El dolor de sus palabras sepulta el otro. Boca perdió una final de Copa Libertadores y también ese otro partido que no se computa en ningún archivo, que va por dentro, que se siente y sentirá en la carne de cada hincha los primeros domingos en los que La Bombonera ya no lo albergue. La oleada de rumores acerca de su futuro se confirmó por boca del propio Juan Román Riquelme. “Me siento vacío, no voy a continuar”, dijo el diez a la salida del vestuario visitante del Pacaembú. Y esa frase lastimó más que el segundo gol de Emerson. Prueba de ello son los miles de comentarios que los hinchas fueron dedicándole desde ayer en las redes sociales. Aún no se sabe cuál será su futuro inmediato. Aunque la alternativa del retiro se impone como el escenario más probable, hay quienes afirman que su carrera continuará en el exterior (¿Villarreal? ¿Emiratos Arabes? ¿China?). Lo cierto es que el anuncio de su despedida quedará marcado a fuego: al fuste de su apellido se le agrega la amarga coincidencia por el traspié deportivo. En homenaje a uno de los mejores jugadores que parió el fútbol criollo en los últimos años, la siguiente recopilación con los probables cinco partidos más importantes con la camiseta xeneize.


¿El Riquelme de Tinelli? No, no, el que Carlos Salvador Bilardo mandaba a la cancha no era Toti Ciliberto interpretando a ese personaje del famoso programa televisivo. Juan Román, aunque un diario haya confundido su segundo nombre con el de Ramón. El pibe de 18 años que debutaba en la Primera de Boca, con la 8, en La Bombonera. Un año más tarde le llegaría la primera citación a la Selección argentina.

Ante Unión, Apertura 1996. El día del debut.



Ya se había consagrado en el medio local
. El desafío del equipo de Carlos Bianchi era la Copa Libertadores. Y Boca fue campeón después de 22 años de sequía. Riquelme fue clave para derrotar al duro River de Américo Gallego en cuartos de final. En la ida marcó un golazo de tiro libre y en la vuelta fue el dueño del partido. Además le regaló a su gente este caño histórico a Mario Yepes.

Cuartos de final de la Copa Libertadores 2000. Boca-River, en La Bombonera.



El día que tocó el cielo con las manos. Fue en Japón, ante el Real Madrid. Boca se consagraba como el mejor equipo del mundo al derrotar a ese gigante europeo en la final de la Intercontinental. Riquelme fue clave para enfriar el partido cuando el Merengue no le daba respiro al arco del colombiano Oscar Córdoba.

Final Copa Intercontinental 2000, ante el Real Madrid en Tokyo.



Boca llegó a San Pablo inmerso en un clima turbio: jugadores y dirigentes, enemistados por motivos económicos. En la ida, Palmeiras había conseguido un 2 a 2 que lo convertía en el favorito para pasar a la final de la Copa Libertadores 2001. Pero aquella noche brumosa en el Parque Antártica Riquelme tuvo, tal vez, su mejor noche con la camiseta de Boca. La pidió, la tuvo, la pisó, asistió y convirtió. Fue igualdad con el mismo resultado que en La Bombonera y los de Bianchi pasaron en los penales.

Semifinales de la Copa Libertadores 2001 ante Palmeiras en el estadio Parque Antártica.



Volvió para ser campeón. El enganche había abandonado Villarreal. Y en su primer semestre en Boca luego de cuatro años y medio en Europa, conquistó su tercera Copa Libertadores. Fue la figura de ese equipo y se coronó goleador de la final. Marcó uno en la ida y los dos del 2 a 0 en Porto Alegre.

Final Copa Libertadores 2007, ante Gremio en el estadio Olímpico de Porto Alegre.



1 comentarios

mensaje

Te quedan 500 caracteres
PUBLICAR
caca_blancaEl jugador de fútbol que debutó en primera con mayor edad, 48 pirulos...
06/07/2012 15:39 hs
0 respuestas
+0