TENIS

Gustavo Fernández no pudo celebrar en Roland Garros

- por Redacción EG: 10/06/2017 -

El cordobés cayó en la final de Roland Garros ante la joven promesa británica Alfie Hewett por 0-6, 7-6 (11-9) y 6-2, y se quedó sin repetir título.

El cordobés Gustavo Fernández perdió hoy la final de tenis adaptado sobre silla de ruedas de Roland Garros frente a la joven promesa británica Alfie Hewett por 0-6, 7-6 (11-9) y 6-2, en un partido cambiante en el que dispuso de dos puntos de partido en el segundo set.

Fernández, nacido en Córdoba hace 23 años y ganador de dos Grand Slam, Roland Garros 2016 y Australia este año, había superado en las rondas previas al británico Gordon Reid, número uno del ranking mundial, y al francés Nicolás Peifer, y dominaba cómodo la final con ventaja de 6-0 y 2-0, pero el inglés de 19 años reaccionó, llevó la definición del segundo set al tie break y lo ganó luego de salvar dos 'match points'.

El tenista nacido en Río Tercero, cuarto en el ranking mundial de tenis adaptado sobre silla de ruedas, pasó de dominar el partido con su revés a cederle protagonismo a Hewett, quien tomó confianza cuando ganó el tie break y se llevó el triunfo luego de una hora y 56 minutos de juego.

"Acepto la derrota porque es parte del deporte, pero me duele porque dejé pasar muchas chances. Creo que Hewett es un justo ganador porque mostró carácter en los momentos importantes", comentó el cordobés luego de haber perdido la final.

Fernández vivió una semana increíble en París, con sorpresas inesperadas como cuando se entrenaba en el complejo Jean Bouin y en la cancha de al lado lo hacía el serbio Novak Djokovic, quien cuando notó su presencia detuvo su práctica y se acercó a saludarlo.

"Creo que no bajé mucho mi nivel, sino que él levantó muchísimo el suyo. Por un lado estoy decepcionado y por otro orgulloso de lo que hice para llegar hasta la final", concluyó Fernández, quien volverá a intentarlo a fin de mes en el abierto de Wimbledon, tercer torneo de Grand Slam del calendario tenístico.

 

Por Redacción EG: 10/06/2017

Para seguir leyendo:

1991. Les cuento todo lo que sentí

Luego de jugar 9 años en Europa, Ramón Díaz volvió a River y con sus propias palabras le contó a EL GRAFICO como vivió su noche soñada frente a Rosario Central. Doblete para el 2 a 1 del Millonario.

1997. Central apabulló a Newell´s

El clásico rosarino del Apertura 1997 quedó en la historia, fue la tarde donde brilló Central y ganó por 4 a 0. El partido se terminó antes de tiempo porque Newell´s tuvo 4 expulsados y un lesionado que no pudo seguir.

1934. Boca Juniors se consolida en el campeonato profesional

Un triunfo de Gimnasia en 1929 sobre Boca había generado una rivalidad entre estos dos equipos. Chantecler asistió al encuentro entre Xeneizes y Triperos de 1934 donde Boca comenzaría a encaminarse hacia el título.

15 de febrero de 1983 ¡Estudiantes Campeón!

El Estudiantes de Bilardo se consagró campeón del Metropolitano del 82 –finalizó en febrero del 83- y así consiguió su segundo título a nivel nacional. Brown, Ponce y Gottardi festejan la conquista.

2002. Goles y violencia en Liniers

Vélez y San Lorenzo empataron 3 a 3 en el Apertura del 2002, lo más destacado fue la expulsión de Gastón Sessa, quien posteriormente agarró del cuello al árbitro del partido y se fue pateando los carteles.

1951. La segunda final

¡Racing tricampeón! Luego de empatar sin goles en el primer partido de la definición del Campeonato de Primera División de 1951, la Academia venció a Banfield por 1 a 0 y se consagró.

1932. La viveza criolla de nuestro fútbol

A comienzos de la década del 30, Chantecler ya veía que en nuestros campos de fútbol la creatividad abundaba, en esta nota detalla algunas jugadas que generaron gran impacto en la época.

14 de febrero de 1941, el nadador José María Durañona

El destacado nadador argentino había tenido un gran 1940, estableciendo récords y ganando competencias. Siete años más tarde participaría de los Juegos Olímpicos de Londres.

"Mi papá es el mejor"

El Gráfico proponía en 1973 descubrir quiénes eran estos siete niños, hijos de consagrados deportistas argentinos, que vestían la indumentaria que usaban sus padres en su especialidad.