HISTORIA DEL DEPORTE

A 35 años del título que consiguió Alfredo Di Stéfano como técnico de River

- por Redacción EG: 20/12/2016 -

Venía de dirigir al Valencia y de ganar en 1969 dos títulos con Boca. El Millonario le ganó la final a Ferro.

El 20 de diciembre de hace 35 años, River, de la mano de Alfredo Di Stéfano como director técnico, se consagraba campeón del Torneo Nacional de 1981, al vencer como visitante a Ferro Carril Oeste por 1-0, con gol de Mario  Kempes, cerrando un etapa en la que el equipo de Núñez consiguió siete títulos en seis años.

Durante la primera etapa de 1981, River se vio frustrado en la Copa Libertadores, donde fue eliminado por Deportivo Cali de Colombia y tuvo que ver como Boca conseguía el Torneo Metropolitano de la mano de Diego Armando Maradona como figura.

La situación deportiva motivó el alejamiento como técnico de Ángel Amadeo Labruna, ídolo de la entidad de Núñez y quien había llevado al club a conseguir el título de campeón luego de 18 años de sequía en 1975. Su salida se debió a un enfrentamiento con el presidente Rafael Aragón Cabrera.

El elegido para reemplazar a Labruna fue Alfredo Di Stéfano, quien arribó con la clara consigna de poner orden en el plantel y depurarlo. Se contrataron a Enzo Bulleri y Américo Rubén Gallego, que llegaron de Newell's, y Jorge García, de Central, mientras que Julio Vasco Olarticoechea llegó proveniente de Racing.

El equipo  jugó aquel Nacional de 1981, durante la primera fase, en la Zona B, en la que estaban además, Ferro, Loma Negra de Olavarría, Talleres de Córdoba, Guaraní Antonio Franco, San Martín de Tucumán y Sarmiento de Junín.

El rendimiento de River fue bastante aceptable, más en resultados que en juego, aunque el equipo cayó en los dos cruces con Ferro. La gran campaña de Loma Negra, el equipo de Amalia Lacroze de Fortabat, significó el principal obstáculo para lograr el segundo puesto, que clasificaba para los cuartos de final, ya que el conjunto de Caballito consiguió el primer lugar.

En la penúltima fecha del grupo, River igualó en Núñez sin goles con Loma Negra y en la jornada final el "millonario" visitó a Sarmiento, mientras que su rival recibió a Talleres de Córdoba, que, casualmente, era dirigido por Labruna.

River ganó en Junín con goles de Roberto Gordon y Pedro Vega. Y Angelito, fiel a su corazón, con Talleres igualó sin tantos en Olavarría. Así ambos equipos terminaron empatados en 19 puntos, pero la diferencia de gol fue decisiva para clasificar a River.

En cuartos de final, River eliminó a Central, derrotándolo en Arroyito por 2-1 con goles de Daniel Passarella y José María Vieta y empatando sin goles en el Monumental.

En las semifinales, el club de Núñez se topó con Independiente con el mantuvo dos duros cruces. En Avellaneda, igualó 1-1, poniendo en ventaja nada menos que Antonio Alzamendi (que luego vestiría la camiseta de la bana roja) al "Rojo" e igualó Passarella de tiro libre. En Núñez empataron sin goles y la clasificación se definió por gol a favor.

El rival a vencer en las finales fue Ferro Carril Oeste, dirigido por Carlos Griguol, el único que había doblegado a River en todo el Nacional y por dos veces.

La primera final se jugó en el Monumental el 16 de diciembre y en un partido muy parejo, River se quedó con el triunfo gracias a un gol de larga distancia de Olarticoechea, que contó con la complicidad del arquero del equipo de Caballito, Carlos Barisio.

Llegó el partido definitorio el 20 de diciembre de 1981 y River formó con Ubaldo Fillol; Eduardo Saporiti, Alberto Tarantini, Daniel Passarella y Julio Olarticoechea; Enzo Bulleri, Américo Gallego y Emilio Commisso; Jorge Tévez, Mario Kempes y José María Vieta. En la segunda parte, Di Stefano hizo ingresar a Ramón Díaz y Reinaldo Merlo por Tévez y Vieta, respectivamente.

River jugó su mejor partido del campeonato y definió el título a los 13 minutos del segundo tiempo, en una gran jugada de Kempes.

 

 

 

Fuente: Télam

Por Redacción EG: 20/12/2016

Para seguir leyendo:

El superclásico en todos los tiempos (I)

Esperando el duelo del domingo, ofrecemos la primera entrega de fotografías de nuestro archivo del clásico de los clásicos a lo largo de la historia. Historias, partidos y personajes de un enfrentamiento eterno.

A la carta:1999. La vida es bella

Seguimos cumpliendo los deseos de nuestros seguidores. Pablo Corbalán nos pidió una foto que salió en la revista el día que Boca le ganó a Racing 4 a 0 con dos goles de Barijho. De nada Pablo.

Golazos Criollos: Maradona y un excelente tiro libre en 1995

Gran pegada del 10 para darle la victoria a Boca sobre Argentinos, el club que lo vio nacer, por la Fecha 10 del Torneo Apertura. Diego volvía a gritar un gol en su reciente regreso a Boca.

1968. La expulsión más loca de la historia de la Copa

Se enfrentaban Estudiantes e Independiente por cuartos de final. Segundos después de ingresar, Urruzmendi del Rojo, le pega una piña a Aguirre Suárez. La crónica, las fotos y la explicación de una locura histórica.

Vida y milagros del Club San Lorenzo de Almagro

En 1924, El Gráfico se propuso publicar cómo fueron los particulares orígenes de uno de los clubes más importantes de la Argentina y del que no había registros oficiales sobre su fundación.

20 de Septiembre de 1919, el ingeniero que fue piloto en la Primera Guerra Mundial

Vistiendo el uniforme de la Aeronáutica Militar de Francia, el argentino Vicente Almandos Almonacid combatió por los aliados en el lamentable y devastador acontecimiento.

Lo mejor de la victoria de Boca frente a Cruzeiro

El equipo xeneize hizo los deberes en la Libertadores y se quedó con un buen triunfo frente a Cruzeiro, con goles de Zárate (golazo) y de Pérez, Imperdible la salvada de Barrios sobre la línea.Con sonido ambiente.

El choque de Andrada no apto para sensibles

Así fue el impresionante cabezazo de Dedé que impactó de lleno en la cara del arquero de Boca. Andrada quedó seminconsciente y sangrando en el piso; milagrosamente siguió jugando. Discutible expulsión de Dedé.

Gran pared con Pérez y golazo tres dedos de Zárate

Excelente jugada y definición para el 1 a 0 de Boca frente a Cruzeiro. Tras un córner Zárate habilitó a Pablo Pérez que se la devolvió redonda para que Mauro defina con tres dedos. Un gol imprescindible.