LAS ENTREVISTAS DE EL GRáFICO

El Lippi argentino

- por Diego Borinsky: 28/07/2015 -

De su tocayo Marcello, multicampeón con la Juventus y del mundo con la Selección de Italia en 2006, tiene las canas y una profunda vocación futbolera. Detrás de este prócer de Sarmiento, al que ascendió dos categorías en dos años, hay un hombre que espió entrenamientos de Menotti y Griguol y que trató al Bielsa que pocos conocían.

Arriba, en el estadio Eva Perón repleto. A la izquierda, saludando a la gente que armó una pueblada para que no deje el club.

El recuerdo, que brota de su memoria con lujo de detalle en este viernes de concentración en un hotel cercano al Obelisco, lo retrata con nitidez. Nos habla de su formación, de su espíritu, de su entusiasmo por aprender, de su vocación de ladrón. Ya lo dijo Pep Guardiola en su charla en Buenos Aires: “Hay que robar, robar y robar”. Y Sergio Lippi se ha apropiado de ese precepto básico bastante antes de que saliera de la boca del mejor DT del mundo.

“Yo jugaba en Junín con un muchacho que había sido compañero de Passarella en Sarmiento –arranca–. El Loco Gutiérrez, uno que había cobijado a Daniel en sus comienzos. Fue en 1980, me acuerdo bien porque a fin de año empezaba el Mundialito en Uruguay. Además, porque Sarmiento había ascendido a la A, y por ese motivo, el club le hacía un agasajo a Passarella. Le pedí al Loco Gutiérrez que fuéramos a hablarle para que me dejara ver los entrenamientos de la Selección. Yo todavía jugaba, tenía 23 años, pero me gustaba ver todo. El Loco le habló, la Selección se estaba por concentrar un mes en la Villa Marista de Mar del Plata. ‘Mirá, vos decí que sos un primo mío de Chacabuco y entrás’, nos aconsejó Daniel”.

Siempre es más directo, y más honesto, ir con la verdad, pero el Kaiser parece que desde chico se siente más cómodo en cancha embarrada. El joven Lippi, al que le quedaban apenas dos años como futbolista por una serie de lesiones en la rodilla, aunque en ese entonces ni él mismo lo sabía, fue a Mar del Plata con un amigo en su Fiat 128. Llegó una noche a la Villa Marista, había demasiada seguridad. Vivíamos en plena dictadura militar. Se acercó hasta la puerta el Negro Nieva, uno de los colaboradores de Menotti. Lippi siguió el libreto sugerido por el capitán de la Selección. “Vos no sos el primo de Daniel”, lo apuró Nieva.

“Me agarró el vuelo –continúa Lippi–. Le conté la verdad: que eso me había pedido que dijera Daniel. Le expliqué todo, al rato llegó Daniel y a partir del día siguiente, ¡sabés cómo pasaba a los entrenamientos! Diez días me quedé. Miraba desde un costado y anotaba todo. Y eso siguió en Buenos Aires, ya me conocían y ni siquiera tenía que invocar a Passarella para entrar. Era una fiesta”.

Ese era el Lippi de 23 años. Imaginemos al que luego, una vez terminada su posibilidad de patear, se transformaría en profe de educación física primero y en entrenador después. Una máquina de observar y de acumular información. Una esponja. Veamos.

Con la camiseta de Mariano Moreno de Junín, en el Nacional 82.

Profe, ayudante, docente

Sergio Lippi fue un defensor central que llegó a jugar 13 partidos en Primera División con Mariano Moreno de Junín en el Nacional de 1982, aunque también había participado con Jorge Newbery de su ciudad en las ediciones de 1974 y 75. “Me gustaba salir jugando, para la época debí haber pegado un poco más”, se autoevalúa. Tres cirugías en la misma rodilla lo empujaron a retirarse prematuramente: “Mi magra experiencia como futbolista profesional la promedié con mucha a nivel de conducción de grupos ya que participé en las áreas más cercanas a la conducción técnica: fui preparador físico, entrenador de inferiores y ayudante de campo. Sacando en la D, trabajé en todas las categorías”.

Aún sin terminar su carrera de futbolista comenzó a estudiar preparación física y a dirigir en las inferiores y también a la Primera de diferentes clubes en la Liga local: “Trabajé mucho en la formación, me parece que todo entrenador debería pasar por esa etapa de inferiores. Es un banco de pruebas importantísimo, te abre la cabeza, por más que después vayas a la Primera y sea una jungla, te ayuda. El secreto, para mí, pasa por la preparación. Cuanto más preparado, mejor. Después, quedás limitado a si la pelota entra o no, pero bueno, es otro tema”.

Héctor Rivoira le dio la posibilidad de ser ayudante y de empezar a conocer el fútbol de elite: “Estoy eternamente agradecido a Rivoira porque meter en el fútbol profesional a un tipo que no conocés, no es fácil. Recorrimos el país durante 6 años y aprendí mucho. Aparte, el Chulo no es el técnico que tiene al ayudante para que lleve las pelotas, me dio participación. Me hacía trabajar con el grupo que no jugaba, me consultaba y mi opinión valía”.

Cuando en 2008, Sarmiento le propuso el cargo de entrenador en la B Metro, Rivoira también fue generoso. “No lo dudes, te va a ir muy bien”, lo aconsejó. A Lippi le llamó la atención que lo buscaran, porque había jugado para la contra. En su primera experiencia lideró buena parte del campeonato, pero se cayó al final y tras algunas diferencias decidió marcharse. El primer ascenso lo consiguió con Douglas Haig: del Argentino B al A. Y con esa experiencia en la mochila volvió a Junín, armó un plantel convocando a gente que ya había ganado cosas y consiguió el objetivo: subir a la B Nacional.

-En un congreso de entrenadores de básquet, alguien dijo una vez: “Si tenés que armar un equipo, elegí a jugadores que ya hayan ganado, que te van a empujar al grupo”. Cuando el presupuesto lo permitiera, claro. Y procuré eso: trajimos a Cuevas de Grecia, a Wanchope Abila, a Claudio Flores y Martín Andrizzi, más Cerutti en plena evolución. Armamos un mix interesante. Creo mucho en la interrelación, Fernando Signorini me dijo una cosa a la que adhiero: “Hoy el jugador no quiere liderar ni ser liderado”.

-¿Por qué?
-Porque hoy el compromiso es mínimo. No quiere liderar porque no está preparado. Y no quiere ser liderado, porque no le gusta cumplir ciertas pautas. Hay que estar preparado para conducir al tipo de futbolista actual, para comprometerlo y sacar lo mejor de cada uno.

Sarmiento había ascendido 3 veces a la B Nacional y en las 3 ocasiones bajó en el primer año, entonces el desafío pasó a ser sostenerse. Lo logró con 58 puntos y arañó el tercer ascenso, que quedó en manos de Olimpo. En la segunda temporada, perdieron 5 fechas seguidas y tras la última de ellas (Patronato), Lippi declaró que hablaría con el presidente para no perjudicar al club. A los tres días tenía a más de 500 personas en la puerta de su casa, con gorro, bandera y bombo.

“Fue una cosa de locos –se emociona aún–. Por las redes sociales se organizó un banderazo. ‘Papá, mirá que se están autoconvocando y vienen para casa’, me dijeron mis hijos, porque yo no estoy metido en las redes sociales. Al final cortaron las calles, vinieron con banderas, tuve que salir, sacarme fotos. Lo valoro muchísimo porque yo no era un hombre del club, no era un tipo con historia en Sarmiento. La verdad que esas cosas te conmueven, pero por mi forma de ser me cuesta, porque soy de perfil muy bajo, si pudiera no salir a la calle, para mí sería mejor. Jamás olvidaré esa prueba de afecto, más en un ambiente como el del fútbol”.

Al otro día, el técnico habló con los tres capitanes que suele designar. Continuó en el cargo, pero fue sólo por un partido más, ya que una nueva derrota lo terminó de convencer de que el ciclo estaba cumplido. Sin embargo, al año siguiente, tras un semestre en Patronato, terminaría convirtiéndose en el máximo prócer de Sarmiento, con el ascenso a la Primera División. En el camino, mandaría a eyectar del banquillo por segunda vez a su antiguo jefe: el Chulo Rivoira. Primero cuando le ganó a Huracán y luego a Atlético de Tucumán, ambas con el Verde, en distintos momentos. Un auténtico desagradecido. “Mirá vos, las vueltas de la vida”, se sorprende.

“Ascendí varias veces en mi carrera de ayudante y luego de entrenador, pero es como dice Bielsa: prefiero que me recuerden por el camino, yo rescato el camino, todo lo que tuvimos que atravesar, las discusiones, el día a día es bravo”, remarca, y no hace falta ser muy sagaz para darse cuenta de que El Loco es uno de sus referentes. No sólo eso: también tuvo trato directo con él. Ocurrió en la década del 80, cuando Bielsa armó una red de contactos para rastrillar el país y proveer a Newell’s Old Boys de los mejores juveniles. El Loco de los chupetines era Coordinador de Inferiores codo a codo con Griffa.

-Bielsa viajaba por el país en un Fiat 147 y le reclutaba juveniles a Newell’s. Tenía contactos en todos los pueblos y ciudades y yo era uno. Me llamaba y me preguntaba: “¿Tenés un central clase 74 que hay prueba esta semana?”. Y después la seguía con otra consulta: “¿A quién conocés en Lincoln que sepa de juveniles?”. Y así armaba la red. ¡Mirá lo adelantado que estaba Newell’s en ese momento! Recuerdo haber llevado al Vasco Azconzábal a la prueba en Newell’s, con 15 años. Lo alojaban y lo probaban una semana. Y al entrenador que lo llevaba, o sea a mí, me organizaban una capacitación. Fui a escuchar una charla de Yudica, que era el técnico de la Primera, otra del profe, una más del psicólogo, estaba Griffa, entonces el chico entrenaba y yo algo aprendía, algo me debe haber quedado…

-Viste entrenamientos de Menotti, ¿de alguien más?
-De Griguol vi un montón, en su época de Ferro. Griguol es el padrino de la escuela de técnicos de Junín, que se llama Osvaldo Zubeldía. Colaboró siempre con charlas desinteresadamente, tanto él como el profe Bonini y Cai Aimar, muy buena gente. Yo iba muy seguido a Pontevedra a ver los entrenamientos, me quedaba a comer con ellos, un verdadero lujo. Aprendí mucho. Esto también lo hice cuando viajé a Madrid con River de Junín hace bastante tiempo. Fueron tres años seguidos: armé todos los contactos y fuimos. Cuando había un día libre y todos se iban a Toledo a comprar cuchillos, yo me escapaba al centro de entrenamiento del Real Madrid a ver prácticas. Siempre fui mi pasión ver y aprender.

Mirando desde atrás el salto de Ricardo Gareca, frente a Boca.

-Y hace poco te encontraste con Sabella…
-Exacto, antes del Mundial. Se lo comenté a un productor de TV amigo y un día me dijo: “Te espera mañana a las 2 de la tarde en el predio para charlar”. Fuimos con el profe, estaban con edición de imágenes, y yo soy bastante fanático de esas cosas, así que el profe fue con el profe y yo con Sabella. Lo bombardeé a preguntas, él agarró la pizarra en un momento y empezó a explicarme. “¿Te cansa?”, me preguntó. ¡Cómo me va a cansar! Si estoy lleno de dudas. Hace poco agarré el libro de Guardiola y decía: “Bienvenidos los que tienen dudas”. Menos mal, porque yo estoy lleno de dudas (risas). Lo cierto es que pasé una tarde bárbara con Sabella. Lo exprimí.

-¿Y con quién te identificás más?
-No me gustan las etiquetas. Sí te digo que, para mí, el fútbol argentino tiene dos huellas bien marcadas. Zubeldía, a nivel clubes, por lo que hizo con Estudiantes: mirar al rival, que lo hacemos todos hoy, la organización las pretemporadas y mucho más. Y Menotti, a nivel Selección Nacional, porque antes nadie quería jugar en la Selección. Luego, hubo tipos muy valiosos, pero ellos dos dejaron las grandes huellas en el fútbol argentino.

 

Así como se lo ve en el banco de suplentes, manso y tranquilo detrás de sus lentes, Lippi reconoce que cuanto más grande está, más le cuesta aceptar las derrotas.

“A ver, muchachos, cuéntenme de qué se ríen. ¿Cuál es la gracia, a ver? ¿Nos matamos por esta derrota? Noooo, no nos matamos, pero no da para reírse, muchachos”.

Así trascribe Lippi que les habla a sus dirigidos después de tener que tolerar gestos que no condicen con el momento, en el viaje de regreso a Junín.

-Pensé que lo iba a ir solucionado con los años, pero me cuesta mucho tolerar una derrota. Cada vez más. Les he pedido a los compañeros del cuerpo técnico que me frenen si me excedo. Cuando volvemos de Buenos Aires tenemos 4 horas de viaje en micro, no es como cuando jugás de local y te vas a tu casa y no ves más a los jugadores. Entonces escucho risas y no puedo tolerarlo. El desafío del entrenador de hoy es rescatar el espíritu amateur del futbolista. Que al jugador le duela perder, que no piense en cosas que lo distraigan del verdadero objetivo. Para mí eso es clave y se ha perdido. La derrota no debe ser una tragedia, pero tiene que doler, como te dolía a vos cuando jugabas en el barrio con tus amigos. Ese es el espíritu amateur que se debe recuperar.

-¿El entrenador debe saber más de fútbol o de grupos?
-Debe saber de muchas cosas, pero hoy la conducción tiene más importancia que la táctica y la estrategia. He leído mucho de liderazgo, a Valdano sobre todo, y es muy importante. Para saber de conducción hay que conocer al ser humano porque no todos son iguales y no todos necesitan el mismo tratamiento. En el vestuario tenés 32 tipos que conviven con una problemática distinta: uno que tiene 5 departamentos y otro con su primer contrato, y encima compiten por un lugar. Primero está la competencia interna en un plantel, y luego la otra, contra el rival.

-¿Cuáles son tus caballitos de batalla ante tu plantel?
-Entrenar y entrenar. Cuando hablo con un jugador al que voy a traer le digo: “Acá va a tener problemas el tipo al que no le guste que le digan las cosas de frente y al que no le guste entrenar”. Creo que el jugador de fútbol se entrena poco, debería entrenarse con más calidad, y no es fácil hacerle entender al jugador de fútbol que debe entrenarse más.

-Declaraste que no te gustan los entrenadores “vende humo”, ¿hay muchos en la actualidad?
-Yo digo que el entrenador en general debería hablar menos, no es bueno que hable tanto, porque acá pasás de jinete a caballo en dos minutos. Aparte, vos por ahí decís una cosa y el equipo hace otra, entonces habría que hablar lo menos posible. Aparte, si hablás mucho, te vas a equivocar más, es pura lógica.

-¿Conociste a Marcello Lippi, el técnico campeón del mundo con Italia?
-No.

-¿Tenés algo de él?
-¿Además de las canas? Y… una pequeña porción de su plata no estaría mal, creo que tiene un barco en el Mediterráneo, ¿no?

Cuidate Marcello, este tocayo del Tercer Mundo es ladrón vocacional.

¿Quién es?

Sergio Lippi nació en Junín el 24 de diciembre de 1956 (58 años). Jugaba como defensor central y debió retirarse a los 25 años por lesiones en su rodilla. Defendió la camiseta de Jorge Newbery de Junín en regionales y en los Nacionales de 1974 y 1975, y luego lo hizo con Mariano Moreno, también de su ciudad, en el Nacional de 1982. Estudió profesorado de Educación Física, dio clases en colegios y 15 años en el Instituto de Educación Física, donde los profes eran sus alumnos; también integró cuerpos técnicos en ese rol. Se inició como director técnico en divisiones inferiores de distintos clubes de Junín. Entre 2003 y 2008 trabajó como ayudante de campo de Héctor Rivoira y en el 2008 asumió por primera vez como DT de Sarmiento de Junín en la B Metropolitana. Tras ascender con Douglas Haig de Pergamino del Argentino B al A, en su regreso a Sarmiento lo sacó campeón de la B Metro en la temporada 2011/12. Estuvo un semestre en Patronato y luego volvió a subir con Sarmiento, esta vez a la máxima categoría, en 2014.

Por Diego Borinsky

Nota publicada en la edición de julio de 2015 de El Gráfico

Por Diego Borinsky: 28/07/2015

Para seguir leyendo:

18 de Agosto de 1928, el Oro argentino en los Juegos de Ámsterdam.

Los boxeadores Arturo Rodríguez Jurado y Víctor Avendaño junto con el nadador Alberto Zorrilla alcanzaron la máxima presea en sus disciplinas, poniendo en lo más alto, al deporte argentino.

1972. En la vida el chanfle no agarró

A raíz de un artículo en un diario, Osvaldo Ardizzone viaja a Neuquén para buscar a Oreste Omar Corbatta, que seguía jugando a los 36 años. Una de las crónicas más conmovedoras en la historia de El Gráfico.

La nueva era, por Stefan Zweig

“Pocas veces los grandes escritores han tenido palabras tan encomiásticas para el deporte.” Espléndida página de una de las mentes más lúcidas del siglo XX, quien supo percibir un cambio de época.

1968. El día que se fue Nasazzi

José Nasazzi fue la representación del futbolista que no quiere perder. Capitán de la selección de Uruguay campeona olímpica en el 24 y 28 y mundial de 1930, tras su fallecimiento, así lo despedía El Gráfico.

Lista de convocados de Scaloni

El entrenador interino del seleccionado nacional dio la lista de jugadores para afrontar los próximos encuentros amistosos ante Guatemala y Colombia.

Sudamericana: Colón eliminó a San Pablo en los penales

Luego de perder por 1 a 0 en condición de local por el tanto de Lizieiro y quedar así empatados en el global, el equipo de Domínguez pudo superar a su rival en una dramática e histórica definición por penales.

17 de Agosto de 1960, el temible Paulo Valentim

De reciente llegada a Boca, el delantero brasilero desconocía su destino de gloria en estos pagos. Fue, entre otras cosas, el máximo goleador de Boca en Superclásicos hasta que lo superó un tal Martín Palermo.

La simulación doble que hace reír al mundo

Esta jugada es tan hilarante que no parece real. Sucedió en el partido de la USL en EEUU entre Hoppenot del Reno 1868 y Culbertson del Saint Luis, dos zapallos que parecen salidos de un circo.

1963. Pelé por Legarreta

Pelé tardó solo unos segundos para cambiarse el pantalón roto en Boca - Santos por la final de la Libertadores ’63 , pero nuestro fotógrafo Antonio Legarreta, con la máquina siempre apuntando, lo capturó.