Las Entrevistas de El Gráfico

2007. Academia Inmortal

Por Redacción EG · 24 de enero de 2020

Pizzuti, Cárdenas, Martín, Maschio y Cejas aceptaron la invitación de El Gráfico a 40 años de haber ganado la Copa Intercontinental, se reunieron con hinchas que viajaron a Montevideo y recordaron anécdotas.

Después de va­rias dé­ca­das de alar­de y nin­gu­na con­cre­ción, el fút­bol ar­gen­ti­no se gra­duó de cam­peón del mun­do por pri­me­ra vez ha­ce 40 años, el 4 de no­viem­bre de 1967. Fue una tar­de de sá­ba­do, en el es­ta­dio Cen­te­na­rio de Mon­te­vi­deo, cuan­do Ra­cing ven­ció 1-0 al Cel­tic, de Es­co­cia, y ga­nó la Co­pa In­ter­con­ti­nen­tal. Des­de en­ton­ces, ocho se­lec­cio­nes na­cio­na­les (dos ma­yo­res, en 1978 y 1986; y seis Sub-20, en 1979, 1995, 1997, 2001, 2005 y 2007) y otros ocho equi­pos ar­gen­ti­nos (Bo­ca en 1977, 2000 y 2003; In­de­pen­dien­te, en 1973 y 1984; Es­tu­dian­tes, en 1968; Ri­ver, en 1996; y Vé­lez, en 1994) tran­si­ta­ron el ca­mi­no inau­gu­ra­do por Ra­cing y con­quis­ta­ron la he­ge­mo­nía mun­dial.

Reu­ni­dos en el Ci­lin­dro de Ave­lla­ne­da cua­tro dé­ca­das des­pués, 20 hin­chas de Ra­cing que via­ja­ron a Mon­te­vi­deo, cua­tro ju­ga­do­res, un di­rec­ti­vo y el téc­ni­co del equi­po cam­peón re­cons­tru­ye­ron an­te El Gráfico el re­la­to de aquel par­ti­do en el que el gol ico­no­grá­fi­co del “Chan­go” Juan Car­los Cár­de­nas cam­bió la his­to­ria del fút­bol ar­gen­ti­no.

Hinchas y protagonistas reunidos en el Cilindro para convocar a los recuerdos. En el banco, Cárdenas, Cejas, Pizzuti, Maschio y Martín.

Hinchas y protagonistas reunidos en el Cilindro para convocar a los recuerdos. En el banco, Cárdenas, Cejas, Pizzuti, Maschio y Martín.

 

El RÍO CE­LES­TE Y BLAN­CO

“La his­to­ria del gol del Chan­go Cár­de­nas en Mon­te­vi­deo co­mien­za el 1º de no­viem­bre en Ave­lla­ne­da, du­ran­te la se­gun­da fi­nal. La pri­me­ra se ha­bía ju­ga­do el 18 de oc­tu­bre en Glas­gow y el Cel­tic ha­bía ga­na­do 1-0. Ya en el es­ta­dio de Ra­cing, yo es­ta­ba en el ves­tua­rio de los es­co­ce­ses y me sor­pren­dió que la en­tra­da en ca­lor del ar­que­ro su­plen­te, John Fa­llon, fue­ra más in­ten­sa que la del ti­tu­lar, Ron­nie Simp­son. Cuan­do los ju­ga­do­res en­tran a la can­cha, Simp­son acu­sa el im­pac­to de una bo­te­lla y se des­va­ne­ce en el cam­po. Nun­ca na­die en­con­tró el pro­yec­til y yo mis­mo pre­sen­cié cuan­do Simp­son in­gre­só de vuel­ta al ves­tua­rio sin san­gre ni na­da ex­tra­ño. Le ofre­cí tras­la­dar­lo a un hos­pi­tal, pe­ro los es­co­ce­ses se ne­ga­ron. Me pa­re­ció ra­ro, sos­pe­cho­so. Al fi­nal, ese día ata­jó Fa­llon, quien se ha­bía pre­pa­ra­do más tiem­po que Simp­son. ¿Era una far­sa pro­gra­ma­da por el Cel­tic? Nun­ca se sa­brá. Des­pués Ra­cing ga­nó 2-1 y a los tres días se dis­pu­tó la ter­ce­ra fi­nal en Mon­te­vi­deo, don­de vol­vió a ju­gar Fa­llon, el del vue­lo es­té­ril en el gol del Chan­go.” (Jor­ge Por­te­lla, di­rec­ti­vo)

De esta manera se invitaba a los hinchas de Racing a cruzar el río.

De esta manera se invitaba a los hinchas de Racing a cruzar el río.

“Pa­ra tras­la­dar­se a Uru­guay en bar­co era ne­ce­sa­rio dar­se una va­cu­na pa­ra no sé qué en­fer­me­dad. Iba­mos a via­jar tres ami­gos, pe­ro ellos no te­nían tiem­po pa­ra asis­tir al cen­tro mé­di­co. Y sin el com­pro­ban­te de la va­cu­na­ción, no te de­ja­ban su­bir al ferry. En­ton­ces fui al hos­pi­tal con mi do­cu­men­to y los de ellos. Pri­me­ro me pre­sen­té con mi DNI y me in­yec­ta­ron. Al ra­to, mos­tré la iden­ti­fi­ca­ción de uno de mis com­pa­ñe­ros, Ho­ra­cio Rue­da, y vol­vie­ron a pin­char­me. Y a las dos ho­ras re­gre­sé con la cé­du­la del ter­cer hin­cha, Nés­tor Ma­dei­ra, y me die­ron la ter­ce­ra va­cu­na. A la no­che te­nía 41 gra­dos de fie­bre, vo­la­ba, no en­ten­día na­da. Pe­ro por Ra­cing, to­do.” (Ru­bén Ca­ta­la­no, hin­cha)

“Via­jé a Mon­te­vi­deo el vier­nes, 24 ho­ras an­tes del par­ti­do. El puer­to de Bue­nos Ai­res era una fies­ta: ese día par­tie­ron cua­tro bar­cos col­ma­dos. Y el sá­ba­do, tem­pra­no, sa­lie­ron otros cua­tro. El Río de la Pla­ta era ce­les­te y blan­co; y eso que sa­bía­mos que nos es­pe­ra­ba un am­bien­te pe­sa­do. Ra­cing le ha­bía ga­na­do la Li­ber­ta­do­res a Na­cio­nal y los uru­gua­yos, pa­ra ven­gar­se, iban a alen­tar al Cel­tic.” (An­to­nio Cap­pa, hin­cha) 

“La no­che an­te­rior a la fi­nal, ya en Mon­te­vi­deo, fui­mos a la pla­za In­de­pen­den­cia, fren­te al ho­tel en el que se alo­ja­ba el Cel­tic, y can­ta­mos has­ta la ma­dru­ga­da. To­ca­mos los bom­bos y las bo­ci­nas pa­ra que los es­co­ce­ses no pu­die­ran dor­mir.”  (Hu­go Al­va­rez, hin­cha)

“De­ci­dí ir a Uru­guay la mis­ma ma­ña­na del par­ti­do. Y, cla­ro, ya ha­bían sa­li­do to­dos los bar­cos. Só­lo me que­da­ba el avión, pe­ro tam­po­co ha­bía pa­sa­je. La úni­ca al­ter­na­ti­va era al­qui­lar una avio­ne­ta. Y eso hi­ce. Fui al ae­ro­puer­to de San Fer­nan­do y pre­gun­té si al­guien po­día sa­lir ya mis­mo. Cos­ta­ba una for­tu­na, pe­ro con mi her­ma­no no lo du­da­mos y con­tra­ta­mos un avión de seis pla­zas, el que usa­ban los de Car­bu­ran­do. Lle­ga­mos jus­to a Mon­te­vi­deo.” (En­ri­que Gar­cía Bar­bei­to, hin­cha)

 

LA HOS­TI­LI­DAD URU­GUA­YA

“Fui en bar­co has­ta Co­lo­nia y de ahí en au­to has­ta Mon­te­vi­deo. Al prin­ci­pio, los uru­gua­yos sa­lían a la ru­ta a sa­lu­dar­nos y de­sear­nos suer­te. Pe­ro lle­gan­do a la ca­pi­tal se pu­so es­pe­so, ca­da vez peor, y nos re­ci­bie­ron a pie­dra­zos.” (Ra­món Vi­na­gre, hin­cha, lue­go pre­si­den­te)

“An­tes del par­ti­do, ca­mi­nan­do por la ave­ni­da 18 de Ju­lio, me cru­cé con al­gu­nos hin­chas del Cel­tic. Yo te­nía un chu­pe­te gi­gan­te de Ra­cing que col­ga­ba de mi cue­llo. Un es­co­cés me lo pi­dió, pe­ro yo le re­cla­mé al­go a cam­bio, y me dio una bu­fan­da ver­de y blan­ca. En ese mo­men­to no ima­gi­né que me iba a sal­var la vi­da des­pués de la fi­nal.” (Cris­ti­na Vi­lla­nue­va, hin­cha)

“Co­mo ha­bía via­ja­do sin en­tra­da, in­ten­té com­prar una en la re­ven­ta. El pre­cio ori­gi­nal era de 300 pe­sos ar­gen­ti­nos, pe­ro la ter­mi­né pa­gan­do 900. Y cuan­do mi­ro el tic­ket de­cía: Na­cio­nal-De­fen­sor. Pen­sé que me ha­bían es­ta­fa­do, así que co­rrí al es­ta­dio pa­ra pre­gun­tar si era ofi­cial. ‘Sí, es ver­da­de­ra, su­ce­de que la Aso­cia­ción Uru­gua­ya no tu­vo tiem­po de im­pri­mir to­dos los bo­le­tos. Y en­ton­ces ven­den en­tra­das de par­ti­dos vie­jos’, me tran­qui­li­zó el por­te­ro.” (Al­ber­to Ger­ding, hin­cha)

Los hinchas de la Academia en la famosa Plaza Independencia de Montevideo.

Los hinchas de la Academia en la famosa Plaza Independencia de Montevideo.

“En nues­tro gru­po ha­bía seis ar­gen­ti­nos, pe­ro yo era la úni­ca de Ra­cing. Mi ma­ri­do sim­pa­ti­za­ba por Ri­ver y las otras dos pa­re­jas eran de Bo­ca. Pero ese día no ju­ga­ba Ra­cing. Ese día ju­ga­ba Ar­gen­ti­na.” (An­ge­la Nei­ra, hin­cha)

“A Mon­te­vi­deo fui con un ami­go de In­de­pen­dien­te, Os­car Bu­trón. El que­ría que ga­na­ra Ra­cing. An­tes era nor­mal. En la fi­nal de la Li­ber­ta­do­res, en el Ci­lin­dro es­tu­vo la ba­rra de In­de­pen­dien­te con una ban­de­ra ro­ja, alen­tan­do al equi­po de Jo­sé. Y fren­te al Cel­tic, en Uru­guay, tam­bién ha­bía hin­chas de otros equi­pos. Allá me en­con­tré con un ami­go de Ri­ver que ha­bía ido a una mer­ce­ría a com­prar una te­la blan­ca, le pe­gó una cin­ta ro­ja y fue al Cen­te­na­rio con su ban­de­ra de Ri­ver. Tam­bién ha­bía gen­te de Pla­ten­se y San Lo­ren­zo. Hin­cha­ban por Ar­gen­ti­na, era la pri­me­ra vez que un club nues­tro po­día ser cam­peón mun­dial.” (Ger­ding)

“Dos ho­ras an­tes del par­ti­do, con mi ami­go Ro­que Cal­da­no ca­mi­ná­ba­mos por los pa­si­llos del Cen­te­na­rio y, de re­pen­te, a tra­vés de una ven­ta­na ve­mos el ves­tua­rio de Ra­cing. ¡Y apa­re­ce el Chan­go Cár­de­nas! Ro­que le gri­ta: ‘Chan­go, fir­ma­me es­te ban­de­rín que trae suer­te y vas a ha­cer un gol’. El Chan­go son­río y le dio el au­tó­gra­fo.” (Car­los Fil­guei­ra, hin­cha)

“Ya en el ves­tua­rio su­pe que íba­mos a ga­nar. ¡Cuán­ta se­gu­ri­dad te­nía aquel plan­tel! '¿Es que so­mos de ace­ro'?, lle­gué a pre­gun­tar­me. Ha­bía mu­cha mís­ti­ca” (Juan Car­los “Chan­go” Cár­de­nas, fut­bo­lis­ta).

“Es­tá­ba­mos tan eno­ja­dos con el mal tra­to de los uru­gua­yos que los hin­chas em­pe­za­mos a can­tar el Him­no Ar­gen­ti­no. Sur­gió de ma­ne­ra es­pon­tá­nea, por­que no ha­bía ban­da mi­li­tar ni na­da. El ‘Oíd, mor­ta­les’ fue con­mo­ve­dor.” (Ju­lio Car­luc­cio, hin­cha)

“En la char­la téc­ni­ca les di­je a los ju­ga­do­res que ya ha­bía­mos cum­pli­do. Que Ra­cing ha­bía arran­ca­do des­de la na­da. Y que si per­día­mos, íba­mos a per­der arri­ba de to­do. Ade­más, na­die sa­bía mu­cho del Cel­tic. Al­fre­do Di Sté­fa­no y el To­to Lo­ren­zo me ha­bían pa­sa­do al­gu­nos da­tos, pe­ro mu­cho más no se sa­bía.” (Juan Jo­sé Piz­zu­ti, di­rec­tor téc­ni­co)

 

EL GOL IN­VI­SI­BLE DEL GRAN CA­PI­TÁN

“Al ser el ca­pi­tán del equi­po, en el tú­nel me qui­sie­ron en­tre­gar una ban­de­ra de Uru­guay pa­ra que la trans­por­ta­ra has­ta mi­tad de can­cha, pe­ro me ne­gué. ‘Si mis com­pa­ñe­ros la quie­ren lle­var, que lo ha­gan; yo no lo ha­ré’, di­je. Los uru­gua­yos nos ha­bían ti­ra­do pie­dras en Po­ci­tos, y de Ca­rras­co has­ta la can­cha só­lo vi­mos ban­de­ras ver­des y blan­cas. Al fi­nal, los otros ju­ga­do­res tras­la­da­ron la ban­de­ra has­ta el cír­cu­lo cen­tral y la apo­ya­ron en el cés­ped. En­ton­ces vi­nie­ron dos po­li­cías y me di­je­ron que, co­mo ca­pi­tán, yo de­bía aga­rrar la ban­de­ra de su país. Y les res­pon­dí que no pen­sa­ba ha­cer eso por la agre­si­vi­dad de­mos­tra­da por sus com­pa­trio­tas. Los ofi­cia­les me qui­sie­ron aga­rrar y uno me to­mó del bra­zo, así que for­ce­jea­mos y al­can­cé a pe­gar­le. De he­cho, se le vo­ló la go­rra. Ahí na­ció mi apo­do del ‘Gran Ca­pi­tán’, in­ven­ta­do por Jo­sé Ma­ría Mu­ñoz.” (Os­car Mar­tín, fut­bo­lis­ta)

Arriba, de izquierda a derecha: Cejas, Basile, Perfumo, Martín, Chabay, Rulli. Abajo: Cardoso, Maschio, Cárdenas, J. J. Rodríguez, Raffo.

Arriba, de izquierda a derecha: Cejas, Basile, Perfumo, Martín, Chabay, Rulli. Abajo: Cardoso, Maschio, Cárdenas, J. J. Rodríguez, Raffo.

“Es­ta­ba en la tri­bu­na con un pró­cer de Ra­cing, Pe­dro Man­fre­di­ni. El ya es­ta­ba ju­gan­do en Ita­lia, pe­ro la fi­nal coin­ci­dió con sus va­ca­cio­nes en Bue­nos Ai­res, así que fui­mos jun­tos a Mon­te­vi­deo. Era un hin­cha más y gri­ta­ba co­mo cual­quie­ra de no­so­tros. Y unos asien­tos aba­jo es­ta­ba Ti­ta Mat­tius­si.” (Ed­die Vi­niarsky, hin­cha)

“El can­to más re­pe­ti­do era ‘achís, sa­lud, arri­ba Ra­cing Club’. Era to­do muy in­ge­nuo. Pe­ro ese día, pa­ra mo­les­tar a los mon­te­vi­dea­nos, les can­ta­mos ‘los ar­gen­ti­nos co­me­mos mi­la­ne­sas, los uru­gua­yos co­rren la co­ne­ja’. Re­cién em­pe­za­ba el rock na­cio­nal.” (Ho­ra­cio As­ca­ci­bar, hin­cha)

“Ha­bía ido a la fi­nal en Ave­lla­ne­da pe­ro no pu­de via­jar a Mon­te­vi­deo, por lo que tu­ve que mi­rar­la por tevé en Bue­nos Ai­res. La trans­mi­tía Ca­nal 7, pe­ro el coa­xil se rom­pió y el pri­mer tiem­po nun­ca se vio. En mi edi­fi­cio só­lo un ve­ci­no te­nía una ra­dio que sin­to­ni­za­ba el re­la­to de Mu­ñoz, así que éra­mos 30 hin­chas en una ha­bi­ta­ción. Por suer­te, la trans­mi­sión de tevé volvió en el en­tre­tiem­po.” (Al­ber­to Gior­da­no, hin­cha)

“El par­ti­do era bra­vo y ha­bía que sa­car ven­ta­ja co­mo sea. Por eso hi­ce ex­pul­sar al me­jor de ellos, Jimmy Johns­to­ne. En un cen­tro me aga­rré la ca­be­za y si­mu­lé que me ha­bía pe­ga­do una piña. El ár­bi­tro me pre­gun­tó qué ha­bía pa­sa­do, le di­je que me ha­bía agre­di­do y lo echó. Ni si­quie­ra me ha­bía ro­za­do, no ha­bía­mos es­ta­do ni a un me­tro de dis­tan­cia.” (Mar­tín)

“La ex­pul­sión de Johns­to­ne, a los 3 mi­nu­tos del se­gun­do tiem­po, fue tan im­por­tan­te co­mo el gol de Cár­de­nas. Era un wing de­mo­nía­co y, sin él, los es­co­ce­ses se que­da­ron man­cos. El Cel­tic ya no fue el equi­po in­ven­ci­ble que He­le­nio He­rre­ra ha­bía pro­nos­ti­ca­do. Y diez mi­nu­tos des­pués de la ex­pul­sión, lle­gó el gol.” (Pa­cho Ve­ra, hin­cha, lue­go pe­rio­dis­ta par­ti­da­rio)

 

EL ABRA­ZO ETER­NO

“Re­ci­bí la pe­lo­ta, le­van­té la ca­be­za y vi que te­nía tres op­cio­nes de pa­se: Ro­drí­guez, Raf­fo y Mas­chio. Se la po­día dar a cual­quie­ra por­que yo es­ta­ba a 35 o 40 me­tros del ar­co. Fue lo primero que pensé.” (Cár­de­nas)

 

El gol más importante de la historia de Racing.

El gol más importante de la historia de Racing.

 

“El Chan­go aga­rró la pe­lo­ta, pe­ro no­so­tros lo vi­mos a Mas­chio so­lo, a un cos­ta­do, mu­cho me­jor ubi­ca­do. Y des­de la tri­bu­na le gritamos: ‘Al Bo­cha, dá­se­la al Bo­cha’. Por suer­te no nos es­cu­chó.” (Al­ber­to y Mar­ta Gra­cia­no, hin­chas)

“Vi que Cár­de­nas iba pa­tear al ar­co des­de tan le­jos y des­de la pla­tea le gri­té: ‘No pa­tees, no pa­tees’. Pe­ro me ta­pó la bo­ca.” (Cap­pa)

“Yo es­ta­ba so­lo, a un cos­ta­do del Chan­go, pe­ro no te­nía buen per­fil, así que en nin­gún mo­men­to le pe­dí la pe­lo­ta. Ade­más, a Cár­de­nas la pe­lo­ta le pi­có fe­nó­me­no, así que es­ta­ba ideal pa­ra que le pe­ga­ra con to­do. Y por suer­te lo hi­zo.” (Hum­ber­to “Bo­cha” Mas­chio, fut­bo­lis­ta)

“Que­ría pa­sár­se­la a un com­pa­ñe­ro, pe­ro la pe­lo­ta se me ade­lan­tó, me que­dó pi­can­do y no lo du­dé: le pe­gué al ar­co. Fue al­go es­pon­tá­neo. Y apun­té ahí, al án­gu­lo, no hu­bo ca­sua­li­dad. En­se­gui­da me di cuen­ta de que Fa­llon no iba a lle­gar. Le­van­té los bra­zos an­tes de que la pe­lo­ta en­tra­ra y co­rrí ha­cia el ban­co de su­plen­tes pa­ra abra­zar­me con Piz­zu­ti. El siem­pre fue mi maes­tro, el que me ban­có cuan­do yo lle­gué de San­tia­go del Es­te­ro con 16 años. El Grá­fi­co lo ti­tu­ló ‘Un abra­zo eter­no’. Jo­sé no era de gri­tar los go­les, pe­ro ése sí lo fes­te­jó. El fút­bol ar­gen­ti­no de­ja­ba de ser cam­peón mo­ral y era cam­peón del mun­do de ver­dad por pri­me­ra vez.” (Cár­de­nas)

“El Chan­go me vi­no a abra­zar, pe­ro es­ta­ba tan em­ba­la­do que por po­co no se pa­sa de lar­go a la tri­bu­na y no se cae a la ca­lle.” (Piz­zu­ti)

Héroes de Montevideo: Cárdenas, Pizzuti, Martín, Maschio y Cejas.

Héroes de Montevideo: Cárdenas, Pizzuti, Martín, Maschio y Cejas.

“Cár­de­nas ha­ce el gol, co­rre a abra­zar­se con Piz­zu­ti y yo, en la tri­bu­na, me pon­go a llo­rar de emo­ción. Las lá­gri­mas me du­ra­ron va­rios mi­nu­tos, pa­re­cía un ne­ne.” (Ro­dol­fo Bor­da, hin­cha)

“El que más gri­tó ese gol fue mi ami­go hin­cha de In­de­pen­dien­te. De­cía que era un triun­fo del fút­bol ar­gen­ti­no y nos abra­za­mos co­mo de­sa­fo­ra­dos.” (Ger­ding)

“De to­do lo que vi­ví esa tar­de, lo que más me emo­cio­nó fue el abra­zo del Chan­go y Ba­si­le des­pués del gol. Fue con­mo­ve­dor, inol­vi­da­ble. En ese mo­men­to no com­pren­dí que lo que es­ta­ba pa­san­do nos mar­ca­ría pa­ra to­da la vi­da.” (Ri­car­do Be­lli­ni, hin­cha)

“De­bo ser el úni­co hin­cha de Ra­cing con dos par­ti­cu­la­ri­da­des: vi el gol des­de la tri­bu­na de en­fren­te a las cá­ma­ras de te­le­vi­sión, don­de ade­más es­ta­ban to­dos los ar­gen­ti­nos, y en­ci­ma no lo pu­de gri­tar. Des­de mi lu­gar, el Chan­go Cár­de­nas pa­teó ha­cia la de­re­cha, no ha­cia la iz­quier­da. Y tam­po­co lo fes­te­jé: es­ta­ba ro­dea­do de uru­gua­yos y no con­ve­nía alar­dear. El cli­ma es­ta­ba es­pe­so.” (Jor­ge Pe­lle­gri­ni, hin­cha)

 

Imagen del partido en el Estadio Centenario.

Imagen del partido en el Estadio Centenario.

 

“No re­cuer­do ha­ber vis­to en mi vi­da un par­ti­do tan brus­co co­mo aquél. Era una lo­cu­ra có­mo se pe­ga­ron. Hu­bo cin­co ex­pul­sa­dos, tres del Cel­tic y dos de Ra­cing. Pe­ro el Cel­tic ca­si no lle­gó a mi ar­co. Des­pués del gol del Chan­go, no ata­jé nin­gu­na pe­lo­ta di­fí­cil. El tí­tu­lo ya era nues­tro.” (Agus­tín Ma­rio Ce­jas, ar­que­ro)

 

FIES­TA CON CHAM­PAG­NE

“El par­ti­do en Ave­lla­ne­da ha­bía ter­mi­na­do 2-1, así que al día si­guien­te apos­té al 21 a la qui­nie­la. Y ga­né. Ya en Mon­te­vi­deo es­ta­ba con­ven­ci­do de que íba­mos a ga­nar 1-0. Así que apos­té al 10, pe­ro sa­lió el 09, que era el nú­me­ro del Chan­go. ¡Me per­dí un di­ne­ral! Igual, eso no me do­lió tan­to co­mo lo que me pro­me­tí du­ran­te la vuel­ta olím­pi­ca en el Cen­te­na­rio. ‘Ya es­tá, Ra­cing, me dis­te mu­cho. Si al­gún año nos va­mos al des­cen­so, no me va a im­por­tar’, me di­je. Aún me arre­pien­to.” (Ar­man­do Tran­co­so, hin­cha)

“Los ju­ga­do­res die­ron la vuel­ta olím­pi­ca co­mo pu­die­ron. En ver­dad, fue una me­dia vuel­ta olím­pi­ca, por­que des­de una ca­be­ce­ra no pa­ra­ban de ti­rar­les de to­do. A una chi­ca que es­ta­ba al la­do mío le pe­ga­ron un pie­dra­zo. Mu­cha gen­te re­sul­tó he­ri­da y tu­vo que ser aten­di­da en la en­fer­me­ría del es­ta­dio.” (Nei­ra)

“La sa­li­da del Cen­te­na­rio fue una lo­cu­ra. Los uru­gua­yos nos co­rrie­ron, rom­pie­ron au­tos, vi­drios, de to­do. A mí me sal­vó Cris­ti­na. En me­dio del caos la vi con la bu­fan­da del Cel­tic que le ha­bía cam­bia­do a un hin­cha es­co­cés an­tes del par­ti­do. Y no lo du­dé: apro­ve­ché que te­nía los co­lo­res ver­de y blan­co y sa­li­mos abra­za­dos. Así pa­re­cía un uru­gua­yo más. Es­tu­vo bra­ví­si­mo afue­ra. De­cían que ha­bían ma­ta­do a un hin­cha, pe­ro nun­ca se su­po. Una vez que lle­ga­mos al ho­tel, es­tá­ba­mos tan con­ten­tos que nos ba­ña­mos to­dos jun­tos.” (Li­to Tra­bes, hin­cha)

La alegría con la Copa Intercontinental. Racing fue el primer equipo argentino en ser campeón del mundo.

La alegría con la Copa Intercontinental. Racing fue el primer equipo argentino en ser campeón del mundo.

“En el via­je de vuel­ta hu­bo cham­pag­ne pa­ra to­dos. Yo ni si­quie­ra ha­bía pa­ga­do un ca­ma­ro­te, te­nía que dor­mir en el pi­so. Pe­ro en el res­tau­ran­te del bar­co ha­bía una fies­ta tre­men­da y los hin­chas pu­dien­tes nos in­vi­ta­ron a los po­bres: ‘Ven­gan, ca­ra­jo, so­mos to­dos de Ra­cing’. Fue inol­vi­da­ble.” (Os­car Ca­rre­ras, hin­cha)

“Lle­ga­mos a Bue­nos Ai­res a la 1 de la ma­ña­na  y ha­bía tan­ta gen­te en la can­cha de Ra­cing que tu­vi­mos que ir allá pa­ra dar otra vuel­ta olím­pi­ca. Esa ma­dru­ga­da vi ban­de­ras de Ra­cing, Es­tu­dian­tes, Bo­ca, In­de­pen­dien­te… Ha­bía­mos he­cho una cam­pa­ña que nun­ca más se va a re­pe­tir. Y no exa­ge­ro: nun­ca más.” (Piz­zu­ti)

Era el equi­po de Jo­sé, ha­ce cua­ren­ta años.

 

Coparon Montevideo

Los hinchas de Racing coparon las plazas de Montevideo, la mayoría tras cruzar el río en diferentes vapores. Arriba, los jugadores y la Copa: Maschio, Martinolli, Rodríguez, Raffo, Cejas, Cárdenas y Perfumo. Abajo. un ataque a fondo de la Academia. Pensar que ese equipo fue hijo de la desesperación... A Pizzuti lo convocaron a fines de 1965 para salvarlo del descenso, pero ganó varios partidos seguidos y terminó séptimo. Al año siguiente incorporó a Maschio, potenció a Perfumo, Basile y el Panadero Díaz y fue campeón, además de redondear una marca de 39 partidos invicto.

La inmensa alegría de los miles de hinchas de Racing que pudieron celebrar en Montevideo.

La inmensa alegría de los miles de hinchas de Racing que pudieron celebrar en Montevideo.

 

Herencia del viejo

Por Roberto Tartaglia.

Cua­ren­ta años, quién di­ría. Ra­cing es una he­ren­cia de Six­to, mi vie­jo. De Ita­lia a un yo­ti­ven­co del Abas­to, don­de co­no­ció a “Pi­chín” del Gui­di­ce, crack de la Aca­de­mia, y a Gar­del.

A los seis años lo em­pe­cé a ver cam­peón. En 1948 (tí­tu­lo no re­co­no­ci­do) 1949, 1950, 1951, 1958, 1961. Y des­pués lle­ga­mos al 66, años di­fí­ci­les y su­fri­dos que en el 65, el 66 y el 67 fue­ron glo­rio­sos.

En el 67, su­fri­mos y go­za­mos pa­ra cla­si­fi­car­nos, pa­ra su­pe­rar a Na­cio­nal en tres par­ti­dos y pa­ra lle­gar a lo má­xi­mo, ga­nán­do­le la fi­nal al Cel­tic.

Yo tra­ba­ja­ba en un ban­co, ha­bía lar­ga­do el fút­bol, ju­ga­ba en la “D”, me ha­bía ca­sa­do y es­ta­ba por na­cer mi pri­me­ra hi­ja. Con dos ami­gos, Os­car y Ma­no­lo (és­te hin­cha del Ro­jo que no que­ría per­der­se el acon­te­ci­mien­to), nos fui­mos a Uru­guay.

En la ma­dru­ga­da del 4 sa­lió el ferry de Mi­ha­no­vich has­ta Co­lo­nia; des­de allí, mi­cros de la Cos­te­ra Crio­lla, que iban den­tro del ferry, nos tras­la­da­ron has­ta Mon­te­vi­deo.

La ru­ta es­ta­ba re­ple­ta de car­te­les que nos de­cían que Pe­ña­rol era el úni­co gran­de del Río de la Pla­ta, que era el cam­peón del mun­do, muy cier­to, y que na­die lo­gra­ría lo que ellos, pe­ro se equi­vo­ca­ban y có­mo.

Lle­ga­mos al Cen­te­na­rio y éra­mos vi­si­tan­tes en nú­me­ro, el es­ta­dio es­ta­ba lle­no de “uru­gua­yos-es­co­ce­ses”. Nun­ca vi tan­tos. Pe­ro Ra­cing era más fuer­te por, el de­seo, las ga­nas, el amor pro­pio, nues­tra he­ren­cia .

Su­fri­mos agre­sio­nes ver­ba­les y fí­si­cas de los “es­co­ce­ses”, en las ver­ba­les te­nían ra­zón, nos gri­ta­ban que Pe­ña­rol era, has­ta allí, el cam­peón del Río de la Pla­ta y que ellos te­nían un go­bier­no de­mo­crá­ti­co y no­so­tros no.

To­do es­to se fue aca­llan­do, gra­cias a Jo­sé y a Ce­jas, Ba­si­le, Per­fu­mo, Mar­tín, Cha­bay, Ru­lli, Car­do­zo, Mas­chio, Car­de­nas, Ro­drí­guez y Raf­fo, los enu­me­ro co­mo los veo en la fo­to que ador­na mi ofi­ci­na, ellos en la can­cha y yo en la pla­tea.

A fi­nal la ale­gría era in­men­sa, éra­mos par­te de una epo­pe­ya pio­ne­ra, que nos mar­ca­ría a fue­go y pro­pi­cia­ría la imi­ta­ción de otros equi­pos tra­tan­do de lo­grar al­gún tor­neo in­ter­na­cio­nal.

La ale­gría no la en­tur­bió la agre­sión gra­tui­ta ha­cia nues­tras per­so­nas y los mi­cros que nos die­ron los hin­chas “es­co­ce­ses”.

Exis­tió un par­ti­do que los pe­rio­dis­tas co­men­ta­ron, es­cri­bie­ron, dis­cu­tie­ron y no­so­tros dis­fru­ta­mos.

El “Gol del Chan­go” nun­ca se irá afue­ra, ya que que­dó cla­va­do en el al­ma de los ra­cin­guis­tas que siem­pre lo re­cor­da­mos y na­die nos lo pue­de qui­tar a pe­sar del tiem­po trans­cu­rri­do y de cual­quier otro lo­gro.

Es­te fue el pri­me­ro y siem­pre se­rá el pri­me­ro, co­mo la lle­ga­da de Arms­trong a la Lu­na.

Siem­pre agra­dez­co ha­ber vi­vi­do es­ta ex­pe­rien­cia.

 

La zurda Celestial

El gol del Chango Cárdenas hizo explotar al país y estampó el 1-0 definitivo en el marcador, para delirio de sus hinchas y lamento de los diarios de Escocia. “El equipo nació del hambre que tenían los nuevos y las ganas de revancha de los viejos”, contó Pizzuti, quien al principio debió interceder para que los jugadores cobraran lo que les debían. ¿Cómo? Con lo que ingresaba por la recaudación. Después de los partidos, iban a la sede y se repartían los billetes chicos que había dejado la gente. Las virtudes del Equipo de José eran el ataque y la defensa en bloque (iban ocho y venían ocho) y el juego aéreo ofensivo, raíz de la mayoría de sus goles.

 

Los diarios de Reino Unido: ¨Celtic batido¨

Los diarios de Reino Unido: ¨Celtic batido¨

 

 

El partido inmortal

Partido final por la Copa Intercontinental 67, jugado el 4 de noviembre de 1967, en Montevideo. Encuentro de ida: Celtic 1-Racing 0, en Glasgow. Revancha: Racing 2-Celtic 1, en Avellaneda

 

El resultado quedó inmortalizado. Racing campeón del mundo.

El resultado quedó inmortalizado. Racing campeón del mundo.

 

Racing 1- 0 Celtic

RACING: Cejas; Perfumo y Chabay; Martín; Rulli y Basile; Cardoso; Maschio; Cárdenas; Rodríguez y Raffo.

CELTIC: Simpson; McNeill; Gemmell; Craig; Murdoch; Clark; Johnstone; Lennox; Wallace; Auld y Hughes.

GOL: 56’ Cárdenas (RC).

EXPULSADOS: 37’ Basile (RC) y Lennox (C); 48’ Johnstone (C); 74’ Hughes (C) y 85’ Rulli (RC).

ARBITRO: Pérez Osorio (Paraguay).

ESTADIO: Centenario, de Montevideo.

 

 

Por Andrés Burgo (2007).

Fotos: Jorge Dominelli y Archivo El Gráfico.

Imagen de 2013. Pedro Monzón 100x100
Las Entrevistas de El Gráfico

2013. Pedro Monzón 100x100

Las cien respuestas de Pedro Damián Monzón. Brilló en Huracán. Fue multicampeón con Independiente y subcampeón mundial en la selección. Un luchador en la cancha y en la vida.

Imagen de 1981. Patoruzú llegó a la Selección
Las Entrevistas de El Gráfico

1981. Patoruzú llegó a la Selección

Corre, quita, define… Víctor Hugo Heredia, uno de los nuevos que convocó Menotti. Comparte la alegría junto con su familia y amigos, pero también sabe de la exigencia que implica esta convocatoria.

DEJÁ TU COMENTARIO