Nota publicada en la edición julio 2011 de la Revista El Gráfico

JOSE MOURINHO, 48 años, 18 títulos en 9 años de carrera.

¿Llevarse otra vez un triplete? ¿Ganar su tercera Champions? No, lo que Mourinho volvió a hacer fue transformarse en el personaje más odiado de toda una liga. Ya se había colgado esa medalla en Inglaterra y en Italia. España no fue la excepción.

En su temporada debut en el Real Madrid, el histriónico portugués volvió a ser noticia permanente, se fabricó nuevos enemigos y también se comió algunos cachetazos impensados, pero no solo siguió de pie, sino que además salió fortalecido. Fue, sin duda, el personaje que más hizo hablar en el último año. Y también el que más hizo cantar a los hinchas. El “Mourinho muérete” se transformó en hit en la mayoría de los estadios de la Liga.

Increíblemente, el club más mediático del mundo pasó a un segundo plano, devorado por el paraguas mediático de su propio entrenador. Nadie, pero nadie, perdió tiempo en hablar de los Galácticos. Casi todo el polo de atención nació y murió en el DT, que terminó siendo el puto amo de su propio torneo fuera de la cancha, según la definición de un Guardiola que por un ratito, descendió al nivel de belicosidad natural de Mou.

Pero además de conferencias de prensa explosivas, acusaciones a los árbitros, críticas a rivales e incendios públicos a algunos de sus dirigidos (Pedro León, Benzema), también hubo un equipo de fútbol.

¿Qué tuvo el Real Madrid de Mourinho? Una intensidad formidable. Una gran actitud para morder y cubrir espacios. Un orden táctico que a sus estrellas les permitió brillar mejor que por patriadas individuales.

"Volveré con la misma pasión para seguir intentando dignificar la historia del Real Madrid", dijo el DT acerca de lo que se viene.

Los objetivos trazados no se cumplieron, pero el haber devuelto a los merengues a una semifinal de Champions (tras siete años en octavos) y la victoria en la Copa del Rey (17 años después) le garantizaron un final de temporada sin riesgo de despido. En cambio, el que tuvo que irse del club fue Valdano, su rival en el frente interno.

Obviamente, la goleada 5-0 en el Camp Nou y la paliza táctica que sufrió en la primera semi de Champions no serán fáciles de borrar. Allí, Mourinho perdió contra sí mismo: se dejó ganar por el miedo y, por primera vez en su vida, logró que su equipo se sintiera inferior al rival, y no al revés. Pero cerró el año con al menos un título, como pasa religiosamente desde 2002.

Línea de tiempo

2010

31/5 Asume y promete que la estrella será el equipo, no él.
17/9 Pretende asumir por dos partidos en Portugal
27/9 Abandona una rueda de prensa molesto con las preguntas
24/11 Suspendido y multado por ordenar autoexpulsiones de Sergio Ramos y Xabi Alonso
29/11 Barcelona 5 – Real Madrid 0. ¡Ay!
20/12 Ataca a Valdano en conferencia

2011

5/3 Intentan acuchillarlo en un aeropuerto
24/3 Coquetea con volver a la Premier League
2/4 0-1 vs. Gijón. Primera derrota de local en 9 años
20/4 Gana la Copa del Rey vs. Barcelona
3/5 Out en Champions vs. Barcelona
25/5 Valdano es despedido

Martín Mazur
Twitter: @martinmazur


0 comentarios

mensaje

Te quedan 500 caracteres
PUBLICAR