Las fotos de El Gráfico

1996. River levanta la segunda Copa

Por Redacción EG · 12 de mayo de 2017

El capitán Enzo Francescoli besando el trofeo de campeón de la Libertadores. River Plate le acaba de ganar 2 a 0 a América de Cali y conquista la segunda Copa de su historia.

La final de la copa Libertadores de América 1996 fue disputada por América de Cali de Colombia y River Plate de Argentina. Ambos equipos se veían la cara otra vez en una final Sudamericana después de la del ‘86 que ganara River con el gol del “Bufalo” Funes, en lo que fue su primer conquista de la historia.

El 19 de junio jugaron el partido de ida en el Pascual Guerrero de Calí y la victoria fue para los locales por 1 a 0 con gol del “Pitufo” Anthony de Ávila.

La revancha fue el 26 de junio en el estadio Monumental de Nuñez. Hernan Crespo abrió el marcador a los 6 minutos y a los 59 un error de Oscar Córdoba, próximo arquero de Boca, le permitió el doblete a Crespo, para desnivelar definitivamente el partido.

Enzo, el gran capitán, levanta la deseada Copa Libertadores ante 70 personas.

Enzo, el gran capitán, levanta la deseada Copa Libertadores ante 70 personas.



1996. La película de River campeón de América


Imagen de Imágenes de una nueva conquista de River
Las fotos de El Gráfico

Imágenes de una nueva conquista de River

Alejandro del Bosco estuvo en Mendoza para tomar las mejores fotografías de la definición del torneo más federal, el cual se quedó River luego de vencer por 3 a 0 a Central Córdoba (SdE).

Imagen de El álbum de "El Torito de Mataderos". Parte I
Las fotos de El Gráfico

El álbum de "El Torito de Mataderos". Parte I

El Gráfico homenajea a Justo Suárez compartiendo la mayor cantidad de fotografías y documentos publicada hasta hoy de la breve vida de quien fuera el primer deportista idolatrado por el pueblo.

Imagen de El álbum de Bochini. Parte III
Las fotos de El Gráfico

El álbum de Bochini. Parte III

La última parte de la trayectoria en fotos de un maestro sin par. Las maniobras de Ricardo Enrique Bochini siempre tuvieron el sello distintivo, el sentido de lo catedrático, la profundidad de lo filosófico.

DEJÁ TU COMENTARIO