LAS CRóNICAS DE EL GRáFICO

Disparador: Códigos, las pelotas

- por Elías Perugino: 28/10/2011 -

Mandarse al frente, agredirse de hecho o de palabra, pedir tarjetas para los contrarios o llorar por los arbitrajes, son moneda corriente. Qué poco va quedando de la gran familia...

Nota publicada en la edición noviembre 2010 de la revista El Gráfico

No hace tanto, digamos fin de los setenta y principios de los ochenta, todavía había códigos en el fútbol. Códigos entre dirigentes y futbolistas, entre técnicos y jugadores, entre árbitros y planteles, entre periodistas y protagonistas. No lo notábamos, pero era una linda época. Tiempos que hoy añoramos como el flan que hacía la abuela. Lejos de la explosión mediática del tercer milenio, los rituales cotidianos eran más transparentes e intimistas.

Al término de los partidos, los periodistas ingresábamos a los vestuarios para charlar con los jugadores a medio vestir, recién salidos de la ducha. No eran necesarias las zonas mixtas ni las salas de conferencia, el ida y vuelta se concretaba ahí mismo, entre los vapores del agua caliente, las vendas retorcidas y el inclaudicable aroma a ungüento. ¿Cómo olvidar aquellos diálogos incunables con Gatti, difíciles de grabar porque el Loco hablaba mientras domesticaba su cabellera con un secador de pelo funcionando con el motor a pleno? ¿Y las charlas sabias con el Viejo Griguol, debajo de la tribuna de Ferro, esquivando las vigas para no acabar con la cabeza llena de chichones? ¿Y los monólogos a media voz de Bochini, aferrado con sus manos a la toallita, no fuera cosa que se cayera y el pudor le pusiera las mejillas más rojas que la camiseta de Independiente?

Allí, en ese ámbito, y también en la trastienda de las prácticas, el jugador era jugador y el periodista era periodista. Pero luego dejaban de serlo. Se terminaba la función y colgaban el status en una percha. Si se encontraban en un restaurante o de paseo con las familias, se trataban como dos buenos conocidos, quizás como amigos. Ni hablar si –jóvenes como éramos– los cruces ocasionales se producían en algún lugar nocturno. De ambas partes se sabía separar la paja del trigo, lo público de lo privado. Nada trascendía. Todo permanecía encriptado en ese acuerdo tácito que podríamos definir como código. Y no era un comportamiento reservado para la relación entre jugadores y periodistas.

También regía entre los propios colegas. Un rato después de la cena, algunos boliches porteños se asemejaban a la concentración de Ezeiza. Desbordaban de cracks de todos los clubes. Tipos que el domingo defendían su camiseta a muerte, pero que allí adentro, en busca de un rato de esparcimiento, pateaban para el mismo equipo y padecían un saludable ataque de amnesia no bien pisaban la vereda. ¿Mandarse al frente o buchonearse? Ni con la orden de un juez.

Menos de tres décadas después, aquel cuadro de situación se encuentra en franco estado de descomposición. Cambió el mundo, claro: tecnología, globalización y bla, bla, bla. Pero no deja de ser triste comprobar que haya cambiado tanto la gente. Los actuales son otros jugadores, lógico. Pero los jugadores de entonces hoy son técnicos o presidentes de clubes, aquellos cronistas juveniles se transformaron en jefes de sección o columnistas, y quienes impartían justicia ahora monitorean, premian y castigan la actuación de los árbitros. Demasiados actores en común para que el medio se haya tornado tan cruel, salvaje y enfermizo. ¿Será que no aprendimos nada?

Hoy todo puede suceder sin preámbulos ni anestesia. Del vestuario de San Lorenzo –¿no es un lugar sagrado al que no acude tanta gente?– desaparecen 3.000 dólares como si se hubieran evaporado. Borghi charla cuestiones privadas con el plantel de Boca y cuando se sube al auto para retirarse ya están contando los detalles en una audición de radio. Después tiene una cena “top secret” con la cúpula dirigencial y al otro día se sabe hasta lo que pidió de postre. ¿Será que aprendieron a hablar las moscas?
La antropofagia es moneda corriente dentro de la cancha. ¿Caballerosidad deportiva, fair play, respeto al adversario? Mejor buscarlos en los tapes en blanco y negro. Mientras caen, e incluso antes de reclamar la falta misma, los jugadores piden tarjeta para el contrario, agitan tanto la muñeca que un día se les quiebra. A la salida, solicitan poco menos que perpetua para los árbitros, desempolvan el recuerdo de jugadas en las que fueron perjudicados en la fecha 17 de tres torneos atrás, cuentan los partidos sin penales a favor como si fueran presos haciendo el arqueo de sus días de reclusión y revelan con lujo de detalles aquellos diálogos que antes morían en la cancha.

Impensado hace tres décadas, el Caso Lamela agitó las miserias del conventillo. Ni los dirigentes, ni el técnico, ni sus experimentados compañeros de River, quienes debieran contenerlo y guiarlo, pudieron evitarle el mal trago de quedar como un llorón. Lo mandaron al muere delante de las cámaras para que mostrara las secuelas del patadón de Curbelo, censurable pero posible en un juego de fricción. Expusieron al pibe para disimular las falencias e incapacidades futboleras del conjunto. Y la Brujita Verón, que de haber jugado en otra época lo habría llamado privadamente a Lamela para orientarlo, le pegó el tiro de gracia. Tarde, pero ya trepado a la bola de nieve del mal gusto, Almeyda no entró en escena para aplicar el sentido común –una de sus virtudes– sino para salpicar más fango.

Y dale que va… Cuervos modernos, la mayoría de los técnicos se arrancan los ojos entre sí, mantienen los serruchos afilados y se defienden atacando a los árbitros. Los dirigentes apañan a las barras y hasta confían en ellos como válvulas reguladoras de la seguridad en los estadios. Y el periodismo ha sabido engendrar sus propios vicios. El amiguismo –crudo, en estado puro- ganó un terreno crucial y contaminó el equilibrio y la objetividad.

En vez de tomar distancia para evaluar las situaciones y comunicarlas con ecuanimidad, los cronistas 3.0 se involucran en ellas, llevan agua para su molino, disfrazan la realidad a conveniencia de su líder carismático. Entonces más vale tomar con pinzas las apreciaciones de un “palermista” sobre Riquelme, de un “riquelmista” sobre Palermo, de un “maradoniano” sobre Verón… Así estamos, así nos va… Pero del latiguillo no se desembaraza nadie. “Los códigos del fútbol”, se llenan la boca como si todavía existieran los de aquellos años. Muchachos, córtenla. Basta de hablar de los códigos del fútbol. Códigos las pelotas.


Elías Perugino

1-El Loco era de los últimos en dejar el vestuario. Le encantaba darse un largo baño de inmersión y luego cuidaba “las chapas” como si fueran joyas.

2-Salvo contadas excepciones, las salidas de los jugadores no se filtraban en los medios, como sucede actualmente.

3-Passarella y Babington presiden River y Huracán, respectivamente. Troglio, Mohamed, Borghi, Falcioni, Sabella, Russo y Sensini son algunos DT del momento.

4-Pertenecían a Juan Manuel Torres y estaban destinados al pago de una deuda. Los dejó allí mientras entrenaba.

5-“Más que sorprendido, me siento desilusionado”, fue la amarga conclusión del Bichi. No era para menos.


6-“En Inglaterra hay mil patadas como la que le dieron a este chico de River y no se arma tanto lío. Parecemos nenas”, dijo JSV.

7-“Cuando venga Verón, va a ver que somos hombres. Y si alguien le pega una patada, que no llore”, retrucó Almeyda, aludiendo al próximo choque en el Monumental.


8-Falcioni, el DT de Banfield, le salió al cruce a su colega de River: “Su último recuerdo de Banfield debe ser cuando lo mandó al descenso en el 87”.




































Por Elías Perugino: 28/10/2011

Para seguir leyendo:

El Superclásico expuesto

El Gráfico no se rinde y quiere compartir las mejores imágenes de nuestro fotógrafo Alejandro Del Bosco de la victoria de River 2 a 0 frente a Boca en la Bombonera. 17 instantes del clásico de los clásicos.

El mejor resumen del superclásico con sonido ambiente

Lo más importante del gran triunfo de River en la Bombonera. Con justicia el equipo de Gallardo venció a Boca con dos golazos: el Pity Martínez en el primer tiempo y Scocco en el segundo.

Los goles del domingo

Los goles de Tigre 0 -Huracán 2 (Garro y sensacional de Mendoza) , San Martín (SJ) 1 (Alvarenga)- Atlético Tucumán 3 (Acosta, Rodriguez y Matos ), y Gimnasia 1 (Silva) – Central 1 (Gil).

El 2-0 de River fue un golazo de Scocco

Gran jugada entre Quinteros y Borré y definición impecable de derecha del goleador de River para el 2 a 0 frente a Boca, que no encuentró el camino. Con sonido ambiente.

Conexión sudamericana II: Vidal-Messi

El chileno Arturo Vidal comenzó de titular en el Barcelona y le dio una gran asistencia al argentino para el primer gol del Barcelona, que jugó con 10 hombres gran parte del partido y empató 2-2 con el Girona en casa.

Conexión sudamericana I: Cavani - Di María

En su visita al Rennes , el poderoso PSG perdía hasta que se conectaron de memoria el uruguayo Cavani, dejándola pasar, y el argentino Ángel Di María sacando un tiro extraordinario. Al final vencieron los parisinos 3 a 1.

El zurdazo inatajable del Pity en la Bombonera

En menos de 15 minutos River abrió la cuenta en el superclásico: después de unos rebotes en el área, Pity Martínez tomo el balón como vino y, sin que pique, saco un disparo formidable para dejar mudo al público local

23 de Septiembre de 1959, ¡Así se le pega a la pelota!

Héctor Osvaldo Facundo, parte del recordado ataque del San Lorenzo Campeón de ese año junto con Ruiz, Omar García, Sanfilippo y Boggio. Dueño de una pegada formidable y gran visión de juego.

A la salida te espero

Los históricos duelos. Merlo-Potente, Cubilla-Marzolini, Higuaín-Cabañas, Pernía-Luque y Maradona-Passarella. Protagonistas de renombre para choques futbolísticos que quedaron impresos en los archivos del clásico.