¡HABLA MEMORIA!

“Japón, allá vamos”

- por Diego Borinsky: 04/01/2016 -

El River de Gallardo planea la conquista de la última Copa que pone en juego la Conmebol y que aún no ganó: el Mundial de Clubes. El 16 y el 20 de diciembre intentará ser el primer equipo argentino en lograrlo.

River acaba de conquistar la Libertadores y en el festejo asoman banderas de Japón.

La imagen que abre esta nota no nos deja mentir. River llevaba apenas unos minutos como monarca de América y las banderas blancas con el círculo rojo en el centro dominaban la escena sobre el micro descapotable (el Arca de Noé, bah) en el que bailaban y festejaban los futbolistas campeones. Japón es La Meca. La tierra prometida para cualquier futbolero de ley. No hubiera sido lo mismo si el Mundial de Clubes 2015 se hubiera pautado para hacerse en Marruecos, como en los dos últimos años, o en los Emiratos Arabes, donde se jugó en 2009 y 2010. Difícil imaginar las banderas de esos países flameando en aquella madrugada del 6 de agosto. Pero tocó Japón, que además tiene los colores de River, y entonces encaja aún mejor. Y el director de la orquesta, por si aún quedaba alguna duda, unos minutos después, cuando al fin pudo entrar al campo de juego por aquella prohibición insólita a la que había sido sometido, puso en palabras lo que la comunidad riverplatense comenzaría a pensar unos días o semanas después. “Y ahora vamos por más”, cerró su breve discurso Marcelo Gallardo para la TV, mientras su voz era escuchada en todo el estadio. Siempre anticipó la jugada el Muñeco.

Japón ya está entre nosotros. No falta nada. “Allá vamos”, dicen y sienten y se ilusionan jugadores, cuerpo técnico, dirigentes e hinchas de River, aunque muchísimo de ellos, la gran mayoría, se quedará en Argentina y el “allá vamos” sea sólo un grito de guerra.

La gran oportunidad
“Hay que preparar el primer partido, ese es para mí el fundamental. El Barcelona todos sabemos más o menos cómo juega. Yo miré mucho los cuatro años del Barcelona de Guardiola pensando cómo carajo se le puede ganar a un equipo así, y aunque después se transformó en otro mucho más terrenal, así y todo siguió ganando”, razonaba el Muñeco en El Gráfico, dos semanas después de conquistada la Libertadores. O es una curiosidad del destino, o realmente este muchacho anticipa con demasiada antelación la jugada, pero aquella pregunta que se hacía una y otra vez (“¿cómo carajo se le puede ganar a un equipo así?”) pasó de ser retórica, lanzada al aire como un ejercicio que estimulara su imaginación como entrenador, a concreta y real. Y probablemente se la venga repitiendo cada mañana desde hace varias semanas cuando se lava los dientes frente al espejo.

Pero tiene razón Gallardo. Antes del partido soñado, habrá un compromiso que no resultará un trámite. Preguntémosle sino a San Lorenzo, que el año pasado necesitó de la prórroga para superar 2-1 al Auckland City, de Nueva Zelanda. O a Estudiantes, que en 2009 le ganó 2-1 al Pohang Steelers, de Corea. O a Boca, que en 2007 venció 1-0 al Etoile de Túnez. Los tres equipos argentinos que hasta aquí disputaron el Mundial de Clubes triunfaron por la mínima diferencia en la semifinal y luego cayeron en la final. A los tres les pasó lo mismo. Por otro lado, si observamos uno de los recuadros estadísticos de estas páginas notaremos que en las 10 ediciones anteriores de la competencia (dejamos de lado la del 2000, que fue un ensayo con invitaciones y aún se disputaba en paralelo la Intercontinental), los equipos europeos llegaron siempre a la final, mientras que los sudamericanos lo hicieron en ocho ocasiones y en otras dos fueron eliminados en semifinales. Y en ambos casos por equipos africanos. El TP Mazembe fue el primero en romper ese hechizo: se cargó en fila al Pachuca de México (1-0) y luego al Inter de Porto Alegre (2-0) para caer 3-0 en la final ante el Inter de Italia dirigido por Rafa Benítez. En 2013, lo emuló otro africano, el Raja Casablanca, de Marruecos, quien superó primero al Auckland City (2-1), luego 3-1 al Atlético Mineiro de Ronaldinho en la semifinal para caer ante el Bayern Munich por 2-0.

Sánchez, el jugador de mayor rendimiento en la era Gallardo, autor de goles en finales de Recopa, Libertadores y Suruga, se despide en Japón.

El equipo de Gallardo fue favorecido por el sorteo, pues ha evitado al América de México, el equipo supuestamente más fuerte después de europeos y sudamericanos, y que cuenta con sangre competitiva de la nuestra (Goltz, Sambueza, Benedetto). Pero es probable que a River le aparezca un africano en el camino. Recordemos el modo de disputa del Mundial: participan los campeones de las 6 confederaciones más el del país local. Justamente, el campeón de Japón, que no estaba definido al cierre de esta edición, abrirá el Mundial el 10 de diciembre ante el Auckland City, quien con esta, su séptima participación, es el equipo récord en la máxima cita ecuménica del fútbol. El ganador de ese encuentro enfrentará al Tout Puissant Mazembe (Todopoderoso Mazembe, TP Mazembe) el 13 de diciembre. Y el vencedor de ese cruce se las verá con River el 16, en Osaka. Los Cuervos, tal el apodo del equipo de la República Democrática de Congo, se han quedado con 3 de las últimas 7 Ligas de Campeones de Africa.

Para River, conquistar este trofeo es un desafío enorme. Primero, para completar el ciclo perfecto. El equipo de Gallardo es, al cierre de esta nota, el campeón vigente de las 4 Copas que pone en juego la Conmebol: Sudamericana, Recopa, Libertadores y Suruga. Le faltaría solo una para cantar ¡Bingo! Por otro lado, si atesora el Mundial, sería el primer representante argentino en conseguirlo. A River, es sabido, le costaron horrores los títulos internacionales y siempre llegó a la cola del resto. Pudo haber sido el segundo club argentino en levantar la Libertadores luego de Independiente (1964 y 65), pero llegó a la final en 1966 y la perdió increíblemente ante Peñarol en el desempate (ganaba 2-0 y cayó 4-2). Y luego vio cómo la obtenían Racing, el Rojo (5 veces más), Estudiantes (3), Boca (2) y hasta Argentinos Juniors. En la Supercopa ocurrió algo similar: se estaba clasificando a la final en la primera edición (1988), pero un gol de Néstor Fabbri (Racing) sobre la hora, lo eliminó en el Monumental y tuvo que ver cómo la ganaban Racing, Boca, Independiente (2) y hasta Vélez, para conquistarla recién en 1997, en la última edición. Con la Recopa también la parió: la atesoró recién en 2015, luego de que lo hicieran Boca (4), Independiente y Vélez. Y con la Sudamericana jugó la final de la segunda edición (2003) pero perdió con Cienciano y recién la levantó en 2014, después de que lo hicieran San Lorenzo, Boca (2), Independiente y hasta Lanús.

Por eso, ahora, River tiene la oportunidad de ser pionero en un ámbito donde nunca lo fue. Obviamente no la tiene nada fácil. Por un lado, porque el predomino europeo se ha hecho ostensible desde la implementación de este formato. Con el antiguo sistema de Copa Intercontinental (1960-2004), Sudamérica terminó liderando el historial de conquistas sobre Europa por 22 a 21 y con el actual, Europa se quedó con 7 ediciones del Mundial, mientras apenas 3 fueron para Sudamérica (todos equipos de Brasil). Y solo 1 de las últimas 7 (Corinthians en 2013). La tendencia es nítida. Sin dudas, el éxodo cada vez más masivo y precoz de las jóvenes estrellas del tercer mundo, o dicho de otro modo, la profundización de la brecha económica entre los mercados establecidos a uno y otro lado del Atlántico, han terminado por generar diferencias abismales de presupuesto y planteles. Y eso se ve reflejado en el historial de la competición.

Yendo a lo futbolístico, si bien en una hipotética final no estará el Barcelona de Guardiola, esa sinfónica dirigida por Xavi e Iniesta que no dejaba respirar a los rivales, el poderío ofensivo de esta versión más veterana luce un tridente demoledor con Messi, Suárez y Neymar. Ante cualquier distracción o centímetro de más que se les otorgue, estos muchachos no fallan. Que River ha caído en su nivel de juego desde la conquista de la Libertadores resulta demasiado visible para que alguien lo niegue. Como también es cierto que casi ninguno de los refuerzos de este año (Bertolo, Viudez, Lucho, Pity, Saviola) ha rendido de acuerdo a las expectativas. El descanso de las últimas semanas probablemente habilite a una nueva reinvención del equipo, como le gusta caracterizar a Gallardo. Así fue desde que tomó el equipo. Este River ha dado demasiadas muestras de templanza y, estando bien, le puede jugar de igual a igual al Barcelona. Es un partido. Si fuera un campeonato por puntos con 10 River-Barcelona, ahí no habría chances. Pero en un mano a mano, claro que sí. No olvidemos que este River de Gallardo es un equipo “levanta pagarés”, como suelen comentar dentro del propio cuerpo técnico. Eliminó por primera vez a Boca en un cruce directo internacional. Ganó la Sudamericana por primera vez. Ganó la Recopa por primera vez. Fue campeón invicto de una copa internacional con más de 2 partidos, por primera vez (Sudamericana). Eliminó por primera vez al Cruzeiro después de 5 intentos fallidos. Ganó por primera vez en el Mineirao. Ganó la Suruga por primera vez. No sería ningún batacazo que repitiera la conquista en Japón. Desde el otro rincón, Barcelona es el equipo que más veces ganó el Mundial de Clubes, el único que lo logró en dos oportunidades (2009 y 2011), aunque también perdió una vez la final (2006).

La producción en el Museo del Muñeco con las 4 Copas que ganó. Falta la frutilla.

Para River, será su tercera participación en el máximo torneo de clubes. Con el viejo formato, le ganó 1-0 al Steaua de Bucarest en 1986 y perdió 1-0 frente a la Juventus en 1996. Gallardo integró la delegación en aquella última excursión, pero vio los 90 minutos sentado en el banco de suplentes. Imaginamos que en esta oportunidad lo hará parado. “Aunque uno siempre conserva la ilusión por jugar, a esa altura yo ya sabía que no iba a hacerlo, ni de titular ni de suplente, porque los cambios durante el partido eran más o menos los mismos y lo único que no quería era quedarme afuera del banco, no venía de un buen año y estaba cagado con esa posibilidad”, confesó el Muñeco para su biografía, de reciente aparición (Gallardo Monumental: Vida, pensamiento y método de un líder). Al final, el que lo miró desde la platea fue Santiago Solari.

Aquella nochecita del 26 de noviembre de 1996 (7 de la mañana en Argentina), la Juve aplastó a River, aunque recién consiguió plasmarlo a los 38’ del segundo tiempo con un gol de Alessandro Del Piero. “Nos pasaron por arriba –cuenta Gallardo en su libro–. No sé si hubo tantas situaciones claras de gol, el tema es que nos veíamos superados todo el tiempo. No podíamos pasar a través del pressing que ellos generaban en la mitad de la cancha y no había forma de generar juego. Como no veníamos acostumbrados a esa situación, creo que fue hasta una dominación psicológica que no pudimos superar”. Aquella experiencia, seguramente servirá para nutrir los análisis que harán del partido Gallardo y sus colaboradores. Por otro lado, no debería pasarse por alto que este Barcelona de Luis Enrique ya sufrió dos feas caídas en la temporada: 0-4 ante el Athletic de Bilbao por la Supercopa de España y un 1-4 frente al Celta por la Liga.

River puede ilusionarse con una victoria histórica, las pruebas están a la vista. Gallardo, además, intentará imponer sus condiciones. Si algo no hará es exagerar con los temores, como San Lorenzo el año pasado ante el Real Madrid, marchándose sin ni siquiera haberlo intentado. Seguramente no saldrá a atacar a lo loco pero el protagonismo no lo resignará, ya que es su marca registrada.

River vs. Barcelona (1964), desde la izquierda: Fernández, Ramos Delgado, Bonczuk, Artime, Cap, Ermindo Onega, Matosas, Gatti, Cubilla, Sainz, Mas y el Charro Moreno (DT). Volverán a alinearse así, 51 años después.

Antecedentes con el Barcelona: 1-1
River y Barcelona se enfrentaron dos veces en la historia, en amistosos. En 1961, en Cádiz, por el tradicional trofeo Ramón de Carranza compartieron un cuadrangular con Atlético de Madrid y Peñarol. El 26 de agosto, River abrió el torneo ante el conjunto culé y cayó derrotado por 2-0. River formó con Amadeo Carrizo; Doval, Ramos Delgado, Echegaray; Pederzoli, Salvador; Pérez, Sarnari, Pepillo, Ermindo Onega y Roberto. Los goles fueron convertidos por Martínez y Kocsis, uno en cada tiempo. Al día siguiente, con sólo tres cambios (ingresaron López, Delem y Rojas), River venció 1-0 al Atlético de Madrid y finalizó 3°. En 1964 llegaría la revanchao, por la Copa Iberoamericana, un cuadrangular que reunía a River, Boca, Botafogo y Barcelona. Se disputó en el Monumental. River abrió su participación el 9 de julio ante los catalanes con un lapidario 5-1. José Manuel Moreno, crack histórico de River, dirigió esa tarde al equipo que formó con Gatti; Ramos Delgado, Bonczuk; Sainz, Matosas, Cap; Cubilla, Enrique Fernández, Artime, Ermindo Onega y Mas. Jesús Pereda abrió la cuenta para los visitantes a los 10’, empató Ermindo a los 32’, a los 35’ fue expulsado Benítez en el Barca, a los 42’ aumentó Artime y luego fue expulsado Pereda, por protestar. Con dos hombres más, el complemento fue un trámite que se selló con tantos de Matosas, Ermindo y Fernández

Por Diego Borinsky / Fotos: Emiliano Lasalvia y Archivo El Gráfico

Nota publicada en la edición de diciembre de 2015 de El Gráfico

Por Diego Borinsky: 04/01/2016

Para seguir leyendo:

El superclásico en todos los tiempos (I)

Esperando el duelo del domingo, ofrecemos la primera entrega de fotografías de nuestro archivo del clásico de los clásicos a lo largo de la historia. Historias, partidos y personajes de un enfrentamiento eterno.

A la carta:1999. La vida es bella

Seguimos cumpliendo los deseos de nuestros seguidores. Pablo Corbalán nos pidió una foto que salió en la revista el día que Boca le ganó a Racing 4 a 0 con dos goles de Barijho. De nada Pablo.

Golazos Criollos: Maradona y un excelente tiro libre en 1995

Gran pegada del 10 para darle la victoria a Boca sobre Argentinos, el club que lo vio nacer, por la Fecha 10 del Torneo Apertura. Diego volvía a gritar un gol en su reciente regreso a Boca.

1968. La expulsión más loca de la historia de la Copa

Se enfrentaban Estudiantes e Independiente por cuartos de final. Segundos después de ingresar, Urruzmendi del Rojo, le pega una piña a Aguirre Suárez. La crónica, las fotos y la explicación de una locura histórica.

Vida y milagros del Club San Lorenzo de Almagro

En 1924, El Gráfico se propuso publicar cómo fueron los particulares orígenes de uno de los clubes más importantes de la Argentina y del que no había registros oficiales sobre su fundación.

20 de Septiembre de 1919, el ingeniero que fue piloto en la Primera Guerra Mundial

Vistiendo el uniforme de la Aeronáutica Militar de Francia, el argentino Vicente Almandos Almonacid combatió por los aliados en el lamentable y devastador acontecimiento.

Lo mejor de la victoria de Boca frente a Cruzeiro

El equipo xeneize hizo los deberes en la Libertadores y se quedó con un buen triunfo frente a Cruzeiro, con goles de Zárate (golazo) y de Pérez, Imperdible la salvada de Barrios sobre la línea.Con sonido ambiente.

El choque de Andrada no apto para sensibles

Así fue el impresionante cabezazo de Dedé que impactó de lleno en la cara del arquero de Boca. Andrada quedó seminconsciente y sangrando en el piso; milagrosamente siguió jugando. Discutible expulsión de Dedé.

Gran pared con Pérez y golazo tres dedos de Zárate

Excelente jugada y definición para el 1 a 0 de Boca frente a Cruzeiro. Tras un córner Zárate habilitó a Pablo Pérez que se la devolvió redonda para que Mauro defina con tres dedos. Un gol imprescindible.