que nun­ca más iría a una can­cha.” Aque­lla re­la­ción pa­dre-hi­jo mar­có a fue­go la per­so­na­li­dad de Ga­briel y sen­tó las ba­ses de lo que ocu­rri­ría lue­go con sus tres hi­jos va­ro­nes, to­dos na­ci­dos en Ita­lia. “A Thia­go, el ma­yor, le gus­ta el fút­bol y lo jue­ga ­–cuen­ta Ba­ti–, los otros dos só­lo mi­ran di­bu­ji­tos. No sé có­mo jue­ga, nun­ca lo fui a ver. No quie­ro ir a ver­lo por­que hay mu­chos pa­dres que ter­mi­nan arrui­nan­do al hi­jo por ir a los par­ti­dos. Mi vie­jo no fue nun­ca a ver­me ju­gar. Quizás por eso es­toy acá. Tu­ve suer­te. No di­go que sea una re­gla, pe­ro creo que uno, ban­cán­do­se­la so­lo, aga­rra más fuer­za y se ha­ce más res­pon­sa­ble de sus de­ci­sio­nes.”

 

En River jugó muy poco.

En River jugó muy poco.

 

Ba­ti se las arre­gló so­lo. So­ña­ba con ser mé­di­co, mo­ría por la po­len­ta que le pre­pa­ra­ba su abue­la Ca­ta, dis­fru­ta­ba yen­do a pes­car al me­dio del Pa­ra­ná, le ti­ra­ba más el bás­quet que el fút­bol; pe­ro en­tre los in­ter­co­le­gia­les con el ENET N° 1, el equi­po de ba­rrio Gru­po Ale­gría y lue­go Pla­ten­se de Re­con­quis­ta, le fue­ron en­de­re­zan­do el ca­mi­no.

Con la se­lec­ción ju­ve­nil de Re­con­quis­ta ju­gó aque­llas fi­na­les del re­gio­nal en las que lo vio Grif­fa, y tam­bién tu­vo la po­si­bi­li­dad de en­fren­tar a una se­lec­ción ju­ve­nil di­ri­gi­da por Pa­cha­mé y en la que ju­ga­ban, en­tre otros, Fer­nan­do Re­don­do, Hu­go Ma­ra­do­na y Nés­tor Fab­bri. “Me acuer­do de que Ba­ti me­tió los dos go­les de ellos y que nos ga­na­ron 2-1. Pa­cha­mé que­dó im­pre­sio­na­do y es­tu­vo a pun­to de lla­mar­lo, aun­que al fi­nal de­sis­tió”, re­vi­ve hoy Fab­bri, con la me­mo­ria gra­ba­da a fue­go por haberlo padecido ya de chi­qui­to.

Grif­fa no per­dió tiem­po y ju­gó al ata­que. El pa­dre de Ga­briel du­da­ba; só­lo que­ría que su hi­jo es­tu­dia­ra. Un com­pa­ñe­ro del fri­go­rí­fi­co que te­nía con­tac­tos en Ta­lle­res le ha­bía con­se­gui­do un lu­gar. Pe­ro la in­sis­ten­cia de Grif­fa dio sus fru­tos. “La pri­me­ra vez que me vio, Grif­fa me pre­gun­tó si me gus­ta­ría ju­gar en Ne­well’s. Le con­tes­té que sí, pen­sa­ndo que ha­bía si­do só­lo una char­la oca­sio­nal. Ca­si lo ha­bía ol­vi­da­do cuan­do un día lle­gó el lla­ma­do de Grif­fa. No sa­bía qué ha­cer, es­pe­ra­ba se­cre­ta­men­te que mi pa­dre me di­je­se que no”, ad­mi­te Ba­ti en su bio­gra­fía.

Via­jó a Ro­sa­rio, su­frió, se qui­so vol­ver a los dos me­ses. In­te­gró con Eduar­do Be­riz­zo, Da­río Fran­co y Fer­nan­do Gam­boa la cuar­ta es­pe­cial de Ne­well’s, una se­lec­ción de los me­jo­res va­lo­res de las in­fe­rio­res. Fue el go­lea­dor del equi­po. El téc­ni­co era Mar­ce­lo Biel­sa. “Com­par­tía la pen­sión con Ba­ti –re­me­mo­ra hoy Da­río Fran­co, re­cien­te cam­peón con el Mo­re­lia de Mé­xi­co–. Con Biel­sa le ha­bía­mos pues­to Fan­to­che, por­que le en­can­ta­ban esos al­fa­jo­res. Eso sí, ya en esa ca­te­go­ría era un ani­mal: la me­tía en ca­si to­dos los par­ti­dos”. Be­riz­zo coin­ci­de con el ca­li­fi­ca­ti­vo: “Ha­bía un ayu­dan­te de uti­le­ría lla­ma­do Jo­sé Ba­ra­vi­no. Ca­da vez que Ba­ti pa­tea­ba al ar­co en las prác­ti­cas sa­lía co­rrien­do a bus­car la pe­lo­ta, por­que la pa­sa­ba por arri­ba de la tri­bu­na y la sa­ca­ba de la can­cha. El ti­po se que­ja­ba: ‘Te di­je, ani­mal, que no le pe­gues tan fuer­te’”. A pu­ra po­ten­cia, no­más, se abrió ca­mi­no.

Só­lo le fal­ta­ba el sal­to a Pri­me­ra. Es­ta­ba ahí. Ocu­rrió el 25 de sep­tiem­bre de 1988, fren­te a San Mar­tín, en Tu­cu­mán. Los ti­tu­la­res dis­pu­ta­ban la Li­ber­ta­do­res, en­ton­ces se hi­zo el hue­co pa­ra que su­bie­ran los pi­bes. Ba­ti en­tró en el se­gun­do tiem­po en lu­gar de Grio­ni, pe­ro no pu­do ha­cer na­da: Ne­well’s per­dió 1-0. A las po­cas se­ma­nas ya es­ta­ba ju­gan­do la fi­nal de la Co­pa an­te Na­cio­nal de Mon­te­vi­deo. “Era un cha­ca­re­ro de buen pa­sar y bien co­mi­do, co­mo ca­si to­dos los ju­ve­ni­les de Ne­well’s de esa épo­ca –des­ta­ca Jo­sé Yu­di­ca, el téc­ni­co que lo hi­zo de­bu­tar–. Re­cuer­do que te­nía una per­so­na­li­dad muy fuer­te, creía mu­cho en sus con­di­cio­nes. Co­mo pa­ra ju­gar de­pen­de de su po­ten­cia siem­pre se preo­cu­pó por en­tre­nar muy bien. Por eso se man­tu­vo tan­tos años en un ni­vel tan al­to.”

Rom­pe­ ré­cords y co­ra­zo­nes

La ca­rre­ra que aso­ma­ba co­mo me­teó­ri­ca no fue tal. Ba­ti ne­ce­si­tó al­go más que dos años en­tre los pro­fe­sio­na­les pa­ra con­so­li­dar­se co­mo el go­lea­dor se­rial que es. El com­pro­mi­so, otra vez. El com­pro­mi­so con el es­fuer­zo y la vo­lun­tad, pe­se a las tra­bas que iban sur­gien­do. Re­pa­se­mos: a los po­cos me­ses de su apa­ri­ción el em­pre­sa­rio Set­ti­mio Aloi­sio lo com­pró pa­ra trans­fe­rir­lo a Ita­lia. La op­ción más con­cre­ta era el Cre­mo­ne­se, pe­ro quie­nes ma­ne­ja­ban sus des­ti­nos ter­mi­na­ron eli­gien­do al Gal­go Dez­zot­ti. Unos vi­sio­na­rios. Ba­ti fue a prés­ta­mo a Ri­ver y, con Mer­lo de téc­ni­co, ju­gó 18 de los 19 par­ti­dos del tor­neo. En el de­but de Pas­sa­re­lla co­mo en­tre­na­dor ju­gó 13 mi­nu­tos, des­pués fue dos ve­ces más al ban­co y nun­ca más. Aloi­sio di­jo que se lo lle­va­ba a Ne­well’s, pe­ro siem­pre su­po que iba a ter­mi­nar en Bo­ca. Y allí tu­vo seis me­ses entre flo­jos y ma­los. “Erra­ba go­les in­con­ce­bi­bles, no se te­nía la con­fian­za ne­ce­sa­ria. En un par­ti­do con­tra Cen­tral sa­có de la ra­ya un gol he­cho”, re­vi­ve hoy Car­los Ai­mar, el téc­ni­co que lo di­ri­gía en aque­llos mo­men­tos. Ex­plo­tó en los tor­neos de ve­ra­no de 1991. Con la lle­ga­da de Ta­bá­rez re­cu­pe­ró la con­fian­za per­di­da, tam­bién la po­si­ción ideal (an­tes ju­ga­ba pe­ga­do a la ra­ya de­re­cha, a par­tir de en­ton­ces fue cen­tro­de­lan­te­ro ne­to) y le bas­ta­ron otros seis me­ses, ape­nas seis me­ses, pa­ra ter­mi­nar co­mo go­lea­dor del Tor­neo Clau­su­ra, ser con­vo­ca­do a la Se­lec­ción Na­cio­nal y ge­ne­rar en los due­ños de Fio­ren­ti­na la ne­ce­si­dad de cam­biar fi­gu­ri­tas: de­jar al que ha­bían com­pra­do pa­ra lle­var­ en el ac­to (La­to­rre) y lle­var­se al que ha­bían com­pra­do pa­ra usar un año después (Ba­tis­tu­ta).

En ese lap­so, es­pe­cí­fi­ca­men­te el 26 de fe­bre­ro de 1991, El Grá­fi­co pu­bli­có una pro­duc­ción con el go­lea­dor que, pe­se a no ser un de­rro­che de in­ven­ti­va, ter­mi­nó por im­po­ner­se en to­do el mun­do co­mo una mar­ca re­gis­tra­da. El nue­ve se pu­so el tra­je de Bat­man y, ba­jo el tí­tu­lo de Ba­ti­gol, de­ta­lla­ba las cla­ves de su re­cu­pe­ra­ción.

 

Gabriel con el disfraz de Batman.

Gabriel con el disfraz de Batman.

 

Ape­nas ate­rri­zó en Eu­ro­pa le ti­ra­ron un sal­va­vi­das de plo­mo. Co­mo pa­ra se­guir tem­plan­do su ca­rác­ter. “Ba­tis­tu­ta tie­ne mu­cha po­ten­cia, pe­ro le fal­ta téc­ni­ca. Yo hu­bie­ra ele­gi­do a un ti­po ya he­cho, co­mo Ca­nig­gia”, de­cla­ró Pas­sare­lla. “Es una exa­ge­ra­ción lo que se pa­gó por él”, agre­gó En­ri­que Omar Sí­vo­ri. Se em­pe­zó a de­cir que era un bi­do­ne (tron­co), un Derty­cia con pe­lo. Ba­ti no res­pon­dió con pa­la­bras, pre­fi­rió los go­les. El 18 de agos­to de 1991 fue pre­sen­ta­do en la se­de de la Fio­ren­ti­na. El pre­si­den­te Ma­rio Cec­chi Go­ri lo apu­ró un po­qui­to: “Hi­ci­mos to­do por con­se­guir­te, ten­drás que res­pon­der­nos con go­les”.

ídolo absoluto en la Fiorentina. Jugó allí desde 1991 hasta el 200. Con un promedio de gol de 0,62.

ídolo absoluto en la Fiorentina. Jugó allí desde 1991 hasta el 200. Con un promedio de gol de 0,62.

Se to­mó cua­tro me­ses. De­bu­tó co­mo su­plen­te en un amis­to­so fren­te a Bo­ca y con­su­ma­do un ter­cio de su pri­mer cam­peo­na­to só­lo ha­bía me­ti­do un gol. Sus com­pa­ñe­ros, so­bre to­do la ban­da bra­si­leña in­te­gra­da por Dun­ga, Ma­zin­ho y el téc­ni­co La­zza­ro­ni, le hi­cie­ron el va­cío. “En esos días tu­ve que pro­tes­tar por­que no me pa­sa­ban mu­cho la pe­lo­ta. Lo me­jor fue ha­blar de fren­te, sin dra­mas”, ex­pli­ca­ba. A prin­ci­pios del 92 em­pe­zó a em­bo­car­la se­gui­do y en fe­bre­ro de ese año ya te­nía a los ti­fo­si can­tán­do­le se­re­na­tas en la puer­ta de su ca­sa. La ba­ti­ma­nía no se de­ten­dría más. Con la Fio­re se fue la B, se la ban­có co­mo un du­que cuan­do po­dría ha­ber pre­sio­na­do pa­ra que lo ce­die­ran a otro club. Vol­vió, ga­nó una Co­pa de Ita­lia y una Su­per­co­pa ita­lia­na, con­si­guien­do pa­ra la ciu­dad un tí­tu­lo que se le ne­ga­ba des­de ha­cía 21 años. En 1994 rom­pió un ré­cord que lle­va­ba 32 años en la pe­nín­su­la al sa­cu­dir la red en los 11 pri­me­ros par­ti­dos de un cam­peo­na­to. Esa mis­ma tem­po­ra­da (94/95) se co­ro­nó go­lea­dor del tor­neo, hi­to que só­lo ha­bían al­can­za­do cin­co ar­gen­ti­nos en la his­to­ria: Guai­ta (1934/35), An­ge­li­llo (1958 /59), Sí­vo­ri (1959/60), Man­fre­di­ni (1962 /63) y Ma­ra­do­na (1987/88).

“Soy cons­cien­te de que si esa can­ti­dad de go­les que con­ver­tí los ha­cía con una ca­mi­se­ta más pe­sa­da ha­bría ga­na­do mu­chos más tí­tu­los. To­do lo que hi­ce en el fút­bol eu­ro­peo lo con­se­guí ma­tán­do­me, en­tre­gan­do lo me­jor de mí, en un equi­po co­mo la Fio­re que nun­ca me per­mi­tió lar­gar con ven­ta­ja, siem­pre co­rrí de atrás, re­man­do”, se de­fien­de Ba­ti de aque­llos que le acha­can “mu­chos go­les y po­cas vuel­tas”. Y lan­za una au­to­pro­cla­ma en de­fen­sa del go­lea­dor: “Los go­les no son fá­ci­les de ha­cer. Hay que es­tar ahí. Qué sé yo, go­lea­dor se na­ce. A ve­ces pien­so có­mo pue­de ser que ese re­bo­te me ha­ya caí­do jus­to a mí, cuan­do hay 20 ti­pos en el área. Pe­ro se da y se si­gue dan­do. No sé, es in­tui­ción, lla­mé­mos­lo co­mo quie­ran. Eso no te lo en­se­ña na­die”.

 

Con La Roma fue campeón y se cansó de gritar goles.

Con La Roma fue campeón y se cansó de gritar goles.

 

Ade­más de su fe go­lea­do­ra, Ba­ti tam­bién cul­ti­va con in­ten­si­dad una pro­fun­da creen­cia en Dios. Pe­ro con­cu­rre po­co a la igle­sia. La ra­zón la dio an­tes de vi­si­tar por pri­me­ra vez al Pa­pa: “La úl­ti­ma vez que fui a la igle­sia me en­con­tré fir­man­do au­tó­gra­fos du­ran­te la san­ta mi­sa. Es in­creí­ble.” Y es­to ocu­rrió ha­ce más de cin­co años. Ya en sus úl­ti­mos años no po­día ca­mi­nar por Flo­ren­cia. “A ve­ces sa­lí a ca­mi­nar ca­mu­fla­do –dice–, con pe­lu­ca y an­teo­jos os­cu­ros, pe­ro no fun­cio­nó. Siem­pre hay uno que se da cuen­ta. Un día un hom­bre me re­co­no­ció y mien­tras me apun­ta­ba con el de­do me em­pe­zó a co­rrer. Yo tu­ve que sa­lir dis­pa­ran­do pa­ra sal­var mi vi­da. Pa­re­cía una es­ce­na de una pe­lí­cu­la, en un mo­men­to eran co­mo cien ti­pos que me se­guían por la ca­lle. De­bió in­ter­ve­nir la po­li­cía pa­ra res­ca­tar­me. Eso sí, por la pro­tec­ción que re­ci­bí tu­ve que fir­mar­les un au­tó­gra­fo a ca­da agen­te”.

En Re­con­quis­ta, en cam­bio, es otra his­to­ria. “Ca­da vez que va a la ciu­dad a pa­sar unos días –des­cri­be Án­gel Co­miz­zo, el se­gun­do re­con­quis­ten­se más fa­mo­so y com­pa­ñe­ro de Ba­ti en Ri­ver– es uno más en­tre la gen­te. No hay gran­des his­te­rias, por­que sa­ben que él va a des­can­sar. Ba­ti só­lo quie­re sen­tar­se en la ve­re­da de la con­fi­te­ría Che­ro­ga y na­da más. Así de sim­ple.”

Sim­ple tam­bién es el otro gran sue­ño que lo tie­ne con los col­mi­llos afilados. Ser cam­peón mun­dial con la Se­lec­ción. Con la ce­les­te y blan­ca des­tro­zó unos cuan­tos ré­cords: es el má­xi­mo ar­ti­lle­ro de la his­to­ria (me­tió 54 go­les, los que lo si­guen son Ma­ra­do­na con 34 y Ar­ti­me con 24; el que más hi­zo de los que están en ac­ti­vi­dad es Or­te­ga, con 17) y el má­xi­mo ano­ta­dor en los mun­dia­les, con 9. Si en Co­rea me­te seis go­les (una ci­fra no im­po­si­ble, con­si­de­ran­do que en USA gri­tó 4 y en Fran­cia 5) se­rá el nú­me­ro uno del mun­do en la his­to­ria de los mun­dia­les.

 

Bati en la Selección.

Bati en la Selección.

 

“En la Se­lec­ción nadie se cre­yó que con te­ner ju­ga­do­res que la es­tán rom­pien­do en cual­quier par­te del mun­do –admitió Bati–, al­can­za pa­ra ir al pró­xi­mo Mun­dial. Hay mu­cho ta­len­to, mu­cho ham­bre y ga­nas de al­gu­nas re­van­chas. In­flu­ye en nues­tro áni­mo có­mo nos fue en el Mun­dial pa­sa­do. Hay una mez­cla de jó­ve­nes y otros no tan­to que pue­de ser ga­na­do­ra. Es­pe­re­mos que así sea.”

Es­pe­re­mos. En­ton­ces sí po­drá ti­rar la chan­cle­ta y retomar sin com­ple­jos su gran pa­sión de ju­ven­tud: los vie­jos y que­ri­dos Fan­to­che.

 

El gordo prometía

Por Bernardo Griffa

 

Griffa.

Griffa.

 

El olfato de Griffa es indiscutible. Y con Batistuta tam-poco se equivocó. Aunque a muchos le parecía un gordo sin muchas luces, a él le alcanzó con verlo en un solo partido para darse cuenta de que sería un gran goleador.

La primera vez que lo vi jugar, Bati tenía 15 años: vino a disputar una copa entre las selecciones de las ligas de Santa Fe. Me gustó de entrada. Era grandote y enseguida pensé: “Este gordo tiene pasta”. Cuando terminó el partido fui al vestuario creído de que iba a haber muchos clubes buscándolo. Pero nadie lo pidió y yo me hice el distraído. Después hablé con él. Había un inconveniente: el padre quería que su hijo estudiara. Viajé a Reconquista para hablar con el padre y le propuse un pacto: que lo dejara ir un año a Rosario para probar, a cambio de asegurarle que Gabriel estudiaría. Le juré y le recontrajuré que Gabriel no iba a tener problemas con el estudio, y que le veía pasta para ser un gran jugador. Es cierto que con la pelota era muy limitado, pero no era torpe. Tenía una serie de elementos como para esperar que con trabajo mejorara. Y así fue.

Poco antes de que empezara a jugar en Primera, Gabriel me vino a pedir un viático. Yo le dije: “Bueno, la confitería del club necesita alguien que limpie los vidrios todos los días”. Aceptó y le dimos el viático. Pero duró poquito: enseguida empezó a jugar cosas importantes. En esos tiempos, Bielsa me preguntó un día: “Jorge, ¿qué le ve al gordo?”. Yo le contesté sin dudar: “¿No te das cuenta de que es un tremendo goleador?”.

REDACTÓ HERNÁN GIL.

 

Un momento clave

Por Settimio Aloisio

 

Aloisio.

Aloisio.

 

El representante de Bati recuerda que su carrera dio un vuelco en el 90 cuando pasó a Boca. Además, define al goleador como un tipo muy pensante y –él sabrá por qué lo dice– asegura que tiene un cocodrilo en el bolsillo. 

Un momento clave en la vida de Bati fue su paso a Boca, en 1990. Como Passarella no lo tenía en cuenta le compré a River la totalidad del pase. Arriesgué porque confiaba mucho en sus condiciones. Cuando surgió lo de Boca no lo pensamos ni diez minutos. En ese momento le pedí a Bati jugarla de callados: “Vámonos de acá, pero no digamos nada, porque si no se va a armar la de San Quintín”. En seis meses hizo un montón de goles y surgió el interés de la Fiorentina. Unos días antes de viajar a Florencia, el Barcelona ofreció más plata; pero como los de la Fiore eran gente seria, y les habíamos dado la palabra, fuimos a Italia. Cuando llegó al club, muchos desconfiaron y lo criticaron. Yo le aseguré al presidente: “Mire, aquí le traigo un chico que es un señorito inglés, educado y bueno. Lo que digan de él es inútil, la cancha le dirá quién es Batistuta”.

Bati parece un tipo que resuelve fácil las cosas, pero no es así, piensa todo 20 veces antes de actuar. Es muy conservador, incluso ahora. A veces tiene un cocodrilo en el bolsillo, tal vez un poco más que el resto de los jugadores. Ahora lo veo reposado. Sabe lo que quiere, piensa en ganar campeonatos y el Botín de Oro. Si no se lo dieron hasta ahora es porque jugaba en la Fiorentina. Ahora creo que se le va a dar todo: el campeonato y el Botín, porque está acompañado de una estructura más importante.

REDACTÓ MAXIMILIANO NÓBILI.

 

Cómo crear un líder

Por Claudio Ranieri

 

Ranieri.

Ranieri.

 

Ranieri lo dirigió en Fiorentina y sostiene que lo convenció para que fuera más abierto con los compañeros y ejerciera su capacidad de liderazgo. “En lo futbolístico sólo hay que preguntarle dónde quiere el pase.”

Como jugador todo el mundo conoce a Batistuta. Pero como persona son pocos los que pueden contar cuál es su influencia dentro de un equipo. Yo tengo una impresión excelente de lo que Bati es como hombre. Desde que llegué a la Fiorentina estuve cerca de él porque me di cuenta, de un principio, que era un líder. Le insistí mucho para que se acercara más a sus compañeros, porque él prefería un poco la soledad, andar por su cuenta. Los otros jugadores lo veían como un jefe, un líder generoso y leal en el campo de juego. Y necesitaban de su palabra. Querían escucharlo, lo necesitaban. Y al final lo convencí. Batistuta es un líder natural, aunque no siempre ejerce ese liderazgo.

En lo futbolístico se trata simplemente de preguntarle dónde prefiere que le pasen la pelota. Tiene una gran convicción: siempre piensa que la puede meter en cualquier momento. Lo piensan él, sus compañeros y también sus rivales. Uno tiene la sensación de que puede embocar hasta la pelota más complicada. Su importancia, por lo tanto, también es psicológica. Bati es un luchador, sabe lo que es pelear ante la adversidad. Cuando estuvimos en la Segunda División fue tremendo. Luchó con todo y jamás planteó irse del club, con todas las desventajas que tenía estar en la Serie B.

REDACTÓ MARTÍN DE ROSE.

 

Textos de Diego Borinsky . Notas de Martín De Rose, Maximiliano Nóbili y Roberto Glucksmann. (2001)

 

Temas en esta nota:

Imagen de Alí, ese desconocido
¡Habla memoria!

Alí, ese desconocido

Testimonios inéditos y anécdotas olvidadas sirven para mostrar al más grande a través de una óptica distinta. Del fondo de su pasado, quienes lo conocieron ofrecen sus recuerdos...

Imagen de 1950. Fórmulas, Alimentaciones y Cilindradas
¡Habla memoria!

1950. Fórmulas, Alimentaciones y Cilindradas

Por Alberto Salotto. Un análisis, con el valor de la retrospectiva, sobre las características y condiciones del automovilismo, tanto de carrera como urbano, en tiempo de cambios.

Imagen de Racing 100x100 (1903-2003)
¡Habla memoria!

Racing 100x100 (1903-2003)

En 2003 con motivo del centenario de Racing, El Gráfico homenajeó al club de Avellaneda repasando un centenar de hechos y figuras de su historia vinculándolos con nombres de películas.

DEJÁ TU COMENTARIO