¡Habla memoria!

1999. TALLERES CAMPEÓN DE LA COPA CONMEBOL

Por Redacción EG · 02 de diciembre de 2021

El 8 de diciembre es una fecha que le trae los mejores recuerdos al equipo cordobés. Desde nuestro archivo recordamos a manera de previa de la final de Copa Argentina ante Boca Juniors, la gesta del equipo cordobés en las palabras de Ricardo Gareca y el arquero Mario Cuenca.

Talleres de Córdoba ganó su primera y única Copa internacional el 8 de diciembre de 1999, cuando alzó la Copa Conmebol, con Ricardo Gareca, como director técnico. El conjunto cordobés tuvo un comienzo anecdótico porque la jugó en reemplazo de Gimnasia La Plata, que se había negado a participar. Las sensaciones previas las comentó el actual entrenador de la selección de Perú: "Afrontar un evento internacional para Talleres era muy importante" y agregó que tenían "un juego agresivo de ir a buscar permanentemente"

Talleres arrancó los octavos de final con una derrota por 4-1, en el partido de ida ante Independiente Petrolero de Bolivia, pero en la revancha ganó 3-0, en Córdoba. Finalmente se impuso en los penales 5 a 4.

El arquero Mario Cuenca relató su visión de ese día: "En el primer partido de visitante con Oriente Petrolero nos había ido muy mal. Ricardo nos habló y nos calmó. Nos convenció de que los resultados se podían dar vuelta". Por su parte, Gareca señaló:"Tuvimos que remontar un déficit importante, porque perdimos 4-1 en la altura y había que ganar por tres goles para ir a los penales pero era un equipo que se reponía a la adversidad".

En los cuartos, derrotó a Paraná de Brasil 3-1 en los tiros desde los doce pasos, luego de haber perdido 1-0 de visitante e imponerse por el mismo resultado en la vuelta. "En la medida que superábamos las fases la gente iba tomando conciencia de que se podía lograr y los jugadores nos fuimos ilusionando", cuenta el arquero.

LOS FESTEJOS por la Copa con Julián Maidana y Cuenca en primer plano.

LOS FESTEJOS por la Copa con Julián Maidana y Cuenca en primer plano.

En las semifinales, se invirtió la localía y la "T" resultó vencedor en el Olímpico de Córdoba ante Deportes Concepción de Chile, 2-1 y luego empató en un tanto como visitante para asegurarse su pase a la definición por la Copa. Cuenca consideró que "este fue el partido más difícil".
 

Llegaba el momento de disputar la finalísima. "Las horas previas a la final se viven con mucho nerviosismo aunque uno baje el mensaje de que hay que estar calmados. Pero cuando llegas a instancias de esa naturaleza uno está ansioso. Por suerte estuvimos concentrados y creo que salió una buena final", constató Cuenca. Aunque Gareca aclara:"El segundo gol, en la ida la final, fue clave para poder revertir la historia. Perdíamos 4 a 1 y una genialidad de Astudillo, desde afuera del área, la clava en el ángulo. Ese gol nos dio un plus. Ya no necesitábamos 4 goles para ganarlo". El arquero subrayó que podían "repetir lo hecho contra los bolivianos".

El equipo conducido por Gareca perdió 4-2 en la ida ante Sportivo Alagoano en Brasil, pero en el desquite el Chateau Carreras fue una fiesta cuando Talleres ganó 3 a 0. "En la final el equipo salió con mucha decisión. Encontramos el primer gol, después le expulsan un jugador a ellos y el equipo empujaba y buscaba y de forma agónica Maidana concreta el gol de cabeza, en los últimos segundos del partido. Fue una explosión de alegría en todos nosotros. Fue una fiesta, fue algo espectacular. Había 40 mil personas en la cancha y yo pienso que Talleres es de los equipos que más convocan en la Argentina", contó el Flaco. La óptica de Cuenca no varía demasiado: "Fue una sensación de máxima alegría. Estas esperando una definición de ese tipo, faltaba poco para terminar. Fue muy lindo que lo concrete Julián que había sido un referente durante toda la Copa".

Las flores para el Flaco llegan desde el recuerdo del arquero: "Ricardo es una persona que me marcó: con él debuté a mis 20 años. Más allá de eso me dejó mucho como persona que a veces en este deporte eso no abunda. Me formó como jugador y como persona. El mensaje que nos daba a los más chicos fue muy bueno. Después del título, Córdoba se vistió de azul y blanco. Fue algo inolvidable. La gente por la calle tomó la magnitud de lograr un título internacional", se emocionó Cuenca.

Para Gareca "fue la Copa de la gente, que tuvo mucho que ver".

DEJÁ TU COMENTARIO