DIARIOS DE VIAJE

El deporte de latinoamérica tuvo su noche de gala con los Premios Univisión

- por Elías Perugino: 28/12/2015 -

El Gráfico viajó a Miami para vivir por dentro la mayor fiesta del deporte del continente. Grandes figuras, homenajes y musicales de excepción fueron los ejes de una velada inolvidable.

“Bienvenidos a la 2° edición de los Premios Univisión Deportes”, exclama el locutor, al tiempo que los inmensos paneles de led que conforman la escenografía virtual le ofrecen la bienvenida a un número uno de la música, Dady Yankee, para dar el puntapié inicial de una noche inolvidable desarrollada en Miami. Mientras el puertorriqueño canta Vaivén, bocadanas de fuego se entrecruzan en el fondo del escenario ante el asombro de numerosas estrellas del deporte latinoamericano dispuestas en venticuatro mesas circulares, con El Gráfico como invitado especial para vivir por dentro una entrega de premios con glamour hollywoodense, que ya se ha convertido en la cita por excelencia del deporte continental.

Transformada en la cadena de mayor crecimiento en los Estados Unidos durante el último lustro, Univisión se propuso agasajar a nuestros deportistas con una celebración de altísimo nivel de producción. Una fiesta anual que el continente reclamaba y que la señal cristalizó con un loable doble propósito: por un lado, congratular a los deportistas profesionales más destacados de la temporada, pero también a todos aquellos héroes anónimos que impulsan el deporte como herramienta de inclusión social.

Raúl y Sampaoli, galardonados en Miami.

Y entonces, mágicamente, compartieron espacio y protagonismo dos Raúl González: el español, el goleador que todos admiramos como emblema histórico del Real Madrid, y el otro Raúl González, un barrendero mexicano, desconocido para la masa pero tan importante como aquel, que a través de una iniciativa personal implementó en su casa de Dallas, donde vive hace 15 años, una escuelita de fútbol y boxeo para inocular el valor del deporte a niños de bajos recursos. Y entonces, también mágicamente, se llevaron los flashes figuras de la talla de Hristo Stoichkov, Martín Palermo, Evander Holyfield, José Luis Chilavert, Jorge Sampaoli o Mano de Piedra Durán, pero también el director y los chicos de una humilde escuelita de fútbol de Immokalee, que fue refaccionada a nuevo en un “operativo sorpresa” de los talentos de Univisión Deportes cuando los chicos salieron de excursión. Una iniciativa que permitió reciclar la endeble sede del club y sus instalaciones, además del regalo de una van cero kilómetro para trasladar a los chicos.

Los premios nacieron de la inspiración del mexicano Juan Carlos Rodríguez, presidente de Univisión Deportes. Su impronta modeló la idea y le dio el impulso imprescindible hasta involucrar a todos los sectores de la empresa, que tiene 23 afiliadas propias en Estados Unidos y Puerto Rico. Tras la edición bautismal de 2014, la celebración de 2015 marcó el despegue y la consolidación.

Con la producción ejecutiva del argentino Federico Lariño y la coordinación de producción y estrategia logística de la uruguaya Claudia Montero, la fiesta comenzó a tomar forma cuatro meses antes, cuando se iniciaron las primeras gestiones con las celebridades que engalanarían la fiesta aunque no fueran nominados específicos en alguna de las categorías. Para que todos se sintieran a gusto, la producción les reservó suites para ellos y sus acompañantes en el Hotel Biltmore, un ícono de la Florida. Enclavado en el aristocrático Coral Gables, a unos treinta minutos de taxi de Miami Beach, el Biltmore es un gigantesco palacio de 275 habitaciones. Construido en 1926, conserva el estilo arquitectónico y el mobiliario de la época, como así también la tradición del té a media tarde en el salón del lobby, bajo el arrullo de un piano o de un arpa ejecutados por intérpretes de excelencia. Un combo señorial y suntuoso al que con el tiempo se le adosaron los placeres de la modernidad: spa, campo de golf, canchas de tenis, piscina, gimnasio con máquinas de última generación… Un disfrute imprescindible para los lugareños que se acercan al Biltmore piloteando una Ferrari, un Mercedes o cualquier otra máquina de alta gama. O para aquellos que, como nosotros, nos sumamos a ese encanto para confraternizar con los representantes del deporte continental.

Don King, presente para homenajear a Sulaiman.

El Biltmore fue la “concentración” de los deportistas, que arribaron vía aérea desde distintos puntos del planeta, siempre con la serenidad de saber que si surgía algún inconveniente, allí estarían Claudia Montero y su equipo para solucionarlo todo. Desde un “problemita” –disponer de un traslado hasta un shopping de la zona para efectuar compras– hasta un “problemón”. ¿Por ejemplo? A menos de 24 horas de la gala, un contratiempo trabó la llegada en vuelos de línea de los invitados de Venezuela. Nada menos que los integrantes del plantel de básquetbol, ganadores del oro panamericano en Toronto, y Salvador Pérez, el beisbolista más destacado de la liga de Estados Unidos. ¿Entonces? En menos de media hora se gestionó un vuelo privado y los permisos de despegue y aterrizaje en sendos aeropuertos para ese tipo de naves. Lo que se dice tener la logística en un puño…

En un salón de la planta baja se enclavó el centro de prensa y acreditación. Luego de hacer el check in, comenzaron los cruces casuales y los abrazos entre viejos conocidos. Como Palermo y Chilavert, que no se veían de hace tiempo. Como el increíble encuentro entre Kempes, Palermo y Raúl. “Acá tenés un millón de goles juntos”, bromeó Chila con el enviado de El Gráfico, justo cuando también se asomaban el peruano Franco Navarro y el paraguayo José Saturnino Cardozo.

Después, cada uno se dedicó a disfrutar el tiempo libre a piacere. Martín aprovechó la estadía para brindar un par de clínicas en las escuelitas que Boca tiene en la Florida y para charlar largo y tendido con el entrenador de Chile, Jorge Sampaoli, quien luego se hizo una veloz escapada hasta la playa. Diego Forlán y sus tres amigos dedicaron gran parte del tiempo a jugar golf en el impecable campo del Biltmore. El ecuatoriano Alex Aguinaga departió con todos y acompañó a su hijo para realizar compras. La mexicana Paola Longoria, número uno del mundo en raquetbol y verdadera celebridad en su país, se instaló en el gimnasio porque para ella los últimos días de diciembre son sinónimo de pretemporada. Con su habitual bonhomía, Kempes paseó por los jardines y disfrutó la charla con toda la gente del fútbol… Y entre risas, recuerdos y buena onda se fueron consumiendo las horas de cara al gran show.

SILENCIO, ESTRELLAS ENSAYANDO
El día previo fue clave para aceitar los engranajes del gran show. Desde las 10 de la mañana y hasta la medianoche, artistas y deportista desfilaron por el estudio de Univisión para ensayar su parte. Con inmensas pantallas leds articuladas para pasar de una escenografía digital a otra en menos de un segundo, una delicada puesta de luces y un criterio hollywoodense para sacarle jugo a los planos generado por una steadicam, otra cámara montada en una pluma, una cenital deslizante y las habituales de piso, cada número musical se repasó por cuadruplicado hasta que todos –director de cámaras, director artístico y, fundamentalmente, los artistas– estuvieron de acuerdo en que habían arribado a la versión más brillante para el espectador. Una tarea en conjunto donde el ida y vuelta de sugerencias se desarrolló en una inusual calidez y con una arista lingüística que sorprende al foráneo: el espanglish permanente. Ese doble idioma que hablan todos –talentos, técnicos, auxiliares, quien sea– incluso dentro de una misma oración: mitad en castellano, mitad de inglés.

Omar Bravo, Futbolista del Año de la Liga MX.

¿Dady Yankee es un número uno mundial? Sí, pero ensaya, propone y absorbe consejos como cualquier mortal. Disfruta de participar de una gran fiesta del deporte porque es un fanático más. “Me hubiera encantado ser beisbolista, pero Dios quiso otra cosa. Soy un apasionado del béisbol, del boxeo y de todos los deportes. Es un honor estar entre tantas figuras que admiro”, dice el puertorriqueño, cuyo verdadero nombre es Ramón Luis Ayala Rodríguez. ¿Qué Diego Torres es una figura inmensa en Latinoamérica? Claro, pero cuando ensaya Hoy es domingo con Víctor Manuelle, comparte una broma y un café con los técnicos, charla de sus cosas con sencillez y se entusiasma cuando confirma que al día siguiente se verá con Martín Palermo, uno de sus ídolos como buen bostero que es. Y lo mismo cuando desfilan por el set Farruko (otro puertorriqueño que la rompe con el reggaetón), el mexicano Espinoza Paz, el romántico Luis Coronel, Bebe Rexha y Reykon o el grupo Calibre 50.

Cuando los artistas acaban su faena, irrumpen las celebridades del deporte que deberán oficiar como presentadores de los premios. Aunque varios memorizarán su parte para el día siguiente, siempre contarán con el auxilio de un telepronter, que les reproduce su texto en tiempo real en pantallas ubicadas a la altura de sus ojos, para que todo el discurso parezca más natural.

Hristo Stoichkov, el genial goleador búlgaro que brilló en el Barcelona, juega de local. Radicado en Miami, es uno de los comentaristas de la cadena y disfruta a pleno de la fiesta, ya que le permite reencontrarse con viejos amigos de las canchas. Uno de ellos es José Luis Chilavert, quien suele comentar para Univisión en eventos especiales como los Mundiales de Fútbol. No bien lo ve, Hristo le recuerda que quiere verlo dentro de la cancha en su partido homenaje, proyectado en Bulgaria para abril: “¡Qué locura! Yo estaba retirado, pero voy a tener que volver por vos –ríe Chila. Hice un esfuerzo tremendo y ya bajé seis kilos, seguramente voy a bajar algunos más para cuando llegue el partido, pero te adelanto una cosa: voy a atajar con un cartelito en la mano que diga ‘prohibido patear al arco’”, dice Chila, y estallan las carcajadas. Personaje como pocos, Stoichkov quiere que su partido sea muy especial: “Nosotros, los zurdos, vamos a jugar contra un equipo de derechos”.

Cuando se reencuentra con El Gráfico, al búlgaro se le enciende la sonrisa. Bastará con decirle dos coordenadas –Maradona y piano– para que recuerde otro fugaz encuentro con el mismo cronista: “¡La foto que hicimos en Buenos Aires! Qué linda, la tengo enmarcada en mi casa. Diego es lo más grande que hay, lo quiero muchísimo”, dice Hristo, con el recuerdo permanente de una producción fotográfica realizada en el Hotel Intercontinental, cuando la selección de Bulgaria disputó un amistoso con la Selección en Buenos Aires, allá por marzo de 1998. Esa noche, Diego y Stoichkov posaron tocando un piano en el lobby y luego se quedaron tomando una copa, charlando de sus cosas.

El Che García agradece el premio otorgado a la selección venezolana de básquetbol.

Mientras se prepara todo para el ensayo, Chilavert recuerda su paso por Peñarol y le pregunta a Forlán si todavía existe la chimenea en el predio de  Las Acacias. “Me encantaba juntar troncos y hacer fuego allí en el invierno”, le cuenta Chila cuando Diego le informa que sigue en pie. Cerca de ellos, otro ídolo eterno del fútbol mexicano, Enrique Borja, celebra la ocurrencia del paraguayo y cuenta que uno de sus orgullos –más allá de los títulos logrados y de los cientos de goles convertidos– es haber sido contemporáneo de grandes jugadores como Eusebio y Pelé. Integrante del seleccionado azteca que disputó los Mundiales de 1966 y 1970, Borja está radicado en Miami y es uno de los comentaristas estrella de Univisión. “Con Eusebio llegué a formar la delantera en un equipo del Resto del Mundo que se presentó en Chile, con el Loco Gatti al arco”, recuerda.

Uno a uno, los noveles presentadores ensayan sus líneas en el escenario, hasta que sube Stoichkov para presentar la terna del gol del año y se roba la atención de todos. Al búlgaro se le complicó con el telepronter. Le costaba leer sus líneas y decía cualquier cosa, detonando las risas generalizadas. Luego de tres intentos fallidos, optó por recurrir a sus palabras, respetando el espíritu conceptual de la frase. Y un productor se le ocurrió que podría contar el búlgaro lo que significa convertir un gol, y que la periodista que lo acompañaba hiciera como que entendía búlgaro y se lo tradujera a la audiencia. Santo remedio: pequeño paso de comedia y a otra cosa.

EL GRAN SHOW
La gala estaba prevista para las 19, hora local. Con la conducción de Jacqueline Bracamontes y Julián Gil, serían dos horas de transmisión en vivo, “palo y palo”, mechando los musicales con la entrega de los premios. Pero antes del show principal se emitiría una hora desde la “alfombra dorada” y luego otro programa con las repercusiones de la entrega. Por lo tanto, todos debían estar listos para salir del lobby del Biltmore a las 17. Ellas, con vestidos de gala. Ellos, de etiqueta.

Entre las 12 y las 17 se habilitó un gigantesco centro de belleza en uno de los salones del hotel. Quince maquilladores y quince peinadores se instalaron delante de cada posición, dispuestos a optimizar el look de los protagonistas. De acuerdo al corte de cara y al color del vestido de cada dama, los estilistas consensuaron su elección y cumplieron su objetivo.

A las 17, los 250 invitados fueron descendiendo al lobby. La presencia de tantas figuras en escasos metros cuadrados resultó impactante y permitió dimensionar el éxito y la estatura de la fiesta. A los arribos de los días anteriores se habían sumado los de última hora, como los gigantes del básquetbol venezolano y el técnico argentino Sergio Che García; como Matías Almeyda y algunos jugadores de Chivas; como Agustín Marchesín y sus compañeros campeones del Santos Laguna; como ese personaje magnético que es el promotor Don King y estrellas del boxeo como Evander Holyfield y Mano de Piedra Durán, llegados a Miami para homenajear a José Sulaiman, mítico presidente del Consejo Mundial de Boxeo durante tres décadas, fallecido en 2014.

Rápido de reflejos, Palermo inauguró las selfies con Holyfield, no sin antes sorprenderse del monumental tamaño del ex campeón mundial de los pesos pesados. “Hay que animarse a cruzar manos con este muchacho, ¿eh?”, se le escapó a Martín, que al lado suyo parecía un jockey. Don King, portando las banderas de México y Estados Unidos, no se quedó atrás entre los más requeridos, siempre deslumbrante con sus pelos parados y con colgantes plagados de brillantes. Y Mano de Piedra, fiel a su estilo humilde, esquivó las primeras fotos con los famosos y se dedicó a charlar con el compatriota panameño que trabaja abriendo la puerta de los autos que llegan y se van del Biltmore.

Media hora después, una flota de limusinas depositaba a los deportistas en la alfombra dorada montada en una carpa especialmente acondicionada en uno de los playones del Univisión Network Studios. Tras esa fase, dirigida desde una impactante unidad móvil HD, vino el breve traslado hacia el estudio mayor, situado a 50 metros de la carpa, y el inicio de la gala oficial.

Uno a uno se fueron sucediendo los premios. Entre ellos, los que recibieron Omar Bravo (Futbolista del Año de la Liga MX), el italiano Sebastián Giovinco (Futbolista del Año de la MLS), Jorge Sampaoli (Entrenador del Año), Salvador Pérez (Jugador de Béisbol del Año), Paul Aguilar (Gol del Año), Steph Curry (Basquetbolista del Año), la selección de básquetbol de Venezuela (Revelación del Año), Caterine Ibargüren (Atleta Femenina del Año), Román Chocolatito González (Boxeador del Año), la selección femenina de fútbol de Estados Unidos (Equipo del Año), Carlos Reinoso (Premio a la Pasión Deportiva) y el jockey Víctor Espinoza (Hazaña Deportiva del Año, por haber sido el primer latinoamericano en obtener la Triple Corona de turf en los Estados Unidos).

Víctor Manuelle y Diego Torres en el cierre de la gala.

La emoción irrumpió en escena con el homenaje que el boxeo mundial le rindió a José Sulaiman, con el reconocimiento de Gloria del Fútbol a Pelé (agradeció mediante un video, ya que tenía compromisos laborales que le impedían asistir) y el Reconocimiento a la Trayectoria Deportiva que recibió Raúl, ovacionado de pie por todo el auditorio.

En medio de los musicales y los premios, también hubo espacio para la congoja y el humor. Mientras el cantante Cristian Daniel entonaba el tema Ahora que te vas, desfilaron las imágenes de los deportistas latinoamericano fallecidos en 2015, entre quienes figuró Emanuel Ortega, el futbolista de San Martín de Burzaco que perdió la vida tras chocar su cabeza contra un muro de contención. Y en otro tramo de la gala se anunció una conexión vía satélite y allí apareció Martín Bossi caracterizado como Lionel Messi, interactuando con el presentador Joaquín Gil y bromeando con los famosos que estaban en la sala. Una participación que hizo llorar de risa a los extranjeros que desconocían al humorista argentino, tal el caso de Raúl, que rápidamente indagó de quién se trataba.

Dos horas después del inicio, Diego Torres y Víctor Manuelle cantaron Hoy es domingo para rendirle homenaje al día del deporte por excelencia. Un final apoteótico, con todos bailando en sus mesas, revoleando las servilletas y sumándose a cantar el estribillo. Fue el broche de oro para la segunda edición de los Premios Univisión Deportes, que El Gráfico tuvo el privilegio de vivir desde sus entrañas. Un encuentro que, en poco tiempo, se transformó en una cita celebrada y esperada por los deportistas del continente. En un clásico que, seguramente, irá creciendo y fortificándose año tras año.

Desde Miami, Elías Perugino 

Por Elías Perugino: 28/12/2015

Para seguir leyendo:

“Mis partidos contra Boca”, por Pinino Mas

En 1972, El Gráfico le propuso al ídolo de River hacer un repaso de su extenso historial de enfrentamientos que ha protagonizado frente a Boca, y en los que ha dejado una huella imborrable.

21 de Septiembre de 1999, River: el campeón del siglo

La publicación hacía un repaso por los registros que respaldaban al club millonario como el mejor del siglo XX, y lo hacía a través de sus grandes figuras a lo largo de su exitosa historia.

El superclásico en todos los tiempos (I)

Esperando el duelo del domingo, ofrecemos la primera entrega de fotografías de nuestro archivo del clásico de los clásicos a lo largo de la historia. Historias, partidos y personajes de un enfrentamiento eterno.

A la carta:1999. La vida es bella

Seguimos cumpliendo los deseos de nuestros seguidores. Pablo Corbalán nos pidió una foto que salió en la revista el día que Boca le ganó a Racing 4 a 0 con dos goles de Barijho. De nada Pablo.

Golazos Criollos: Maradona y un excelente tiro libre en 1995

Gran pegada del 10 para darle la victoria a Boca sobre Argentinos, el club que lo vio nacer, por la Fecha 10 del Torneo Apertura. Diego volvía a gritar un gol en su reciente regreso a Boca.

1968. La expulsión más loca de la historia de la Copa

Se enfrentaban Estudiantes e Independiente por cuartos de final. Segundos después de ingresar, Urruzmendi del Rojo, le pega una piña a Aguirre Suárez. La crónica, las fotos y la explicación de una locura histórica.

Vida y milagros del Club San Lorenzo de Almagro

En 1924, El Gráfico se propuso publicar cómo fueron los particulares orígenes de uno de los clubes más importantes de la Argentina y del que no había registros oficiales sobre su fundación.

20 de Septiembre de 1919, el ingeniero que fue piloto en la Primera Guerra Mundial

Vistiendo el uniforme de la Aeronáutica Militar de Francia, el argentino Vicente Almandos Almonacid combatió por los aliados en el lamentable y devastador acontecimiento.

Lo mejor de la victoria de Boca frente a Cruzeiro

El equipo xeneize hizo los deberes en la Libertadores y se quedó con un buen triunfo frente a Cruzeiro, con goles de Zárate (golazo) y de Pérez, Imperdible la salvada de Barrios sobre la línea.Con sonido ambiente.