Juegos Olímpicos

MUÑOZ Y ARBE CELEBRARON EL DÍA DEL MARATONISTA

Por Daniel Arcucci · 07 de agosto de 2021

Quiso el destino que el maratón, la prueba legendaria que cierra los Juegos Olímpicos, se corriera un 7 de agosto. Incluso con la coartada de la diferencia horaria, porque en Japón ya era domingo 8.

Es que el 7 de agosto es un día muy especial para los maratonistas en la Argentina: en 1932, Juan Carlos Zabala ganóla prueba en los Juegos Olìmpicos de Los Ángeles; y en 1948, Delfo Cabrera hizo lo mismo en los Juegos Olímpicos de Londres. En  honor a ellos, es la fecha en la que se celebra, en la Argentina, el Día del Maratonista. Y en honor a ellos, seguro, Eulalio Coco Muñoz y Joaquin Arbe, los jóvenes que hoy tratan de emularlos, en un mundo muy diferente en todo sentido, hicieron una gran carrera en el caluroso y húmedo circuito del Oddori Park, en Sapporo.
 


Mientras el rey absoluto de la distancia, Eliud Kipchoge, paseaba por allí para colgarse por segunda vez consecutiva la medalla de oro, como ya lo había hecho en Rio 2016, con un tiempo de 2h08m38, ellos hicieron lo suyo.
 



Lo de Coco Muñoz fue histórico. Chubutense de Gualjaina, un pequeño pueblo cerca de Esquel, soñaba como cualquier chico argentino con ser futbolista. Pero alguien le vio capacidad para correr, le propusieron participar en una competencia de 5 kilómetros y terminó ganando la de 21, ese mismo día, casi sin darse cuenta. Desde entonces, corre. Incluso con nieve, tal como se lo vio hace un tiempo, preparándose en las afueras de Esquel, bajo las órdenes de su entrenador Rodrigo Peláez. Ya tenía la marca para Tokyo 2020 y sólo había que esperar que los Juegos se hicieron.

Así fue y él hizo historia. Sin salirse ni un ápice de su plan, corrió por el circuito de Sapporo (una vuelta de 22K y dos de 10K en el Oddori Park) por encima de los tiempos de su mejor marca, como era lógico por el clima y por la circunstancia, y terminó logrando otra que también quedará registrada: sus 2h16m35 es la mejor marca de un atleta argentino en la historia de los Juegos Olímpicos, superando las 2h17m54 de Miguel Barzola en Londres 2012. Terminó 31º, colocándose como el mejor latinoamericano (detrás del colombiano Suárez, que finalizó 15º) y tercero de América, incluyendo a la estrella de Estados Unidos Galen Rupp.
 


Joaquín Arbe, otro chubutense, de Esquel, también hizo lo suyo. Así como se ha construido su casa con sus propias manos, fue construyendo también su carrera, en los últimos tiempos bajo la tutela del reconocido entrenador Jorge Basiricó. Terminó 53º con un tiempo de 2h21m15.
 


A veces, lo más difícil de un maratón es llegar… a largarlo. En atletismo hay valores objetivos, que van más allá de las medallas, inalcanzables en ciertas pruebas; mejorar en términos relativos es uno de ellos. Y en un día muy especial, eso transmitieron los maratonistas.


  
 

DEJÁ TU COMENTARIO