Las Crónicas de El Gráfico

1927. Argentina campeón sudamericano

Por Redacción EG · 25 de junio de 2019

Fotografías increíbles y la historia contada por el capitán Humberto Recantini, de la preparación, travesía y participación de la Selección Argentina en el Sudamericano de Lima 1927, donde se consagró campeón. INCUNABLE.

Humberto Recantini y sus impresiones

GRATA SORPRESA

Le confieso, sinceramente  que la designación de jugador y capitán del  team fue para mí una sorpresa, mucho menos grata que la de saber que las autoridades de la Asociación Amateurs Argentina habían dispuesto, con muy plausible criterio, que nos entrenásemos bajo la dirección de un profesional (el Profesor Lago), cuya reconocida competencia era un sello que anticipaba el éxito.

 

Humberto Recantini y el técnico de Argentina el español José Lago Millán. La fotografía esta dedicada de puño y letra por el capitán argentino para los lectores de El Gráfico.

Humberto Recantini y el técnico de Argentina el español José Lago Millán. La fotografía esta dedicada de puño y letra por el capitán argentino para los lectores de El Gráfico.

 

Mucho bien nos hicieron esos 15 días, de intenso ejercicio que precedieron a la partida. Algunos de los jugadores jamás habían soportado un régimen de adiestramiento tan severo como el que cumplimos en San Isidro, y, sin embargo, no obstante todo, ninguno dejó de sentirse satisfecho, pues todos, sin excepción, comprendieron de inmediato que la práctica de los ejercicios a que nos sometió el profesor Lago, tenía que proporcionarnos, por fuerza, una resistencia y vigor imposible de superar.

 

Uno de los ejercicios practicados por el equipo argentino en los entrenamientos era jugar al basquet.

Uno de los ejercicios practicados por el equipo argentino en los entrenamientos era jugar al basquet.

 

EN VIAJE

El 13 de octubre partimos de Retiro 17 de los 18 jugadores que integraron la representación. Por la noche del día siguiente, y después de un viaje que resultó en extremo cansador por lo monótono del paisaje, llegamos a Valparaíso, de donde salirnos el 15, a bordo del "Orcoma", rumbo a Callao. La travesía fue de lo más feliz. Durante una hora por las mañanas y otra por la tarde, en cubierta, tanto los jugadores como los delegados nos entregábamos complacidos a las clases de calistenia que el entrenador impartía con austera severidad.  Se saltaba, se corría y se nos obligaba a realizar cuanto ejercicio existe para poner a prueba la fortaleza física. Terminada la sesión, nos entregábamos unas veces al reposo y otras al recreo; pero manteniendo siempre, y  en todos nuestros actos, la más estricta disciplina, es decir, la misma que se nos había obligado a guardar y la misma que nosotros, conscientes de nuestro deber y responsabilidad,  prometimos no abandonar.

Descendimos en Antofagasta  para jugar un match de práctica y,  cuando volvimos al barco, no fue poco el trabajo que tuvo el masajista Solá,  pues debió atender a todos, ya que todos sin excepción regresarnos doloridos de las piernas, por haber jugado en una cancha de piso muy duro. Seguimos viaje ese mismo día, y el 21 llegamos a Perú, acompañados de los jugadores uruguayos que hicieron todo el trayecto con nosotros.

 

En la cubierta del barco, los argentinos juegan a la taba. El campeón indiscutido fue Segundo Luna, en la foto con gorra y manos en los bolsillos (ser santiagueño fue una ventaja insuperable).

En la cubierta del barco, los argentinos juegan a la taba. El campeón indiscutido fue Segundo Luna, en la foto con gorra y manos en los bolsillos (ser santiagueño fue una ventaja insuperable).

 

 

En una parada obligada del tren, los criollos se divierten bailando una cueca. En el centro salta Seoane mientras Diaz les hace palmas.

En una parada obligada del tren, los criollos se divierten bailando una cueca. En el centro salta Seoane mientras Diaz les hace palmas.

 

 

Durante una visita a la Iglesia de Pisco, cuya existencia data desde hace tres siglos. Se encomendaron a Dios…y el diablo los libró de tentaciones.

Durante una visita a la Iglesia de Pisco, cuya existencia data desde hace tres siglos. Se encomendaron a Dios…y el diablo los libró de tentaciones.

 

VIDA NUEVA

Una verdadera vida nueva fue la que hicimos en el balneario La Punta, situado a unos 40 kilómetros de Lima. Allí, en el hotel Rivera, nos alojamos, y al lado, en el campo de la Escuela de Marina, practicábamos todos los días. El lugar no podía ser más apropiado, pues se respiraba un aire puro de mar y se vivían las horas en forma grata y apacible. A medida que se aproximaba la fecha del debut, fuimos intensificando nuestro entrenamiento, y, seguros de nuestro propio valer y convencidos de que no debíamos defraudar las esperanzas de nuestros compatriotas, porque ello habría sido indigno de nosotros mismos, entramos al field el domingo 30 de octubre, dispuestos a derrotar a los bolivianos.

 

Monti, Bonelli, Ochoa, Evaristo y Perinetti en la playa La Punta.

Monti, Bonelli, Ochoa, Evaristo y Perinetti en la playa La Punta.

 

 

No solo los ricos veranean en la playa, también la gente de pueblo.

No solo los ricos veranean en la playa, también la gente de pueblo.

 

BUEN MATCH

Frente a Bolivia cumplimos una buena performance, y el resultado del score, que fue de 7 a 1, dice bien a las claras cuánta fue nuestra superioridad. En Lima, nuestra presentación motivó elogios calurosos de la prensa deportiva, la que sin reparos de ninguna naturaleza comenzó a presentarnos como los más posibles ganadores del concurso. De los bolivianos diré que forman un conjunto más entusiasta que homogéneo; que  cuenta una línea delantera constituida , por muchachos de buenas condiciones y que habrán de tener otra figuración más respetable el día que se resuelvan seriamente a practicar el deporte en la forma intensa que es característica entre nosotros.

 

El segundo gol argentino frente a Bolivia es convertido por Carricaberry.

El segundo gol argentino frente a Bolivia es convertido por Carricaberry.

 

 

El arquero boliviano,Bermudez atrapa un balón aereo. Argentina ganó 7-1 con goles de Carricaberry (2), Seoane (2), Luna (2) y Recantini.

El arquero boliviano,Bermudez atrapa un balón aereo. Argentina ganó 7-1 con goles de Carricaberry (2), Seoane (2), Luna (2) y Recantini.

 

CONTRA LOS URUGUAYOS

Circunstancias ya conocidas impidieron que, aficionados como Calandra, Ochoa y Orsi, pudieran integrar nuestro team la tarde que jugamos contra nuestros tradicionales adversarios; pero con todo,  el team no era débil y, lo que es más, todos y cada uno habían demostrado en forma elocuente que estaban capacitados para luchar bravamente. Los primeros instantes del partido fueron recios y disputados palmo a palmo. Predecir el ganador, habría resultado aventurado, ya que,  si era grande la fe en nosotros,  no era menor el optimismo de nuestros rivales.

 

Formación Argentina que debutó en el campeonato Sudamericano: Evaristo, Bidoglio, Diaz, Recanatini, Fossa, Monti, Carricaberry, Ochoa, Ferreira, Seoane y Luna.

Formación Argentina que debutó en el campeonato Sudamericano: Evaristo, Bidoglio, Diaz, Recanatini, Fossa, Monti, Carricaberry, Ochoa, Ferreira, Seoane y Luna.

No quiero recordar ahora todo lo que aconteció esa tarde. Lo que puedo decirles es que nuestra  victoria fue conseguida en buena lid y ha sido merecida, por muchos conceptos,  pues desde mucho antes de finalizar el match, estaban  agotados los uruguayos, mientras que nosotros, gracias al entrenamiento a que nos habíamos sometido, estábamos como dispuestos a disputar un partido más.

Hubo durante el transcurso del partido  escenas  desagradables; pero tengo, como capitán, la satisfacción de poder afirmar  que en ningún caso fueron promovidas por los jugadores argentinos, ya que éstos trataron siempre de evitar la consumación de  hechos  censurables. De la excelencia de nuestro comportamiento en esa ocasión, dan fe los diarios peruanos; que aplaudieron encomiásticamente a nuestro proceder y censuraron, con excesiva acritud algunos, a los perdedores. Diré, así al pasar, que "La Noche", uno de los órganos periodísticos de mayar circulación, fue tan severo en la censura que, al día, siguiente, queriendo disminuir el rigor de su protesta, decía que su indignación,  que a muchos les parecía exagerada,  había sido producida por el dolor y la pena que le había causado comprobar tanta vergüenza. Y MibeIIi, delegado uruguayo, que fue con la delegación de su país  cuando asistió a uno de los tantos  banquetes que nos fueron ofrecidos, reconocía hidalgamente que habíamos estado correctísimos en todas las circunstancias y que merecíamos felicitaciones.

 

Una carga de Seoane y Ferreyra contra el arco de los uruguayos, el que tuvo en Capuccini un notable defensor, bien secundado por los backs Tejera y Canavessi. Fue de lamentar que en este partido se tuviera el poco tino de nombrar de juez a un tal David Thurner, quien, por su falta de carácter y un desconocimiento casi absoluto de las reglas del juego, fue el causante de los desagradables sucesos que se desarrollaron: uno de los espectáculos más bochornosos vistos en los campos deportivos de Sud América.

Una carga de Seoane y Ferreyra contra el arco de los uruguayos, el que tuvo en Capuccini un notable defensor, bien secundado por los backs Tejera y Canavessi. Fue de lamentar que en este partido se tuviera el poco tino de nombrar de juez a un tal David Thurner, quien, por su falta de carácter y un desconocimiento casi absoluto de las reglas del juego, fue el causante de los desagradables sucesos que se desarrollaron: uno de los espectáculos más bochornosos vistos en los campos deportivos de Sud América.

 

 

Penal para Argentina. Recantini le dijo a Seoane que lo ejecutase, a lo que éste, temeroso de errarlo, se negó, tirándose al suelo. Decidió el gran Reca afrontar la responsabilidad, y dirigió recio el shot, malogrando la picardía del arquero que le salió tres pasos al encuentro.

Penal para Argentina. Recantini le dijo a Seoane que lo ejecutase, a lo que éste, temeroso de errarlo, se negó, tirándose al suelo. Decidió el gran Reca afrontar la responsabilidad, y dirigió recio el shot, malogrando la picardía del arquero que le salió tres pasos al encuentro.

 

 

Monti de Argentina persigue a Lorenzo Fernández de Uruguay, durante la batahola del partido (foto gentileza blog "Viejos Estadios")

Monti de Argentina persigue a Lorenzo Fernández de Uruguay, durante la batahola del partido (foto gentileza blog "Viejos Estadios")

 

 

Seoane una amenza permanente para el rival. Argentina ganó 3-2 con goles de Recantini, Luna y Canavessi (en contra).

Seoane una amenza permanente para el rival. Argentina ganó 3-2 con goles de Recantini, Luna y Canavessi (en contra).

 

ÚLTIMO PARTIDO

 Lo jugamos contra los peruanos, quienes, en ningún momento, creyeron pudieran caer vencidos, Tan seguros estaban de poder vencernos, que el día antes un diario de Lima publicó una carta de un caballero que aceptaba apuestas a favor de sus compatriotas. Cuando quisimos cubrirla, ya era tarde. El hombre habla cambiado de opinión. Argentina venció 5 a 1 y conquistó su tercer título continental.

 

Euforia popular en la llegada del plantel campeón en Retiro, a medida que los jugadores bajaban del tren el público los alzaba en andas. En primer termino Zumelzú, más atrás Recantini.

Euforia popular en la llegada del plantel campeón en Retiro, a medida que los jugadores bajaban del tren el público los alzaba en andas. En primer termino Zumelzú, más atrás Recantini.

 

 

En andas Monti y Carricaberry.

En andas Monti y Carricaberry.

 

 

La ruidosa manifestación que acompaña a los jugadores campeones sudamericanos.

La ruidosa manifestación que acompaña a los jugadores campeones sudamericanos.

 

El Gráfico (1927)

Imagen de 1983. Estudiantes milagroso
Las Crónicas de El Gráfico

1983. Estudiantes milagroso

Como corresponde a la mejor tradición de la Copa. Gremio ganaba en La Plata 3 a 1; con cuatro jugadores menos Estudiantes asustó a los brasileños, los apretó contra su área y empató el partido.

Imagen de 1980. Vélez defendió su sueño
Las Crónicas de El Gráfico

1980. Vélez defendió su sueño

Por Ardizzone. River y Vélez llegaron con la misma cantidad de puntos al finalizar el Grupo 1 de la Copa Libertadores, por eso debieron jugar un partido desempate en Avellaneda. EL Fortín a semifinales.

Imagen de 1931. El primer Clásico Platense en el profesionalismo
Las Crónicas de El Gráfico

1931. El primer Clásico Platense en el profesionalismo

Por Sobrepique. Algo más que un match de fútbol fue este enfrentamiento: fue una gran fiesta en un magnífico ambiente que finalizó en tablas, Morgada anotó para Gimnasia y Guaita por Estudiantes.

DEJÁ TU COMENTARIO