LA SELECCIóN

La frustración no tiene fin: Argentina perdió la final en los penales

- por Diego Borinsky: 04/07/2015 -
Messi pasa delante de la Copa. Una nueva oportunidad perdida.

Jugó un mediocre partido de 120 minutos en el que Chile lo superó por actitud, intensidad y claridad de plan. La Selección del Tata estuvo desconocida, Messi también e Higuaín se perdió el gol del triunfo en la última jugada del tiempo reglamentario.

La picó. Alexis la picó en el cuarto penal y Chile rompió el maleficio de 99 años y atesora su primera Copa América. Y aunque estuvo a punto de perder el partido en la última jugada del tiempo reglamentario, la mejor acción de Messi en toda la Copa que desperdició debajo del arco Gonzalo Higuaín, se adueñó con justicia de la final. Fue más que Argentina en el global de los 120 minutos: supo qué quería hacer y lo hizo. Del equipo del Tata podemos decir que aún no sabemos qué pretendió hacer.

El estadio, ya 10 minutos después de esta primera conquista en la historia del fútbol chileno, se mantiene en una extraña emoción sin exteriorizaciones potentes, como si no supiera festejar, como si aún no cayera en la cuenta de lo que acaba de suceder.

Las diferencias de jerarquía y extensión entre los planteles que muchos presumían que existían no se plasmaron en ningún momento. Chile fue más agresivo, jugó en campo rival en la mayor parte de los 120 minutos, sobre todo en la primera etapa, y Argentina logró recomponer su imagen en el complemento. En el suplementario se notó un cansancio supremo y pareció que el destino del resultado se quebraría con una genialidad o un gran error. Casi lo gana Argentina en esa apilada de Messi del minuto 92 y casi lo pierde tras una pifia grosera de Mascherano, pero Alexis la tiró por arriba del travesaño.

En la definición por penales erró Higuaín, justo cuando se cumplían 16 años exactos de la noche nefasta de Martín Palermo ante Colombia en la Copa América 99 (tres penales errados). Luego Bravo le contuvo el disparo a Banega, mientras los cuatro chilenos convirtieron (Romero casi se lo saca a Arturo Vidal).

Argentina suma una nueva frustración a la de las dos últimas décadas. Es una pena profunda que Messi y Mascherano, por nombrar a los emblemas futbolísticos y espirituales respectivamente de esta Selección, no consigan ganar un título con la Selección Mayor. Hoy, la verdad, Argentina no demostró que merecía ser campeón: Messi estuvo por debajo de lo que se espera de él, participó muy esporádicamente del juego. Se mandó una apilada de las suyas, que si el Pipa la coronaba debajo del arco, le estarían lloviendo loas. Así somos los argentinos. Pero el Pipa no la embocó. De todos modos, estamos acostumbrados a ver otro Messi. Su vara será siempre muy alta.

La postal, en este instante, es la de hace un año, la del Mundial 2014. Jugadores argentinos con las manos en la cintura, gestos desencajados, ojos vidriosos, consuelos de los que están más enteros. No alcanzó. Con Tevez en el banco de suplentes, con Di María desgarrado y sin poder participar en el partido definitorio, como ocurrió en el Mundial.

En el fútbol son muchas más las derrotas que las victorias, las frustraciones que las alegrias. Que lo diga Chile, que acaba de levantar un pagaré de 99 años. Lo más triste es la derrota, sin dudas. Pero también que Argentina no se haya podido ir con la cabeza alta, jugando a lo que sabe.

LA SINTESIS
CHILE 0 (4):
Bravo; Francisco Silva, Marcelo Díaz, Medel; Isla, Aránguiz, Vidal, Beausejour; Valdivia (75’ Matías Fernández), Alexis Sánchez, Eduardo Vargas (94’ Henriquez). DT: Jorge Sampaoli.
ARGENTINA 0 (1): Romero; Zabaleta, Demichelis, Otamendi, Rojo; Biglia, Mascherano, Pastore (80’ Banega); Messi, Agüero (74’ Higuain), Di María (28’ Lavezzi). DT: Gerardo Martino.
DEFINICION POR PENALES: Ganó Chile 4-1. Matías Fernandez (gol), Messi (gol), Vidal (gol), Higuain (desviado), Aranguiz (gol), Banega (atajado), Alexis Sánchez (gol)
ARBITRO: Wilmar Roldán (Colombia).
ESTADIO: Nacional (Santiago).
Final disputada el 4 de julio.

Por Diego Borinsky: 04/07/2015

Para seguir leyendo:

1968. La expulsión más loca de la historia de la Copa

Se enfrentaban Estudiantes e Independiente por cuartos de final. Segundos después de ingresar Urruzmendi en el Rojo, le pega una piña a Aguirre Suárez. La crónica, las fotos y la explicación de una locura histórica.

Vida y milagros del Club San Lorenzo de Almagro

En 1924, El Gráfico se propuso publicar cómo fueron los particulares orígenes de uno de los clubes más importantes de la Argentina y del que no había registros oficiales sobre su fundación.

20 de Septiembre de 1919, el ingeniero que fue piloto en la Primera Guerra Mundial

Vistiendo el uniforme de la Aeronáutica Militar de Francia, el argentino Vicente Almandos Almonacid combatió por los aliados en el lamentable y devastador acontecimiento.

Lo mejor de la victoria de Boca frente a Cruzeiro

El equipo xeneize hizo los deberes en la Libertadores y se quedó con un buen triunfo frente a Cruzeiro, con goles de Zárate (golazo) y de Pérez, Imperdible la salvada de Barrios sobre la línea.Con sonido ambiente.

El choque de Andrada no apto para sensibles

Así fue el impresionante cabezazo de Dedé que impactó de lleno en la cara del arquero de Boca. Andrada quedó seminconsciente y sangrando en el piso; milagrosamente siguió jugando. Discutible expulsión de Dedé.

Gran pared con Pérez y golazo tres dedos de Zárate

Excelente jugada y definición para el 1 a 0 de Boca frente a Cruzeiro. Tras un córner Zárate habilitó a Pablo Pérez que se la devolvió redonda para que Mauro defina con tres dedos. Un gol imprescindible.

El resumen de Independiente – River

La síntesis del partido de ida por cuartos de final de la Copa Libertadores con sonido ambiente. Los dos tuvieron posibilidades de convertir pero los arqueros estuvieron brillantes. Empate justo.

La salvada de Armani que no se puede creer

El guardavalla de River Franco Armani evitó la segura caída de su arco, al reaccionar admirablemente ante un remate de Giglotti. Seguro será una de las atajadas del año.

1988. Éste es el Cholo Simeone

Esta es la primera nota que le hizo El Gráfico a un desconocido Diego Simeone. Con 17 años, se tomaba todos los días el “bondi” para ir a Vélez, vivía con sus padres, pero le sobraba fe...y tenía razón.