ENTREVISTAS

Diego Cocca, 100x100: “Jamás hubiera soñado lo de Racing; la realidad superó a la ficción”

- por Diego Borinsky: 29/01/2016 -

El extécnico de Racing repasa su vida futbolística, familiar y el exitosísimo año y medio en la Academia, que se corona con la clasificación a la Libertadores.

En el jardín de su casa, en Florida, provincia de Buenos Aires, tras haber clasificado a Racing a una nueva Libertadores.

1 ¿A los cuántos minutos de decir la frase “prefiero pelear el campeonato antes que ganar el clásico” te arrepentiste? La frase tenía una lógica absoluta, pero el periodismo busca el quilombo, y yo le regalé esa oportunidad. Listo, aprendí. Pero ojo: no me rectifiqué, porque lo sigo pensando. No lo volvería a decir porque el ambiente no está preparado para eso. Recuerdo que cuando jugaba en River lo decían todos los jugadores, porque nos tocaba perder con Boca y luego salir campeón. Al final, el que ríe último, ríe mejor, comparto plenamente ese concepto.

2 Declaraste eso cuando estabas cuestionado, encima… Perdí dos partidos y me tenía que ir, era el peor de la historia, un ladrón, tantas cosas me han dicho. Es muy difícil arrancar y terminar ganando en un club, siempre hay que pasar momentos difíciles. Nosotros los pasamos y nos fortalecimos. Y al final, hicimos lo opuesto a lo que se decía. Con mi representante trajimos pocos jugadores, y uno fue Bou, que sólo con el producto de su venta se podrá pagar a todos los demás que se trajeron, dejamos un plantel impresionante a nivel económico.

3 ¿Qué sentiste cuando todo el estadio te cantaba “que de la mano…”? Uno se emociona, porque no es fácil que en este fútbol argentino la gente esté tan contenta con tu trabajo. Y más en un club como Racing. A mí ya me habían cantado en Defensa pero cuando son 40.000 o 50.000 personas, pufff, es impresionante.

4 ¿Se te cruzó, cuando firmaste el contrato, que podías terminar en este idilio con la gente? No. Aun siendo el más optimista, jamás hubiera soñado esto que vivimos en Racing. La realidad superó a la ficción, sin ninguna duda.

5 ¿Qué tan cerca estuviste de renunciar o de que te echaran? En cuanto perdimos con Independiente y Lanús, sentí muchísimo apoyo del presidente y de los jugadores, pero en el fútbol, si no se dan 2 o 3 resultados, te tenés que terminar yendo porque el ambiente se hace insostenible. Son las reglas del juego y me ha pasado que en un plantel los jugadores estaban con nosotros, dieron su máximo esfuerzo, pero la pelotita no entró y me tuve que ir.

6 ¿Si perdían con Newell’s te ibas? El hincha de Racing me demostró que necesitaba sentirse orgulloso de su equipo porque esa noche empatamos con Newell´s y a la gente le gustó. Hubo otro partido que fue espectacular, el 0-2 con Rafaela en casa, en el que tuvimos 14 situaciones de gol, 3 tiros en los palos, y aunque perdimos, la gente nos aplaudió. Esa noche les dije: “Muchachos, esto es lo que quiere el hincha, vamos a dárselo, vamos para adelante, a entregarnos al máximo”. Y supieron reconocerlo.

7 Tras la eliminación en la Copa Argentina 2014 declaraste: “Tenemos que elegir a jugadores con ganas de salir”. ¿No rompiste códigos? En los momentos de crisis tenés que reaccionar, porque si no reaccionás, te hundís. Veía que muchos jugadores que habíamos traído, la mayoría de clubes chicos, se estaban adaptando a Racing. El período de adaptación de un jugador por ahí son 6 meses y el de un técnico, 3 partidos, y no me pareció justo.

8 ¿Hablaste individualmente también? Todo el tiempo tengo charlas individuales y grupales. “¿Les molestó lo que dije?”, les pregunté. “¡Qué bueno! Demuéstrenme que estoy equivocado, entonces”. Hubo una reacción. Y los que no reaccionaron se terminaron yendo solos.

9 ¿Quién es Diego Martín Cocca? Uhhh (risas), definirse a uno es complicado. Me siento una persona honesta, de buen corazón, que ama lo que hace.

10 Apodo de pibe. Tincho, porque de pibe, en casa me decían más Martín que Diego. Nunca faltaron el “vení Pepsi”, o el “se te fue el gas” de mis amigos, esas cosas que luego usó mucho el periodismo. No se rompieron mucho la cabeza con eso, eh.

La melena y el buzo de la Selección, en sus comienzos en el Sub 17, donde fue dirigido por Mostaza Merlo, de quien sería su sucesor en Racing. Físicamente y también en el corazón del hincha.

11 ¿Laburaste? Por suerte nunca tuve que hacerlo. Vengo de clase media, mi viejo era un comerciante textil que le vendía ropa a los negocios, por el barrio, en Paternal, y mi vieja, profesora de inglés, y daba clases por colegios de la zona.

12 ¿Cómo llegaste a River? Vivía cerca de la cancha de Argentinos, pero también próximo a Atlanta y a Ferro. Empecé a ir a Ferro porque mi abuelo era vitalicio, entonces iba a jugar al tenis y al básquet, mi vieja me mandaba porque no me aguantaba en mi casa. Un día hubo prueba de jugadores en Atlanta: fui, quedé y jugué en infantiles. Me vio gente de River, me llevaron, y arranqué en la Novena. Todas las inferiores jugué de 5, después me corrieron de central y luego de tres. O sea: me tiraron para atrás, después al costado, y al final directamente afuera (risas)...

13 ¿Estudiaste en River? Sí, y a mis hijos también los mandé ahí, porque uno trata de inculcarles y reproducirles los ámbitos donde fue feliz. Abril se acaba de recibir y Manuel es más chico, y además juega en las inferiores de River. Siempre me gustó la vida del club: entran a la mañana, se van a la tarde y no solo te quedás tranquilo porque están en un lugar seguro, sino que además hacen vida deportiva.

14 ¿De quién eras hincha de pibe? De chico tenía simpatía por Ferro, pero en cuanto entré a River, me hice de River. Después de ponerte esa camiseta, ya está. Pensá que a mí, además, me tocó ser alcanzapelotas en la final de la Libertadores 86. Se llovía todo y me metía debajo de los carteles de chapa, que parecían una carpita.

15 O sea que muchas pelotas no alcanzaste… Poco, sí, aparte íbamos ganando y había que llevarse las pelotas lejos (risas). Me acuerdo de la vuelta olímpica, de los festejos, ahí ya no podés no hacerte hincha. Compartí inferiores con Pablo Lavallén, otro al que lo fueron moviendo para atrás con los años: era 10 y terminó de 3.

16 ¿Cuándo se pierde el sentimiento del hincha? Mirá: vos sos hincha de un club toda la vida. Después, cuando salís a jugar, sos competitivo y querés ganar con la camiseta que defendés, pero fuera de esa competencia, lógicamente tirás para el club del que sos hincha.

Con la camiseta de River, el club en el que se formó y estudió. Empezó como volante central, luego fue zaguero y al final, marcador de punta.

17 ¿Por qué duraste tan poco en la Primera de River? Arranqué con 19 años recién cumplidos, en febrero del 91, tuve un período de adaptación y me mandaron a préstamo a Deportivo Español, donde anduve muy bien. Al volver, pensé: “Ahora es el momento de ganarme un lugar”, pero trajeron muchos jugadores, se me hizo difícil y decidí arrancar mi camino por otro lado.

18 ¿Te quedó una frustración? No, porque jugué en River y fui campeón. Mi frustración hubiera sido no ser jugador profesional y lo fui durante 15 años. Como en la vida, lo peor que te pueden pasar es reprocharte cosas, así que no lo hago: llegué a ser lo que quise ser y di lo máximo que pude dar. En ese momento, mi decisión fue no esperar, porque no me veía de suplente y hoy te puedo decir con orgullo que no fui suplente en ningún club donde estuve. Hablé con Alfredo Davicce y le pedí el pase para poder irme a Ferro, que estaba armando un buen equipo.

19 En ese momento se dijo que Passarella te bajó el pulgar porque fuiste a saludar a Comizzo cuando lo colgaron. David fue uno de los jugadores grandes del plantel que me bancó cuando empezaba. Me hablaba muchísimo, en la cancha y afuera, y cuando sos pibe necesitás ese aliento. Cuando lo echaron de River, me cerqué a saludarlo, es cierto, pero no sé si tuvo algo que ver o no con mi salida, no lo sé.

20 ¿Qué club vio al mejor Cocca? En el Atlas anduve muy bien: en México se juega mucho por abajo y yo, como líbero de una defensa de tres, salía jugando todos los tiros...

21 Definite como futbolista, para los que no te vieron jugar. Era marcador por naturaleza, difícil de pasar y técnicamente me la rebuscaba. No tenía un gran físico, pero era rápido, con buena saltabilidad. Era inteligente, no me complicaba y me adapté siempre a lo que necesitaba el equipo, de hecho he jugado de todo. Mi punto débil era que no tenía un físico fuerte para bancarme a los delanteros grandes y, evidentemente, no me alcanzó para jugar en otros equipos grandes después de River.

22 ¿Qué recordás del Mundial sub 20 de Portugal 91 que terminó con una sanción de dos años para el fútbol juvenil argentino? Que fuimos sin prepararnos bien y duramos un pancho. No teníamos idea de contra quién íbamos a jugar. Nos tocó Portugal en el último partido, ellos tenían un equipazo, con Figo y Rui Costa, encima era el organizador, y bien típico de argentinos, que no nos gusta perder a nada, nos enojamos con el árbitro. A Juan Esnaider medio que se le fue el avión (risas) y lo tuvimos que parar porque le quería pegar al árbitro. Con esas imágenes sancionaron a la AFA por intento de agresión.

Jugando para River frente a La Academia. En el Millo no tuvo muchas chances: Passarella lo hizo debutar muy joven, pero luego no alcanzó continuidad.

23 Integraste selecciones juveniles, ¿después tu carrera fue menos de lo que esperabas? Siento que me entregué al máximo y llegué hasta lo que daban mis condiciones. En las selecciones juveniles solo 3 o 4 llegan después a algo importante…

24 ¿Qué te aportó el fútbol mexicano, despreciado por muchos? A nivel táctico, el fútbol mexicano es muy interesante. Saben que no cuentan con el jugador diferente, al revés del argentino, que sí sabe que lo tiene y por eso simplifica dándosela al diferente, porque algo te va a inventar. El mexicano no lo tiene y debe sacar ventaja de otra manera, buscando superioridad numérica, atacando por un lado más que por el otro, analizando más al rival y así fue que empecé a entender un poquito más de táctica.

25 ¿Cuándo y por qué empezaste a tomar apuntes tácticos? En el Atlas con La Volpe, porque el tipo te tiraba una batería de información que no era fácil de digerir así nomás. Fui con 28 años y me encontré con algo nuevo y quise interpretarlo, a buscar el por qué y el para qué, y empecé no solo a tomar apuntes, sino a mover fichas en las canchitas. Ahí le encontré el gustito.

26 Pero en el modo de tratar a los jugadores, mejor no copiar demasiado a La Volpe… Cada uno tiene su manera de ser. Uno tiene muchísimos técnicos en la carrera y los que te dejan cosas de verdad son pocos, y a mí La Volpe me dejó cosas. Ojalá yo pudiera dejar una huella así en los jugadores que dirijo.

27 ¿Qué le dijiste a tus jugadores antes de afrontar los 37 minutos con Boca de aquel partido suspendido que dieron vuelta? Ya había vivido una situación similar en Godoy Cruz, de jugar un minipartido con San Martín de Tucumán. En situaciones así se da que no estás desgastado físicamente y sabés que tenés que ir a atacar, porque no hay tiempo. Esa tarde no tuvimos elaboración y el equipo fue directo, y a partir de ahí empezamos a atacar en forma mucho más frontal, cambiamos un poco el estilo.

28 Si a River no le hubiera tocado el partido con Racing entre los dos con Boca por la Sudamericana, ¿el campeón habría sido River? Mirá: para salir campeón se te tienen que dar muchas cosas. Revisá los títulos de cualquier equipo y siempre hay cositas, desde que no se te lesionen los jugadores importantes, que el rival erre un gol en el momento justo, se tienen que dar muchas cosas, y en ese semestre, a Racing se le alinearon los planetas.

En Ferro, tras un partido en el Cilindro, con Miguel Micó, luego DT de Racing.

29 A pesar de tu frase “prefiero ganar el campeonato…”, antes del cruce con River admitiste que eras hincha de River, ¿no es sincericidio? Yo voy a ser sincero toda la vida… A ver: dije esa frase y no me arrepentí, aunque pagué un costo importante. Hay que sacarle dramatismo al fútbol. A mí me da bronca cuando el equipo no se entrega, pero si se entrega al máximo y el otro equipo también, ¡uno tiene que ganar! (risas).

30 ¿Te quedaste con bronca por ser eliminado de la Libertadores por un equipo que no era una potencia, como Guaraní? Bronca no, porque el equipo se entregó, nos expulsaron a un jugador en cada partido. Lo que le dejé claro a Víctor (Blanco) es que cuantas más Libertadores juegue Racing, más chances tendrá de ganarla. Ahora serán dos seguidas después de casi 50 años, entonces las chance aumentan.

31 ¿En Racing tuviste que cambiar una idea más lírica del juego por algo más pragmático, sin tanta posesión? La urgencia del hincha de Racing te contagia a ir para adelante y a lo mejor ese ir para adelante es ir a chocar, y es muy difícil transmitirle al jugador que pare, que dé la vuelta para el otro lado, que la tenga. Todos los trabajos que hicimos todos los días, hasta el último, fueron de posesión, de circulación de pelota, de contar los toques, pasa que después hay que ponerse la camiseta de Racing los domingos, viste. Pero el mensaje fue siempre el mismo.

32 Pero Racing retrocedió unos metros… Yo jamás les pedí a los jugadores de Racing que se metieran atrás. No se lo pedí porque no me gusta.

33 ¿Escuchás sugerencias de los jugadores? Siempre estoy abierto a escuchar. Algunas sugerencias las he evaluado y me di cuenta de que podían sumar. Y otras, no. Soy un técnico abierto, siempre que me encuentre con un plantel que sepa cuáles son los límites.

34 ¿Qué sugerencia escuchaste? La pelota parada. Me plantearon marcar en zona porque se sentían más cómodos y seguros, en vez de hacer hombre. Lo practicamos, me gustó, y cambiamos. Siempre damos el espacio para que si hay algo que no les gusta, se pueda decir. Ahora, que me expliquen el por qué y el para qué. Y después veo.

Yo no fui, parece decir Diego Cocca, en cancha de Vélez, luego de haber tumbado a un tal Diego Armando, que se revuelca en el piso.

35 ¿Qué llegaste a pensar cuando le quedó la pelota a Cuesta en el último minuto contra Independiente? Ni llegué a pensar. Lo que sí fui sintiendo durante todo ese partido es que el equipo no estaba jugando como lo sabía hacer, producto del nerviosismo, de lo que nos estábamos jugando. Era el último partido del año, con un desgaste terrible. Ser favorito era un peso, aparte la gente vino predispuesta a la fiesta y es muy difícil salir de eso.

36 Y cuando viste salir la pelota rozando el ángulo… Mirá: yo me pongo nervioso si el equipo no juega como quiero que juegue o no se entrega como quiero que se entregue y en ese partido pasó eso. El resultado será “consecuencia de”, y nosotros tuvimos la suerte de no perder por más goles porque la verdad que no jugamos bien.

37 De Racing te tenías que ir sufriendo… Si cuando anuncié que no seguiría en Racing, me decían que me iba a ir ganándole a Independiente en su cancha después de 14 años, me tiraba de cabeza. Y si me decían que además sería dejándolo afuera de una Libertadores para que ese lugar lo ocupe Racing, me tiraba otra vez de cabeza. Pero fijate cómo es el futbolero argentino, no solo el hincha de Racing: íbamos ganando 2-0 en Independiente después de 14 años, y me dicen “eh, era para hacerle un gol más”.

38 ¿Descubriste esa idiosincrasia tan particular del hincha de Racing? Todos son un poco así, quizás en el de Racing se nota más porque no tuvo el éxito. Desde el primer momento que llegué a Racing analicé: ¿con qué gente me voy a encontrar? Y concluí: es gente que va a la cancha en el comienzo de un torneo esperando que su equipo lo pelee y a la fecha 10 o 12 ya no lo pelea más. Así un año, cinco, diez años. Y pensás: “Pobre gente, ¡qué desilusión!”. Porque campeón hay uno solo pero por lo menos estar ahí, pelear hasta el final con chances. Por eso me voy tan contento del club, porque en el año y medio siempre peleamos hasta el final.

39 ¿Hubo algún hecho puntual que detonara la decisión de irte de Racing? Fueron muchas circunstancias. Siento un cariño especial por este plantel y exigirlos al máximo en cada entrenamiento y en cada partido durante un año y medio genera un desgaste.

40 ¿En qué momento lo decidiste? Lo venía pensando, y cuando el periodismo empezó a especular con que si clasificábamos a la Libertadores seguía y si no, no, que tenía todo arreglado con un club de México, ahí decidí salir a cortar los rumores. No quería que se hablaran boludeces de mi persona ni de Racing.

Con los colores del Deportivo Español, donde estuvo una temporada a préstamo tras debutar en River. Al regresar, no tuvo lugar y pasó a Ferro.

41 Fue raro que lo anunciaras tanto tiempo antes… Porque la prensa es muuuuy pesada, y si los dejás hablar, terminan diciendo que estaba peleado con Milito y me iba a hacer un equipo con Saja cuando se retire, cualquier cosa inventan (risas).

42 ¿Influyó que no quisieras cargar con la decisión de sentar a Milito en el banco? No, porque cuando a Diego le tocó estar afuera lo entendió perfectamente. La rodilla lo tuvo a maltraer en un momento y preferimos cuidarlo. Con Diego tuve y seguiré teniendo una relación bárbara.

43 ¿Cómo tomaste que Milito mostrara su enojo cuando lo reemplazaste contra Quilmes? Hay que entender a los jugadores, estás a mil revoluciones, quieren ganar y te sacan. “La puta madre”, decís, y es lógico. Después, el tema es que no repercuta en lo que venga. Con Diego charlamos y estuvo todo bien.

44 ¿Dudaste en algún momento de la decisión tomada, con las muestras de afecto? No, porque si me quebré cuando comuniqué la decisión es porque estaba seguro de que no habría marcha atrás.

45 ¿Por qué te vas? No llevabas tanto tiempo en el club, tenés un buen plantel, dirigencia sensata, la gente te quiere… Yo creo que uno año y medio es bastante tiempo y sobre todo con el objetivo de tener a Racing en los primeros planos. Eso implica un nivel muy alto de exigencia al jugador y, por lo tanto, un desgaste grande. Para seguir un tiempo más debo estar al 100% y no me sentía así.

46 ¿Pensaste en no dilapidar lo que habías conquistado? Tenías más para perder que para ganar. Como argentinos estamos acostumbrados a que las cosas se terminan cuando van mal, no cuando están bien, y quiero cambiar eso. Desde el día que llegué, dije que quería ver un Racing positivo y me miraron como diciendo “Vos estás completamente loco, porque nosotros somos gente sufrida”. Logramos cambiar esa mentalidad. Ojalá los técnicos podamos irnos con el mejor de los recuerdos. El hincha de Racing me dice que me va a extrañar, y está bueno, y sé que en el día de mañana podré volver.

Intentando despejar de chilena con la camiseta de Deportivo Español, ante Vélez.

47 Muchos apostaban a que te ibas de Racing porque tenías todo cerrado con el Atlas… Yo jugué en el Atlas y en el club tienen una predisposición a que sea el técnico, pero me reuní hace poco y no sentimos que fuera el momento. Cuando tomé la decisión de irme de Racing, no tenía otro club en la cabeza.

48 ¿En qué pensabas cuando te quebraste el día que anunciaste tu salida? Ser técnico y tomar decisiones conlleva muchas presiones. Se trató de una decisión personal, pero que afecta a todo mi cuerpo técnico y a las familias del cuerpo técnico y yo sentía esa presión interna. En el momento de sacarlo, me quebré un poco por eso y otro por lo que había costado llegar hasta ahí, lo que costó que la gente nos quisiera, pasamos momentos muy difíciles.

49 También estuviste por quebrarte tras perder con Lanús, con un arbitraje muy malo de Merlos. Ese día estaba muy caliente por el arbitraje, sentía una gran impotencia, pero me mordí la lengua. Es parte de la maduración. A veces quejarse y quejarse no lleva a nada, pero te tiran un trabajo a la mierda, esa la verdad, sobre todo cuando no tenés margen de error, como nos pasaba en ese momento. El fútbol es muy difícil, muy ingrato y como sociedad, como hinchas, tenemos que estar más calmos. Reclamá si ves que tu equipo no se entrega, pero si te hace sentir orgulloso, eso es importante, más allá de una derrota.

50 Pero ese día le pediste públicamente a Blanco que tuviera más peso en AFA con los árbitros. Es como todo: el que no llora, no mama. No comparto la parte de “el que no afana es un gil”, pero el que no llora, no mama, eso sí.

51 ¿Por qué creés que se da esta tendencia a contratar técnicos jóvenes en el fútbol argentino? En principio, porque funciona bien con algunos y eso abre las puertas. Después, creo que estamos en la era de la información. Hoy querés saber cómo se entrenan Guardiola o Mourinho, te metés en internet y te fijás, y el técnico joven maneja más esas herramientas.

52 ¿Ves muy distinto al jugador joven actual que al de tu generación? Sí, todo evoluciona. El jugador joven actual es mucho más dependiente del técnico y espera que le digan qué tiene que hacer, no sabe interpretar mucho o leer en qué momento sí o no, no toma tantas decisiones, y así el técnico pasó a tener un rol más importante. Antes, no existían los videonalistas que te dan todo, antes vos ibas hablando con tus compañeros; ahora el jugador no habla mucho de fútbol con su compañero.

En el Atlas, donde conoció a La Volpe y comenzó a tomar apuntes y a descubrir un mundo de la táctica del que estaba ajeno.

53 ¿Por qué se dio el clic en tu carrera con Defensa y Racing, después de 6 años de dirigir? Cuando aparece el éxito no es por casualidad, sino producto de equivocarse mucho y madurar. Aparecieron dos muy lindos planteles y por suerte estaba preparado para sacarles el jugo. No soy el mismo entrenador que cuando empecé, en el fútbol se aprende todos los días, y siento que cada vez tengo más herramientas para utilizar.

54 Por ejemplo… Herramientas para llegarle a un jugador, para tocarle el corazón, para comprometerlo a que dé el máximo, para enseñarle tácticamente lo que tiene que hacer…

55 También te debe dar más seguridad a vos el hecho de salir campeón… Claro, con los resultados uno se siente más seguro y el jugador te ve de otra manera también, y todo es mucho más fácil. El jugador te descifra en 30 segundos, entonces si vos no estás bien o le decís algo que no es, se da cuenta.

56 ¿Cuál hazaña es mayor: haber ascendido a Defensa o sacado campeón a Racing? Uhhh, qué difícil (risas)… pero si tengo que elegir una, la de Racing. Porque en Defensa ascendían tres, había más chances, y se fue dando en las 42 fechas, en cambio, salir campeón con Racing después de 13 años, y con 14 jugadores nuevos…

57 ¿Cuál fue el comentario que más te conmovió? A diferencia de lo que pasa en otros clubes donde te felicitan, el hincha de Racing te agradece. Como vivieron pocas alegrías, te dan las gracias en nombre del viejo, del abuelo, como que se transmite de generación en generación.

58 ¿Cómo nació lo de Racing positivo? El hincha de Racing es como que estaba orgulloso de ser sufrido y yo siempre jugué al fútbol porque me generaba alegría y ganas de superarme, de crecer, todos pensamientos lindos, no vinculados al sufrimiento, por más que en algún partido te puede ir mal. Muchos jóvenes de Racing me decían que iban a la cancha para estar con sus amigos y ver al equipo, pero no pensando en salir contentos. Entonces dije: “Hay que ser más positivo”, o algo así, se hizo un logo con el +, se empezó la campaña por redes sociales, y es una de las cosas más importantes que deja este cuerpo técnico…

En Argentinos Juniors, el club en el que se terminó retirando por una lesión en la rodilla, que le hizo tomar la decisión con 34 años.

59 Explicame el caso Bou. Gustavo se sintió el peor de todos cuando River le dio el pase libre. Condiciones futbolísticas las tuvo siempre, y donde se saca ventaja es de acá (se toca la cabeza), de lo mental. Venía de una operación de apendicitis, sin pretemporada, estaba hecho una piltrafa. Tocó fondo. Siempre trato de involucrarme con el jugador y crear un compromiso, le dije que yo también venía de un club chico y quería ser reconocido en uno grande, “vamos a laburar para sacarle jugo a un club grande”. También se dio que su mujer quedó embarazada, se ordenó en su vida privada, se empezó a entrenar bien y explotó. Pero yo siempre le vi condiciones.

60 ¿Qué condiciones? Se las vi en Olimpo. Cuando declaré: “Bou tiene las características del nueve que a mí me gusta”, ¡¡¡me mataron!!! Yo veía a un nueve de área de los que a mí me gustan: que sabe jugar de espaldas, que tiene buen remate, que en el mano a mano te limpia y te rompe el arco, que patea bien con las dos piernas, que siempre mira el arco, un nueve al que le gusta el gol.

61 ¿Los dirigentes de Racing te pidieron una opinión para tu sucesión? Me consultaron, y les manifesté que en lo que pudiera ayudar, encantado, un agradecimiento porque me bancaron. Y todo lo que pueda aportar para este plantel para mí es genial.

62 ¿Cuántas veces estuviste mano a mano con Guardiola? Una sola y charlé un ratito. Fue después de que me echaran de Santos Laguna y Huracán, dos procesos cortos, así que ver al Barcelona me sirvió para fortificar mi pensamiento. Le dije a Pep que había sido el mejor equipo que vi en mi vida y que viendo a ese equipo me había dado más ganas de ser entrenador.

63 ¿Cómo llegaste hasta él? Yo jugué en la segunda de España, en Lleida, y el kinesiólogo pasó luego a ser el del Barcelona y más tarde el que viajaba siempre con Messi a la Argentina, Juanjo Brau. Cuando vino una vez con Messi nos contactamos y me dijo: “Cuando quieras ir para allá, avísame”. Así que le hice caso y Juanjo me lo presentó y charlamos 10 minutos.

64 ¿Qué fue lo que más te sorprendió de esa visita al Barcelona? La sencillez con que se mueven. La naturalidad con que juegan, porque no entienden el fútbol de otra manera que no sea esa, por eso, no se puede comparar con otros equipos. Ese tema de la posesión, de darle 850 toques a la pelota, de tener paciencia, lo traen desde la cuna y les sale en forma natural, es muy difícil verlo en otro lado. También hablé con Tito Vilanova, toda gente supersencilla, los jugadores lo mismo. Nadie se cree un divo. Me encantó esa experiencia, por eso ahora, después de unas buenas vacaciones con la familia, si sigo sin laburar, me encantaría darme otra vuelta por Europa para seguir aggiornándome. Y lo más importante es que te da una energía bárbara, te dan ganas de aplicarlo. Me encantaría ir a ver cómo trabaja Simeone, por ejemplo, con el que tengo relación. Veremos.

Parando con calidad la pelota, como lo hacía en sus tiempos de pantalones cortos. Era un defensor difícil de pasar y con buena técnica individual.

65 ¿Cuáles son tus preceptos básicos como entrenador? La agresividad. Me gusta un equipo que cuando no tiene la pelota sea agresivo para recuperarla, que no espere a que el rival la pierda. Y que cuando la tenga, encuentre el hueco para lastimar, no que la tenga por tener.

66 Tu día más feliz y tu día más triste como futbolista. El más feliz, cuando fui campeón con River, en el 91. No había jugado mucho, pero era parte del plantel y festejé en el vestuario como un hincha más. El más triste, cuando me tuve que retirar. Debí operarme por una osteocondritis en la rodilla, hice la pretemporada, me entrenaba, pero se me llenaba la rodilla de líquido y tomar la decisión de decir adiós es muy dura.

67 Y como entrenador. El más feliz, el campeonato con Racing. El ascenso con Defensa lo pongo casi a la misma altura, pero se veía venir. Con Racing, el campeón era uno solo. Y momentos tristes, cuando me ha tocado reunirme con directivos para que me dijeran que no querían que siguiera. Un momento muy feo. Con Huracán creo que fue el peor.

68 El mejor y el peor DT que tuviste. La Volpe me mostró cosas tácticas que no conocía y me encendió el fueguito para ser DT. Y el peor, es feo decirlo. Muchas veces sentís que estuviste conviviendo con un técnico y cuando se va te das cuenta de que no te dejó nada. Prefiero no dar nombres.

69 Tus mejores amigos del fútbol. Tuve muchas idas y vueltas, cambios de equipos, soy poco amiguero también, soy raro. Mis amigos son los del colegio, con los que me sigo viendo después de tantos años.

70 ¿Te agarraste a piñas con un compañero alguna vez? Me tuvieron que separar en México, porque quería matar a trompadas a un mexicano. Siempre entendí lo importante que es hablar dentro y fuera de la cancha, y cuando hay alguien que no está en la misma sintonía, le hablo una vez, dos, una tercera, y a la cuarta ya no hablo por las buenas. Un compañero que sentí que no estaba comprometido con el grupo, me contestó y lo quise matar a trompadas. Esas cosas que pasan.

En anda de los hinchas, la noche del 14 de diciembre de 2014, cuando Racing salió campeón tras 13 años, luego de ganarle a Godoy Cruz.

71 Un libro o un escritor. Todo lo que tenga que ver con liderazgo me gusta. También, los libros de entrenadores, los de Guardiola los he leído todos, siempre sacás alguna experiencias de ellos que decís “mirá qué piola lo que hizo”.

72 La persona del fútbol que más te impactó en una charla. El Flaco Menotti, lejos. Angel Cappa también y hace poco compartí con Juanma Lillo una charla, y me pareció muy interesante.

73 ¿Qué recordás de Adolfo Pedernera? No lo tuve tanto a él, sino a Delem, un tipo que inculcaba permanentemente que el equipo jugara. Te hablaba con tono brasileño, lo jodían con el quincho que tenía en la cabeza, un tipo muy divertido, bien brasileño, un tipo que le sacaba drama al fútbol y que quería que juguemos bien.

74 Definí a Daniel Passarella. Es un tipo ganador, competitivo al máximo. Yo siempre tuve un carácter tranquilo, conciliador, y él me hacía dar bronca, querer pelearlo, fue el que me sacó la agresividad de adentro, y eso es positivo.

75 Merlo. Las vueltas de la vida: fue mi técnico en la Selección Sub 17 y luego terminé siendo su sucesor en Racing, y los dos últimos en ser campeones ahí. Un tipo con muchos códigos. Charlamos en el partido que hicimos del Racing 2001 contra el 2014, me felicitó. Hay un aprecio mutuo.

76 El DT argentino que más te gusta. Martino. Tuve la oportunidad de ir a charlar con él a la AFA hace unos meses y tiene las ideas muy claras.

Al poco tiempo de llegar, le habían puesto banderas para que se fuera de Racing, pero terminó entrando a la otra bandera, la de los próceres que ganaron los últimos 4 títulos con Racing: Pizzuti, Basile y Merlo.

77 Y el mejor del mundo. Guardiola, no hay comparación.

78 Cuando ves cara de culo en un jugador, ¿encarás o te hacés el gil? Depende. Los jugadores no son robots, capaz que están peleados con la mujer, o tienen a un familiar enfermo, entonces primero averiguo con mis colaboradores y trato de abordar desde ahí. Lo que sí quiero lograr es que el jugador vaya contento a entrenar, que pueda divertirse, superarse, que encuentre su lugar, eso es fundamental. Puedo entender que esté fastidioso porque no juega, pero debe prevalecer lo otro.

79 ¿Qué recordás de Gallardo como compañero? Compartimos un viaje a La Coruña con el plantel de Primera de River, tenía una calidad bárbara, es un pibe simple, tranquilo. Cuando nos enfrentamos por el campeonato, antes de la final de la Libertadores, me dijo “¡Qué facha que tenés”. Y yo le contesté: “Vos seguí ganando que nos ponemos contentos en casa”.

80 ¿Cuáles son los principales atributos de un buen DT? Primero, tener una idea clara de lo que se quiere. Luego, ser transparente, tener amor por este deporte y pensar en lo mejor para el equipo, y no en lo individual.

81 ¿Cuánto duran tus charlas técnicas y en qué la basás? No duran más de 10 o 15 minutos porque si no, el jugador se desconcentra. El día anterior muestro imágenes del rival, cómo neutralizarlo, cómo lastimarlo, luego lo trabajamos, y el día del partido, antes de salir para la cancha, repasamos un poco con imágenes, y hago una reflexión final.

82 ¿Por qué duraste 14 partidos en Huracán? Quizás porque no tenía las herramientas que tengo ahora para pasar la tormenta. En ese momento le dije al presidente que no había plantel para ascender, y tan errado no estaba, porque Huracán no subió ese año, al siguiente llegó Mohamed, cambió todo el equipo y tampoco ascendió.

Despedida de Racing, saludando junto a su hijo, Manuel, que juega en River.

83 ¿Dirigir a River es un sueño o no te desvive? Me encantaría. Pasé muchísimos años de mi vida en River, y en la adolescencia es cuando se forma el carácter y uno se hace hincha de un club. No lo tengo como una urgencia, porque las urgencias son malas consejeras. Me gustaría que me encuentre con muchísima experiencia para que me vaya bien, si algún día se da.

84 ¿Tus hijos se hicieron hinchas de Racing? No, se ponen la camiseta de Racing con mucho orgullo, pero son de River. Manuel juega en el club y Abril acaba de terminar el colegio en River y le gusta ir a la cancha con los amigos. Mi mujer también es futbolera, e hincha de River, pero más del hijo y del marido. Con Bettina nos conocimos en el Instituto River. Me acuerdo que me invitó al cumpleaños de 15 y yo a las 12 me fui porque al otro día tenía que jugar. Era el amargo del grupo, pero ya tenía claro lo que quería hacer de mi vida.

85 ¿A Manuel lo ves para llegar? Le veo las ganas, y eso es fundamental. No juega al fútbol porque no le queda otra, está todo el día con la pelota, vos lo estás viendo (es cierto: estuvo las dos horas y media de nota pateando en el jardín, tirándola al techo, buscándole efectos), encima ahora con el tema de internet, ven jugadas y las tratan de reproducir. La chispa la tiene, después deben pasar un montón de cosas. Es zurdo, y juega en mi puesto, de seis o de tres. Eso sí: en casa ya rompió todo, tuvimos que cambiar los artefactos eléctricos, sólo quedó lo que es antipelota. Mi mujer protesta, yo la aflojo un poco.

86 ¿Vos sabías que Brian Fernández tenía problemas con la droga? No, porque si no, lo hubiera abordado antes.

87 Lo más loco que te pasó en Racing… En Mar del Plata, después de ser campeón, vino un muchacho a pedirme por favor que lo saludara a su papá y de golpe apareció el padre llorando y me emocioné mucho, claro. El muchacho me dijo que había podido cumplir el sueño de ver campeón a Racing con su padre, algo que el señor mayor no había podido hacer con el suyo.

88 ¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión? Convivir el día a día con el jugador, verlo crecer, desarrollarse, no solo en la cancha, sino también afuera, que puedan hablar delante del grupo, sentir que aportaste un granito de arena en eso.

89 ¿Y lo que menos te gusta? Ehhh, el periodismo, que es complicado, duro, trata de buscar el quilombo, y eso me obliga a mí a estar todo el tiempo a la defensiva, y no me gusta estar así, pero no me queda otra.

90 ¿Sos de leer lo que se publica? Le doy la menor bola posible. Sí les digo a mis colaboradores que si hablan alguna boludez muy grande, me digan, así lo corto de raíz. Por ejemplo, cuando Cerro no jugaba, empezaron con que tenía problemas con él, entonces fui a hablar con Pancho y le dije: “No dejemos que esto genere un problema entre los dos”, y pusimos las cosas en claro.

91 Si pudieras elegir tu futuro, ¿qué harías los próximos meses? Me tomaría vacaciones un par de meses, luego iría a Europa a ver métodos de entrenamiento y a recargarme, o a México, lo ideal es enganchar buena onda con un técnico para que me deje entrar porque ver de afuera no tiene sentido. Y luego, sí, me encantaría dirigir en Europa. Cuando uno ve partidos de Champions, es un torneo increíble, soñar con eso, hay que animarse.

92 Después de ser campeón con Racing no podés agarrar cualquier cosa… Uno quiere tener objetivos cada vez más difíciles, después de salir campeón con Racing no quedan tantos (risas)…

93 ¿Y cómo se manejan las ofertas con el tema familiar? Con hijos adolescentes es más complicado, porque además esta es una profesión inestable. Como jugador, firmás como mínimo por un año y aunque no juegues igual vas a estar un año. Como técnico, no necesariamente. Obviamente, si sale algo de afuera, me tendré que ir solo, no puedo llevarlos.

94 Volviendo a tu Racing, no se parece demasiado a los equipos de tu admirado Guardiola… Es que no se puede comparar. A mí me encantaría jugar así y entreno para jugar así, pero decile a Guardiola que venga a dirigir a Racing a ver si puede jugar como juega el Barcelona o el Bayern Munich. Está claro que no. Estoy muy orgulloso de la manera en que jugó Racing y sobre todo estar un año y medio con el equipo en los primeros puestos, con jugadores que han crecido muchísimo y se han valorizado.

La sonrisa relajada, en el living de su casa, luego de un año y medio de tener a Racing peleando arriba en todo momento, con un gran desgaste. Su futuro, al cierre de la nota, era una incógnita.

95 ¿Seguís compartiendo con Menotti las cenas de los miércoles? Sigo yendo, sí, de vez en cuando, pero voy.

96 ¿Menotti no te retó por haber hecho retroceder el equipo? Para nada. El Flaco sabe la histeria que se vive y lo difícil que es ser técnico de Racing y siempre me elogió la tranquilidad con que hablaba, porque después del campeonato ganado lo más fácil hubiera sido sacar pecho y prender el ventilador, pero no lo hice y resalté que había aprendido de los errores y de las críticas, que nos dieron fuerza para madurar más rápido.

97 Se te suele ver bastante tranquilo en el banco, ¿por adentro sos un volcán y lo disimulás? Soy tranquilo y hablamos mucho con el cuerpo técnico: si entendemos que pasa algo, hay que tratar de encontrar los porqués y cambiarlo, no echar la culpa y quedarnos tranquilos con eso.

98 Siempre se te ve pulcro y arreglado, ¿en algún momento te desaliñás? Siempre fui así, no es que actúo, eh. Si querés ser algo que no sos, se dan cuenta enseguida.

99 ¿Jugando con amigos o con tus hijos también sos muy competitivo o no tanto? Pobre, Manuel no me puede ganar nunca (lo mira al hijo). El siempre me patea en los entrenamientos. Lo hizo en todas las canchas en las que dirigí. Y siempre le tengo que dejar hacer algún gol porque si no, pobrecito, se pone mal.

100 ¿Ya tuviste que pasar por el trago amargo de sentar en tu mesa al novio de tu hija? El fútbol forma parte de la vida de toda la familia, y es lógico que mi hija esté de novia con un futbolista. Es un chico de la Reserva de River, que es compañero del Instituto, Kevin Sibille se llama. Me la banco. Mientras no sea bostero, no hay problemas, al bostero sí se le va a complicar entrar en casa (risas).

Por Diego Borinsky / Fotos: Emiliano Lasalvia y Archivo El Gráfico / Ilustración: Gonza Rodríguez

Nota publicada en la edición de enero de 2016 de El Gráfico

Por Diego Borinsky: 29/01/2016

Para seguir leyendo:

Lanús le ganó a San Lorenzo y se metió en semis

El Granate, con goles de Sand y Pasquini, venció 2 a 0 al Ciclón y luego se impuso en los penales con Andrada como figura. Luchará con River por un lugar en la final.

Gallardo: “Va a quedar en el recuerdo de todos”

El entrenador de River destacó la importancia del triunfo 8-0 para meterse en semifinales de la Copa. "Hoy hicimos el partido perfecto, el que había que jugar", agregó.

Fluminense completa los cuartofinalistas

El equipo brasileño perdió 2-1 en su visita a la Liga de Quito pero como en la ida había ganado 1 a 0 le alcanzó para avanzar y meterse entre los 8 primeros. Mirá los cruces de cuartos de final.

Nacho Scocco: "Viví una noche soñada"

El hombre gol en el 8-0 de River sobre Jorge Wilstermann manifestó su alegría por la gran jornada que le tocó vivir en el Monumental. "Lo queríamos dar vuelta y lo logramos", dijo.

Goleada histórica de River para avanzar a semifinales

Con cinco goles de Scocco, dos de Enzo Pérez y el restante de Nacho Fernández, el Millonario dio vuelta con autoridad el 0-3 de la ida y se metió entre los cuatro mejores de la Copa.

El golazo de Enzo Pérez

El mediocampista cerró el 8-0 con una gran maniobra personal. Arrancó casi saliendo desde su área, pasó entre dos hombres y la picó levemente por sobre el cuerpo del arquero de Jorge Wilstermann.

Récord para Scocco

Con los 5 goles a Jorge Wilstermann, el delantero de River se convirtió en el primer jugador en marcar esa cantidad en series de ida y vuelta de la Copa Libertadores.

Goyo, el amigo del Pelusa

Fue el primer compinche de Diego. Lo llevó de la mano a Argentinos. Jamás llegó a Primera y se quedó a vivir en Fiorito. El Maradona que no fue. Para entender el origen de todo.

River tuvo su banderazo

La Subcomisión del Hincha organizó el encuentro en el playón interno del Monumental para apoyar al equipo en la previa.