LAS CRóNICAS DE EL GRáFICO

1994. ¿Pékerman? Si, Pékerman

- por Redacción EG: 20/07/2018 -

En 1994 un perfecto desconocido asume como el nuevo entrenador de las selecciones argentinas juveniles. Con esta nota El Gráfico presentaba en sociedad a José Néstor Pékerman.

¿Quién  es Pékerman?Hay varias respuestas posibles. A saber: un hombre de 45 años, nacido en Gualeguay, Entre Ríos, casado y padre de dos hijas, es una de ellas. Otra: un ex volante ("Un número ocho con dinámica, buena recuperación y algunas cosas más") de Argentinos Juniors entre 1969 y 1974, que luego viajó a Colombia (jugó en Independiente de Medellín hasta 1978) y se retiró poco después tras una operación de rodilla. O quizá: el técnico de las inferiores de Argentinos por cuyas manos pasaron "pibes" como Fernando Cáceres, Claudio Borghi, Fernando Redondo, Diego Cagna y Carlos Javier Mac Allister.

¿Quién es Pékerman?La actualidad obliga a una definición más directa: es el hombre que la AFA eligió para dirigir las selecciones juveniles, dejando en el camino a candidatos ilustres como Carlos Griguol y Jorge Bernardo Griffa.

Pero Pékerman es esto y mucho más...

Es..."Un técnico desconocido...", algo que reconoce con orgullo: "Creo que un entrenador de inferiores tiene que serlo". José Néstor Pékerman asume sin complejos su perfil bajo, apenas elevado por algunas polémicas acerca de su designación y, sobre todo, por un teléfono que no para de sonar. Entre muchos llamados, llega uno de Passarella que transmite un tono cordial: "Ah, Daniel, tengo que pedirte un favor: hay unos periodistas del programa 'Zoom Deportivo' de Chile que te quieren hacer una nota..."

 Y enseguida, la referencia al responsable de la Selección Mayor y una aclaración: "Para mí era fundamental saber si tenía feeling con Passarella, y se los dije a los miembros de la comisión que me eligió. Si eso no hubiera existido, yo no habría aceptado. Me parece bien que las dos selecciones se manejen por separado, pero es imprescindible que haya comunicación y objetivos comunes. La imagen que me dejó Daniel en las numerosas reuniones que tuvimos es excelente. Sentí un gran apoyo desde el primer momento. El nunca estuvo en contra de mi designación, simplemente se molestó por las polémicas y los rumores. ¿Qué pienso del pelo largo? Siempre opiné lo mismo: que el jugador debe tener buena presencia y no distraerse en la cancha por cosas como el pelo, pero eso hay que conseguirlo con docencia. El chico tiene que hacerlo por convicción, no como resultado del autoritarismo. ¿Y de la rinoscopia? Estoy de acuerdo con todo lo que hace a lo formativo. Pero es un tema que deben manejarlo profesionales. Tiene que ser más íntimo, porque al trascender deja presente un tono de sospecha".

Pékerman conseguiría como DT de Argentina tres campeonatos mundiales Sub-20 (1995, 1997 y 2001).

Es... Un hombre que huye de las etiquetas. Cuenta que fue Osvaldo Zubeldía, en Colombia, el primero que lo impulsó a  seguir el curso de entrenador, y que los técnicos que más le gustan son Johan Cruyff y Jorge Valdano. ¿Acaso es un Menottista no confeso? "No es cuestión de identificarse con Menotti o con Bilardo. Una de las cosas que hablamos mucho con Passarella es sobre los problemas que esta división le ha causado a nuestro fútbol. Hay frases hechas que hacen demasiado daño... El fútbol es equilibrio, hay que marcar y jugar, todos intentan más o menos eso".

Es...Alguien que conoce a  fondo, quizá como pocos, el mundo de las divisiones menores. "Lo más importante de todo esto que pasó es que se abrió el debate. En Argentina no se hablaba de las inferiores. Y hay algo para tener en cuenta: es un mundo distinto. A mí me halaga más que alguien me diga 'Redondo estuvo con usted' y no que recuerde que salí campeón con la sexta... Me siento identificado con ese mundo, con ese trabajo a largo plazo que permite corregir aquellas cosas que en Primera ya no se pueden mejorar, como las condiciones técnicas. En Argentinos trabajé con muchos técnicos, como Saporiti, Yudica. Nito Veiga, Areán, y ellos sabían que yo no tenía apetencias de dirigir la Primera. Pero aunque desde el '85 me encargué de todas las divisiones, nunca dejé la reserva, que debe ser la culminación del circuito. Para mí el resumen de este trabajo es el siguiente: en inferiores obtener resultados es que aparezcan jugadores".

Y por cuyas manos pasaron muchos nombres en diez años...

"El primero que me surge recordar es Cáceres, un jugador que, calladito, ya jugó un Mundial y ahora está triunfando en el Zaragoza de España.  A él y a Redondo los conocí de chicos, pero empecé a trabajarlos cuando tenían 15 años. Después, claro, está Borghi. Y Cagna, Ezequiel Castillo -el que juega en Tenerife- aunque llegó de Vélez con 19 años, o Mac Allister... Cuando el Colorado se vino a probar desde La Pampa lo puse apenas veinte minutos y él se enojó muchísimo. 'Vine de tan lejos para esto...', me dijo. Y yo lo había sacado porque ya tenía claro que se iba a quedar. No me puedo olvidar de lnfantino, un zurdito que no tuvo suerte con las lesiones, de Netto, Gancedo, Hugo Maradona, Trapasso, Dollberg, Paz, Rudman, Lorenzo, Mas y de tantos otros..."

¿Quién es Pékerman? Todavía quedan respuestas... Es el técnico que entre febrero del '92 y mayo del '94 trabajó en las inferiores del Colo Colo de Chile. El que empezó la carrera de entrenador en 1982, como ayudante de campo de Ricardo Trigilli en Chacarita (en aquel equipo que no por casualidad aportó pibes como Islas, Abramovich, Yalve, Borrelli, Guillermo Rodríguez...). Y es, fundamentalmente, el hombre que con un proyecto de 70 carillas logró ganar el concurso al que convocó la AFA para elegir al nuevo en-cargado de las selecciones juveniles.

 "El plan ya lo tenía elaborado y entonces lo presenté, porque además me gustó la idea de los dirigentes. Pero yo nunca me postulé para dirigir al juvenil, sino para colaborar en cualquier lugar del proyecto. Por eso no me sentí mal cuando se hablaba de Griguol, de Griffa o de López y Cavallero... Siempre pensé que estaba en condiciones para poder estar, tenía bien en claro que lo mío podía servir. Estoy preparado para asumir este compromiso".

En su época de jugador José Pékerman con la camiseta de Argentinos Juniors en 1972

¿Quién es Pékerman? Un tipo humilde, que habla en forma pausada y confía en lo suyo. Un tipo simple que vive en Martín Coronado ("Un técnico desconocido tiene que vivir en un lugar desconocido", dice, y ríe con ganas) y que para ir a la AFA toma el tren Urquiza hasta Chacarita y desde allí el subte B hasta Tribunales. Es, también, un técnico que tiene planes...

 "El mío es un proyecto a largo plazo, pero estoy un poco condicionado porque tengo un contrato de un año, aunque por supuesto es renovable. Además, dentro de tres meses hay que jugar y sacar buenos resultados, y no contamos con una base preparada con el tiempo suficiente. Sí tenemos, en cambio, jugadores con capacidad. ¿Cuál será la filosofía? Conseguir resultados, pero por el mejor camino, que para mí surge de un equipo ordenado que sepa resolver las situaciones que se presentan en un partido. Por ahora vamos a ocuparnos de las competencias inmediatas, el Sub-20 en enero y el Sub-17 en Perú, pero el proyecto incluye la formación de selecciones regionales y de un Sub-15, que, aunque no compita oficialmente, va a abastecer a otros juveniles. La idea general es recuperar la identidad, es decir, la capacidad técnica, la imaginación, la habilidad. Cosas que nos distinguían y que se han ido perdiendo. Recuperar esto no significa renunciar a los adelantos físicos y tácticos".

¿Quién es Pékerman? Todo esto y algo más: un protagonista del futuro inmediato del fútbol argentino.

UN OCHO DE LOS DE ANTES Eso era José Pékerman en su época de jugador. "Fui un volante con dinámica, buena recuperación y algo más. En 1972, mi mejor año, los periodistas me incluyeron en una terna junto a Jota Jota López, Brindisi, como los mejores en ese puesto. Todo un orgullo".

 

ADRIAN MALADESKY Fotos: GERARDO HOROVITZ (1994)

Por Redacción EG: 20/07/2018

Para seguir leyendo:

Argentina 0 - 1 Brasil, el resumen

Derrota por la mínima del seleccionado de Scaloni y en el último minuto. Una mala salida de Romero le permitió a Miranda anotar el gol de la victoria verdeamarela en Arabia Saudita.

1968. La verdad de Estudiantes

50 años atrás, Osvaldo Ardizzone realiza una crónica inolvidable de la final de la Intercontinental entre Manchester United y Estudiantes. El Pincha le ganó al clima de hostilidad y dio la vuelta mientras gritaban : “Animals… Animals”.

Los grandes primeros cracks de nuestro fútbol

Por Chantecler. El pionero y maestro del periodismo deportivo, se propuso dejar testimonio de quienes supieron ser figuras en el incipiente fútbol del 1900. Un artículo único e imprescindible para la historia del deporte nacional.

Golazos Criollos: el “Bichi” Fuertes a pura potencia en el 2000

Pelota larga. Control, enganche y gambeta de Fuertes ante Milito y también ante la salida del arquero, que lo barre y será penal, pero el “Bichi” quiere el gol. Y así, Colón le ganó 3 a 2 a Independiente.

16 de octubre de 2001, la tapa retro de Diego

Se cumplían 25 años del debut de Maradona en Argentinos Juniors frente a Talleres de Córdoba, y la publicación recurría a su archivo para revivir un acontecimiento histórico del fútbol mundial.

Miguelito canta las 40

Antes de la sección 100x100 existían "Las 40" en El Gráfico. A fines de 1972, Miguel Ángel Brindisi, después de un año bárbaro, confiesa que era casi feliz, solo le faltaba ser campeón con Huracán…

15 de Octubre de 1975, Leopoldo Jacinto Luque

El goleador festeja el primer tanto en la victoria de River por 2 a 1 frente a Huracán de Buenos Aires por el Campeonato Nacional, que también ganaría, luego del recordado Metropolitano.

14 de Octubre de 1986, Claudio Marangoni y Ariel Cozzoni

Fue victoria de Independiente por 3 a 1 frente a Newell's Old Boys por la Fecha 14 del Campeonato 1986/87. Dos grandes equipos, que disputarían hasta el final un torneo que sería de Central.

13 de Octubre de 1992, “Manteca” Martínez y el gol del Superclásico

Boca sumaba una victoria más en su historial por sobre River al ganarle en un vibrante partido por 1 a 0, recordado también por el penal atajado por Navarro Montoya a Hernán Díaz.