100x100

Olguín, 100x100: "Lo que se les da a los campeones del mundo es una vergüenza"

- por Diego Borinsky: 11/08/2014 -

Campeón con San Lorenzo, Argentinos, Independiente y la Selección, cuenta ricas anécdotas mundialistas y de su vida como zaguero: los técnicos, la vida después del éxito, el reconocimiento de AFA...

 Nota publicada en la edición de junio de 2014 de El Gráfico

LOS GESTOS y los conceptos claros, durante las dos horas y media de charla en un café en El Palomar.

 1 Duda existencial: ¿vos eras el alegre o el triste en el sketch de Mario Sapag? El alegre. Menotti, supuestamente, me ponía porque yo le contaba cuentos. Pernía era el triste, porque no le contaba nada y por eso no jugaba. Decir “Olguín es alegre” era una crítica, aunque pareciera lo contrario.

2 ¿La pasaste mal por ese chiste? A mí no me afectó, pero a mi hijo en el colegio sí. Lo cargaban los otros chicos a instancias de sus padres y venía llorando a casa. Todavía hoy muchos me saludan y están con la duda como vos, me siguen preguntando si yo era el alegre o el triste, porque la gente se acuerda de que era vapuleado por la crítica. Una vez lo hablé con Sapag, era un tipo bárbaro, ¿qué le iba a decir? ¿que no lo hiciera más? Si era su laburo...

3 Pero con los periodistas sí te agarraste feo. Un par de veces. Siempre éramos culpables los mismos y alguna vez se me salió la cadena y tuve cruces fuertes con periodistas.

4 Pasaron 36 años, ¿qué se siente ser campeón del mundo? Es algo que queda adentro y se lleva para siempre. El otro día me estaba mudando y me senté y me puse a ver cosas de ese tiempo, en general no lo hago, pero justo se dio y siempre encontrás algo. Es la nostalgia de todo lo que conseguimos, del esfuerzo que nos costó...

5 ¿Se sigue sintiendo emoción? Seeee, sobre todo en el interior del país, ahí la gente te ofrece un mayor reconocimiento, esa emoción no se pierde.

6 ¿Qué es de tu vida actual, Jorge? Trabajando. Tengo un centro de entrenamiento con chicos libres, de 14 años en adelante. Los entrenamos, los preparamos y los llevamos a diferentes clubes, algo parecido a lo que hacía Coqui Raffo con los libres.

7 ¿Con quién trabajás? Con mi hijo César, con dos profes y un entrenador de arqueros. Cada tanto voy al interior a ver chicos, tengo contactos que me organizan pruebas y a los que tienen condiciones los traigo y los preparo aquí. No les cobramos ni un peso para entrenar; si quedan en un club, arreglamos un convenio.

8 ¿César es por Menotti? Sí, nació en julio del 78, un mes después de salir campeones del mundo y quise honrar al entrenador que se la jugó por nosotros. César es el menor, fanático del fútbol, quiso ser jugador pero empezó tarde, entonces, hizo el curso y es director técnico. Gastón, mi hijo mayor, nada que ver: es analista de sistemas.

9 ¿Qué fue lo último que dirigiste? Alajuelense afuera y Villa Dálmine acá, en la C. Volví de Costa Rica en el 2004, me tomé unos meses para ver cómo venía la mano, pero se hacía difícil entrar, estaba medio borrado, y entonces arranqué como coordinador de deportes de la UOM (Unión Obrera Metalúrgica) y, después, a partir del contacto con una delegación de Campana, surgió lo de Dálmine.

10 ¿Por qué tuviste que ir a Costa Rica a dirigir? Porque fue lo que me ofrecieron. No sé si es poco o mucho para un campeón del mundo, a mí siempre me interesó trabajar, y cuando no te dan nada, valorás mucho lo que tenés.

11 ¿Qué hace un campeón del mundo dirigiendo en Primera C? (Piensa) Mucha gente no lo podía creer. Además, en mi caso, porque en Dálmine hacía de todo: coordinaba el fútbol, era el canchero, llevaba las pelotas… Qué sé yo, es trabajo, adoro el fútbol, toda mi vida pasó por el fútbol.

12 ¿Un campeón del mundo no debería tener otra posición? En algunos momentos pensaba que debería estar en tal o cual lado, y la verdad, para no enfermarme, prefiero no darme manija, estar bien y tratar de cumplir con mi trabajo lo mejor posible.

13 ¿Ves fútbol seguido? Sí, claro, y no me gusta lo que veo, salvo algunos equipos.

OLGUIN, hoy, a los 62 años, sin la melena de antaño. Entrena a chicos que recluta del interior.

14 ¿Por qué se juega mal? Uno puede perder de diferentes maneras, cuidándose o no, el cuento ese de que hay técnicos que te salvan porque son “sacapuntos” es eso: un cuento, porque de golpe te sale un Defensa y Justicia en una categoría difícil como el Nacional B y gana jugando por abajo y al ataque. Me gusta el convencimiento de Diego Cocca para hacerlo jugar así. Veo fútbol de todo el mundo y los que realmente hacen la diferencia son los equipos que juegan bien al fútbol.

15 Fuiste un defensor técnico, ¿por qué se perdió la técnica? Porque se trabaja muy mal en inferiores. La prioridad de muchos coordinadores es sacar resultados y no formar chicos.

16 ¿Qué hacés vos para mejorar la técnica de los chicos que reclutás del interior? Una es trabajar mucho con los reducidos, algo que lo empezamos con Menotti, el clásico loco que hoy se utiliza en todo el mundo. Guardiola lo usa mucho. Hay jugadores que se paran mal para recibir, de espaldas, no ven si viene atrás un contrario, no reciben para salir rápido, entonces, eso se trabaja. En muchos equipos de Primera veo defectos conceptuales terribles, sobre todo en la defensa, donde he jugado.

17 ¿Por qué salen tan pocos marcadores de punta en el fútbol argentino? En un momento se impuso la moda de defender con tres y eso se copió en las inferiores para sacar resultados. Entonces, los marcadores de punta pasaron a ser carrileros, y los carrileros van para arriba y no saben marcar, y les cuesta cerrar, y así esos conceptos se fueron perdiendo.

18 Es fundamental el mensaje del técnico, ¿no? Lo mío era muy especial (risas), tenía bastantes problemas con los técnicos, porque siempre quería salir jugando. Te imaginás que el Toto Lorenzo, cuando intentaba salir jugando, lo primero que hacía era putearme y gritarme “Tirala para arriba”. Le hacía caso a medias, porque yo sentía salir jugando, es una de las cosas que el Flaco (Menotti) me respetó a muerte. Y eso es algo que se ve hoy: el marcador de punta pierde la técnica, pierde la salida, lo mismo que hay pocos defensores centrales que van al medio para insertarse en el juego. Se quedan atrás y no se complican, quizás porque no están convencidos ellos mismos y entonces obedecen sin protestar lo que les dice el técnico.

19 ¿Zubeldía también te pedía como Lorenzo que la revolees? No, no. Zubeldía era otra cosa. Lorenzo me pedía eso, Bilardo también.

20 “Un dos mudo y que no pega no puede jugar al fútbol”, afirmó el Pipa Higuain. ¿Coincidís? Si sos central, mudo no podés ser, en eso coincido, pero en lo otro, para nada. Recuerdo que cuando llegué a Argentinos le pedí al Flaco Schiavi que intentara salir jugando. “Pero si yo no puedo gambetear un cono”, me dijo. “Sólo le estoy diciendo que pare la pelota y se la dé a un compañero”, le contesté, porque él rechazaba todo lo que venía o la tiraba para arriba. Eso le sirvió y aprendió muchísimo. Es más, al poco tiempo fuimos a unas prácticas de la Selección y Passarella estaba sorprendido. “¿De dónde sacaste a ese flaco forzudo que te mata? ¡No lo podés pasar!”, me preguntaba. Agarró confianza y un nivel impresionante.

21 O sea que es un mito que el central debe pegar patadas… Es mentira. Habrá algunos más recios que otros, pero si vos los empezás a trabajar para que salgan jugando, lo van a hacer. En Costa Rica tenía un uruguayo que se llamaba Tiscornia. Le pegaba a todo lo que pasaba, un día le empecé a insistir con que saliera jugando, hasta que un día tiró un caño y no lo podía creer ni él. Se dio cuenta de que si cortaba y la revoleaba era lo mismo que nada, porque la pelota volvía al rival.

22 ¿Cuál es la principal falencia del defensor actual? No entiendo por qué abrazan en el área. Yo fui con Argentinos a jugar contra la Juventus, y el delantero de ellos era un gigante, le llegábamos a la mitad del cuerpo, pero con el Chivo (Pavoni) no lo agarrábamos, cuando iba a saltar lo tocábamos y listo. Otra falencia que veo es que van mucho más al cuerpo que a la pelota, se paran mal para marcar, se perfilan mal y un delantero te tira un pelotazo de 50 metros y te gana la espalda. Eso no puede pasar.

23 Metiste muchos goles de tiro libre, ¿cuál era la clave? Quedarme a practicar después de hora, no hay otra. Una de mis virtudes era pegarle bien a la pelota, eso se trae, pero también me quedaba mucho pateando a los arqueros. En la Selección, nos quedábamos con Diego, por ejemplo. Diego también mejoraba mucho con la práctica, Acá no hay secretos.

24 ¿De quién eras hincha de pibe? Era de Racing y me gustaba Perfumo. Mi familia era de River, pero el marido de mi hermana era de Racing, y me contagió. Igual, siempre le hice muchos goles a Racing. Mi hijo Gastón es de Racing y César, de River. Se hizo fana. Recuerdo cuando con Argentinos le ganamos 2-0 a River por la Libertadores 86, él fue al Monumental, y estaba tan enojado que no se quería subir al auto.

25 ¿Por qué de Dolores te fuiste a vivir a Mar del Plata y no a Buenos Aires? Yo no decidí, apenas tenía 2 años. Supongo que fue porque a mi viejo le habrá salido el laburo allá: era policía, estuvo muchos años de guardicárcel en Dolores y después siguió como policía en Mar del Plata. Ahora me está llamando el intendente de Dolores porque quiere hacerme un homenaje.

ESTUVO muy cerca de jugar en River y hasta se puso la camiseta.

26 ¿Cómo empezaste en el fútbol? Tenía 13 años y fui a ver un partido de la primera de Alvarado, donde jugaba mi hermano. De golpe les faltaba un jugador, el 4, yo era delantero en la quinta de Alvarado. Mi hermano avisó que estaba yo y me hicieron jugar. Le gusté al técnico y después de ese partido me pidió que fuera a entrenar con ellos. Así empecé en la primera de Alvarado, porque faltaba un 4 y yo estaba ahí (risas). Después, todos criticaban a Menotti porque supuestamente me había improvisado de 4, pero yo jugué de 4 en Alvarado y me probé de 4 en San Lorenzo, conocía el puesto.

27 ¿Cómo llegaste a San Lorenzo? Jugué ese año en Alvarado con 14 años, me convocaron a la Selección de Mar del Plata y participé de un cuadrangular con San Lorenzo, Quilmes y Rosario Central. Anduve bien y los tres equipos me pidieron para ir a una prueba, elegí San Lorenzo porque me gustaba más. Acá me vio Duchini, un fenómeno, y me dejó.

28 ¿Dónde te instalaste a vivir? Fui a la pensión del club, en Balvastro y Centenera, a 7 cuadras del Viejo Gasómetro: iba caminando directo a la entrada principal. Yo era el más chiquito de todos en la pensión, estaba con el Sapo (Villar) y con Victorio (Cocco).

29 ¿Qué recordás del Viejo Gasómetro? Era mi casa, vivía más ahí que en la pensión. Me la pasaba todo el día jugando a la pelota con los de la hinchada y también con chicos de Huracán, convivíamos totalmente, no había los problemas de ahora. La desaparición del Gasómetro fue un golpe duro para mí, ya me había ido a Independiente, pero estaba atado a una linda etapa de mi vida, fueron 13 años en el club, la base sobre la que me formé.

30 ¿Cuál de los tres títulos que ganaste con San Lorenzo disfrutaste más? El del 74, con Zubeldía, porque se armó con mucho sacrificio. Lorenzo se fue en el 73 y vendieron a medio equipo. A mí me querían dar a San Lorenzo de Mar del Plata, pero Zubeldía me dio la oportunidad y me gané el puesto jugando de 3.

31 Contá alguna de Lorenzo. Estábamos concentrados con San Lorenzo para jugar la Copa y el primer plato era sopa. No quería tomar sopa, le digo al mozo, y desde la otra mesa me ve y me grita que tome la sopa. “Maestro, la verdad que no tengo ganas”, le retruco. Todo a unos metros de distancia. “Si no toma sopa, se va”, insistió. Pensé que me lo decía en joda, así que no tomé, y enseguida se paró y me ordenó que fuera a buscar el bolso y me retirara. Me echó. Tenía esas cosas Lorenzo.

32 Y alguna positiva... Era un vivo, aprovechaba todo. Un gran estratega. Y también un precursor con el tema de empezar a entrenar más, le daba otra dinámica al equipo.

33 ¿Con Zubeldía cómo te llevabas? Un tipo excepcional, de hecho él me recomendó a Menotti para la Selección. El Flaco le preguntaba a algunos entrenadores qué jugadores tenían proyección internacional y Zubeldía me había puesto a mí en esa lista.

34 Pero Zubeldía fue el padre de los alfileres y el antifútbol, ¿o no? No, nada que ver. De hecho, tuve muchas discusiones con el Flaco por ese tema, le explicaba que no era un ventajero como se decía. Yo estuve varias veces con Aguirre Suárez y te pegaba en la nuca, pero te pegaba porque te quería pegar, no porque lo mandara Zubeldía. El quería que el equipo jugara. Hablando con mucha gente de aquella época, estaban de acuerdo en que los que iniciaron estas cosas fueron los jugadores. El Flaco decía que los mandaba Zubeldía y yo te puedo asegurar que no, porque lo tuve como entrenador. Era un tipo excepcional, te dabas cuenta por la forma en que trataba a los jugadores.

35 ¿Grondona ya mostró su muñeca en el 79, cuando destrabó tu conflicto con San Lorenzo y te llevó a Independiente? Yo le había hecho juicio a San Lorenzo por falta de pago, ya era campeón del mundo. Era titular en la Selección, había una gira y Menotti me avisó que no iba a llamarme porque no tenía club. Grondona me citó en la AFA y me dijo que dejara el juicio, que él solucionaría el tema de la plata y que le interesaría que fuera a Independiente. Que si mantenía el juicio y seguía en el club, no iba a jugar en la Selección. Le hice caso y terminé en el Rojo.

36 ¿Por qué te fuiste de Independiente, si te fue bien y saliste campeón? Cuando agarra Pastoriza, pide una reunión y avisa que no quiere más a Morete en el plantel. A mí no me dijo nada, pero aunque hacía una gran dupla con Villaverde, él quería meter a Trossero porque eran amigos, se conocían de antes. Ibamos a ir a River, nos juntamos con Santilli y nos dijo que nos iba a llamar el tesorero para firmar, pero no nos llamaron nunca y terminamos en Argentinos, donde viví mi mejor etapa.

CON SU CARACTERISTICA melena, jugando como 3, donde lo ubicó Zubeldía. También fue central y marcador de punta derecho.

37 En el Rojo también tuviste problemas con Nito Veiga. Yo empecé jugando el campeonato porque Trossero estaba suspendido. Anduvimos muy bien con Villaverde y cuando vuelve Trossero, en vez de decirle que no iba a jugar, Veiga repartió las pecheras y le dio la de los suplentes. Trossero empezó a correrlo y a insultarlo, los periodistas que miraban no lo podían creer. “Sos un hijo de puta, a mí no me podés dejar de suplente”, le gritaba. La práctica no empezaba porque lo corría y puteaba. Nito Veiga no hablaba, y, como me daba vergüenza, agarré y le di la pechera mía a Trossero. “Tomá, jugá vos”, le dije. Y el tipo agarró la pechera y se la puso y yo jugué para los suplentes. Insólito, pero pasó así.

38 ¿Aquel Argentinos de lujo (84-86) demostró que se puede ganar la Libertadores jugando bien? Seeeee. Apretadas en el exterior hubo siempre, eso no es nuevo, pero los de afuera no juegan. En la final con el América, allá nos tiraban bolitas de acero con gomeras, pum, pum, cuando salíamos a la cancha, pero nosotros estábamos tan convencidos de a qué queríamos jugar que no nos importaba nada.

39 Ganaste la Copa con el equipo menos pensado... Sí, claro, y lo disfruté de una manera muy especial. Fueron los últimos años de mi carrera y en los que realicé lo que sentía a pleno: jugué en el puesto que a mí me gustaba, de central, y al fútbol que yo sentía. Anduve tan bien en Argentinos que un integrante del cuerpo técnico de Bilardo me llamó para que fuera a la Selección. Atendió mi mujer porque no estaba en casa. Y no existían los celulares. No quise ir, nunca respondí el llamado.

40 ¿Por qué? Ya había estado con Bilardo en San Lorenzo, y no estaba de acuerdo con su forma de pensar y trabajar. Era un tipo que se preocupaba más por el rival que por el equipo propio, su obsesión era defender, te hacía mirar mil videos pero para ver cómo jugaba el otro y no para corregirte a vos.

41 O sea que vos podrías haber sido bicampeón del mundo como Passarella... Sí, pero por una cuestión de ideología o de convicciones no se dio. Y quizás, por ese mismo motivo me terminaron cerrando puertas después.

42 ¿No te arrepentiste de esa decisión? La Selección está por encima de todo... No, ahí había una defensa de una idea y lo tomé como tal, o sea: defender una línea, una forma de sentir y de jugar, por eso cuando Passarella fue con esa Selección, rompió esos principios.

43 Volvamos a la Libertadores que ganaste con Argentinos... Decía que la disfruté muchísimo porque ahí todos respetábamos la idea de jugar. Ese equipo se armó para salvarse del descenso, como pasa en muchos clubes chicos, que empiezan a traer la resaca de otros lugares. Nosotros vinimos de Independiente con Morete, que estábamos de vuelta, algo parecido Jota Jota, Pavoni, Vidallé...

44 Fue raro: en vez de atrincherarse para sacar puntitos, apostaron a jugar... Lo que te decía antes, que es un cuento eso del “sacapuntos”. Ese grupo de gente de experiencia se sentó un día, en el medio de la cancha, sin el técnico, e inculcó la idea de que no veníamos a salvarnos del descenso defendiéndonos para sacar puntitos, sino que veníamos a tratar de ganar. Al principio costó, hasta que Saporiti, que venía con la idea del Flaco, encontró el equipo.

45 ¿Qué te acordás de la final con la Juventus? Estábamos en el hotel, en Tokio, y llegaron. Nosotros comíamos unas milanesas con papas fritas y aparecieron los tanos, todos de saco y corbata, enormes, una pinta bárbara, nos miraban de costado, éramos pollitos. Adentro de la cancha fue otra cosa: cuando empezamos a jugar contra esa verdadera selección europea, le dimos un buen toque.

46 ¿Te queda el sabor amargo por perder o el dulce por el juego que desplegaron? Y… amargo, amargo por no haber ganado. Después, rescatás otras cosas y está el orgullo y la felicidad. Yo trabajé dos años como técnico en Japón y ellos vendían aquel Argentinos-Juventus como la mejor final de todas las que se jugaron en Japón.

47 ¿Se te frunce un poco al ir a patear un penal en una definición así? Es una situación difícil, te digo la verdad. Por suerte pude meterlo, también la metí en la final de la Libertadores, por suerte, te digo...

EN INDEPENDIENTE jugó 4 años y ganó un campeonato. Formó una gran dupla central con Villaverde y también lo hizo en el medio. Tuvo roces con Pastoriza.

48 Tenés un récord difícil de igualar: fuiste campeón con las 4 camisetas que defendiste profesionalmente... Es cierto, me quedó Alvarado, con el que fui subcampeón.

49 Tus mejores amigos del fútbol. Tuve buenos compañeros pero amigos, no.

50 Tu día más feliz. Cuando salí campeón del mundo con la Selección. Antes era distinto, yo no empecé a jugar pensando en hacerme rico. Mi sueño era jugar en Primera, y el día que llegó la citación a la Selección no lo podía creer. Fue loco cómo se dio: jugábamos con Huracán, San Lorenzo era una tienda total, yo estaba de 5 y Houseman me pasaba cómo quería. Y cada vez que me pasaba me decía: “Quedate tranquilo que mañana te llaman de la Selección”. ¡Hijo de puta!, pensaba yo; me baila y encima me carga. Y al otro día me citaron. Fue un sueño, así que imaginate lo que sentí el día que fuimos campeones del mundo.

51 El día más triste. Cuando perdimos la final con Juventus, porque ese partido culminaba todo lo que se había logrado con ese equipo.

52 El mejor DT que tuviste. El Flaco. Era un adelantado en todo. Hoy en día se hacen cosas que él empezó con nosotros, como los reducidos, achicar arriba, hacer los locos...

53 ¿Y el peor? El que menos me banqué (risas)… fue Bilardo, lo peor que me pudo pasar. Todo lo que le adjudican a Zubeldía, en realidad corre para Bilardo: la trampa, sacar ventajas. En San Lorenzo él traía un masajista de Colombia al que hacía entrar al campo para perder tiempo si veía que el equipo andaba mal.

54 ¿Con Menotti te seguís viendo? Muy poco, cuando nos juntamos por algún aniversario y nada más.

55 ¿Sos de llamarlo? Lo hice muchas veces. De hecho, el reencuentro en River del año pasado lo empecé por el problema que tiene el Negro Ortiz: le salió un globo entre el estómago y el páncreas, pensábamos que era un tumor pero al final por suerte no era. No tenía cobertura médica, entonces con 2 o 3 muchachos empezamos a llamar a River, a San Lorenzo, a la AFA, nadie nos daba bola, hasta que conseguí que Passarella, como presidente de River, concretara la cena. Igual, después no le consiguieron nada, nadie le dio bola.

56 Le dieron una plaqueta en San Lorenzo hace un par de semanas... ¿Pero para qué te sirve la plaqueta? Le tenés que dar otra cosa.

57 ¿Argentina es candidata en este Mundial? Los principales candidatos son Brasil, por ser local, España porque mantiene la base y Alemania. Después, por nombres, Argentina tiene al mejor del mundo y jugadores en buen nivel. Está ahí nomás.

58 ¿Ves puntos de contacto entre Messi y Maradona? Para mí hay una diferencia muy grande entre los dos. Maradona tuvo un temperamento que no veo en Messi. Con la pelota en los pies, Messi tiene muchas cosas de Diego, pero Diego es más completo y tenía más continuidad, Messi a veces se va del partido. Diego no desaparecía nunca y buscaba ayudar de alguna manera al equipo aunque no tuviera un buen día.

59 ¿Qué entrenadores actuales te gustan? Gareca hizo un muy buen trabajo, me gusta Diego Cocca. Y en el mundo, Guardiola.

60 ¿Sabés que estás 6° entre los argentinos con más minutos jugados en Mundiales, a la par de Passarella y Galván? No tenía idea. ¿Sexto? ¡Qué bueno! Pero varios de ellos tienen más Mundiales que yo.

61 Te digo Moscú, ¿qué te sugiere? Eso fue de terror. Menotti me citó por primera vez porque se había lesionado Asad, estaba la gira por Rusia y Polonia y no había tiempo para hacer la visa, entonces me mandaron con la visa de Asad. ¿Sabés lo que era Rusia en 1976? Eran todos soldados, no había particulares. Entregué el pasaporte y empezaron a ver la visa y mi cara, y con los dedos, me hacían “tres, dos, tres, dos”, yo no entendía. Después caí: en el pasaporte decía Jorge Mario Olguín y en la visa Julio Asad. No había problemas por la foto, estábamos los dos con pelo largo y de perfil. El problema era la diferencia en la cantidad de nombres. Me quedé en ese aeropuerto, sentadito en un banco, ¡con un susto tremendo! Vino el embajador y lo arregló.

62 ¿Cómo te convenció Menotti para jugar de lateral? Yo empecé como central, pero contra Alemania, en la serie del 77 en cancha de Boca, perdimos 3-1 y a un grupo de muchachos nos empezaron a castigar feo, porque decían que no teníamos estatura, que nos ganaban de arriba, porque los goles habían sido de cabeza. Yo salí del equipo, Menotti trajo a Piazza, pero estuvo una semana y su mujer tuvo un accidente y se volvió a Francia. Ahí puso a Luis Galván y a Pernía de cuatro, porque Carrascosa había renunciado. En un momento, el Flaco me propuso jugar de cuatro y le contesté que no tenía problemas, que conocía la posición. Hicimos unas prácticas, me fue bien y quedé ahí por dos Mundiales.

63 ¿Sentías presión por el clamor popular por Pernía? En el 77, con la Selección jugamos la final del torneo de Mar del Plata con Boca. El estadio era todo de Boca, parecíamos una selección extranjera (risas). Ganamos 1-0, pero todo el estadio estaba en contra, una cosa de locos (risas). La mayoría de la prensa nos mataba, armaba selecciones paralelas todas las semanas, ponían nuestras fotos y nos hacían la crucecita.

64 ¿Maradona estuvo bien sacado del plantel o fue un error de Menotti? Maradona no estaba en el plantel. Los que salieron fueron dos: Bottaniz y Bravo. En la concentración, Diego no estuvo nunca con nosotros. Jamás entendí por qué realmente dicen eso, si se sabe que no estaba con nosotros, quizás para quedar bien con Diego. La verdad es que Diego venía a jugar a veces con nosotros, el Flaco siempre llamaba a 4 o 5 para completar los picados y dentro de esos 4 o 5 estaba Maradona. Lo citó para jugar un par de partidos, pero insisto: nunca estuvo concentrado con nosotros. Y para estar dentro del grupo, y luego salir, tenés que estar concentrado.

SUS PRIMEROS tiempos en la Selección. Fue el 4 titular de Menotti en sus dos Mundiales.

65 ¿Arrancaron el Mundial 78 pensando en que podían ser campeones? No. La idea era llegar lo más lejos posible, no se hablaba de salir campeón.

66 ¿Cuál fue el partido más difícil? El debut, con Hungría. Encima, a los 5 minutos perdíamos 1-0, todo mal de entrada: mucha presión, muchos nervios. Y era un grupo de tres europeos, no podíamos patinar.

67 ¿Fue un bajón tener que ir a Rosario? Al principio creímos que sí, pero enseguida nos dimos cuenta de que la gente estaba más cerca y que influía en los rivales.

68 ¿El partido con Perú fue normal? Para atrás no fueron. En los primeros 15 o 20 minutos nos podrían haber metido dos o tres goles. Ahora, si me decís que los erraron a propósito... tienen una puntería bárbara, ¡eh! Lo que pasó es que les metimos dos goles en el primer tiempo y en el segundo entraron con los brazos caídos, los empezamos a anticipar en todas y los llevamos por delante. Viajé una vez con Chupete Quiroga y me contó que se comió una bomba que no lo mató de casualidad. La gente decía que se había vendido y él siempre declaró que se sentía más peruano que argentino.

69 ¿Pudiste dormir la noche previa a la final? Casi nada. Yo compartía la habitación con Luque y la ansiedad era tremenda. No sólo por la final en sí, sino porque era la coronación de una etapa larga de muchísimo esfuerzo, de sobreponerse a las críticas, de meses y meses concentrados.

70 Sobre todo esa concentración eterna en Villa Marista... Fue a principios del 78, a la noche se escuchaban disparos, y nosotros nos tirábamos debajo de la cama con Leo, porque la ventana de nuestra habitación daba justo a la calle. Al otro día veías caballos muertos, se ve que a lo que se movía le tiraban, ¡nosotros teníamos un susto!

71 ¿Cómo vivió Luque ese Mundial, vos que estuviste al lado? A Leo se le murió el hermano en un accidente en la Panamericana cuando venía a ver un partido, se fue a Santa Fe y el Flaco le dijo que si quería dejar el Mundial, lo entendía. Leo se quiso quedar, no se iba a bajar de ninguna manera después de lo difícil que había sido llegar hasta ahí. Lloraba, estaba mal, pero se quedó. Y después se luxó el hombro, lo tenía en cabestrillo. Yo le cortaba la comida, lo tenía que bañar, le pasaba el jabón, lo secaba...

72 Tuviste una gran final con Holanda, apenas un error... La jugada que terminó con el tiro en el palo de Rensenbrink en el descuento... Vi venir la pelota, al Pato salía a buscarla, él pensó lo mismo que yo y no fue ninguno de los dos. Menos mal que cuando llegó la pelota no quedó ángulo. Es la suerte del campeón. ¡Un poquito
de suerte necesitábamos, che! Si entraba, me tenía que cortar los huevos…

EL OTRO abrazo del alma, ya campeones, con Menotti. Una imagen que simboliza mucho.

73 ¿Quién fue a buscar a quién en ese abrazo tan emblemático con Menotti? Nos encontramos. Menotti provocó un quiebre en la historia de la Selección, en lo que representa en el mundo. Apenas asumió creo que el cachet era de 15 mil dólares, después del Mundial pasó a 500 mil más o menos. Ibamos afuera y nos respetaban de otra manera.

74 ¿Y qué simboliza ese abrazo? El agradecimiento a un tipo que se la jugó por nosotros, con casi toda la prensa en contra. Para el Flaco hubiera sido mucho más fácil traer a 3 tipos de Boca, 3 de River, 3 de afuera, y listo, pero mantuvo sus convicciones.

75 ¿Qué recordás de la vuelta olímpica? Terminó el partido y lloré. Fue un desahogo, la sensación que uno experimenta cuando termina todo, mirás para atrás y ves todas las cosas que tuviste que superar.

76 ¿Y que pasó con el parto de tu mujer? Fue una locura. En el vestuario me avisaron que estaba por parir, en esa época no existían los celulares, así que me sacaron con un auto que se subía a las veredas, se metía de contramano. Llegué a la clínica y resultó ser una falsa alarma. Nació un mes después.

77 ¿Conociste a otro jugador tan vapuleado como vos en la historia de la Selección? Ja, ja, poquitos. En esa época también le daban a Luis Galván, a Valencia, Ardiles…

78 ¿Cuesta volver a jugar después de ser campeón del mundo? Terrible: a los 10 días recuerdo que jugamos contra Argentinos en cancha de Atlanta, de noche, 100 personas en las tribunas, un frío… En realidad no queríamos saber nada con volver a entrenar. Nos invitaban de 20 países diferentes, pero teníamos que seguir en nuestros equipos.

79 ¿Sabías algo de lo que pasaba en el país en el 78? No, no sabía nada, tampoco hablábamos entre nosotros.

80 ¿No sabías aunque tu papá fuera policía? Era policía, pero ya estaba jubilado hacía un montón. Nos ha tocado saludar a Massera y Videla, una o dos veces, cuando fuimos a la casa de Gobierno, como les tocó a otros también. Venía uno y te decía: “Hay que darle la mano fuerte a Videla”. Y el tipo al final te ponía la manito blandita (hace el gesto con desdén). Se corría la bola de que nos iban a dar 10 mil dólares y cuando fuimos a la casa de Gobierno nos regalaron una cigarrera, y apenas tuvimos un minuto, nos apuramos a abrirla para ver si estaba la plata adentro. No estaba.

81 ¿Qué te genera ver esas fotos con el saludo a los dictadores? Y... ahora, sabiendo qué hicieron, me da bronca, rechazo, pero en ese momento no sabíamos nada y no podíamos hacer otra cosa. Mirá, una vez di una charla con estudiantes de periodismo y les explicaba: “Esto es como echarle hoy la culpa a la gente que fue a la cancha a hinchar por Argentina”. Es lo mismo. En ese sentido, mucho peor fue haber mandado a la Selección a jugar un Mundial en medio de una guerra.

82 ¿Se planteó entre ustedes no jugar el Mundial del 82? No, eso lo tendría que haber decidido la AFA. Sí nos pasó que estando allá nos enteramos de cosas que en la Argentina se veían de manera opuesta. Acá íbamos ganando la guerra; en España supimos la verdad. Viéndolo a la distancia pienso que no tendríamos que haber ido.

83 ¿Por qué fracasaron en ese Mundial? Porque no se hicieron las cosas como en el 78. El jugador es hijo del rigor: cuanto más trabajás, más respondés, y en ese momento soltaron un poquito las riendas, dejaron un poco al margen a Pizzarotti y le dieron cabida a otra gente que había entrado.

84 ¿Hubo aburguesamiento? A ver, vos salís del aburguesamiento cuando te empiezan a presionar, y cuando tenés un grupo detrás que te está encima. Eso falló. No había el mismo rigor en el trabajo. Hubo un cambio en Menotti.

85 ¿Por qué creés que estás afuera del sistema? No sé, habría que preguntarles a los dirigentes. Me parece que los pocos trabajos que hice no han sido tan malos. Pero si me costó mucho hace 10 años, ahora es casi imposible.

86 En algún momento habrás querido meterte en el sistema... Claro, y me costó muchísimo. Cuando volví de Costa Rica, uno me dijo: “Tenemos que volver a meterte en el círculo para que te conozcan”. ¿Conocerme a esa altura?

87 ¿Te apretó feo alguna vez la barra? En Argentinos, como técnico. El club era un desastre, estaba descendido y fuimos preparando el equipo para el torneo siguiente. No había ni presidente, no había un peso, me hice cargo de las inferiores, llevé técnicos, pero cada vez que salía de entrenar venía uno de esos muchachos que vivían en la cancha y me mostraba el revólver, empezaron a llamarme a casa, a amenazarme, y un día me pusieron un cuchillo en mi espalda. Querían que me fuera, era obvio. Y me fui.

SENTADO EN LAS BUTACAS de madera del Viejo Gasómetro, donde se formó y jugó durante 13 años.

88 En los últimos años siempre se vio a ex jugadores en la platea del Gasómetro, pero a vos nunca, ¿por qué? No sé por qué. Y eso que soy el único campeón del mundo que jugaba en San Lorenzo en el momento de la consagración. El Negro Ortiz se formó también en San Lorenzo pero en el 78 jugaba en River.

89 ¿Eso te pone mal? En su momento me afectó; ahora ya no. Cuando se cumplieron los 100 años del club invitaron a un montón de gente y me dio pena cómo lo armaron: estábamos sentados atrás, en la oscuridad, mientras subían al escenario todos muchachos más nuevos. Creo que San Lorenzo no respeta la historia. Por ahí le dan un trabajito a un ex jugador para que vaya con las inferiores y creo que merecen algo más que eso.

90 ¿Qué cosa, por ejemplo? Mirá, hace unos días se inauguró la Mutual de San Lorenzo y no fue un solo directivo. En la misma mutual está viviendo Chazarreta. Andaba en un remise y lo echaron de la pensión, entonces se le dio un lugar para vivir. Y eso que Chazarreta le dio mucho al club, eh...

91 Algo le dieron, entonces... Sí, pero se lo da la Mutual, no el club. San Lorenzo no le da nada, por eso te digo que no respetan la historia. Si llamarte de vez en cuando y darte una medallita es respetar la historia, estamos confundidos. Podrían colaborar con la Mutual, que le den a los ex jugadores la posibilidad de tener una obra social. En Boca armaron una mutual bárbara, le sacan el 1 % al contrato de cada jugador que firma y con eso ayudan a muchos ex jugadores. Lo armó Rattín, lo hablé con él.

92 ¿Qué fue lo que más te emocionó en el reencuentro de los 35 años de la Selección? Verlos a todos, disfrutar de la sobremesa. Creo que debería hacerse una vez por año y organizado por la AFA.

93 ¿Vos creés que todavía hay muchos que no reconocen el título del 78 porque lo asocian a una etapa negra del país? No sé los motivos, pero sí es evidente que no hubo un respaldo a los jugadores del 78 para que pudieran trabajar como sí lo hubo para los del 86. Fijate en los últimos años quiénes trabajaron y trabajan en la AFA.

94 Quizás porque Grondona fue el presidente del 86 y no del 78 y siente más como sus hijos a los del 86... Puede ser. Hace algunos años, con Pizzarotti armamos un plan que incluía a las dos Selecciones campeonas del mundo. Nos reunimos en Ezeiza. El proyecto era que los campeones recibieran a las distintas delegaciones de otros países, como se hace en diferentes países, entre otras tareas.

95 ¿Qué pasó con ese proyecto? Nada. Grondona se mostró contento y entusiasmado, pero quedó en la nada. Hoy se les da el dinero a algunos: a vos sí, a vos no, a vos sí... No es un reconocimiento para todos. Además, la plata que se está dando es una miseria.

96 ¿Cuánto es? Tres mil pesos.

97 ¿Y hay buena onda entre los del 78 y los del 86? Sí, sí, mirá, una vez nos juntó Sancor. Invitó a las dos Selecciones campeonas de mundo para dar una charla de motivación a sus empleados. La pasamos muy bien, el problema del trabajo no tiene nada que ver entre los jugadores.

98 ¿Sentís que no fueron reconocidos como corresponde? Nosotros no hemos sido nunca reconocidos por quien tiene que reconocernos, que es la AFA y en parte también el Gobierno.

99 ¿Qué sería un reconocimiento para vos? Escuchame: el campeonato del mundo no lo gana cualquiera. Hubo un proyecto en el Congreso para reconocer a esos 43 tipos. Acá hay un reconocimiento a los atletas olímpicos, creo es de tres sueldos, ¡y no hay nada para los campeones mundiales! Hay muchos que hoy no pueden trabajar, que no tienen obra social, te nombré el caso del Negro Ortiz. Esa gente debería vivir dignamente por lo que hicieron y que no terminen mal, como en otros casos.

100 Pero ahora hay un reconocimiento, aunque sea escaso, ¿o no? Es esa plata mínima que te da la AFA, que empezó hace 5 años y nunca más se movió y no quieren saber más nada. Y dicen: este sí, este no. Yo pido otra cosa: no una cuestión de necesidad, sino un reconocimiento.

Por: Diego Borinsky / Fotos: Hernan Pepe y Archivo El Gráfico
 

Por Diego Borinsky: 11/08/2014

Para seguir leyendo:

San Lorenzo reconoce gusto por Almirón

El presidente del club, Matías Lammens, reconoció que quiere traer un entrenador antes de fin de año y aceptó que el DT Lanús es el que más agrada.

¿Habrá fútbol para ver este sábado?

Sí, y para todos los gustos. Napoli-Inter en Italia, juega Leo Messi en España, hay Bundesliga y Ligue 1. Todos los podrás seguir en El Gráfico.

Repudio de la dirigencia de Independiente a los barras

Los dirigentes del Rojo pidieron "todo el rigor de la ley" para "los personajes nefastos" que amenazaron a Ariel Holan.

Nigeria será rival de Argentina en Rusia

AFA confirmó que al amistoso contra Rusia, para el que Sampaoli ya dio la lista de convocados, se suma un partido ante los africanos.

Nasri elige a Sampaoli como uno de sus mejores DT

El volante francés además dijo que el ex entrenador de la selección de su país había sido el peor que lo dirigió.

La misión que lidera Sebastián Crismanich

El ex taekwondista, ganador de la medalla de oro en Londres 2012, aseguró que quiere "ayudar a mejorar el deporte y producir un cambio cultural".

La sorpresa: Sampaoli explicó porqué convocó a Perotti

El volante de la Roma fue citado para el amistoso ante Rusia; ya debutó en la selección, pero no completó 90 minutos.

Con Scola, ya está la lista para la clasificación a China 2019

El entrenador del seleccionado argentino de básquetbol, Sergio Hernández dio la nómina de buena fe inicial.

El Hacha Ludueña fue dado de alta

El cordobés Luis Antonio Ludueña fue dado de alta del pico de tensión que sufrió en la madrugada del miércoles.