Historia del deporte

A 85 años del primer clásico de Avellaneda: tablones de madera, platea estilo inglés y once goles

Por Redacción EG · 26 de septiembre de 2016

Se jugó cuando recién comenzaba la etapa profesional del fútbol argentino, en 1931. Racing aplastó a Independiente por 7 a 4.

El 27 de septiembre de 1931 Racing  aplastó a Independiente por 7-4 en el primer clásico de Avellaneda disputado por el profesionalismo.

Fue por la 18va. fecha del Campeonato de Primera División, en la vieja cancha de tablones de madera de Racing, en Alsina y Colón, que tenía una platea muy del estilo inglés con columnas, y vigas de hierro, con un techo a dos aguas, y una tribuna considerada la más alta de Sudamérica.

El equipo blanquiceleste se impuso con goles de Vicente Del Giúdice (3), Roberto Mellone (2), Alberto Fassora y Alfredo Devicenzi; mientras que para el Rojo señalaron Manuel La Chancha Seoane, Roberto Porta, Felipe Cherro, de tiro penal, y Juan Betinotti.

Racing venía de ser un amplio ganador de títulos en el amateurismo, ya que logró los campeonatos de 1913, 1914, 1915, 1916, 1917, 1918, 1919, 1921 y 1925, años en el que acuñó, a través del periodismo, el apodo de La Academia. El libro "La historia del primer más grande" cuenta que la revista La Verdad publicó por 1913, tras una gran actuación del equipo, que "los jugadores mostraron la maestría propia de una Academia".

Foto: Segundo Enfoque.

Foto: Segundo Enfoque.



En ese Campeonato de 1931, que consagró a Boca, también jugaron para Racing: Juan Botasso, arquero que por su seguridad fue apodado por el periodismo como Cortina Metálica; Antonio De Mare, José Pechito Dellatorre, que con el tiempo sería entrenador del equipo; Manue Dañil, Francisco Garraffa, Natalio Perinetti, y Pedro Ochoa, Ochoíta, un delantero que cultivó la amistad con Carlos Gardel.

El Morocho del Abasto cantaba a menudo el tango "Patadura", con letra de Enrique Carreras Sotelo, que recitaba: "Querés jugar de forward y ser como Ochoíta, el crack de la afición". 

En aquellos tiempos también vistieron la camiseta de Independiente, además de Seoane, que venía de ser el máximo goleador del amateurismo con 207 conquistas en 217 partidos, Zoilo Canavery, Luis Ravaschino, Antonio Sastre, Juan José Zorrilla, Alberto El Malabarista Lalín, que curiosamente fue tío abuelo de Daniel Lalín, presidente de Racing de 1997 a 1999.

En aquel torneo de 1931, de 34 fechas, Racing terminó quinto con 43 unidades, a siete de Boca, con 19 triunfos, cinco empates y diez derrotas, señalando 81 goles y recibiendo 51 (+30).

Independiente quedó un lugar abajo, en el sexto puesto, con la misma cantidad de puntos, luego de 18 victorias, siete igualdades y nueve caídas; con 69 tantos a favor y 60 en contra.

 

 

 

 

Fuente: Télam

Temas en esta nota:

Imagen de Cuando Hugo Gatti llegó a Boca
Historia del deporte

Cuando Hugo Gatti llegó a Boca

Se cumplen 41 años de la llegada al xeneize del arquero que marcó una época y que más partidos jugó en la historia del fútbol argentino.

DEJÁ TU COMENTARIO