¡HABLA MEMORIA!

2005. El Pocho de la gente

Por Redacción EG · 20 de mayo de 2019

Se gestó en el baby, nació en Argentinos, creció en España, maduró en Independiente y Boca lo compró en 2005. A los 25 años, Federico Insúa recorría con El Gráfico su historia.


Ya se ve­nian his­te­ri­quean­do, sin que­rer que­rien­do, des­de ha­ce ra­to. To­do em­pe­zó con un ape­la­ti­vo ino­cen­te, co­mo una ca­ri­cia con el ta­co por de­ba­jo de la me­sa. “Po­cho”, le pu­sie­ron. Ni por Po­cho la Pan­te­ra, ni por­que le gus­ta­ran los po­cho­clos. “Po­cho”, por su pa­re­ci­do a su pa­dre. Y su pa­dre, “Po­cho”, por sus se­me­jan­zas fut­bo­lís­ti­cas con Oscar Pia­net­ti, pró­cer de La Bo­ca. “Mi viejo es bos­te­ro, de to­da la vi­da, y ahora es­tá más con­ten­to que nun­ca”, con­fie­sa Fe­de, has­ta ese bau­tis­mo in­ge­nuo en el jue­go de atracción.

Su pri­me­ra mi­ra­di­ta pro­vo­ca­ti­va, de reo­jo, la ti­ró des­de el Mo­nu­men­tal, cuan­do sa­có a bai­lar al Mi­llo­na­rio pa­ra lla­mar la aten­ción. Po­co se ha­bla­ba de In­súa en la pre­via de ese par­ti­do en­tre Ar­gen­ti­nos y Ri­ver, en 1999. No ha­bía mu­cho que de­cir. Un ca­ri­lin­do más de La Pa­ter­nal, de pie mi­mo­so y ci­clo­tí­mi­co, ves­ti­ría la 10 del Bi­cho an­te los cua­tro fan­tás­ti­cos, lis­tos pa­ra otra tar­de de pa­seo por el fút­bol ar­gen­ti­no. El abul­ta­do 4 a 1 es­ta­ba en los pla­nes de to­dos. El fes­te­jo de Ar­gen­ti­nos, no. “Fue im­pre­sio­nan­te, na­die lo es­pe­ra­ba –en­fa­ti­za–, por­que éra­mos un equi­po chi­co, con mu­chos pi­bes de in­fe­rio­res. Por eso, esa vic­to­ria la re­cor­da­mos to­dos. El equi­po an­du­vo bien, y por suer­te, yo tam­bién”.

En la redaccion de El Gráfico, Pocho dio cátedra. “¿Podés así?”, le preguntó el fotógrafo. “Bueno, ¡ya basta!”, le ordenó después.

Ese ti­ro li­bre in­di­rec­to al co­ra­zón xe­nei­ze em­pe­zó a pu­lir el te­rre­no pa­ra un pró­xi­mo en­cuen­tro, y se me­tió un ami­go de los dos, pa­ra ha­cer­les gan­cho. “Cuan­do Ro­mán es­tu­vo por pri­me­ra vez a pun­to de ir­se, Die­go di­jo que le gus­ta­ría ver­me en Bo­ca, pe­ro al fi­nal to­do que­dó ahí”. Por el mo­men­to.

Las pier­nas del Po­cho se­du­cían a to­dos con su an­dar ato­rran­te, con sus car­ca­ja­das de to­bi­llo. Y tam­bién con sus afei­ta­das al cés­ped, pa­ra ba­rrer la can­cha con la mis­ma ve­he­men­cia que la ma­sa­jea. “Yo siem­pre di­je que los on­ce te­ne­mos que pe­lear pa­ra bus­car la po­se­sión de la pe­lo­ta. Ob­via­men­te, no mar­co co­mo Ga­go, Bat­ta­glia o Cag­na, pe­ro sí tra­to de co­rrer y pre­sio­nar has­ta po­der re­cu­pe­rar­la. Ade­más, sé que no me so­bra na­da co­mo pa­ra per­der­la y es­pe­rar que un com­pa­ñe­ro la con­si­ga de nue­vo…”, afir­ma.

Tan­ta hu­mil­dad le sir­ve co­mo pul­mo­nes a su fút­bol, hue­vos pa­ra la en­sa­la­da de ca­ños y fi­ru­le­tes que sa­bo­reó me­dio Ave­lla­ne­da. Y en la Bom­bo­ne­ra, esa ac­ti­tud co­mo con­di­men­to, se dis­fru­ta más. Tan­to que, al fi­nal, Ma­cri no so­por­tó la ten­ta­ción. Le­van­tó el te­lé­fo­no, Fe­de­ri­co ca­lló al pri­mer ring y se unie­ron formalmente con una fir­ma. “Hu­bo un in­te­rés de Ri­ver, cuan­do fue lo de Es­nai­der y Fon­se­ca, pe­ro al fi­nal pa­sé a In­de­pen­dien­te y aque­lla po­si­bi­li­dad que­dó en la na­da. Sin com­pa­rar, mi ilu­sión era ju­gar acá, por to­do lo que sig­ni­fi­ca y por­que te­nía ga­nas de vi­vir eso que se sien­te en la Bom­bo­ne­ra… Aun­que siem­pre fui a ver a Ar­gen­ti­nos, que es co­mo mi ca­sa, his­tó­ri­ca­men­te me gus­tó Bo­ca”. Y aho­ra es­tá ahí, con la azul y ama­ri­lla, po­san­do pa­ra las fo­tos con una son­ri­sa que le des­ga­rra las ore­jas. “Lo que ge­ne­ra es­ta ins­ti­tu­ción es im­pre­sio­nan­te –se en­tu­sias­ma–. Des­de que fir­mé, es­toy vi­vien­do to­do con mu­cha ale­gría, fe­liz, por­que sig­ni­fi­ca un cre­ci­mien­to im­por­tan­tí­si­mo pa­ra mí. Sé que és­te es un pa­so enor­me en mi ca­rre­ra, y en­ci­ma me lle­ga en el mo­men­to jus­to, por la edad y por có­mo es­toy en lo de­por­ti­vo”.

Se ges­tó en el baby, na­ció en Ar­gen­ti­nos, cre­ció en Es­pa­ña, ma­du­ró en In­de­pen­dien­te y, al den­te, en­tró a La Bo­ca. “En es­te club, siem­pre se exi­ge al má­xi­mo a los ju­ga­do­res, por­que es uno de los clu­bes más gran­des del mun­do. Y por eso yo que­ría es­tar acá. En­ci­ma, sen­tí un in­te­rés muy fir­me de los di­ri­gen­tes, y to­do ce­rró”, cie­rra.

En argentinos, y en Parque, Fede aprendió a defender el buen fútbol.

Diego Maradona con­fió an­tes que na­die en ese ro­man­ce. Su ban­ca al Po­cho ex­ce­de la di­plo­ma­cia que su gran­de­za sue­le des­ti­lar so­bre los nue­vos cracks. La tem­pra­na in­ten­ción de sa­car­lo del ban­co pa­ra in­ver­tir­lo en el Na­po­li, su de­seo de lle­var­lo pa­ra ilu­mi­nar a Bo­ca cuan­do era un bi­chi­to de luz y su pul­gar arri­ba pa­ra con­cre­tar es­te pa­se de­ja­ron bien cla­ro que El Diez, ya eli­gió al 10. “Va­rias ve­ces me lla­mó por te­lé­fo­no y la ver­dad, es una sen­sa­ción bár­ba­ra. No se pue­de ex­pli­car…”, y no la ex­pli­ca.

Ya no es­ta­rá Bian­chi con el ce­lu­lar de Dios, pe­ro aho­ra to­dos pue­den ubi­car­lo per­so­nal­men­te. Con Ma­ra­do­na en el equi­po, co­mo siem­pre, to­do pa­re­ce mu­cho más fá­cil. “Yo sien­to que Die­go es­tá muy bien y creo que nos va a apor­tar mu­cho, por­que él vi­vió un mon­tón de co­sas acá. Su pre­sen­cia se­rá muy im­por­tan­te, muy es­pe­cial. Es el me­jor ju­ga­dor del mun­do… Un mons­truo… Va a ser in­creí­ble te­ner­lo con no­so­tros”.

Ya lo tu­vo ahí, cuan­do es­ta­ba en Ar­gen­ti­nos, esa ta­bla del 10 que se mul­ti­pli­ca has­ta el in­fi­ni­to. “Yo lo co­no­cí por el club y por­que él siem­pre vi­vió en De­vo­to –acla­ra–. Ade­más, es ami­go del Che­cho y tam­bién so­lía ir a Par­que”.  Otra vez, esa in­cu­ba­do­ra que con­tu­vo a La Pa­glia, Cam­bias­so, Ro­mán… Al­gún mar­ti­lle­ro des­per­ta­rá pron­to, por ló­gi­ca. Si se re­ma­ta en mi­llo­nes de eu­ros un min­gi­to­rio que usó Luis Miguel y una tos­ta­da que mor­dió Susana, ¿cuán­to va­len las bal­do­sas de Par­que? Esas pie­zas de co­lec­ción que fra­ne­lea­ron los pies más de­li­ca­dos de los úl­ti­mos tiem­pos sos­tu­vie­ron tam­bién los pri­me­ros pa­sos del Po­cho. “Ahí apren­dí a dis­fru­tar del fút­bol y a ju­gar con tran­qui­li­dad –con­fie­sa–. Des­pués fui evo­lu­cio­nan­do en di­fe­ren­tes as­pec­tos, pe­ro man­tu­ve la idea de ju­gar bien, an­tes de pen­sar en el re­sul­ta­do. En­ten­dí que de­bía cre­cer día a día y así fui ga­nan­do ex­pe­rien­cia en el fút­bol”.

Se for­ta­le­ció, le­van­tan­do la ca­be­za y ba­jan­do la pe­lo­ta, es­pe­cial­men­te ahí, en esos par­ti­dos que to­dos quie­ren ju­gar y no to­dos pue­den, aun­que los jue­guen. Ahí, don­de va­rios sa­can la pier­na, el Po­cho me­tió la vi­da. Y Ra­cing lo su­frió: “El cre­ci­mien­to de ca­da ju­ga­dor es­tá en los clá­si­cos y en esos par­ti­dos en los que te ne­ce­si­tan, pe­ro tam­bién en sa­ber dis­fru­tar de to­dos esos mo­men­tos. Más allá del en­tor­no, la pre­sión y el pe­rio­dis­mo, uno tie­ne que pa­sar­la bien y no que­dar­se con la es­pi­na de no ha­ber he­cho al­go por es­tar muy ata­do”.

Pa­re­ce real­men­te es­tar aje­no a to­do el rui­do que lo ro­dea. Bo­ca, la 10, la Co­pa, el cam­peo­na­to, la ten­sión, el Dream Team... “No me jo­de que ha­blen de un equi­po de los sue­ños, por­que la te­ne­mos muy cla­ra en ese sen­ti­do. Sa­be­mos que to­dos los ri­va­les son di­fí­ci­les y ha que­da­do de­mos­tra­do en los úl­ti­mos tor­neos. Lo que pa­só fue que Bo­ca se re­for­zó pri­me­ro que los de­más y se for­mó el gru­po an­tes. En­ton­ces ga­nó un po­co de tiem­po. Pe­ro no­so­tros te­ne­mos que es­tar al mar­gen de las co­sas que di­gan”. Na­da de to­do eso al­te­ra su to­no de voz, ni la di­ná­mi­ca de sus ges­tos, es un agua­vi­va en el mar. “No me pon­go a pen­sar có­mo pue­den lle­gar a reac­cio­nar si las co­sas me sa­len mal –re­co­no­ce–. Só­lo pien­so en sa­lir a bus­car lo me­jor pa­ra el equi­po. Yo me ten­go mu­cha con­fian­za y, a la vez, es­ta res­pon­sa­bi­li­dad me po­ne muy con­ten­to. Pe­ro man­ten­go la cal­ma. Por lo que me cuen­tan mis com­pa­ñe­ros y por lo que vi des­de afue­ra, la gen­te es es­pec­ta­cu­lar”.

Tie­ne his­to­ria pa­ra ban­car la his­te­ria. An­tes de ga­nar un tí­tu­lo con In­de­pen­dien­te, co­rrió 90 mi­nu­tos pa­ra so­bre­vi­vir en Pri­me­ra. “La pre­sión de ju­gar por el descenso es mu­cho más jo­di­da que la de pe­lear un cam­peo­na­to, sin du­das. Ha­ce po­co me pa­só al­go muy lo­co. Vien­do la Promoción en­tre Ar­gen­ti­nos e Ins­ti­tu­to me pu­se ner­vio­so, mal. Y me di cuen­ta de que, cuan­do yo la dis­pu­té, no la vi­ví así, por­que me de­di­ca­ba só­lo a ju­gar”, ase­ve­ra. Y se le no­ta. Qui­zá le sal­gan tres ca­ños, una ra­bo­na, un som­bre­ri­to y un go­la­zo, o tal vez el pro­yec­to de ca­ño se mue­ra con­tra una ca­ni­lla y ter­mi­ne en el la­te­ral. Pe­ro eso no cam­bia sus ga­nas de vol­ver a in­ten­tar­lo. “No me de­ses­pe­ro. No hay que dra­ma­ti­zar tan­to. Aun­que sea pro­fe­sio­nal, el fút­bol en rea­li­dad es só­lo un jue­go”. No lo di­ce hoy, sen­ta­do en la fa­ma. Lo de­cía a los 21 años, sen­ta­do en el ban­co de su­plen­tes de Ar­gen­ti­nos Ju­niors, cuan­do su es­ta­día en el fút­bol gran­de no te­nía re­ser­va­da ni una so­la jor­na­da más.

Tras igualar con el Tottenham en su debut, llegó otro empate, ante Real Sociedad en una gira realizada por Boca.

Así es más fá­cil en­ten­der por qué no se es­con­de nun­ca. La pi­de una vez y la pi­de de nuevo, por­que to­da­vía jue­ga a la pe­lo­ta. “Con res­pon­sa­bi­li­dad, uno pue­de di­ver­tir­se, en el buen sen­ti­do, pen­san­do en ge­ne­rar al­go po­si­ti­vo pa­ra el equi­po.”

Se di­vir­tió así en In­de­pen­dien­te. Y tras ha­ber­le pues­to fút­bol a un es­que­ma del To­lo Ga­lle­go en el Aper­tu­ra 2002, el Má­la­ga se lo lle­vó a Es­pa­ña. “Co­mo ex­pe­rien­cia, fue muy bue­na –eva­lúa–. Al prin­ci­pio, no me to­ca­ba en­trar en­tre los on­ce, por­que el téc­ni­co ca­si ni me co­no­cía, pe­ro me su­mé a un plan­tel con una men­ta­li­dad bár­ba­ra y nos fue bas­tan­te bien. Que­da­mos a tres pun­tos de cla­si­fi­car pa­ra la UE­FA, hi­ce va­rios go­les, salí 17 par­ti­dos como ti­tu­lar, el en­tre­na­dor ter­mi­nó con­fian­do en mí y dis­fru­té de una li­ga lin­da pa­ra ju­gar. Ade­más, en­fren­té a to­dos los fe­nó­me­nos. Y de lo­ca­les, le ga­na­mos 5 a 1 al Bar­ce­lo­na, que fue un re­sul­ta­do his­tó­ri­co pa­ra el Má­la­ga, aun­que des­pués ju­ga­mos en can­cha de ellos y nos ca­ga­ron a go­les…”

Acos­tum­bra­do a gam­be­tear en el trán­si­to ar­gen­ti­no, las ru­tas es­pa­ño­las le pa­re­cie­ron cam­po, “por­que hay mu­chos más es­pa­cios pa­ra moverse. El fút­bol es más rá­pi­do ahí, pe­ro en la Ar­gen­ti­na es más fric­cio­na­do. Por eso les va bien a to­dos los que se van de acá pa­ra allá…”. Le fue bien aden­tro de la can­cha. Afue­ra, no lle­gó a un acuer­do. Y pre­fi­rió apos­tar otra vez por su pro­pio ca­ba­llo. “Me fui por­que el Má­la­ga quería que yo ba­ja­ra las pre­ten­sio­nes, y no me pa­re­cía jus­to. Ele­gí ve­nir a In­de­pen­dien­te, con el de­sa­fío de vol­ver a cre­cer, en un mo­men­to en el que ca­si na­die que­ría re­gre­sar al club. Yo ha­bía sa­li­do cam­peón, los di­ri­gen­tes se mos­tra­ron in­te­re­sa­dos... Y en fin, me la ju­gué y ga­né. Vol­ví a ser ci­ta­do a la Se­lec­ción y fui ca­pi­tán de un club tan im­por­tan­te co­mo In­de­pen­dien­te, don­de ade­más la gen­te me que­rí… me quie­re”.

Due­le to­da­vía la he­ri­da en ro­jo hú­me­do del úl­ti­mo cor­te. No fue una lin­da des­pe­di­da la que pla­nea­ron pa­ra el Po­cho los po­lí­ti­cos de In­de­pen­dien­te. Y al­gu­nas ver­sio­nes ofi­cia­les lo de­ja­ron pa­ra­do de es­pal­das a la ban­da que lo ido­la­tró los úl­ti­mos tres años. Se es­pe­cu­la­ron in­sul­tos, pe­ro cuan­do ba­je el ar­dor su­bi­rá la ra­zón. “Aun­que hoy es­tán do­li­dos, ellos sa­ben que pa­ra mi ca­rre­ra, In­de­pen­dien­te fue muy im­por­tan­te. El pro­ble­ma fue que los di­rec­ti­vos, por cui­dar su ima­gen, tra­ta­ron de ha­cer­me que­dar mal a mí. Igual, aho­ra es­toy muy tran­qui­lo, y soy de­ma­sia­do fuer­te co­mo pa­ra an­dar pen­san­do en lo que pue­dan de­cir de mí esos di­ri­gen­tes. Por eso, nun­ca ha­blé del te­ma. Des­de que lle­gué a Bo­ca, me de­di­qué a ha­blar de Bo­ca”.

El reen­cuen­tro se­rá en la de­ci­mooc­ta­va fe­cha, y re­cién en­ton­ces se re­sol­ve­rá la in­cóg­ni­ta. La hin­cha­da de In­de­pen­dien­te nun­ca le per­do­nó a Clau­dio Ma­ran­go­ni su pa­so a Bo­ca, en 1988. Fue trai­ción, se­gún dic­ta­mi­nó la Vi­se­ra, y has­ta en sus úl­ti­mas vi­si­tas, se lo hi­cie­ron sa­ber. Era un re­fe­ren­te del fút­bol Ro­jo, Ma­ran­ga, y eli­gió otra ca­mi­se­ta, en tiem­pos de otra se­me­jan­za ins­ti­tu­cio­nal en­tre los gran­des del fút­bol ar­gen­ti­no. Hoy, el pa­se del Po­cho a Bo­ca sig­ni­fi­ca po­co me­nos que un exi­lio a Eu­ro­pa, des­de lo eco­nó­mi­co has­ta la rea­li­dad de­por­ti­va de los clu­bes. No hay ló­gi­ca pa­ra una lá­gri­ma adi­cio­nal a la que se­gu­ro cae­rá so­bre su au­sen­cia. Se lo va a ex­tra­ñar en Ave­lla­ne­da. Y si se de­co­di­fi­ca el dis­cur­so de los di­ri­gen­tes, en­ton­ces tam­bién se lo va a ova­cio­nar, co­mo él es­pe­ra: “Yo sé que los hin­chas de In­de­pen­dien­te me van a aplau­dir. No ten­go nin­gu­na du­da, porque ellos sa­ben muy bien có­mo fue todo. Y yo tam­bién los voy a aplau­dir, por­que siem­pre se com­por­ta­ron bár­ba­ro con­mi­go. No es po­co ser tan que­ri­do por un club co­mo In­de­pen­dien­te, y eso es al­go que lo­gré con mu­cho es­fuer­zo. La gen­te sa­be va­lo­rar esas co­sas, es­toy se­gu­ro. Cuan­do sal­ga a la can­cha, aun­que es­té en­fren­te, se­gui­rá vi­gen­te el mis­mo sen­ti­mien­to”.

Ya empezo a gambetear. El ne­bu­lo­so des­pe­gue del Ro­jo y el des­pam­pa­nan­te ate­rri­za­je en La Bo­ca le im­pli­ca­ron una pe­ga­jo­sa mar­ca pe­rio­dís­ti­ca, que ya sa­be ma­ne­jar. “Con­mi­go se ge­ne­ró una ex­pec­ta­ti­va ex­tra por có­mo se dio mi par­ti­da de In­de­pen­dien­te. Y ló­gi­ca­men­te, yo tam­bién ten­go mu­chas ilu­sio­nes res­pec­to de lo que ven­drá, pe­ro sé que ha­brá mu­chos par­ti­dos, por­que tam­bién es­tá la Sudamericana, y por eso es­toy tra­ba­jan­do du­ro, sin en­lo­que­cer­me, pa­ra po­der es­tar en­tre los 16 y pe­lear un lu­gar”. Son más los mi­cró­fo­nos que se cla­van en sus dien­tes, en ca­da prác­ti­ca, pe­ro se­rán me­nos los ta­po­nes que se cla­ven en sus to­bi­llos, ca­da do­min­go. “La aten­ción va a es­tar más re­par­ti­da, por­que es­te equi­po tie­ne mu­chas va­rian­tes, co­lec­ti­vas e in­di­vi­dua­les –agre­ga–. Hay gen­te que ca­be­cea muy bien, co­mo Mar­tín o Bi­los, y tam­bién hay va­rios ju­ga­do­res de muy buen pie”. Mu­chos nom­bres y mu­chas du­das, pe­ro una cer­te­za: “Voy a ju­gar co­mo en­gan­che clá­si­co, eso es­tá cla­ro des­de que lle­gué. Con el Co­co, só­lo ha­blé aden­tro de la can­cha, y me pi­de que ma­ne­je los tiem­pos, que ha­ga ju­gar al equi­po, que tra­te de te­ner la pe­lo­ta...” To­do eso, pe­ro así y to­do, a la hora de esta charla to­da­vía no sa­be si lle­va­rá la camiseta con el número 10, aun­que ya ti­ra un cen­tro: “Pa­ra mí, se­ría muy im­por­tan­te”.

 

Federico Insúa siempre se distinguió por su fútbol elegante.
 

Sa­be de qué se tra­ta. Su es­pal­da car­gó la 10 de Ar­gen­ti­nos y la 10 de In­de­pen­dien­te, dos ame­na­zas pa­ra cual­quier co­lum­na. Y no de­jó deu­das, ni co­mo mo­no­tri­bu­tis­ta en el jue­go abier­to, ni co­mo res­pon­sa­ble ins­crip­to en las pe­lo­tas pa­ra­das. Por aho­ra, otro in­te­rro­gan­te: “No sé si se­ré yo el en­car­ga­do de pa­tear los ti­ros li­bres, por­que Bo­ca tie­ne muy bue­nos pa­tea­do­res, con gran pre­ci­sión, co­mo el Che­lo, Mo­rel, Gui­ller­mo… No me quie­ro ol­vi­dar de na­die, pe­ro sin du­das hay mu­chas op­cio­nes. Y también es fundamental te­ner va­rios ju­ga­do­res que va­yan bien arri­ba, por­que ac­tual­men­te las pe­lo­tas pa­ra­das son muy im­por­tan­tes”, ga­ran­ti­za.

Y em­pie­za a sen­tir los la­ti­dos de un es­ta­dio con la acús­ti­ca del Co­lón. “Bo­ca, en su can­cha, a lo su­mo pier­de dos o tres par­ti­dos, aun­que no ha­ga una bue­na cam­pa­ña. Se­rá un sue­ño sa­lir a ju­gar ahí, al­go es­pec­ta­cu­lar”. No hay tiem­po, ni ga­nas, pa­ra pla­near el ma­ña­na. El hoy es­tá de­ma­sia­do bue­no. “No sé si vol­ve­ré a Eu­ro­pa –pa­tea–. Fir­mé por dos años, con dos más de pró­rro­ga, y Bo­ca es muy gran­de co­mo pa­ra an­dar pen­san­do en otra co­sa…” De ahí, el coqueteo tá­ci­to y esa vo­ra­ci­dad pa­ra aten­der el te­lé­fo­no que le re­se­teó la son­ri­sa. “Cuan­do me lla­ma­ron, no lo du­dé ni un se­gun­do. Aun­que ha­bía una ofer­ta del Ga­la­ta­sa­ray, por mu­cha pla­ta, des­de el pri­mer ins­tan­te me en­tu­sias­mó la idea de ve­nir acá, por­que es­te club es­tá por en­ci­ma de to­do eso. Pa­ra mí, lo de­por­ti­vo siem­pre va­le más que lo eco­nó­mi­co… Y Bo­ca me se­du­jo to­da la vi­da”. Aho­ra van de la ma­no. Po­cho tie­ne to­das las de ga­nar.

Algo personal

Todo un ro­lin­ga. Ade­más de la co­lec­ción com­ple­ta de los Sto­nes, le so­bran com­pac­tos de La Ren­ga, Los Pio­jos, Los Re­don­dos, Gua­so­nes y Ber­suit. Cuan­do pue­de, va a los re­ci­ta­les. ¿La cum­bia? Ajjj… Re­za pa­ra que lo ha­gan con­cen­trar con un com­pa­ñe­ro roc­ke­ro.

Un en­fer­mo del fut­bol. Ve to­do lo que pa­san por la te­le: Ita­lia, Es­pa­ña, Mé­xi­co, Co­pa Su­da­me­ri­ca­na, la Bun­des­li­ga, B Na­cio­nal… Es su pa­sa­tiem­po fa­vo­ri­to en la con­cen­tra­ción. ¿Una pe­lí­cu­la? Ni ahí. Simplemente, es un lo­co por el fút­bol.

Le cues­ta ima­gi­nar otro ti­po de va­ca­cio­nes que no sean en la pla­ya. No cam­bia el sol, el mar y la are­na por na­da del mun­do. Bra­sil o Villa Ges­ell son sus des­ti­nos pre­fe­ri­dos. Y to­da­vía año­ra las tar­de­ci­tas en la Cos­ta del Sol, cuan­do era ju­ga­dor del Má­la­ga.

Co­mo to­do de­por­tis­ta de al­to ren­di­mien­to, es muy cui­da­do­so con su die­ta. Sa­be que es el com­bus­ti­ble que lue­go le per­mi­ti­rá ren­dir en la can­cha. ¿Su co­mi­da pre­fe­ri­da? El asa­do acom­pa­ña­do por en­sa­la­das va­rias y una co­pi­ta de vi­no.

Aun­que cum­plio con sus pa­dres y ter­mi­nó la se­cun­da­ria sin pro­ble­mas, le que­dó una asig­na­tu­ra pen­dien­te: ser aban­de­ra­do. Con los li­bros no se lle­va­ba tan bien co­mo con la pe­lo­ta. Siem­pre le que­da­ban un par de ma­te­rias pre­vias.

SALVO QUE LLAME PEKERMAN

No quie­re pen­sar en otra co­sa, Po­cho. Las se­cue­las psi­co­ló­gi­cas de ha­ber lle­ga­do a Bo­ca le con­su­men 24 ho­ras dia­rias a su ce­re­bro y despejan a to­dos los otros pen­sa­mien­tos, sal­vo uno, que to­da­vía se ha­ce un lu­gar. “La ilu­sión de ir al próximo Mun­dial es­tá –con­fie­sa–. Yo sé que el equi­po de la Se­lec­ción, en es­ta úl­ti­ma Co­pa de las Con­fe­de­ra­cio­nes, que­dó bá­si­ca­men­te for­ma­do, pe­ro es un sue­ño que ten­go, un de­sa­fío. En es­te mo­men­to, es­toy so­la­men­te pen­san­do en Bo­ca, pe­ro sé que si uno ha­ce bien las co­sas en un club tan im­por­tan­te, se pue­de lle­gar a dar esa po­si­bi­li­dad. Y se­ría muy lin­do”, ba­bea. No es im­po­si­ble, ni mu­cho me­nos. Jo­sé Pe­ker­man ya lo eli­gió pa­ra una Copa del Mundo: el Sub-20 de Ni­ge­ria 99. Y hoy, Po­cho des­ta­ca que “con Jo­sé ten­go un buen tra­to, al igual que lo te­nía con Biel­sa. Fui convocado para varios partidos amistosos en la Selección y también jugué por las eliminatorias, pe­ro has­ta aho­ra nun­ca tu­ve con­ti­nui­dad, só­lo la suer­te de es­tar en esas oportunidades. Ojalá se me dé”.

Si encara, lastima

An­tes que na­da, sien­to una ale­gría enor­me con la lle­ga­da de Fe­de­ri­co a Bo­ca. Yo lo tu­ve des­de los seis años, en un equi­pa­zo que se ar­mó en el club Par­que, don­de tam­bién es­ta­ba el Cu­chu Cam­bias­so. Las vuel­tas de la vi­da quie­ren que vol­va­mos a en­con­trar­nos en es­te gran club y eso no ha­ce más que enor­gu­lle­cer­me.

Des­de chi­co se des­ta­có por la téc­ni­ca y los fun­da­men­tos, pin­ta­ba pa­ra ese ju­ga­dor dis­tin­to en el que lue­go se trans­for­mó. En to­dos es­tos años, con la ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da en Ar­gen­ti­nos, In­de­pen­dien­te y el fút­bol es­pa­ñol, ha sa­bi­do agre­gar­le dos ele­men­tos muy in­te­re­san­tes a su ha­bi­li­dad na­tu­ral: agre­si­vi­dad bien en­ten­di­da y rit­mo. Cuan­do Fe­de­ri­co en­ca­ra, las­ti­ma de ver­dad, es muy pro­fun­do.

Es un pi­be hu­mil­de, sen­ci­llo, que sa­be es­cu­char al téc­ni­co pa­ra me­jo­rar su jue­go y su par­ti­ci­pa­ción en el equi­po. Y es un fut­bo­le­ro de al­ma. Cuan­do no jue­ga, mi­ra fút­bol, le in­te­re­sa nu­trir­se, ver qué ha­cen los de­más. Y eso es muy im­por­tan­te pa­ra triun­far en el fút­bol ac­tual. No ten­go nin­gu­na du­da: In­súa le va a dar gran­des sa­tis­fac­cio­nes a Bo­ca.

 

Madonni.
 

Por Ramón Maddoni (Di­rec­tor Ge­ne­ral del Fút­bol In­fan­til de Bo­ca).

 

¿A QUIEN SE PARECE?

No de­be ser ca­sua­li­dad, si­no cau­sa­li­dad. De pi­be, co­mo hi­ci­mos to­dos, el Po­cho In­súa ju­ga­ba con sus ami­gos y se re­la­ta­ba a sí mis­mo: “Lle­va la pe­lo­ta Ta­pia, avan­za el Chi­no, de­ja uno, dos en el ca­mi­no, ti­róooo...” Mi­ran­do atrás, bu­cean­do en­tre los diez que triun­fa­ron en Bo­ca, Ta­pia es el que más se le ase­me­ja. No de­be ser ca­sua­li­dad...

In­súa no tie­ne el ca­be­za­zo le­tal de Ro­ber­to Che­rro, un ma­ra­do­nia­no que an­te­ce­dió a Die­go. Ni la gam­be­ta de pa­pi fút­bol de un ma­la­ba­ris­ta pi­can­te co­mo el Na­no Gan­du­lla. Ni la cin­tu­ra de un crack in­cla­si­fi­ca­ble co­mo Ro­ji­tas. Ni la ca­den­cia efec­ti­va de Pa­to­ta Po­ten­te. Ni el qui­rúr­gi­co pe­lo­ta­zo de 40 me­tros de Ma­ri­to Za­na­bria. Ni la ga­le­ra lle­na de co­ne­jos co­mo el in­com­pa­ra­ble Die­go Ma­ra­do­na. Ni el don pa­ra ser ti­ti­ri­te­ro de sus com­pa­ñe­ros del úl­ti­mo ro­mán­ti­co, Juan Ro­mán Ri­quel­me.

El Po­cho ha­ce la que hi­zo triun­far al Chi­no. En­ca­ra con de­ci­sión, ace­le­ra, cam­bia el rit­mo, pren­de la me­cha de la zur­da cuan­do se des­nu­da un hue­co, pi­sa el área con ape­ti­to de de­lan­te­ro. Cla­ro que pue­de asis­tir, des­de ya que ha­ce par­ti­ci­par. Pe­ro le gus­ta re­sol­ver mu­cho de lo que ge­ne­ra. Co­mo aquel Ta­pia que lo de­jaba afó­ni­co de tan­to re­la­tar...

 

Los herederos de Román -

CE­SAR LA PA­GLIA

Nun­ca ter­mi­nó de ex­plo­tar. En el se­lec­cio­na­do ju­ve­nil ama­gó con el es­tre­lla­to, pe­ro en Bo­ca ter­mi­nó es­tre­lla­do. Ja­quea­do por las le­sio­nes, de­sa­pro­ve­chó las opor­tu­ni­da­des que le dio Bian­chi.

 

César La Paglia.
 

 

OMAR PEREZ

Buen cabezazo, mejor pegada, interesante panorama. Al santiagueño pareció costarle la convivencia a la sombra de Riquelme. Y el hincha le facturó ciertos desniveles espirituales. Rindió en Banfield y Junior, ya sin presiones.

 

Omar Pérez.
 

 

WALTER GAITAN

Un zurdo que dejó constancia de su gran categoría. Fue partícipe importante en la  Libertadores 01 y no se alejó del club por problemas  futbolísticos, sino por diferencias con el entrenador de ese momento, el Maestro Tabárez.

 

Walter Gaitán.
 

 

EZE­QUIEL GON­ZA­LEZ

In­te­gró el cam­peón del Aper­tu­ra y la Li­ber­ta­do­res 03, pe­ro res­pon­dió muy por de­ba­jo de sus an­te­ce­den­tes. Nunca fue una pieza clave. Le cos­tó asi­mi­lar las pre­sio­nes del Mun­do Bo­ca. Por momentos, parecía que la pe­lo­ta le que­maba en los pies.

 

Ezequiel González.
 

 

CARLOS MARINELLI

Un fracaso llamativo. Tanto la descosía en inferiores, que el Boro inglés lo pagó una fortuna antes de que debutara en Primera. Y lo mismo hizo el Torino. A la vuelta de su experiencia europea, perdió magia y actitud.

 

 

Por Nacho Levy

Fotos: Alejandro Del Bosco


Ver artículo completo

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR