Alan Jones

Imagen de EL MAGNÍFICO DESOBEDIENTE
Hemeroteca

EL MAGNÍFICO DESOBEDIENTE

Un 29 de marzo de 1981, Carlos Reutemann ganaba el Gran Premio de Brasil. A siete vueltas del final, desconoció la orden que le mostraba el cartel desde boxes: "Jones-Reut". El santefesino ignoró la petición y se alejó de su escolta, esa desobediencia le costó caro: "Hubo una decisión estratégica del equipo que hace que yo pierda el campeonato". El Gráfico estuvo ahí, otra joya salida de nuestra hemeroteca.