LAS ENTREVISTAS DE EL GRáFICO

Adrián Bastía, en primera persona

- por Darío Gurevich: 20/10/2015 -

Juega hace 17 años en Primera. Es adorado en Racing, en el que ganó el Apertura 2001. También pasó por Espanyol, Saturn (Rusia), Estudiantes, Asteras Tripolis (Grecia) y Colón. Hoy está en Atlético de Rafaela.

Tiene 36 años, cumplirá 37 el 20 de diciembre y todavía no anunció la fecha para su retiro.

Nací en Gobernador Crespo, provincia de Santa Fe, donde tengo a la mayor parte de mi familia, donde se criaron mis abuelos, Carlos y Elda; donde aprendí a andar a caballo, a ordeñar, y muchísimas cosas más sobre el campo, que es una de mis pasiones. Mi abuelo vivía en el campo y, cuando yo era chico, me iba los tres meses de vacaciones para allá y no me sacaban ni a garrotazos de ahí. El era una persona muy especial, que se fue hace poco y que me dejó un cariño enorme.

En San Lorenzo, provincia de Santa Fe, me crié. Era un pibe de barrio de una ciudad chica, en la que se podía estar tranquilo en una esquina. Me la pasaba todo el día atrás de la pelota; y si no, hacía kartings con rulemanes o andaba con la gomera. También, con mi bandita de amigos, jugábamos a las bolitas y en el campito de la esquina. Si bien existían videojuegos y computadoras, no estaban dentro de nuestras posibilidades.

Los Bastía, familia humilde. Mi viejo, Rubén, trabajaba en un corralón de materiales para la construcción. Mi vieja, Teresita, era una cocinera que, además, atendía en una rotisería. Ellos me transmitieron valores: la educación, el respeto, no robar ni tomar nada prestado, y el hecho de hacer las cosas bien. Recuerdo un viaje inolvidable que realizamos desde San Lorenzo hasta Gobernador Crespo en un rastrojero. Eran 300 kilómetros, y tardamos como nueve horas. Ibamos a 60, con viento en contra y lluvia. Junto a mi hermana, Carina, jugábamos a las cartas e intentábamos dormir; queríamos que el tiempo pasara. Es un momento imborrable.

Empecé en el fútbol por un electricista, que se llama Héctor. El tipo vino a trabajar a mi casa, me vio pateando en el patio y me ofreció ir a jugar a Barrio Vila, porque entrenaba a mi categoría. Como mis viejos accedieron, fui a los cinco años. Me imaginaba entrar al vestuario, que me dieran la ropa y los botines. Pero, cuando llegué, me encontré con un vestuario chiquito, en el que había dos luces (risas). Jugué con las zapatillas y el pantalón que llevé; había una pelota para 30 chicos. Ahí corríamos para todos lados, y no teníamos una posición determinada: donde quedábamos en la cancha, jugábamos.

Sus primeros partidos en la Academia, donde jugó entre 1998-2003 y 2006-08.

Era delantero en Remedios de Escalada, uno de los clubes en los que jugué. Al principio te ponen de delantero para ver si convertís; y si no, te van bajando. Arranqué a pararme de 5 de más grande. A los 13 o 14 años, debuté en la Primera de Municipalidad de San Lorenzo y dejé porque iba a probarme con Alejo Medina, un hombre que traía jugadores a Buenos Aires. Me probé de 4, y él me mandó al medio. Como este tipo no me llevaba a los clubes porque decía que yo era chico todavía, dejé de ir seis meses y sólo jugaba con mis amigos. En ese tiempo, el novio de mi hermana, el Chipio, el mejor 5 que vi en mi vida, me convenció para volver a Municipalidad porque también se sumaban Cristian y Gonzalo, mis amigos de toda la vida. Como anduve bien, regresé a Primera. Mi ex cuñado iba de 5 y yo, de 8. A partir de ahí, Alejo Medina me contactó de nuevo para ir a entrenar con él a Rosario y, a los casi 15 años, comenzó a traerme para Buenos Aires. 

Antes de probarme en Racing, fui a Platense y a Huracán. Resulta que me salieron todas en Huracán, pero Claudio Morresi me bajó el pulgar: “Ya tenemos números 5 como vos”. Entonces, Alejo Medina agarró un sobre, escribió mi nombre y se lo dio. “Fijate en dos años dónde va a estar este chico”, le dijo.

Lo primero que recuerdo sobre Racing es el estadio. Me probaron en el Cilindro, y cuando vi semejante cancha, pensé: “Acá tengo que dejar la vida. No me puede ir mal”. Anduve muy bien en las pruebas y quedé en diciembre de 1995 o en enero de 1996. Igual, me preparé: salía a correr todos los santos días, con o sin lluvia, y físicamente estaba impecable, mejor que los chicos del club. Entonces, rendí muy bien.

Una historia en la pensión de Racing es la del gallo. Había uno viejo que nos despertaba siempre con su canto, y una mañana no lo escuchamos más. El cocinero hacía magia para darnos de comer, y un mediodía lo sirvió en los platos. El tipo lo mató para ponerle un poquito de carne al arroz que nos daba habitualmente. Nosotros nos dimos cuenta, pero no queríamos reaccionar ni preguntar.

Festejo de gol junto a Maximiliano Estévez, en el 1-1 ante Newell´s, en 1999.

La familia Milito me hacía pasar unos fines de semanas inolvidables. Ibamos a la casita de Diego, con Chiche Arano y el Chanchi Estévez, y nos metíamos en la pileta y jugábamos al fútbol. Sus padres nos trataban como si fuéramos los hijos. Nos daban cariño, y me olvidaba de que estaba lejos de mi familia. Más allá de lo extraordinario que Diego es como jugador, valoro su calidad como persona.

Debuté en la primera con la 2, porque era la única que quedaba y no me iba a poner en exquisito; se usaba la que te tocaba. ¿Qué me dejó aquel triunfo 2-0 ante Ferro en abril de 1998? A los 10 minutos de haber entrado, no había tocado la pelota y ya tenía amarilla, una tarjeta que me acompañaría en mi carrera (risas). Después, fue una alegría, soñado. Vivía debajo del estadio, y tras el partido, nos fuimos a comer una pizza por ahí y estaban los hinchas. “Dale, metele que vas a andar bien”, me decían. Pero, al ratito, me bajaron a Reserva.

Gustavo Costas me volvió a subir a Primera en 1999. “Mientras dirija al equipo, van a tener la posibilidad”, nos dijo a los más chicos. Cuando empecé a jugar por el campeonato, me echaron; volví y me rajaron otra vez; y me comentó al haber muchos lesionados: “Te pongo porque no tengo más jugadores, pero que no te echen más”. A los cuatro o cinco partidos, vi la roja de nuevo… Era atolondrado: corría a mil para todos lados y no frenaba. Jamás cometí una falta violenta, para lastimar a un colega. Iba fuerte a la pelota, sin intención de golpear al rival, aunque llegaba tarde al cruce.

Lo mejor de mi carrera es el Racing campeón del Apertura 2001. No sé cuántos jugadores y entrenadores pasaron por el club en esos 35 años sin títulos locales, ni cuánta gente no llegó a ver a Racing campeón. Pero imagino que fueron muchos. Cuando me encuentro con compañeros de ese plantel, sólo tengo palabras de agradecimiento. Aquello me marcó para toda la vida.

La celebración del Apertura 2001, cuando Racing pulverizó 35 años sin títulos locales.

En la cancha, no soy de hablar con los rivales. Pero me acuerdo de un diálogo y una frase a la pasada. En un River-Racing del 2000, el Tolo Gallego me preguntó en medio del partido: “¿Cuándo venís a jugar con nosotros?”. “¡Cuando me lleves!”, le respondí. Al instante, me largué a reír, porque fue gracioso. Pero eso no dependía de mí. Después, en un Racing-Rafaela, Milito me corría por toda la cancha y le dije: “Diego, dejá de joder; vos no corrías nunca, y ahora me venís a seguir, desgraciado”.

Ubeda y Sergio Zanetti me querían cortar el pelo. Yo era rebelde, bastante loco, y les dije: “Si me lo hacen, les aviso que les rompo los autos”. Siempre usé el pelo largo, por ende, ya me queda poco, e iba a ser complicado verme de otra manera. Entonces, surgieron ciertas amenazas y no me lo cortaron (risas).

Me peleé con Marín y De Tomaso. No sé quién era peor. Yo discutía los premios, peleaba por diferentes cuestiones para el grupo… Fernando De Tomaso asumió como gerenciador en un momento en el que las papas quemaban de verdad y le quedó muy grande el cargo. ¿Si me sorprendió que Fernando Marín (ex gerenciador, antecesor a De Tomaso) nos cobrara las medallas por el campeonato ganado en 2001? Sí.

Si hubiera aguantado en el Espanyol de Barcelona en 2003, quizá... Me costó aceptar que podía ir al banco, que no era titular indiscutido, y pateé el tablero y me fui. No entendí que debía adaptarme al país, al fútbol español; ni tampoco que en otro lugar del campo de juego podía aprender. Mi cabeza estaba trabada.

El reino del revés: Federico Insúa lo corre en un clásico, mientras Bastía conduce.

En el Saturn, de Rusia, pasé un 2004 bárbaro. Jugué en un nivel bueno, aunque me comí una suspensión de ocho fechas. ¿Qué pasó? En un partido, me pegaron una patada y me quedé en el piso; el Rolfi Montenegro saltó y sacudió al que me dio a mí; y se arrimó el Chipi Barijho y se armó la hecatombe. Palo para uno, palo para otro, y me engancharon a mí. ¿Por qué? Me agarré a trompadas con el arquero rival, y el árbitro estaba atrás mío.

Estudiantes fue un paso positivo, allá por 2005. Venía de Rusia y me sirvió muchísimo para demostrar en la Argentina que estaba vivo. Como Guillermo Rivarola me dijo que era el quinto 5 en Racing, pedí irme a préstamo. Estuve cerca de firmar con la U de Chile y Lanús, y Mostaza, que dirigía a Estudiantes, me llamó: “¿Dónde vas a ir? Vení para acá”. Bueno, no había nada más que hablar. Arreglaron los presidentes de los clubes, al otro día practiqué, y dos días después concentré. Hicimos una campaña bárbara, con muchos chicos que venían empujando con fuerza desde abajo, como Carrusca, José Sosa, Angeleri y el Tanque Pavone, y nos clasificamos a la Copa Libertadores. Al volver a Racing, me perdí de disputar la Copa y salir campeón del torneo local con ese grupo. Pero no me arrepiento. Además, esa época en el Pincha la valoro porque fue ahí cuando comencé a trabajar con mi representante, Juan Cruz Oller, que es importante en mi vida.

En Grecia, pasé tres años hermosos entre 2008 y 2011. El país es muy lindo y me quedé enamorado de su cultura. Dentro de ese contexto, empezó a desarrollarse mi familia, prácticamente. Conocí a mi señora, Gabriela, en 2006, y nos fuimos a Europa con Julia, de un año, y Carlos, de dos meses. No entendíamos el idioma y empezamos desde cero. Ellos son una parte clave de mi vida, porque son los que me apoyan en todo momento. En Asteras Tripolis, aprendí cómo debe ser el orden de un club: no se pasan en los gastos, por más que se luche para ser campeón o por no descender. Además, descubrí a un gran compañero como Bruno Urribarri, que es uno de mis mejores amigos. Vemos al fútbol de la misma manera y con igual pasión.

En Colón entendí todo lo que una dirigencia no tiene que hacer. Jugué ahí entre 2011 y 2013.

En Estudiantes, "un paso positivo" para su carrera.

Mi mayor tristeza es el accidente automovilístico que sufrí. Siempre pensé por qué no me tocó partir a mí. Si tenía que ser alguien, debía ser yo. Pero esa es una pregunta sin explicación que uno se hace y que entiende, con el tiempo, que no era el momento. Entonces, sólo tenés que comprenderlo y meterle para adelante. Aprendí de eso, y a realizar cosas para mejorar todo lo malo que hice. Cuando sos joven y no medís las consecuencias, pasa lo que ocurrió (Bastía perdió el control de su auto, volcó y David Garabaglia, uno de los cuatro que viajaba en el coche, falleció en el acto. Fue el 31 de diciembre del 2000).

Merlo, Burruchaga y Simeone son los tres entrenadores que me marcaron. Mostaza es un tipo especial, de los que no hay, como lo era mi abuelo. Ellos se van a llevar algo a la tumba antes de hacerte sentir mal. Mostaza me enseñó muchísimo, y más por el momento que vivimos en Racing. Porque previo a salir campeón, peleamos un semestre por no descender. Entonces, estuvimos de los dos lados: del malo y del bueno.

Burru es correcto, serio; no inventa grandes cosas y sabe armar el grupo, qué quiere y a qué teníamos que jugar. Todo lo que dice lo captás y lo asimilás rápido. El Cholo es ganador y se notaba en cada entrenamiento o en cada momento que te hablaba, y te llegaba porque lo podías aplicar. Yo me memorizaba los trabajos que hacíamos y los anotaba en mi casa.

Soy fanático de la Mona Jiménez. Después de haber salido campeón en Racing, me sonó el teléfono y escuché: “Hola, te habla la Mona”. “¿Qué Mona?”, respondí. “La Mona Jiménez”, me devolvió. Yo me quedé mudo, y él la siguió: “Ahora, voy a hacer un show en Rosario. Venite, pero no digas nada porque es un show sorpresa para una chica discapacitada. Bueno, te espero”. Como no me salían las palabras, le dije que sí y corté, y nunca le pregunté ni dónde ni cuándo ni a qué hora era. Y no fui. Pero nadie me saca la historia de aquel llamado.

No volví a Racing en los últimos años porque, a lo mejor, no era el momento o algunos hicieron que no lo fuese. Cuando sonaba que podía darse la chance, me ilusionaba. Pero los dirigentes nunca me llamaron. Quizá no estaba en los planes de un técnico, y lo respeto porque puede pasar. Pero Racing tiene un 5 que es Ezequiel Videla, y me saco el sombrero; él es más que yo, mucho más técnico y ordenado. También por eso, no regresé en el último tiempo.

Lucha contra Nicolás Blandi en un Boca-Rafaela; compite desde 2013 para Atlético, y hoy es el capitán.

No soy un símbolo de Racing. Sé que los hinchas me quieren mucho y ellos son los que te ponen en ese sitio. Yo entregué el corazón en cada partido que jugué, bien o mal, para que les quede algo de lo que fui. No tengo palabras para agradecerles todo el cariño.

Atlético de Rafaela es una parte muy importante de mi trayectoria. Quiero dejar un poco de todo lo que recolecté como futbolista, porque en el club me escuchan, me valoran… Y mirá que, si bien tuve una carrera medianamente buena, no jugué en equipos importantes de Europa. En Atlético me encontré con seres humanos espectaculares, y la gente de Rafaela me trata con mucho cariño. Si bien es un equipo chico, no me canso de aprender.

Cuando no me sienta útil adentro de una cancha, daré un paso al costado. O, a lo mejor, llegará fin de año y me cansaré. Gracias a Dios, cuento con el apoyo incondicional de mi familia, y soy ordenado, cuidadoso y valoro el entrenamiento. Por todo eso, todavía sigo. Pienso que se juega como se entrena. Si no te brindás al 100%, el sistema te saca de la cancha. Aún no me puse una fecha para retirarme. Esperemos que llegue fin de año; veremos qué pasa.

Hoy juego mejor que cuando era más chico, por la experiencia, la tranquilidad, la ubicación, y porque disfruto más al llegar al final de mi carrera. Antes no disfrutaba tanto, porque me lo tomaba como si fuera vida o muerte. Ahora, saboreo al fútbol de otra manera, pero sin descuidar las responsabilidades. Y está bueno sentirlo así. Porque si lo disfrutás, las cosas salen mucho mejor.

Un tipo feliz. El Polaco disfruta muchísimo de su familia, del campo y de su canchita de fútbol.

La calentura con Saja ya pasó. Cuando compartimos el partido homenaje entre los campeones de Racing 2001 y 2014, charlamos sobre la fuerte discusión que tuvimos en el Racing-Rafaela de este año y ambos nos pedimos disculpas. Sé que él es buena gente, porque tenemos amigos en común… Es de adultos aclarar las cosas, y te hace mucho más grande pedir perdón porque todos nos podemos equivocar. Entonces, hablamos, nos entendimos y quedó todo muy bien.

Ya no fantaseo con retirarme como arquero. Probé un montón de veces y no me da el cuero (risas). Un papelón tampoco quiero hacer.

Por Darío Gurevich / Fotos: Héctor Río y Archivo El Gráfico

Nota publicada en la edición de septiembre de 2015 de El Gráfico

Por Darío Gurevich: 20/10/2015

Para seguir leyendo:

1973. "Te agradezco, Señor, mis gambetas"

Bajo la tribuna de Independiente, Ricardo Bochini, de 19 años, recibe a El Gráfico en la pieza donde vive: “Aquí se sueña. Aquí se espera el momento de triunfar y de comprarle una casa a los viejos”.

Detrás de estos colores hay una historia…

Amor por lo colores: EL GRAFICO investigó sobre las razones que llevaron a estos equipos a tener sus camisetas con estos colores, casi ninguno mantiene los que tuvo en sus orígenes.

Anecdotario: broncas y entreveros

Algunas situaciones desopilantes que protagonizaron aquellos árbitros de ayer, que se bancaban las paradas más bravas. Había que ser guapo con tipos como Nai Foino, o el uruguayo Esteban Marino.

Mi foto favorita: Oscar Bonavena

El gran “Ringo” elige la foto de una pelea que finalmente perdió, pero que tuvo en vilo al mismísimo Joe Fraizer, haciéndole besar la lona, en el Madison Square Garden durante 1966.

Figurita difícil: Naohiro Takahara

Mauricio Macri, por entonces presidente de Boca, creyó que la mejor manera de vender la marca Boca al mundo asiático era contratando a un jugador de esas latitudes. Takahara fue el elegido y llegó al Xeneize en 2001.

Golazos Criollos: el “Negro” Gauna para Talleres en 1995

Gran ejecución de tiro libre y desde un ángulo incómodo. La pegada del volante se vuelve imposible para Goycochea y así, Talleres le ganó a Mandiyú por 1 a 0

20 de febrero de 1996, River vuelve a ganarle a Boca en el verano

Se disputaba el segundo Superclásico del año y River volvía a vencer a Boca por 1 a 0, en este caso en Mar del Plata. Ese 1996 sería histórico para River, ganaría la Copa Libertadores y el Apertura.

1933. La revista del 3 de Junio

Una joya: 50 páginas digitales de la edición 725; los 80 años de Watson Hutton, reportaje a Pepe Minella, la jornada de fútbol en crónicas y fotos, poster color de Independiente, todo el deporte y mucho más.

1995. San Lorenzo le gana el campeonato a Gimnasia

Dos partidos definían el Clausura en la última Fecha. Gimnasia vs Independiente y Central vs San Lorenzo. Todo estaba para Gimnasia pero San Lorenzo se impuso en Rosario y festejó en grande.