LAS CRóNICAS DE EL GRáFICO

Varelita

- por Redacción EG: 06/12/2018 -

En 1943 llega a Boca el uruguayo Severino Varela, quién en sólo tres temporadas se convertiría en una leyenda del club. Con este hermoso texto El Gráfico presentaba al público a Varelita, un esquivador y un obrero.

Nació en Montevideo, en la Unión, allá por donde las casas van apilándose los potreros. Pero enfiló por la Ocho de Octubre y, a favor del cuesta abajo, se vino tranqueando insensiblemente. Así ancló en el barrio Olímpico. Llegó como si lo atrajera el rumor del mar que golpea contra las rocas, como si el viento marino recogiera su aparejo y lo recostara sobre los bloques que vieron hundirse el Colombia.

Con 30 años, recién llegado a Boca, posa para El Gráfico el forward uruguayo Severino Varela. En solo tres temporadas ganó dos campeonatos (43 y 44), hizo 46 goles y se ganó el amor eterno del club.

Calles estrechas, reclinadas sobre la muralla, una rambla as dejó en offside. Ya no pudieron llegar hasta las piedras. A mitad de caída, se quedaron mirando el agua haciéndose las distraídas para no sentir la angustia de un barrio que se va... Allí, en esa parte de la ciudad vieja de casitas a las cuales el mar les graba viruelas; allí, donde el rumor del oleaje acuna por las noches; allí, donde llueve de costado porque el viento cabecea el córner que ejecuta la lluvia, Varelita encontró tibieza afectiva y un tanto ronca. Tibieza formada por una mezcla rara de confidencias, caña y anhelos; cariños que nacen recostados a un mostrador cuando los párpados se entornan la voz se vuelve persuasiva y sale de lo más adentro la confesión de ese vacío interior que pudo llenarse y no se llenó.

Ese barrio que recibió a Severino Vareta, tuvo de todo: su cancha, su cuadro, su boxing y un collar de boliches. No le faltó ni la troupe que lo pobló de canciones, ni la escuela que quiso educarlo, ni el poeta que pidió una caña doble el día que murió la Loquita Dora, aquella que llevaba una cicatriz en la cara y otra más profunda en el alma. Allí, donde hay más alegría que plata, donde el chiste y el apetito insatisfecho rivalizan, Varelita recogió en la misma línea de forwards los últimos reflejos del famoso negro Isabelino Gradín. Cuando el astro caía, y por eso, se agrandaba. Varelita, percibía el arte del esquive, esa manera de  llevarla corta, el amague de cuerpo que gambetea mientras la pelota sigue su trayectoria, ese afán de trabajo, ese espirito de lucha que acompañó al negro hasta el fin de su ocaso deportivo, y algo quedó de Gradín en Varelita. Sea por que Dios los hizo futbolísticamente parecidos, sea por una similitud de aptitudes, la verdad es que sí hay distancia en los colores, sobre la gramilla algo los une, como sí Varelita hubiera querido seguir agregándole cuentas al rosario que Gradín ya tenía terminada.

José Manuel "Charro" Moreno junto a Severino Varela , en el Torneo Sudamericano de 1942.

Formó ala con Expósito, el menor de una familia que fue toda deportiva: el mayor era arquero de Olimpia. César, zaguero internacional del básquet, perteneció a aquel Olimpia que se denominó "La Máquina Blanca” el primo Diego: también fue internacional de básquet y corrió trece años por el wing oponiendo a su escasa talla el arte de ablandarla como una naranja entre las manos, para chuparla mejor. Varelita formó ala con ese pibe veloz, y ya en Olimpia recibió el nombramiento de suplente del seleccionado uruguayo. En el café Pommery, sede del club, produjo emoción. Yo no solicitaban más a Gradín; Uslenghi se había venido; el back Mascheroni estaba en Italia, pero tenían  otro para vestir la celeste. Varelita iba a esa sede y después se corría una cuadra hacia arriba para charlar con sus viejos amigos del Almacén del Hacha. De tanto tranquear esa cuadra en subida tiene el andar columpiado.

 Desde los lejanos tiempos de Olímpia fue Varelita un esquivador y un obrero. Atrás y adelante, la llevó, la perdió, la fue a buscar y la llevó de nuevo. No le escapó al trabajo ni al riesgo.  Donde hubo que meter la cabeza, la puso; donde hubo que entreverarse en recias defensas, lo hizo. Y es lo que hará  aquí. Podrá jugar bien o mal, pero nadie le discutirá su voluntad de trabajo ni su guapeza.

El Gráfico 1943

Por Redacción EG: 06/12/2018

Para seguir leyendo:

1991. Les cuento todo lo que sentí

Luego de jugar 9 años en Europa, Ramón Díaz volvió a River y con sus propias palabras le contó a EL GRAFICO como vivió su noche soñada frente a Rosario Central. Doblete para el 2 a 1 del Millonario.

1997. Central apabulló a Newell´s

El clásico rosarino del Apertura 1997 quedó en la historia, fue la tarde donde brilló Central y ganó por 4 a 0. El partido se terminó antes de tiempo porque Newell´s tuvo 4 expulsados y un lesionado que no pudo seguir.

1934. Boca Juniors se consolida en el campeonato profesional

Un triunfo de Gimnasia en 1929 sobre Boca había generado una rivalidad entre estos dos equipos. Chantecler asistió al encuentro entre Xeneizes y Triperos de 1934 donde Boca comenzaría a encaminarse hacia el título.

15 de febrero de 1983 ¡Estudiantes Campeón!

El Estudiantes de Bilardo se consagró campeón del Metropolitano del 82 –finalizó en febrero del 83- y así consiguió su segundo título a nivel nacional. Brown, Ponce y Gottardi festejan la conquista.

2002. Goles y violencia en Liniers

Vélez y San Lorenzo empataron 3 a 3 en el Apertura del 2002, lo más destacado fue la expulsión de Gastón Sessa, quien posteriormente agarró del cuello al árbitro del partido y se fue pateando los carteles.

1951. La segunda final

¡Racing tricampeón! Luego de empatar sin goles en el primer partido de la definición del Campeonato de Primera División de 1951, la Academia venció a Banfield por 1 a 0 y se consagró.

1932. La viveza criolla de nuestro fútbol

A comienzos de la década del 30, Chantecler ya veía que en nuestros campos de fútbol la creatividad abundaba, en esta nota detalla algunas jugadas que generaron gran impacto en la época.

14 de febrero de 1941, el nadador José María Durañona

El destacado nadador argentino había tenido un gran 1940, estableciendo récords y ganando competencias. Siete años más tarde participaría de los Juegos Olímpicos de Londres.

"Mi papá es el mejor"

El Gráfico proponía en 1973 descubrir quiénes eran estos siete niños, hijos de consagrados deportistas argentinos, que vestían la indumentaria que usaban sus padres en su especialidad.