Blogs / Las Entrevistas de El Gráfico

Blogs

De correr en tres Juegos Olímpicos a la prostitución en Las Vegas, sin escalas

- por Alejandra Altamirano Halle: 17/09/2015 -

La historia de la estadounidense Suzy Favor Hamilton, que se convirtió en prostituta en Las Vegas y, aunque pensó en suicidarse, sobrevivió para contarlo. Su libro se llama Fast Girl y acaba de salir en Estados Unidos.

LA CAIDA de Suzy Favor Hamilton en la final de los 1500 metros en Sydney.

Tres participaciones en los Juegos Olímpicos (Barcelona 92, Atlanta 96 y Sydney 2000) y una doble vida que llevó a la atleta Suzy Favor Hamilton a la prostitución en Las Vegas. "Llegaba a ganar 600 dólares por hora", explicó la ex fondista estadounidense. El punto de crisis llegó recién hace tres años, cuando la pescó un reportero. A partir de allí, avergonzada, Suzy decidió escribir su propia historia, que ahora acaba de consagrarse en un libro de reciente aparición: Fast Girl.

SU PERFIL en un sitio web de prostitución de Las Vegas.

La chica rápida sostiene que fue la bipolaridad la que la catapultó hacia esa vida: "Mi trastorno bipolar apuntó hacia el sexo. En otros casos, se endereza rumbo a la droga o el alcohol, o los juegos de azar. Pero yo encontraba al sexo como modo máximo de nutrir mi manía, común en las personas bipolares". 

Hamilton también asegura que pensó seriamente en suicidarse en 2005 y en 2012, cuando la descubrieron. Por entonces, su seudónimo era Kelly y figuraba en el catálogo del sitio Haley Heston's Private Collection. Un sitio de prostitución. 

Nadie reconocía en su call-girl a la atleta que había caído en la final de los 1500 metros en Sydney.  

Desde que se conoció su nueva vida, los últimos sponsors desaparecieron, pero la sensación de haber perdido todo es la que la ayudó a empezar de nuevo, con el apoyo de los médicos para tratar de su bipolaridad, y de su marido, Mark, que continúa con ella y su hija de 10 años. "Como cualquier matrimonio, tenemos altos y bajos, pero estamos llevando esto adelante", finaliza.

Alejandra Altamirano Halle

- por Alejandra Altamirano Halle: 17/09/2015 -