LAS ENTREVISTAS DE EL GRáFICO

"A los pibes se los hace madurar cada vez más rápido"

- por Diego Borinsky: 29/09/2008 -

Eligió dirigir en la Argentina porque tiene a su familia y quiere recuperar el tiempo perdido. Habla de los procesos, de la forma de jugar y recuerda especialmente a Codesal y la final del Mundial 90.

 

 
Reportaje publicado en El Gráfico, edición febrero de 2008
1 ¿Fue foul o no fue foul? No.
2 ¿Ni un poquito? Yo cometí el error de tirarme a barrer con la pierna cambiada, pero no fue foul: toco la pelota y después llevo el pie de arrastre. Lo que pasa es que Codesal está a mis espaldas, y sólo nota que yo voy al piso, no ve bien la jugada. El que sí pudo haberla visto era el línea, pero como el árbitro ya había cobrado…
3 A los 39 años, ¿te hubieras tirado a barrer así? No, no. Después de ese día, lo hice otras veces y me fue bien, pero fue un error. Es más, hoy, como técnico, les aconsejo a los jugadores que jamás se tiren a cruzar así. Yo era muy derecho para barrer para ese lado.
4 ¿Puede ser, como sugirió Maradona, que en esa final del 90 les pasaron la factura por haber dejado afuera a Italia? No, no lo creo, salvo la jugada en la que agarran a Calderón de los cordones y se cae, no hubo situaciones que me hayan hecho pensar en una mano sucia. El tema es que el penal determinó el resultado y por eso las dudas. Pero no lo veo.
5 ¿Qué le regalarías a Codesal para su cumpleaños? Un par de anteojos. Y si no, no sé, nada, no se merece nada de parte mía.
6 ¿Lo volviste a ver? No. Me lo quisieron cruzar por radio y no acepté.
7 ¿Lo perdonarías? No, porque él sigue diciendo que fue penal. Si se retractara, tal vez sí. Lo que me resultó curioso es que al poquísimo tiempo dejó de dirigir. Y en México no terminó bien su carrera.
8 ¿Quién fue el primer jugador que te fue a consolar? Todos, con Maradona a la cabeza. Yo me sentía culpable, estaba muy mal, y los muchachos me dieron ese aliento que necesita cualquier pibe que se equivoca. Era un vestuario triste, pero sentí un gran respaldo.
9 Volvamos para atrás: Camerún 1-Argentina 0. ¿Qué les dijo Bilardo cuando terminó el partido? En el vestuario no habló, estábamos todos muy calientes. Al día siguiente, en la charla técnica, fue claro: “Muchachos, si no clasificamos, yo me encargo de tirar abajo el avión de vuelta”.
10 ¿Volviste a ver por la tele el 1 a 0 con Brasil? Dicen que no hay que mirarlo mucho porque, en una de ésas, Argentina lo pierde. No, nunca más lo volví a ver. Sé que sufrimos muchísimo, pero se ganó y listo, ¿qué cambia que Brasil había llegado más? A la semi pasamos nosotros y chau.
11 Frase típicamente argentina: “Si no pasaba lo de Maradona, en el Mundial 94 éramos campeones”. ¿La escuchaste? No sé. Lo que yo creo es que por individualidades, el del 94 era un gran equipo de verdad. Pero así como lo de Diego a nosotros nos mató, para los rivales se dio el efecto contrario: se aprovecharon de eso, se agrandaron y jugaron distinto.
12 ¿Es verdad que Maradona les había dicho a ustedes que se quedaran tranquilos porque lo único que tomaba eran pastillas para adelgazar? No, para nada. Diego estaba metidísimo, se entrenaba más que nosotros, hacía doble turno cuando todos hacíamos uno. Pasó lo que pasó y listo, lo malo es que eso nos empezó a dar a todos mucha inseguridad porque perdimos el punto de referencia del equipo, y eso se notó mucho.
13 ¿Cómo se enteraron? A través de Buenos Aires. Estaba en la habitación con Olarticoechea, Ruggeri y Balbo, y vino Vázquez, que estaba hablando por teléfono con Argentina, y dio la noticia. Los familiares le dijeron que había un positivo pero que no se sabía quién era. No lo podíamos creer, porque hasta ahí venía todo perfecto.
14 ¿Maradona les pidió disculpas? No, pero porque estaba muy dolido, y nosotros lo queríamos ayudar por su momento delicado. Tratamos de estar cerca de él porque lo necesitaba.
15 ¿Te dormiste ante Nigeria, en la final de los Juegos Olímpicos? No. El árbitro no cobra offside porque dice que el delantero que estaba adelantado, que era el que entraba por el área, no participaba de la jugada, pero no era así, porque inicialmente la pelota iba para él. Y después, al que apareció por afuera lo habilitábamos tres o cuatro jugadores, no solamente yo. Una lástima, porque fue en el último minuto y merecíamos la medalla de oro.
16 Después del penal, de quedar enganchado y de que Omam Biyik te ganara en el salto en el gol de Camerún… ¿no pensaste que El de Arriba te ponía a prueba? No, porque para que te sucedan estas cosas hay que estar ahí; al que no está, no le pasan. Y yo llegué hasta esos lugares sin ninguna ayuda.
17 Elección uno: ¿Italia 90, EE.UU. 94 o Francia 98? Italia 90, porque estuvimos cerca del título, no lo ganamos por un simple error.
18 Elección dos: ¿el 1 a 0 a Brasil en el 90, dejar a Italia afuera en su propio país, o eliminar a Inglaterra en Francia? ¡Las tres! ¡¿Con todas las malas que pasé, che, me hacés elegir una sola?!
19 ¿Bilardo está rayado? No, no creo, ocupa un cargo muy importante, no podría estarlo.

20 Pensalo bien… Bueno… esteeee… haciendo memoria… Podría decir que se le ocurren cosas distintas de las que uno ve habitualmente. No es normal, por ejemplo, lo que hizo en Sevilla: puso un cartel de Aerolíneas Argentinas detrás de él porque sabía que la cámara lo enfocaba todo el tiempo. Pero, bue...

 

 
21 Era un poquitín detallista el hombre, ¿no? Ufff… muuuuy detallista: tal vez estábamos en el medio de un partido de entrenamiento y él paraba todo porque a 50 metros veía que el médico estaba distraído, apoyado contra un árbol. ¿Sabés lo que hacía? Antes de llamarlo, le decía a un jugador que se tirara al piso. ¡Ya se me murió, ya se me murió!, gritaba.
22 Para él, una distracción era un gol en contra. No sé. Tampoco ayudaba mucho que entrenásemos en Ezeiza: tal vez frenaba todo porque Troglio, en la barrera de un tiro libre, se ponía a mirar el cielo. “Queda todo suspendido hasta que ese avión no termine de pasar”, decía.

23 ¿Bielsa es más normal? Digamos que… Un día, en la Cuarta de Newell’s, nos hizo llevar tres palos de escoba a cada uno. Imaginate, nadie entendía nada, el micro lleno de escobas. Cuando llegamos, nos enteramos de que eran para que los usáramos de estacas, para hacer trabajos de dribbling y remate.
24 ¿No te hizo sentir un tonto cuando en Wembley te sacó a los 20 minutos? No, no, lo entendí como de un entrenador que se había equivocado y quiso cambiar porque la cosa no funcionaba. La otra vez me llamó para fin de año y, sin que yo le dijera nada, me recordó ese día. Después me comentó: “Nosotros, los entrenadores, a veces hacemos cosas que le duelen mucho al jugador, aunque no nos arrepintamos”.
25 ¿Harías lo mismo con Angeleri? No, yo no lo haría. Igual, lo que más me dolió de Bielsa no fue eso, sino que me dejara afuera de Japón 2002 después de haber estado en todo el proceso. Tuve una lesión al final que me mantuvo tres meses afuera y me quedé sin Mundial.
26 Fuiste el único jugador al que Bielsa llamó personalmente para comunicárselo. Me pone bien el gesto, pero no hay consuelo, yo quería estar. De todas maneras, ya es historia, él siempre tuvo mucho respeto conmigo, mucho.
27 ¿Sabías que en la final ante Boca de la temporada 90/91, para reemplazar a Gamboa y a Franco, Bielsa dijo que si no te contrataban a vos, no quería a nadie más? Esa mirada de Bielsa hacia mí viene de antes. Una vez estaba en la Quinta, se me acerca, y me dice: “Mire, Sensini, usted es un jugador de selección”. Yo lo tomé como un comentario más. Porque tenía 15 años y porque él en ese momento era sólo un entrenador de inferiores. Pero nunca me lo olvidé.
28 ¿Es desgraciado tener a Bielsa en Chile? El tuvo propuestas de Argentina, pero buscaba otra cosa. Donde esté trabajando va a hacer cosas importantes.
29 ¿Italia demostró en Alemania 06 que jugar a defenderse es un buen negocio? En el fútbol también hay que saber defenderse, e Italia, en ese sentido, fue la mejor selección de todas. Además, supo atacar cuando tuvo que hacerlo: tal vez contaba con una sola ocasión y definía el partido. A ellos siempre les dio resultado esa táctica, no veo por qué deberían cambiar, por más que a nosotros nos guste algo más ofensivo.
30 ¿Basile merecía revancha o había que darle la chance a otro? Por lo que hizo por la Selección, es justo que esté, no nos olvidemos de que nos dio las últimas dos Copas América. Además, venía de ser campeón con Boca. Para mí buscaron una persona que conociera el ambiente y que estuviera preparada, y él ya demostró que lo está. No me parece mal.
31 Dijiste que te arrepentías de haber jugado de 4 el Mundial 94. ¿Los jugadores no deben ser polifuncionales como dice Bilardo? Polifuncionales con ciertos límites: ¿te imaginás a mí de 9? Nooooo… Lo que pasó en Estados Unidos, en todo caso, fue un error mío, porque antes de ir al Mundial, Basile me preguntó si podía jugar de 4 y le dije que sí. Creo que tener jugadores polifuncionales le da al DT la posibilidad de cambiar, y eso es bueno. Igual, hoy no hay muchos jugadores que puedan hacer eso.
32 ¿Se puede jugar sólo con Tevez y Messi de punta? Lo que yo sí haría es decirle a Tevez que jugara más por el medio, no tan abierto, e intentaría sumar a alguien por el costado por el que no va Messi. Pero no sacaría a ninguno, ¿cómo hacés para desaprovechar a esos dos jugadores? Se puede porque hay equilibrio atrás con Mascherano, Cambiasso y Maxi Rodríguez.
33 ¿Messi es lo más cercano a Maradona que se haya visto? Por la edad, por el club en el que juega, por lo que está creciendo, sí, pero Maradona es incomparable. Messi nos puede dar grandes alegrías, sólo hay que dejarlo crecer, está recién en los 20 años.
34 Fuiste sparring de la selección del Mundial 86. ¿Te sentís campeón? No, jeje… Pero para nosotros, estar ahí era un premio enorme, ver a Maradona, a Passarella… Yo todavía estaba en la Reserva de Newell’s, era muy pibe. Me acuerdo de que como estábamos muy enchufados, y corríamos a todos como locos, nos tuvieron que pedir que aflojáramos un poco con la piernita.
35 Tuviste un problema tecnológico… Ufff… tremendo. Me saqué mil fotos con Maradona, con Passarella, con todos… y se me quedó el rollito adentro de la máquina. Pero el recuerdo fue imborrable. Al año, nomás, yo ya estaba en la Primera de Newell’s y Merlo me llama para la Selección. Fue todo muy rápido.
36 ¿Cómo ves al campeonato local con respecto a cuando te fuiste? El fútbol de acá es otro, pero también es otro en todo el mundo; se ven partidos más rápidos y con demasiada presión sobre el resultado. Además, hay muchos cambios de jugadores de año a año. En el Newell’s del 86, el 80 o 90 por ciento de los muchachos venía jugando juntos hacía cinco temporadas. Si ahora querés acordarte de los equipos de antes, es fácil; de acá a 25 años, será imposible recordar a los de hoy.
37 Mal síntoma. Sí, los futbolistas se van cada vez más jóvenes. Es un fenómeno que sólo se equilibra con los regresos de los jugadores de Europa como Verón o el Kily.
38 ¿Y dónde estamos parados con respecto al mundo? Para la FIFA, primeros. Para mí, estamos al nivel de los mejores, no hay muchas diferencias con las potencias. Boca jugó contra el Milan y el partido estuvo parejo.
39 No tanto: 2-4. Por lo que ellos invierten, uno debería pensar que la diferencia debería ser mayor, y eso no ocurre. Y si no, olvidémonos de las potencias, que son casos excepcionales: si juega hoy un equipo de la Argentina que está peleando el descenso con uno que esté peleando el descenso en España, el partido es parejo.
40 ¿El jugador argentino llega mal de inferiores como dijo La Volpe? No, lo que veo que está mal es que se apura a los chicos a madurar. Griffa me contaba que un chico llega a su madurez a los 20 o 21 años, y hoy les estamos exigiendo que maduren a los 17. El problema no es futbolístico sino de tiempos; cuando yo debuté en Newell’s, no había nadie de 18 o 19 años en el plantel.

 

 

41 Todo ser relacionado con el fútbol da cualquier cosa por irse a Italia. ¿Por qué vos elegís dirigir acá? No elijo dirigir acá, sino vivir acá. Y la razón es simple: tengo a mis padres y mis suegros vivos, y busco recuperar el tiempo perdido. Además, quiero que mis hijos crezcan en Argentina.
42 ¿Qué te gusta más del fútbol italiano con respecto al argentino? Las canchas: el césped de los campos de juego y las estructuras de los estadios.
43 ¿Y del argentino? La pasión. Acá es muy superior.
44 ¿Cuál es el secreto para jugar hasta los 39 en la liga italiana? ¿Dormir en formol? No tuve grandes lesiones y el hecho de tener muchas ganas de seguir. Lo difícil no es motivarte en los partidos sino en el día a día, por ejemplo para practicar con un chico 15 años menor que vos. Y yo tenía pasión: al final ya no jugaba por el dinero.
45 ¿Qué se siente jugar con el hijo de un ex compañero tuyo? ¿Cómo Almirón? Por un lado me puso bien pero por el otro hizo que me replanteara un poco las cosas, jeje… Pasaron 19 años entre que me crucé con uno y con el otro. Cuando vi al chico, no me pregunté qué hace éste acá, ¡me pregunté qué hago yo acá!
46 ¿Es verdad que si tu papá no hubiera tenido una casa de deportes para regalarte los botines hoy estarías vendiendo aspirinas? Quién te dice… Lo que pasa es que mi tío tenía una farmacia y yo lo iba a ayudar, pero por suerte me metí rápido en el fútbol.
47 ¿Qué fue lo más ingenioso que te dijeron con respecto a tu boquita? Que vendiera el espacio publicitario y me pusiera un cartel en los dientes. “Una marca de chicles o una de dentífrico estaría bien”, me decían.
48 ¿A qué te tuviste que readaptar acá luego de tantos años en Europa? A los limpiavidrios de las esquinas y a los pocos lugares que hay para estacionar… nada muy importante.
49 ¿Hubo algún día más movido en la historia de General Lagos que tu debut en la Selección? A ver, a ver… supongo que no, es un lugar chico que no tuvo otros grandes movimientos. Tal vez ese día el 80 por ciento estaba pendiente del tema, jeje… También se paralizó un poco el pueblo cuando salí campeón con Newell’s, ahí hicimos una fiesta. Fue su segundo día movido.
50 ¿A qué persona que no lo podías creer te hizo conocer el fútbol? Al Papa, y dos veces. Primero fue con Newell’s, y gracias al Galgo Dezzoti. Como parte de su venta, fuimos a Roma a hacer dos amistosos con la Lazio. Nos acercamos al Papa y llegamos hasta darle la mano. Y la otra fue cuando estaba en Parma: me llamó Balbo y fuimos con Bati, Chamot y Fonseca. Hizo una misa para nosotros y nos regaló un rosario a cada uno.
51 ¿Quién es Paparetta? ¡El árbitro que me sacó la única roja de mi carrera! Y mal. Te hablo de dos años antes de dejar el fútbol, eh, bastante tarde. Fue contra el Milan: venía con el pillo de Inzaghi cuerpo a cuerpo en velocidad, él me agarra la camiseta, se tropieza, y se cae. Yo me llevo la pelota tranquilo y de repente veo a Paparetta sacándome la roja. No lo podía creer.
52 ¿El mejor partido de tu vida? Con el Parma, contra el Milan, en la final de la Supercopa italiana en el 94. Lo tenía que marcar a Papin y no lo dejé moverse, llegué bien a todos los cruces, salí jugando siempre y marqué un gol. Me salían hasta los laterales, a pesar de que era marcador central.
53 ¿Quién fue el delantero que más loco te puso? Evair, del Atalanta. Hubo un partido en el que no lo pude parar en los noventa minutos. El tipo me hizo pisaditas, caños, hasta nos marcó un gol. No superé el 3 puntos. Sólo faltaba que me echaran.
54 ¿El delantero más roñoso? Inzaghi. Te agarraba de la camiseta, te molestaba… y encima jugaba en la Juve o en el Milan, entonces menos lo podías tocar porque te cobraban. Y no soy el único defensor que piensa así con respecto a él.
55 ¿Bati o Crespo? Si Hernán hubiera tenido la pegada de Bati, habría sido el 9 ideal. Por potencia, por cabezazo, por remate, Bati le sacaba ventaja.
56 ¿El mejor jugador con el que compartiste equipo, sacando al obvio? Gianfranco Zola en el Parma, Mihajlovic en la Lazio, Verón, Stoichkov… varios.
57 ¿El gol que más gritaste en tu vida? En el 93, en mi primer año en el Parma, contra el Benfica. Fue faltando cuatro minutos y servía para clasificarnos a la final de la Recopa. Era lo primero importante que jugaba, y yo definía el partido.
58 ¿El mejor defensor que viste? Thuram, Nesta y Ayala.
59 ¿La mejor camiseta que tenés guardada? Una de Maradona de entrenamiento que me dio cuando fui de sparring al Mundial 86. Después, Diego me dio una del Napoli, pero la otra fue la que más quise.
60 Cuándo pasaste de jugador a DT, ¿sabías que justo en esa misma semana el Cholo había hecho lo mismo? Casualidad total.

 

61 ¿No es contraproducente dirigir a ex compañeros? No, antes de asumir como DT tuve una reunión con los jugadores y les aclaré cómo iba a ser todo. Estábamos en una situación muy complicada: veníamos de quedar afuera de la Champions y estábamos en la tabla a 4 o 5 puntos del cuarto que descendía.
62 ¿Te fue mal porque debías ver los partidos desde el palco? Era incómodo compartir toda la semana con los jugadores y en el partido estar sentado en la tribuna, pero no podría decir que nos fue mal por eso. Nos pasaron todas. Teníamos que jugar cada tres días, porque también estábamos en la Copa UEFA, y de tantos lesionados no llegábamos ni a juntar once. Tuvimos que llamar a chicos de la Reserva.
63 ¿Por qué creés que de golpe en Argentina hay tantos técnicos jóvenes? Nada especial, es el azar, se da un recambio, como pasa con todas las cosas. No sé si es una ventaja, hay algunos que dirigen hace 30 años y son muy buenos. No descarto que el título de Estudiantes con el Cholo y la buena campaña de Cagna en Tigre hayan ayudado a que confiaran en los más jóvenes.
64 ¿Hablaste con Simeone antes o después de asumir? No, ni antes ni después. Pero por nada especial, eh, tenemos una amistad de hace mucho tiempo. Incluso lo felicité cuando salió campeón.
65 ¿Y vas a hablar con él recién en la quinta fecha, cuando se enfrenten? No, lo puedo llamar antes, pero si lo hago es como amigo, no tengo en los planes pedirle consejos sobre Estudiantes. Porque para mí, acá, una cosa es de enero para atrás y otra de enero para adelante.
66 No vas a decir que de chiquitito eras de Estudiantes, ¿no? No. A mí, la primera camiseta que me regalaron fue la de Central, me la dio un empleado de mi viejo que era fanático. La segunda fue la de Boca, que me la dio un tío. Yo decía que era de Boca porque miraba por televisión y me identificaba con el equipo de Gatti, Pernía y Mouzo, como muchísimos chicos de la época, pero no era para nada fanático. Es más, Santilli una vez casi me lleva a River, hubiera ido sin dudas. Con el tiempo, obvio, me hice de Newell’s.
67 ¿Vas a empilchar como el Cholo o como Bielsa, por nombrar dos extremos? Saco, remera, veremos, jeje… Marcaré mi estilo.
68 ¿Te dijo algo Verón para convencerte de que firmaras? El sólo me comentó que había un grupo bárbaro, con muchos chicos de inferiores, y me contó cómo se trabajaba. Pero jamás tuve dudas de asumir, mis ganas de entrenar y de venir eran tantas que no hicieron falta las preguntas. Además, desde afuera ya se veía cómo se hacían las cosas acá.
69 ¿Cambió mucho el Verón de antes con el de ahora? Yo lo conocí cuando era un pibe, hoy ya es un hombre hecho, con un equilibrio increíble.
70 ¿Es verdad que en el 98 él te dijo que ibas a terminar en Estudiantes? No tan así. Estábamos charlando en el Mundial de Francia y me preguntó si al final de mi carrera iba a querer venir con él a jugar a Estudiantes. El no llevaba mucho tiempo en Europa, pero ya sabía que iba a volver.
71 El dijo que te aprecia porque lo ayudaste mucho en Italia. ¿Cómo fue eso? El llegaba de la Sampdoria al Parma, donde yo ya estaba hacía más o menos cinco años. Lo único que hice fue facilitarle las cosas para que conociera la ciudad y pudiera inserirse (sic) en el grupo. Allí la pasamos muy bien, estaban él, Crespo, Balbo, Asprilla …
72 ¡Nenes de pecho! Un grupo muy bueno. Lo que me acuerdo es que muchas noches creábamos el casino móvil: nos íbamos a la habitación de Hernán, que tenía fichas y tablero, y sacábamos la ruleta. Timba. ¿Quién ganaba? El dueño del juego, obvio.
73 Al final de tu carrera, en el Udinese, usabas la camiseta número 20. ¿Algún motivo en especial? La elegí porque yo pensaba llegar a los 20 años de carrera como profesional. Fue una especie de homenaje.
74 Tuviste a Bilardo, a Basile, a Passarella, a Bielsa… ¿a quién te parecés más? Estoy entre Bilardo y Bielsa, tanto en lo futbolístico como en la manera de conducir el grupo.
75 ¿4-2-3-1, 4-3-3, 3-4-1-2 son sólo números de teléfono como dijo Cappa? El esquema lo determinan la actitud y la característica de los jugadores, no uno. Una táctica no es mejor que la otra, todo depende. Siempre se dice: podés jugar con un solo delantero y ser el equipo más ofensivo y poner a tres y no llegar al arco. Y es cierto.
76 ¿Qué jugador te sorprendió hasta ahora en Estudiantes? El Chino Benítez, por presencia y por inteligencia. Puede jugar de volante central, de externo, de marcador de punta…
77 ¿Vas a hacer un equipo italianizado o uno argentinizado? Argentinizado, sin dudas. Siempre es bueno traer cosas de afuera, pero hay que saber adaptarse, no querer imponer todo porque sí. Además, el mismo fútbol argentino hoy te exige jugar como un argentino.
78 ¿Importa jugar bien? Ganar es mejor…
79 ¿Repito la pregunta? Lo importante es ganar, insisto. Ahora bien, para ganar hay que jugar bien. Lanús, Estudiantes y San Lorenzo no jugaron mal, ¿no? No es casualidad que hayan salido campeones. Obvio que no siempre se puede hacer todo lo que uno quiere, pero sí está en mis planes llegar a los tres puntos jugando bien.
80 ¿Cuántos delanteros te animás a poner a la vez? Depende cómo esté el resultado, pero los que sean necesarios; si es tres, con dos volantes ofensivos, adelante. Pero, ojo, que a veces pueden haber muchos espacios en la cancha y es mejor arrancar con más gente de atrás.

 

81 La pregunta de moda: ¿enganche sí o enganche no? Todo es relativo. Nosotros acá tenemos a Verón, que es un doble cinco cuando no tenemos la pelota pero que, cuando la recuperamos, es el clásico jugador que mueve el equipo. No creo que sea lo ideal poner a él junto con un diez clásico. En los buenos equipos que integré, Verón hacía de enganche pero siempre partiendo desde atrás. Incluso en la Lazio: era un doble cinco que después se liberaba.
82 ¿Dejar afuera a Ianni Verón fue lo mismo que dejar afuera a otro jugador? Fue una situación inesperada porque su regreso no estaba en los planes hasta junio. Estaba en Tristán Suárez, ¿no? Pero, bueno, son decisiones que hay que tomar. Le expliqué que no le iba a servir quedarse porque en Estudiantes iba a ver cómo jugaban los demás y que él, a su edad, necesitaba tener minutos en la cancha. Lo entendió perfectamente, y Seba nunca intercedió. Me dolió, obvio.
83 ¿Está bueno debutar contra un amigo Lepra? Y… ver ahí sentado a Llop será complicado, y Banfield es un rival difícil. Lo bueno es que tengo una ventajita: el debutante acá soy yo, por lo que yo lo conozco a él pero él no me conoce a mí, jeje… aunque tenemos la misma escuela.
84 ¿Alguien te dijo en el club que si en algún momento te ibas, fueras claro? Me lo dijo una bandera de un hincha, sí, pero nadie más. Igual, insisto: me hago responsable de lo que pase desde enero para adelante.
85 ¿Conocés al menos cinco jugadores de Gimnasia? Mmmm… te diría que hoy estoy muy metido en el mundo de Estudiantes. Igual, sí, los conozco, uno debe estar bien informado para trabajar. Tienen un jugador con el mismo apellido que uno nuestro, ¿no?
86 ¿Ya te cruzaste por La Plata con gente de Gimnasia? No, desde que llegué que estoy metido acá en City Bell, ni salgo.
87 El Cholo le ganó primero 7 a 0 y después 2 a 1 con un jugador menos. Linda mochilita te dejó. Bueno, ese 7 a 0 escribe una historia dentro de la historia. Sé que van a comparar todo con ese partido, pero no me asusta.
88 ¿Por qué tres técnicos como vos, Martino y Llop no dirigen a Newell’s? Sé por qué me lo preguntás, o mejor dicho, por quién. Creo que más allá de alguna excepción, es porque no tuvimos la posibilidad. Aunque en lo personal, por mi manera de pensar, yo no habría aceptado.
89 ¿Podés creer a Newell’s peleando el descenso? Son los malos resultados de tres años, no de dos partidos. No es casualidad que pase eso, como tampoco es casualidad que Estudiantes y Lanús salieran campeones. Todo tiene un porqué. Me da mucha lástima, la diferencia que hay hoy a cuando yo estaba es abismal, y no hablo sólo de lo futbolístico.
90 ¿Saadi Al Gadafi, el hijo del presidente libio, era mejor como persona que como jugador? Mucho no pudo demostrar porque jugó poco. Pero digamos que su nivel era normal… no para estar en el fútbol italiano. El Udinese lo contrató para jugar la Champions; nosotros, lo único que sabíamos de él era que había jugado en la selección de su país y que había pasado por el Perugia, donde creo que lo pusieron en un solo partido.
91 No llegaba de los potreros de Fiorito, ¿no? Nooooo… A las concentraciones, el chico caía en un helicóptero. Y cuando no, aparecía con una Lamborghini tremenda, siempre con no sé cuántos guardaespaldas. No jugó mucho porque se iba seguido a Mónaco a tratarse un problema en la cintura. ¡Vivía en Udine y se atendía en Mónaco!
92 ¿Buena onda? Al principio era medio raro tenerlo de compañero, porque sabíamos que si bien no iba a jugar, por algo estaba ahí; había que respetarlo de más. Pero después se adaptó al grupo y en ningún momento se comportó distinto. Es más, nos invitaba a las fiestas en Cerdeña, donde tenía una casita. Era muy reservado, pero muy correcto.
93 ¿En Italia comprobaste que Balbo no es precisamente un barítono? Comprobé que era mejor como jugador. Fue en una Navidad: nos juntamos con un grupo de argentinos y nos pusimos a cantar. Se ve que a los vecinos de arriba no les gustó nada el tema y nos mandaron a los carabinieri. Imaginate: abre la puerta la policía y nosotros con sombreros, anteojos de sol, desafinando… un papelón. Cuando nos reconocieron, fuimos por más: empezamos a cantarles a ellos.
94 ¿Te acordás qué hiciste a los 39 años, dos meses y 26 días? Me retiré, ¿no? No… sí… no… no. ¿Cómo? Ah, sí, fui el extranjero de más edad en convertir un gol en Italia. Con el Cagliari, perdimos 2 a 1.
95 ¿Linda calle “senso unico”? Uuuuhhh, ¡qué momento! Fue apenas llegamos a Italia. Salimos a pasear con mi representante y, para no perdernos, nos empezamos a guiar por las calles. ¡Para qué! Un desastre. Después de dar mil vueltas, algo desorientados, llegamos a un cruce y yo pregunto, preocupado: “Eduardo, ¿por esta calle no pasamos, ya? Creo que sí, eh, algo raro está pasando”. Y claro, yo leía que decía “senso unico” y pensaba que era la calle. Pero es un cartel que está en casi todas las esquinas porque en italiano quiere decir “mano única”.
96 ¿Alguna vez Asprilla te dijo algo del 5-0? Sí, y como le puse cara de culo, no jodió más. Pero el Negro era un grande, en el medio del partido se acercaba y te decía: “Ahora el túnel le toca a ése”, y sin problemas, iba y metía un caño. El era así, siempre la risa. Salía de joda casi todos los viernes a la noche; una vez hubo que ir a rescatarlo porque el auto se le había quedado en un zanjón. Obviamente esas cosas no salían en los medios. Al principio…
97 ¿Qué jugador te hizo reír más? Gascoigne. Una vez, en el hotel de la concentración, se metió en un cumpleaños y se puso a hacer las pizzas; un delirante. Y en la cancha, cargaba a todo el mundo. Muy gracioso.
98 ¿Lazio-Roma es más que Newell’s-Central? Se parecen mucho, sobre todo en la previa. Los diez días anteriores al clásico, por ejemplo, prefieren que vos no te mates, quieren que estés enterito para el gran día. Y con el partido ya jugado, ni hablar. En el año que salimos campeones, en 2000, nos tocó perder 4 a 1. Nos querían echar a todos. En la semana, llegamos al entrenamiento y nos encontramos con tres mil hinchas. Nos fueron perdonando porque empezamos a pelear el campeonato, si no, no sé qué hubiera pasado.
99 Diecisiete años viviendo en Italia, ¿cortás los fideos? No, pero creo que antes de viajar tampoco los cortaba, eh… Igual, mi vieja me hace los cuadraditos para que ni tenga que plantearme el tema.
100 Con la gran carrera que hiciste, ¿es injusto que sobre cien preguntas la número uno haya sido la que fue? No, pasa lo mismo cuando vos hacés un gol en una final y quedás en la historia por eso. No me causa nada de gracia y me da fastidio, pero lo hice y asumo la responsabilidad del error.

 

 

Por Diego Borinsky: 29/09/2008

Para seguir leyendo:

Golazos Criollos: Marcelo Espina, de mitad de cancha en 1994

En su segundo ciclo en Platense, hizo uno de los mejores goles de su vida pero como el rival fue Lanús, el último club donde había jugado, no lo gritó. Hombre con códigos.

2005. COUDET 100x100

A los 30 años, Eduardo Coudet recibe a El Gráfico para someterse a las 100 preguntas. Querido en todos los clubes donde jugó, el actual técnico de Racing, repasa su catálogo de diabluras.

Superliga : todos los goles de la fecha 6

En el podio: el del Pity en el Superclásico, el que armaron Álvarez y Matos en Atlético Tucumán y el golazo desde 30 metros de Mendoza para el Globo. Con sonido ambiente

El triunfo de Racing para ser puntero

Racing le ganó a Unión 1 – 0 en Avellaneda, con gol de cabeza de Augusto Solari. De esta manera el equipo de Coudet encabeza en soledad la Superliga. La síntesis con sonido ambiente.

Calor de horno de barro y aroma de pan casero

En 1972, tras un partido en Mendoza con Huracán, Osvaldo Ardizzone acompaña al inolvidable Roque Avallay a su casa natal, allá en Maipú, donde están sus viejos afectos. Una nota que parece un poema.

25 de Septiembre de 1973, el triunfo del “equipo fantasma”

Fornari, Poy y Kempes, los rostros de una Selección Argentina que tuvo la misión de entrenarse por varias semanas en la altura de Tilcara para enfrentar a Bolivia y conseguir una victoria clave por Eliminatorias.

Golazos Criollos: Juárez le rompe el arco a Fillol en 1981

El veloz puntero izquierdo de Ferro, protagonista del campeonato en la pelea con Boca, le gana a River de visitante con este fortísimo remate de pierna derecha, inatajable para el gran “Pato”.

Mi personaje favorito: Carlos Pairetti

1972. Roberto Cardozzo destaca la figura del piloto del Turismo de Carretera, oriundo de Santa Fe, que brilló en el campeonato de 1968, en el que el “Trueno Naranja” se quedó con el título.

Una jugada inexplicable

En la Liga de Arabia Saudita, se enfrentaron el Al Faisaly frente al Ohod. En el ataque del Faisaly se dio este suceso de errores e infortunios que termina de la mejor manera posible para que sea antológica.