OPINIóN

Extraña epidemia en Avellaneda: 39.800 afectados

- por Martín Estévez: 28/02/2016 -

El primer caso se había conocido el último miércoles: se trató de un inmigrante paraguayo. Este domingo, la expansión fue asombrosa.

El miércoles 24 de febrero se produjo un valiente acto de rebeldía individual: durante el partido Racing-Bolívar, el futbolista paraguayo Oscar Romero les pidió a los hinchas locales que dejaran de cantar una tradicional canción llena de xenofobia, dirigida al futuro rival (Boca), pero hiriente para paraguayos y bolivianos. El público, inteligente, aceptó la propuesta y se dedicó a ovacionarlo.

Sin embargo, existía el riesgo de que se hubiera tratado de una licencia temporal, de un regalo pasajero para Romero, que la estaba rompiendo, y nada más. Cuando Boca realmente estuviera enfrente, la euforia de los hinchas podía arruinarlo todo.

El domingo 28 de febrero llegó el esperado Racing-Boca: se sabría si el pedido de Romero había generado una concientización real o si se trataba de demagogia popular, de una máscara para no fastidiar al nuevo ídolo.

Mientras se jugaba el partido, mientras Aued perseguía a Tevez, y Roger Martínez complicaba a Insaurralde, una porción de la sociedad argentina estaba jugándose algo mucho más importante que tres puntos: 40.000 personas (casi un 0,1% de la población nacional) podían dar, en un ambiente tan violento como el del fútbol, un paso hacia adelante en la evolución humana. Podían demostrar que el respeto por los demás está por encima de una competencia deportiva.

Entre los 5 y los 15 minutos del primer tiempo casi se arruina todo. En dos ocasiones, un grupito de 200 personas, la mayoría del núcleo de mercenarios llamados barrabravas, comenzó a cantar esa misma estúpida canción. La reacción fue inmediata y emocionante, las dos veces: chiflidos primero, como reprobación; y después aliento para Romero, para Racing, para lo que fuera con tal de tapar ese odio vestido de xenofobia.

Fueron 200 los que quisieron sostener la absurda historia de la superioridad de una nacionalidad sobre otra; pero fueron 39.800 los que vieron en aquel acto de Romero, cuatro días antes, un impulso para hacerse cargo de sus responsabilidades. Fue tan abrumadora la reacción, que ya nadie intentó volver a insultar a paraguayos y bolivianos durante el resto del partido. La valentía de Romero se convirtió en una epidemia que los había afectado hasta las venas.

Fue un cambio pequeño, sí, que no convierte en inocente al ambiente del fútbol. De hecho, el resto de las canciones no fueron xenófobas, pero tuvieron un alto grado de violencia en sus letras. Sin embargo, los grandes cambios tardan siglos en llegar y cada pequeño paso, como este, ayuda a que la espera sea más corta y reconfortante.

El domingo 28 de febrero de 2016 podría haber sido un día más, pero gracias a Romero y a otras 39.800 personas, no lo fue. Porque en un continente llamado América, en un país llamado Argentina y justo en una ciudad llamada Avellaneda, donde 14 años antes la Policía Federal asesinó a Darío Santillán y Maximiliano Kosteki sólo porque defendían sus derechos, existieron 90 minutos durante los cuales, en un estadio de fútbol, ya no se cantaron canciones contra los inmigrantes. Donde la xenofobia se quedó sin coristas. Porque durante 90 minutos, en un rinconcito chiquito del universo, hubo un poco más de justicia.

Por Martín Estévez: 28/02/2016

Para seguir leyendo:

23 de Enero de 1968, los campeones de 1967

Harriott se alzó con el Campeonato Argentino Abierto de Polo, y en fútbol: Malbernat con Estudiantes gana el Metropolitano, Pavoni con Independiente gana el Nacional, y Cárdenas con Racing levanta la Libertadores.

Empieza la Copa Libertadores 2019

El certamen más importante de clubes a nivel continental comienza esta noche con el primer encuentro de la primera fase entre Delfín de Ecuador y Nacional de Paraguay. Será el primero de 155 partidos.

El destino, la pelota y yo - Capítulo XVI

Por José Manuel Moreno. Fútbol en tierras mexicanas. “Tita” Merello, noches de juerga, el destierro y hasta una pelea de "cowboys" fueron parte de su estadía que consolidó con un campeonato.

El clásico cordobés fue para Talleres

El estadio Kempes fue el epicentro del encuentro que disputaron Talleres y Belgrano en el marco del Torneo de Verano. La figura fue Dayro Moreno, quien con un doblete selló un 2 a 0 en favor de la T.

22 de Enero de 1980, Tarantini a River

El defensor surgido de las inferiores de Boca, Campeón del Mundo con Argentina en 1978, concretaba un ruidoso pase a River luego de un paso por el Birmingham de Inglaterra y Talleres de Córdoba.

1980. Maradona le responde a Gatti en la cancha

Después de haberlo llamado ¨gordito¨, Hugo Gatti recibe 4 goles de Diego Armando Maradona, quien le respondió con lo que mejor sabía hacer, jugar al fútbol. Al año siguiente Diego pasaría a Boca.

Ganó Boca en Mar del Plata

En el estadio José María Minella y por el Torneo de Verano, el conjunto de Alfaro superó a Aldosivi por 2 tantos contra 1. Los goles fueron obra de Ramón Ábila (penal) y Mauro Zárate, descontó Cristian Chávez.

21 de enero de 1928, Hortensia Arnaud y sus clases de gym

La popular mujer del espectáculo argentino por aquellos años (fue bailarina, vedette, actriz de cine y de teatro) muestra su rutina de ejercicios favoritos en una secuencia fotográfica innovadora.

Messi, de nuevo Messi

En una combinación con Jordi Alba, Lionel liquidó el pleito ante el Leganés en tiempo de descuento y puso el 3 a 1 final. Con esta anotación, el argentino llega a 18 goles en la presente temporada de La Liga.