ONSIDE

Milito, el nuevo Chango

- por Martín Estévez: 09/10/2015 -

Un nuevo récord roto por el gran delantero de la Academia.

En Racing, Milito suma 45 goles locales y 7 en copas internacionales. Además, convirtió 7 en amistosos.

En 1976, Racing se quedó sin tres goleadores: se fueron Hugo Gottardi (55 tantos en el club), Néstor Scotta (63) y, especialmente, el Chango Juan Carlos Cárdenas, que había metido 92, entre ellos el que le dio a la Academia su único campeonato mundial. Desde aquel momento, hace 39 años, el máximo artillero con la celeste y blanca había sido Roberto Díaz, con 51 festejos. El Ropero no era dúctil, pero se las arregló, en épocas oscuras, para quedarse con ese logro. Y lo mantuvo hasta el 22 de agosto de 2015, cuando Diego Alberto Milito convirtió de penal, ante Arsenal, su gol número 52 en Racing. El Príncipe había sumado 37 en su primera etapa en el club (1999-2003), en la que ganó el Apertura 2001; y agregó 15 desde su retorno en 2014. Es sólo una más de las marcas que rompió: los 35 años sin títulos de Racing en 2001; los 13 en 2014; los 45 años sin que el Inter ganara la Champions League; los 45 sin que un jugador de Zaragoza marcara 23 goles en una liga... Milito es también el único futbolista con dos títulos locales en Racing desde 1961. Ubicado 26º entre los goleadores históricos del club, está cerca de superar a Miguel Barañano (53), Gottardi (55) y Félix Díaz (56). Y entre los que más partidos jugaron está 28º, con 188: persigue a Maxi Estévez (190), José Scarcella, Vladislao Cap y Néstor Fabbri (todos con 198). ¿Más? En su carrera convirtió 251 veces que lo consagran como uno de los 300 máximos goleadores de todos los tiempos, muy cerca de superar a Ramón Díaz, Marcelo Salas y Fabrizio Ravanelli (252).

Por Martín Estévez

Nota publicada en la edición de septiembre de 2015 de El Gráfico

Por Martín Estévez: 09/10/2015

Para seguir leyendo:

El superclásico en todos los tiempos (I)

Esperando el duelo del domingo, ofrecemos la primera entrega de fotografías de nuestro archivo del clásico de los clásicos a lo largo de la historia. Historias, partidos y personajes de un enfrentamiento eterno.

A la carta:1999. La vida es bella

Seguimos cumpliendo los deseos de nuestros seguidores. Pablo Corbalán nos pidió una foto que salió en la revista el día que Boca le ganó a Racing 4 a 0 con dos goles de Barijho. De nada Pablo.

Golazos Criollos: Maradona y un excelente tiro libre en 1995

Gran pegada del 10 para darle la victoria a Boca sobre Argentinos, el club que lo vio nacer, por la Fecha 10 del Torneo Apertura. Diego volvía a gritar un gol en su reciente regreso a Boca.

1968. La expulsión más loca de la historia de la Copa

Se enfrentaban Estudiantes e Independiente por cuartos de final. Segundos después de ingresar, Urruzmendi del Rojo, le pega una piña a Aguirre Suárez. La crónica, las fotos y la explicación de una locura histórica.

Vida y milagros del Club San Lorenzo de Almagro

En 1924, El Gráfico se propuso publicar cómo fueron los particulares orígenes de uno de los clubes más importantes de la Argentina y del que no había registros oficiales sobre su fundación.

20 de Septiembre de 1919, el ingeniero que fue piloto en la Primera Guerra Mundial

Vistiendo el uniforme de la Aeronáutica Militar de Francia, el argentino Vicente Almandos Almonacid combatió por los aliados en el lamentable y devastador acontecimiento.

Lo mejor de la victoria de Boca frente a Cruzeiro

El equipo xeneize hizo los deberes en la Libertadores y se quedó con un buen triunfo frente a Cruzeiro, con goles de Zárate (golazo) y de Pérez, Imperdible la salvada de Barrios sobre la línea.Con sonido ambiente.

El choque de Andrada no apto para sensibles

Así fue el impresionante cabezazo de Dedé que impactó de lleno en la cara del arquero de Boca. Andrada quedó seminconsciente y sangrando en el piso; milagrosamente siguió jugando. Discutible expulsión de Dedé.

Gran pared con Pérez y golazo tres dedos de Zárate

Excelente jugada y definición para el 1 a 0 de Boca frente a Cruzeiro. Tras un córner Zárate habilitó a Pablo Pérez que se la devolvió redonda para que Mauro defina con tres dedos. Un gol imprescindible.