¡HABLA MEMORIA!

La Tragedia de Heysel y el principio del fin del hooliganismo

- por Redacción EG: 22/09/2014 -

En 1985, en la final de la Copa de Europa entre Juventus y Liverpool, un violento episodio en las tribunas del estadio de Heysel sentó las bases de la lucha contra el hooliganismo en Europa.

POSTAL DEL HORROR. En la década del ochenta los hooligans ingleses sembraban el miedo en los estadios europeos. Heysel primero, y Hillsborough después, impulsaron las primeras medidas gubernamentales para combatirlo seriamente.

El 29 de mayo de 1985 el centro de Bruselas amaneció agitado. La ciudad había cedido la armonía de su casco histórico a los fanáticos ingleses del Liverpool que avanzaron durante la noche destrozando vidrieras y bares, asaltando negocios y acosando mujeres. Las denuncias policiales se multiplicaron por miles como un llamado de atención: la final de la Copa de Europa de ese año no sería una más; las autoridades deberían estar atentas a la presencia de los hooligans de los Reds y de los ultras de la Juventus.

En plena época de deshielo, la final de la Copa de Campeones era uno de los únicos eventos masivos que llegaba a cada rincón de ese mundo dividido por la Guerra Fría. Era la primera vez que la televisión seguía con atención las alternativas previas de un encuentro de fútbol que enfrentaría a los dos mejores equipos del momento y a los jugadores más famosos del planeta. Sin embargo, llamativamente, ningún medio mencionó detalle alguno de la barrida que los aficionados ingleses habían provocado en la ciudad hasta que una imagen se congeló para siempre en la memoria de los televidentes: los hooligans avanzaban sobre un sector mixto del estadio, ocupado en su mayoría por seguidores italianos, provocando una avalancha trágica.

Faltaba una hora para el comienzo del partido y cuando la policía reaccionó ya era tarde. Las corridas y la desesperación provocaron la muerte de 39 personas que, en su intento de fuga, perecieron aplastadas por la multitud, atravesadas por los alambrados y pisoteadas por los hooligans que avanzaban a paso firme en su violenta costumbre de ganar las tribunas rivales. Además de las víctimas fatales, se contaron más de 600 heridos que tardaron en ser atendidos por los servicios médicos que se vieron desbordados.

Lo que le siguió al desastre estuvo más cerca de formar parte de un libreto tragicómico que de obedecer a la lógica. Contra todos los pronósticos, la UEFA obligó la realización del encuentro y el árbitro suizo André Daina tuvo que convencer a los jugadores italianos para que disputasen la final en pos de evitar una tragedia mayor. El partido, entonces, se retrasó una hora y media, y antes del pitido inicial ambos capitanes, Phil Neal del Liverpool y Gaetano Scirea de la Juventus, leyeron un comunicado llamando a la reflexión y a la tranquilidad del público.

La victoria de los italianos, gracias al tanto de Michel Platini de penal, es apenas anecdótica si se tiene en cuenta que los cadáveres de las víctimas fueron trasladados a una cancha auxiliar cercana al estadio y tapados, en su mayoría, por las banderas de sus equipos. Inexplicablemente, desde los sectores superiores del estadio los espectadores podían ver perfectamente tanto el encuentro como la remoción de los cuerpos por parte de las ambulancias. Todo formaba parte del mismo caos.

La tragedia de Heysel no fue la última en un estadio de fútbol ni tampoco la más grave, sin embargo sentó un precedente en la justicia belga, que encontró culpable a catorce hooligans del Liverpool y los condenó en 1989 a tres años de prisión. Los ingleses cumplieron la mitad de la pena y fueron sobreseídos por un recurso presentado por la defensa, que los puso en libertad argumentando que los homicidios cometidos fueron involuntarios. También, por primera vez, fue procesada la UEFA como responsable solidaria, aunque luego la causa fue desestimada.

Las consecuencias para el fútbol inglés fueron mucho más graves. El Liverpool fue suspendido de las competiciones internacionales por diez años (luego de la apelación la pena se redujo a seis) y el resto de los equipos ingleses por cinco. La medida perjudicó económicamente a los clubes, que perdieron plata de venta de entradas, publicidad y derechos televisivos. Algunas instituciones se declararon en banca rota y otras se disolvieron. Además, se produjo un profundo vaciamiento que exilió a los mejores jugadores y técnicos británicos y los depositó en las restantes ligas europeas. Buscaban el prestigio, el dinero y el reconocimiento que Inglaterra no podía brindarles.

No obstante, debieron pasar cuatro años y una nueva tragedia para que el gobierno conservador de una Margaret Thatcher en retirada tomara cartas en el asunto. El 15 de abril de 1989 la sobreventa de entradas y la falta de mantenimiento del estadio Hillsborough fueron una trampa mortal para 96 aficionados del Liverpool. Sheffield era el lugar indicado para dirimir la semifinal de la FA Cup, que enfrentaba a los Reds y al Nottingham Forest de Brian Clough, y desde entonces se convirtió también en un sinónimo del desastre.

Luego de la tragedia de Hillsborough, el gobierno de Thatcher postuló, de acuerdo con el Informe Taylor, una serie de medidas destinadas a exterminar el hooliganismo y la violencia en los estadios ingleses. Se otorgaron préstamos a los clubes desde el Estado para que modificaran la seguridad de los reductos, la policía ganó poder y se impusieron penas más severas para quienes no cumplieran con las reglas. La FIFA, por su parte, inventó el sistema Fair Play, profundizó los controles en los ingresos y prohibió la consumición de alcohol en medio de espectáculos deportivos.

El estadio de Bruselas fue modificado y reducido en su capacidad, y recién volvió a albergar un partido de fútbol diez años después del desastre. Fue un amistoso entre Bélgica y Alemania en 1995 que lo presentó en sociedad con otro nombre: Rey Balduino.

Heysel había muerto con la tragedia.


Por Matías Rodríguez

Por Redacción EG: 22/09/2014

Para seguir leyendo:

Golazos Criollos: Marcelo Espina, de mitad de cancha en 1994

En su segundo ciclo en Platense, hizo uno de los mejores goles de su vida pero como el rival fue Lanús, el último club donde había jugado, no lo gritó. Hombre con códigos.

2005. COUDET 100x100

A los 30 años, Eduardo Coudet recibe a El Gráfico para someterse a las 100 preguntas. Querido en todos los clubes donde jugó, el actual técnico de Racing, repasa su catálogo de diabluras.

Superliga : todos los goles de la fecha 6

En el podio: el del Pity en el Superclásico, el que armaron Álvarez y Matos en Atlético Tucumán y el golazo desde 30 metros de Mendoza para el Globo. Con sonido ambiente

El triunfo de Racing para ser puntero

Racing le ganó a Unión 1 – 0 en Avellaneda, con gol de cabeza de Augusto Solari. De esta manera el equipo de Coudet encabeza en soledad la Superliga. La síntesis con sonido ambiente.

Calor de horno de barro y aroma de pan casero

En 1972, tras un partido en Mendoza con Huracán, Osvaldo Ardizzone acompaña al inolvidable Roque Avallay a su casa natal, allá en Maipú, donde están sus viejos afectos. Una nota que parece un poema.

25 de Septiembre de 1973, el triunfo del “equipo fantasma”

Fornari, Poy y Kempes, los rostros de una Selección Argentina que tuvo la misión de entrenarse por varias semanas en la altura de Tilcara para enfrentar a Bolivia y conseguir una victoria clave por Eliminatorias.

Golazos Criollos: Juárez le rompe el arco a Fillol en 1981

El veloz puntero izquierdo de Ferro, protagonista del campeonato en la pelea con Boca, le gana a River de visitante con este fortísimo remate de pierna derecha, inatajable para el gran “Pato”.

Mi personaje favorito: Carlos Pairetti

1972. Roberto Cardozzo destaca la figura del piloto del Turismo de Carretera, oriundo de Santa Fe, que brilló en el campeonato de 1968, en el que el “Trueno Naranja” se quedó con el título.

Una jugada inexplicable

En la Liga de Arabia Saudita, se enfrentaron el Al Faisaly frente al Ohod. En el ataque del Faisaly se dio este suceso de errores e infortunios que termina de la mejor manera posible para que sea antológica.