¡HABLA MEMORIA!

Selección Argentina: acomodar la carga

- por Diego Borinsky: 03/08/2016 -

Aprender a sobrellevar la presión, tener un funcionamiento que libere a nuestro crack para que no se vea obligado a ser el salvador, convencer a nuestro crack y a los que tienen la idea de seguir sus pasos de que es mejor seguir, perseverar como Alemania que perdió partidos decisivos hasta consagrarse después de 24 años.

Postal repetida de la desolación: el plantel argentino observa la premiación del campeón.

Escribo estas líneas mientras observo de reojo cómo Islandia, un país de 323.000 habitantes desprovisto de toda historia en el fútbol, le gana 2-1 a Inglaterra, tras arrancar perdiendo desde el vestuario (Rooney a los 4’), y lo elimina en los octavos de final de la Eurocopa. Y mientras lo observo, pienso: esto sí es un papelón, un fracaso con todas las letras. Llegar a tres finales consecutivas, después de todo, no parece estar tan mal.

No se trata de pecar de conformistas. Nuestro país alumbró a 3 de los 5 mejores futbolistas de la historia, ganó 2 Mundiales, 14 Copas América, 2 medallas doradas olímpicas, 6 juveniles. Tiene derecho a exigir la excelencia, a no resignarse con sonreír de oreja a oreja con la medalla del segundo. Pero tampoco hay derecho a la autoflagelación extrema. La gran chance que nos brindó el calendario de tapar una frustración mundialista con una continental, y esa continental con una edición especial del máximo trofeo de América, todas en años consecutivos, terminó constituyendo un dolor intolerable para nuestro genio rosarino, y también para los que observamos absortos primero cómo una potencia nos ganaba en la agonía sin habernos superado (Alemania en 2014) y luego cómo un país que nunca había levantado un trofeo nos abofeteaba dos veces en tan poquito tiempo. Y con dos entrenadores argentinos, cosechando aún los frutos de lo que había hecho otro entrenador argentino que hace una década aterrizó en Santiago para cambiarles la mentalidad a los futbolistas. A ese entrenador (Marcelo Bielsa), al que casualmente despedazamos hasta dejarlo sin energía. En eso (autodestruirnos sin escatimar esfuerzos) somos especialistas los argentinos. Ahora lo padece Messi. Y seguramente seguirán las víctimas.

Argentina hilvanó su cuarta final seguida sin convertir goles, si sumamos las de la Copa América 2007 (0-3 con Brasil) y las tres consecutivas de 120 minutos de estos últimos tres años, para redondear la escalofriante suma de 7 horas y media sin poder gritar algo que no sea un insulto o un “uhhhh” en estas citas cumbres. Sin dudas, la mochilita ha ido acumulando peso y cada vez se siente más en la espalda de los futbolistas argentinos. Si no, no se entiende por qué Higuain, tras desperdiciar el mano a mano del primer tiempo, prácticamente desapareció del partido, e incluso dilapidó una media vuelta tirándola a las nubes, en la única chance propicia que volvió a tener. Sin la carga extra de la presión por las finales recientemente perdidas no se entiende por qué el Kun Agüero, viejo zorro del área que te la manda al rincón, bien pegada al palo, cuando tuvo la victoria a los 84 minutos, el gol y victoria, la mandó tres metros arriba del travesaño, pateando como un principiante. En este punto, Messi no liga: Maradona fue nuestro Dios contra Inglaterra en el 86, pero en la final contra Alemania jugó un partido discretísimo. Eso sí: le metió un pase gol a Burruchaga para que definiera el pleito. Y Burru hizo los deberes. Nuestro crack también se lo sirvió a Lavezzi en Santiago, tras sacarse a tres de encima, para que el Pipa lo perdiera debajo del arco. Y se la dejó clarita al Kun en EE.UU. para que la mandara a cualquier parte en situación más que propicia de gol. El fútbol no es golf, ni tenis, es un deporte colectivo. Y se licúan las responsabilidades.

La jugada que podría haber cambiado el partido: Higuain pierde el mano a mano con Bravo.

Argentina fue superior a Chile en esta final, pero tampoco impuso las condiciones que debe establecer un verdadero campeón. Creó algo más de peligro, obligó a Claudio Bravo a realizar la atajada de la Copa (el cabezazo del Kun), se mostró con más ímpetu durante los 30 del suplementario, pero no jugó como un campeón. Cada vez que Messi recibía el balón, aparecía rodeado de 4 o 5 camisetas rojas. Esa es una falencia del entrenador: no crear una estructura ni dotar de funcionamiento a su equipo para que el crack tenga posibilidades de descarga y pase, y no se vea obligado a hacer la gran Patoruzú, eludiendo a diestra y siniestra.

Duele la derrota. Lastima desperdiciar una nueva oportunidad. Alemania perdió dos finales (Mundial 02 y Euro 08) y tres semis (Mundial 06 y 10, Euro 12) antes de gritar campeón en Brasil 2014 tras 24 años. Habrá que seguir insistiendo. Con Messi, Masche y trabajando en la cabeza del plantel. No hay peor derrota que darse por vencido.

Por Diego Borinsky / Fotos: AFP

Nota publicada en la edición de julio de 2016 de El Gráfico

Por Diego Borinsky: 03/08/2016

Para seguir leyendo:

2000. River 2 – Boca 1

Nueve años después vuelven a verse las caras River y Boca por Libertadores. Más efectivo que brillante el equipo de Gallego derrota al de Bianchi, a pesar de la magia de Riquelme. Crónica, fotos y video.

19 de Noviembre de 1948, “La Buenos Aires – Caracas” fue para Marimón

El Gran Premio de la América del Sur del Turismo Carretera, competencia de carácter internacional que organizó el automóvil club argentino, fue para el piloto de Chevrolet.

Mitad gaucho, mitad duque...

El poeta folclórico Víctor Abel Giménez, firme difusor por décadas de la cultura nativa, pinta en verso con certero trazo gauchesco, la personalidad del gran Leopoldo Jacinto Luque.

1991. La fiesta de Boca en el Monumental

#18 Superclásico por Copa. El equipo de Tabárez marca diferencias una vez más sobre el de Passarella, derrotándolo 2-0 en el Monumental con doblete de Batistuta. Crónica, fotos y video.

18 de Noviembre de 1986, Independiente y Bochini

El mejor jugador de la historia de Independiente y uno de los mejores 10 de la historia del fútbol argentino, cumplía 500 partidos oficiales con la casaca del Rojo el día 16 en el empate ante Vélez.

El huevo de la serpiente

En 1959 Ernesto Lazzatti, notable jugador, técnico y periodista, advierte desde El Gráfico sobre la politiquería dirigencial que empezaba a quebrantar la salud del fútbol nacional.

Brasil 1- Uruguay 0, el resumen

Duelo a la altura de la historia en Londres. Brasil le ganó 1-0 a Uruguay con gol de Neymar tras un penal discutidísimo. Fue el debut de Martín Campaña en el arco de los charrúas, que merecieron más.

Holanda 2 Francia 0, el resumen

Los naranjas le hicieron sólo dos goles a los azules por la UEFA Nations League, debido a que el arquero Lloris se atajó todo. Los goles fueron de Wijnaldum y Depay (que se la picó en el penal como venganza).

Argentina 2 - México 0, el resumen

Amistoso liviano en Córdoba. La selección venció a los mexicanos con goles de Ramiro Funes Moris y Brizuela (e/c). El martes habrá revancha, en lo que sería el último partido de Scaloni como técnico.