Notas de la revista

¿Ustedes qué opinan de Riquelme?

- por Redacción EG: 14/08/2012 -

La particular situación de Riquelme hizo hablar a todo el país, especialmente al siempre efervescente Mundo Boca. Aquí sumamos más leña al fuego. Opinan cuatro figuras que supieron vestir la camiseta xeneize y que saben un rato largo sobre las presiones que eso puede implicar. Para leer y seguir debatiendo en casa, en el bar o en la oficina.

Nota publicada en la edición de agosto del 2012 de El Gráfico  

UN JUGADOR SENIOR
Riquelme es un chico especial. Igual, mucha culpa de esto tiene el periodismo. Nos hacen ídolos, creemos que somos Dios, y resulta que somos seres humanos. Y eso generan con Riquelme, que es el dueño del club. Nosotros estamos para jugar al fútbol, nuestra inteligencia está para eso. Entonces, el lío surge cuando nos hacen creer otra cosa. Los jugadores nos confundimos fácil. Muchos periodistas hablan de Riquelme como si fuera mejor que Maradona. Esto es ridículo. No tengo nada contra la prensa, pero no me gusta que endiosen a los jugadores. El fútbol hoy es más televisivo que de cancha. Y la gente es más boluda, en comparación con tiempo atrás. Lo observás en los más chicos. Los pibes que fueron al banderazo por Riquelme opinaban que era mejor que Diego. Y ellos ni lo vieron jugar a Maradona. Este parece un fútbol de PlayStation.

JHUGO GATTI jugó 417 partidos en Boca entre 1976 y 1988. Ganó seis títulos.

 
Por ahí él está vacío, como dice. Te puede pasar. Pero no nos olvidemos de que su ilusión era ganar los tres títulos y no se quedó con nada. Eso por ahí influyó en su determinación. Los medios dicen que volvió a su mejor nivel en los últimos seis meses, pero yo miré al peor Riquelme en ese tiempo. Vamos al primer partido de la final ante Corinthians. El empate de ellos viene porque Riquelme pierde la pelota. Y perdió un montón después, en el partido de vuelta. Además, hubo unos cuantos partidos en los que no la tocó, por ejemplo frente a Banfield. Estaba lento, cansado, se la robaban fácil cada vez que lo apretaban. Parecía un jugador senior. Si es el mejor, debe poner dos pases de gol y un montón de cosas más por partido. Pero, ¿qué le pueden decir Schiavi, Clemente o Somoza? Si le tienen admiración. Seguro, se sintió impotente y de ahí su declaración. A mí también me ocurría: me pateaban y llegó un momento en el que no me podía agachar. Y me retiré. El siempre fue rápido mentalmente, pero lento en lo físico. Y ya tiene 34 años. A Boca lo vi rápido en la mitad de la cancha cuando él no estuvo. Ahora, cuando él está, hay peaje, frena al equipo, pese a que luego te hace un moño. Riquelme es un crack para el fútbol argentino, un fútbol de cháchara.

Todo pasa en el fútbol. Roma, Marzolini, Rattin, Maradona y Brindisi se fueron de Boca y no se terminó el mundo, aunque parecía que sí. Pasa que los medios inflan la situación y te lo venden así. La gente, entonces, pica y compra. Ya vendrá otro que la rompa. Siempre aparecerá uno.

Hugo Gatti

ALBERTO MARCICO jugó 154 partidos en Boca entre 1992 y 1995. Ganó tres títulos.

 HONESTIDAD TREMENDA
Román dijo que no podía darle más a Boca y que se sentía vacío. Yo le creo al jugador. Hubo un cúmulo de cuestiones que lo cansaron, y ya está: considera que no le puede dar más al club. En Boca, se necesita estar siempre al cien por ciento. Román tuvo una actitud de una honestidad tremenda al declarar eso. Su corazón está en Boca y es uno de los más queridos en la historia de la institución. De todas maneras, el que jugó al fútbol sabe qué dijo Riquelme. El hincha lo puede ver diferente. Aquí hay otra exigencia mental y física que no existe en otro equipo. Y él lo manejaba de un modo sensacional, pero no es para nada fácil. ¿Qué cosas lo desgastaron? Si vos tenés problemas con el entrenador, Falcioni en este caso, es complicado. Eso cansa, más por la edad de Román. Además, él quiere a un Boca competitivo y pudo haber influido en su decisión cuando vio que se iban varios jugadores. Sin embargo, no creo que haya pesado su relación con el presidente, Daniel Angelici.

Por otra parte, su gesto para con Roncaglia, de llevarlo igual al partido de vuelta de la final de la Libertadores es digna de elogio. Esa resulta una de las diferencias de Román respecto al resto; él defendió siempre a sus compañeros y al club, sobre todo. Sostuvo, en ese sentido, las presiones del plantel y todo funcionaba a su alrededor, en especial en el último tiempo. Román paró muchas cosas al salir a hablar con la prensa: las críticas al entrenador y al equipo podían haber sido mayores.

Quizás le alcance para jugar en otro equipo. Pero no en Boca. El se siente así. Es difícil mantener el nivel en el club; no es un tipo eterno, por más que fue el mejor del equipo en el último campeonato.
Boca será distinto sin Riquelme. Si bien hay jugadores de categoría, a Chávez le falta rodaje y, por supuesto, no es lo mismo que Román, que juega un montón y es respetado por árbitros y rivales.

Alberto Márcico

JOSE SANFILIPPO jugó en Boca durante 1963.

 QUE CAMBIE DE UNA VEZ
Este chico se pelea con todo el mundo. Nadie lo discute: es un gran jugador. Riquelme es el mejor de la última década en Boca, por su juego, su categoría, sus goles importantes y sus pases perfectos. Excepto en los últimos cuatro partidos, jugó bien en Boca. Sin embargo, él les quita velocidad a los contragolpes. Ocurría lo mismo cuando estaba Palermo. Además, ¿qué quieren: a un tipo que la toca 200 veces en la mitad de la cancha y mete un pase cuando ve un claro o a otro disciplinado que quizás no tenga tanta técnica como Riquelme?

Tal vez a Boca le iría mejor con gente disciplinada que no se pelee de manera constante. Que Román cambie de una vez. No se debe bancar más los caprichos de un muchacho. El ya venía con líos con Palermo. Si me abrazaste después del gol, si me diste o no el pase, si fuiste a festejar a la popular o a la platea; todas pelotudeces. ¿Tiene que ir a abrazarlo Riquelme a Palermo después de un pase magistral? No. Martín podía ir a abrazarlo a él. Parecían dos chicos. Igual, en esa, Riquelme tenía razón.

Por otro lado, se peleó con Diego cuando renunció a la Selección. Por eso, no me extraña esto. Si sigue jugando, sería un puñal por la espalda, una traición para el hincha de Boca. Igual, digamos la justa: había un momento en el que jugaba un partido y descansaba dos o tres. El tipo es Gardel para Boca, pero mañana no le gusta el presidente y no juega. Hace lo que se le canta. Y esto sería una locura. Además, no se puede permitir que se peleen como lo hicieron en Venezuela. No me gustan las divisiones en los planteles, porque el equipo debe ser uno.

José Sanfilippo

ALFREDO GRACIANI jugó 250 partidos en Boca entre 1985 y 1991, y 1993/94. Ganó dos títulos.

 EL DESGASTE DE LA CINTA
Me duele muchísimo su decisión, como hincha de Boca. Sin embargo, la respeto; él sabrá por qué la tomó. Salvo el último partido ante Corinthians, en el que todo el equipo jugó mal, Román siempre fue el mejor y una solución para Boca adentro de la cancha. Yo siempre le creo al jugador. Si él dijo eso, por algo es.

Creo que él se desgastó con el tema de llevar la capitanía. No es fácil en Boca. Tenés que hablar por tus compañeros, resolver los problemas que rodean al plantel, charlar con el entrenador y el presidente. Básicamente: estar en todo. ¿Cómo tomará esto el hincha? Ya se manifestó a favor en el banderazo. Los hinchas están de su lado.

Pienso que se debe proteger y cuidar a los ídolos. Si uno repasa la historia de Boca, no se protegieron ni se respetaron a los ídolos. No está bueno que Román se vaya de esta forma. Y la dirigencia es la que se debe encargar de protegerlos. No es solo Angelici, en este caso. Yo me refiero a muchos años atrás.

No me venía venir esto. Román tenía dos años más de contrato. Sabía que la relación con el cuerpo técnico y la dirigencia no era la mejor. Pero insisto: fue un desgaste que lo relaciono con la cinta. Yo fui capitán.

Alfredo Graciani 
Por Redacción EG: 14/08/2012

Para seguir leyendo:

2011. SOLARI 100 X 100

Hace siete años, al poco tiempo de retirarse, Santiago Hernán Solari respondía a las 100 preguntas de El Gráfico. “El Indiecito” pensaba hacer el curso de entrenador, hoy es el técnico de Real Madrid.

El destino, la pelota y yo – Capítulo VIII

Por José Manuel Moreno. El integrante de “La Máquina” relata sus aventuras como soldado en el servicio militar, la promesa de la casa a sus padres, y también de su ilusión, finalmente trunca, del Mundial 1938.

Superliga en 90 segundos

Los goles de la jornada para completar la Fecha 12. Victoria de Tigre sobre Argentinos por 2 a 1, Huracán hizo lo mismo frente a Godoy Cruz, y un empate a 3 entre Patronato y San Martín de Tucumán.

1978. El fútbol de Boca quiere llenar otra copa

El campeón vigente, supera en el Monumental 2-0 a River, termina primero en el Grupo A y clasifica a su segunda final consecutiva de Libertadores. La crónica y las fotos de El Gráfico.

13 de Noviembre de 1942, Félix Loustau y River Plate

Un wing izquierdo como pocos en la historia dando sus primeros pasos en el club. Integraría, junto a Muñoz, Moreno, Pedernera y Labruna, la célebre delantera denominada “La Máquina”.

El increíble gol del City tras 44 pases

Manchester City le ganó al Manchester United 3-1. El tercer gol fue una maravillosa posesión de pelota con 44 pases durante 2 minutos, sin que la toque el rival, hasta que convirtió Gundogan.

1978. Boca fue más que River, pero menos que Fillol

En el primer partido de la serie semifinal de Libertadores entre Boca y River, Ubaldo Matildo Fillol, el mejor arquero del mundo, saca todas y deja el marcador en 0. Crónica y fotos.

Los grandes cracks 1911-1921 (Parte II)

El inefable Chantecler, conocedor de primera mano de las épocas iniciales de nuestro fútbol, prosigue su recordación haciendo foco en los mejores mediocampistas laterales en la segunda década del siglo XX.

Europa en 90 segundos

Un panorama de las ligas europeas en 1’30”: Godín lesión y gol heroico, doblete y derrota de Messi en su vuelta, triplete de Cavani, golazo del Papu Gómez y el encontronazo entre Higuaín y Cristiano.