Primera División

El termómetro xeneize en la Bombonera tras la decepción en la Copa

Cómo recibió el hincha a los jugadores y cuál fue el ánimo general en el reencuentro con el equipo post Río de Janeiro.

Por Redacción EG ·

13 de noviembre de 2023

BOCA no puede darse el lujo de envolverse en luto tras haber perdido la final de la Copa Libertadores en Río de Janeiro. Apenas tres días después tuvo el clásico con San Lorenzo que empató 1-1 y este domingo, para enfrentar a Newell's, se produjo el reencuentro del equipo en su casa con su gente, esa que le brindó un masivo, conmovedor e inolvidable apoyo en tierras cariocas.

La Bombonera lució repleta como siempre y ya desde la entrada en calor el público quiso demostrarle a los jugadores que el apoyo continúa, a pesar de la derrota. A la hora del anuncio del equipo por parte de la voz del estadio, todos los nombres recibieron aprobación, aunque el "aplausómetro" tuvo sus picos más altos con el arquero Sergio Romero, el peruano Luis Advíncula, Valentín Barco y el uruguayo Miguel Merentiel, sin dudas el que más adhesiones sumó.

Otro uruguayo, Edinson Cavani, también tuvo su buena cuota de aclamación. Y cuando le tocó salir del campo por Darío Benedetto, si bien fue aplaudido, la gente estaba más que nada compenetrada en una consigna cantada: "Yo lo sigo a Boca porque yo lo quiero, por estos colores yo dejo la vida".

Lo que quedó en claro desde el inicio de la tarde fue que el Pueblo Xeneize quería manifestar su importancia como elemento de aliento y lo hizo mensaje a través de la enorme bandera telón que cubrió prácticamente toda la parte de los palcos: "Boca es grande por su gente".

Cuando los 11 elegidos por el DT interino Mariano Herrón salieron a disputar el partido, el "Boca, mi buen amigo, esta campaña volveremos a estar contigo" atronó en la tarde de la Ribera como en las mejores épocas y fue una inequívoca renovación de confianza para el plantel.

"Porque a Boca lo quiero, lo vengo a alentar en las buenas y en las malas, mucho más" y "Siempre estaré a tu lado, Boca Juniors querido", fueron dos de los mensajes hechos canción que La 12 y todo el estadio se preocuparon por dejar bien claros.

El gol de Merentiel en el final del partido destapó el grito de desahogo, tanto de la Bestia como de los hinchas que vivieron otra jornada de pasión por Boca que sirvió para dar vuelta la página y enfocarse en lo que viene: la búsqueda de la clasificación para la próxima edición de la Copa Libertadores, siempre con la obsesión por la Séptima acaparando su corazón.