Apiladas

Imagen de No lo hago más, mamá
¡Habla memoria!

No lo hago más, mamá

Boroctó y una de sus clásicas ¨Apildas¨, en esta cuenta la promesa de un chico a su madre, que no estaba muy de acuerdo con que juegue al ¨fóbal¨, pero la pasión siempre puede más.

Imagen de La madre de Pata'e Catre. Por Borocotó
¡Habla memoria!

La madre de Pata'e Catre. Por Borocotó

En este hilarante texto publicado en 1931, Ricardo Lorenzo ”Borocotó” , quién fuera el alma de El Gráfico, demuestra porque merece un lugar entre los grandes escritores argentinos… aunque fuera uruguayo.

Imagen de El remedio. Por Borocotó
¡Habla memoria!

El remedio. Por Borocotó

Este texto aparecido en la célebre sección de El Gráfico “Apiladas” de Ricardo Lorenzo, testimonia los denodados esfuerzos de la barra de pibes para curarle el defecto vocal al “Tarta”.

Imagen de El árbol...Por Borocotó.
¡Habla memoria!

El árbol...Por Borocotó.

“Al sauce se le dice sauce, al quebracho quebracho, pero al algarrobo se le llama árbol. Es el árbol. Los demás no lo son ...“ . Un bello relato de Borocotó aparecido en una de sus inolvidables “Apiladas” .

Imagen de La vieja Pulisa. Por Borocotó
¡Habla memoria!

La vieja Pulisa. Por Borocotó

“Era francesa; educada, fina, pero tenía bigote… En otro barrio su bigote hubiera pasado; en el nuestro no.”. Así comienza Borocotó una nueva historia sobre aquella típica barrita del barrio, maleducada, pero con corazón.

Imagen de Apiladas. Por Borocotó
100 años de El Gráfico

Apiladas. Por Borocotó

Una de las secciones más populares de la historia de El Gráfico fueron las “Apiladas” escritas por Ricardo Lorenzo desde 1932 hasta 1945. Compartimos algunos de esos textos cargados de alma de barrio.

Imagen de La Loquita Dora
¡Habla memoria!

La Loquita Dora

Una “Apilada” llena de nostalgia de Borocotó, recordando, de sus tiempos de purrete en Montevideo, a un personaje real que fue “una flor en la resaca". Le decían La Loquita Dora.

Imagen de 1932. De barricada
Las Crónicas de El Gráfico

1932. De barricada

Desde las páginas de El Gráfico, el ilustre periodista Borocotó solicita a los celebérrimos hinchas que se apiaden de los fotógrafos, que se volvieron blanco fácil de los naranjazos que parten de las gradas.