Los Vivos de El Gráfico

XAVI: "MESSI YA ES MEJOR QUE MARADONA"

Por Redacción EG · 23 de diciembre de 2010

El cerebro del Barça y de España en un mano a mano bien futbolero: el balance del Mundial, Messi, Mourinho, Diego, el duelo de estilos... y más.

Nota publicada en la edición noviembre 2010 de la revista El Gráfico

DISTINTO. Nació el 25/1/1980, tiene 30 años, pesa 68 kilos y mide 1,70. Siempre jugó en el Barcelona. Ganó 17 títulos.

DISTINTO. Nació el 25/1/1980, tiene 30 años, pesa 68 kilos y mide 1,70. Siempre jugó en el Barcelona. Ganó 17 títulos.

DIGAME LA VERDAD, ¿se ve ganando el Balón de Oro?
-Le repetiré lo que vengo diciendo a todo el mundo. Espero que lo gane un jugador español. Y si no es así, que se lo lleve mi amigo Leo Messi, que es el mejor del mundo sin discusión y va a ganar varios Balones de Oro más, ya lo verá. Nuestra esperanza es que en los años de Copa del Mundo, ese torneo importa mucho y Andrés y yo lo ganamos, mientras que Argentina no estuvo todo lo bien que se esperaba.

-¿Tan bueno es Lionel?
-Un jugador así sólo sale cada 50 años. Si este año el resto tenemos alguna posibilidad de ganar el Balón, es porque a la Argentina no le salió un Mundial demasiado bueno, porque de lo contrario no hay color. Leo es ya para mí, incluso, mejor que Diego Armando Maradona. Le quedan muchos años de reinado, es el número 1 sin discusión, no hay nadie como él.

-¿Y Andrés Iniesta?
-Hablando coloquialmente, le diré que come aparte. Es un fenómeno. El año pasado no tuvo suerte con las lesiones, pero esta temporada va a dar muchas alegrías como ya hizo en la Copa del Mundo, en la que se permitió el lujo de marcar el gol de la victoria en la final.

-¿Ya ha asimilado del todo que es campeón del mundo?
-Sí, claro. Si lo dice por los homenajes y demás es lógico. España no está acostumbrada a ganar esta clase de títulos tan importantes. Y hemos logrado la Euro 2008 y ahora el Mundial 2010 pero, sobre todo, yo destacaría que lo hemos hecho jugando bien al fútbol, con una apuesta que merece un premio como el reconocimiento general. Me hizo especial ilusión escuchar al presidente de la FIFA decir que, por fin, un campeón del mundo jugó bien al fútbol. Por fortuna, todavía es más importante el talento que la fuerza en el fútbol. Y nosotros lo tenemos, somos una generación de buenos futbolistas, tanto en el Barça como con España.

-Ya que habla usted del Mundial, ¿le decepcionó Argentina?
-Sí y no. Me pareció un equipo muy fuerte, con grandes jugadores, pero flojo a nivel táctico. Ante Alemania sufrieron mucho. Ver sólo a Mascherano ante tres y cuatro rivales daba pena. Maradona es un genio y como tal actúa, pero necesitó algo más. Con todo, hicieron un buen Mundial. Si no tropezaban ante Alemania hubieran sido un rival muy duro para nosotros. Ya se pudo ver en el amistoso que jugamos en Buenos Aires, donde nos ganaron bien.

-Ahora Mascherano ha llegado al Barça.
-Sí, es uno que suma, un gran refuerzo por su personalidad, trabajo y categoría. Tiene mentalidad de Barça y eso es fundamental. En nuestro equipo, la velocidad mental es vital y él la tiene. Además, reconozco que no me esperaba que fuera tan bueno en el aspecto técnico. En Inglaterra jugaba de otra forma y no se podía ver como ahora en el Barça.

-¿Esperaba la eliminación temprana de Brasil?
-Fue algo circunstancial. Lo he hablado con Dani Alves. Si Brasil pudiera volver a jugar el partido contra Holanda, seguro que no lo perdería. Aquel día fue una confluencia de circunstancias de mala suerte: el autogol de Felipe Melo, la expulsión. Es la parte desagradable del fútbol y como en Brasil se sigue a su equipo con mucha pasión, pasó lo que pasó. Eso sí, me hubiera gustado ver a un Brasil con una apuesta más ofensiva, con el fútbol que siempre ha enamorado a todos, en el que antes nos mirábamos los demás, pleno de técnica y espectáculo.

-Su socio Alves está que se sale...
-Mire, Dani es el mejor jugador del mundo en su puesto. Lo digo en serio, no porque sea mi compañero. Ni Maicon ni nadie están a su altura para jugar en un equipo como el Barça o Brasil, si juega ahora con Mano Menezes diferente a lo que hizo en la etapa de Dunga.

-Usted ha jugado y visto a grandes jugadores brasileños en el Barça. ¿Con quién se queda?
-Yo destacaría a Rivaldo, al que no se le ha hecho justicia. Llegó en un momento difícil pero era todo un crack. Luego tuve la fortuna de jugar con Ronaldinho y Deco, dos fenómenos; vi de cerca al mejor Ronaldo, disfruté de niño con Romario. Todos son excepcionales, pero Rivaldo fue especial, un grandísimo atacante que llegó en una época difícil, que si no...

-¿Qué le pareció el mal rendimiento que tuvo Francia en Sudáfrica?
-No estoy del todo de acuerdo. Lo he hablado varias veces con Abidal. Mire, en el primer partido no jugaron tan mal ante Paraguay. Recuerdo que Malouda tuvo el gol de la victoria en sus pies. Creo que si hubieran ganado aquel partido, todo habría sido diferente, pero la verdad es que, visto desde fuera, parecía que había mucho lío dentro del propio vestuario. Pero me consta que los jugadores lo pasaron mal, que todavía sufren por ello.

-¿Lo podrá arreglar Laurent Blanc?
-Pienso que sí, le conozco de cuando jugó en el Barça, aunque yo todavía estaba en el filial. Sé que le gusta el buen fútbol, como demostró en el Burdeos. Estoy convencido de que Francia va a volver a jugar bien al fútbol una vez que supere la “herencia“ de todo lo sucedido en Sudáfrica. Tiene jugadores de calidad y Laurent les va a dar la oportunidad de demostrarlo. Pero también me gustaría que no dejara a todos los anteriores internacionales de lado, aunque es una situación difícil.

AMIGOS. A Leo Messi lo conoce desde que era "un crío" y lo considera el mejor del mundo.

AMIGOS. A Leo Messi lo conoce desde que era "un crío" y lo considera el mejor del mundo.

-¿Qué jugador de Francia le gusta más?
-Por encima de todos, Yohan Gourcuff. Es uno de Barça. Tiene unas cualidades técnicas excepcionales. Es un futbolista que me encanta y Blanc va a sacarle mucho más rendimiento, como ya lo hizo en Burdeos.

-Usted siempre habló bien de Benzema.
-Es que frente a nosotros siempre jugó muy bien, nos dio mucha guerra con el Olympique de Lyon. En el Real Madrid le falta continuidad para demostrar sus condiciones. La llegada de Özil le puede beneficiar porque el alemán tiene un buen pase final. No le exagero que le vi cosas a Benzema que me recordaban a Ronaldo por su fuerza y las “bicicletas“ que hacía, por su remate. En el Madrid se le ve apagado.

-Ya me ha hablado de Francia. Dígame algo ahora de la parte positiva del Mundial. ¿Qué destacaría?
-Por encima de todo a Alemania, la propuesta ofensiva del equipo de Löw me encantó. Creo que empezamos a ganar el Mundial cuando los superamos en semifinales. Me sorprendieron agradablemente Müller, Özil, Khedira, veteranos como Klose o Podolski. Todo el equipo. Se notaba que, como nosotros, tenían un grupo de jugadores que venían del mismo equipo, en este caso del Bayern.

-¿Özil y Khedira pueden transformar al Real Madrid?
-Hombre, son dos buenos jugadores, pero el Real Madrid ya tenía a Cristiano, Higuain, Casillas, Pepe, Marcelo… Son buenos refuerzos, pero lo que importa es el conjunto. Me parecen dos fichajes interesantes.

-¿Le decepcionó Holanda?
-En la final del Mundial sí, porque es un equipo que tiene grandes jugadores como Sneijder, Van der Vaart, Van Persie, Robben o hasta el arquero Sketelenburg. No entiendo por qué jugaron en forma tan violenta. Si cuando tocaron el balón nos pusieron problemas. No entiendo su planteamiento. Si son capaces de jugar tan bien como ante Brasil en la segunda mitad, ¿por qué se dedicaron a dar patadas?

MUNDO BARÇA


-Hábleme de Pep Guardiola, ¿le daría el Balón de Oro de los técnicos?
-Sí, rotundamente sí. Dejando a un lado los muchos títulos que ya ha logrado como entrenador del Barça, Pep ya ha creado escuela. Hay entrenadores que son ganadores y no crean escuela. En cambio, hay entrenadores que son ganadores y, encima, dejan huella en el fútbol. Pep la está dejando, como hicieron Arrigo Sacchi o Johan Cruyff. Son entrenadores que han cambiado algo: defensa de tres, buscar tácticamente la superioridad en el centro del campo, poner un punta falso... Al igual que hay elegidos como futbolistas, hay también elegidos como entrenadores. En ese abanico también podría entrar, para mí, Alex Ferguson.

-Este año, al Barça parece que le cuesta, sobre todo ganar en casa.
-El tema es adelantarse en el marcador. El año pasado lo logramos en muchos partidos y el contrario se venía un poco abajo moralmente y tenía que adelantar líneas. Ahí se veía al Barça que todos queremos. Este año se nos han adelantado en el marcador el Rubin, el Hércules, el Panathinaikos...

-¿Usted no cree que los contrarios les han tomado la mano?
-Insisto en que cada vez es más importante adelantarse en el marcador, por la confianza que nos da y porque a ellos no les queda más remedio que ir a empatar. El Rubin, el Hércules... Salieron a empatar y encima se encontraron con un gol a favor que ni buscaban. Es como Suiza en el Mundial. No buscaba la victoria y se la encontró. Hemos tenido mala suerte en este sentido.

-¿El nivel del equipo es el mismo?
-Sí. El juego, las ganas, el dinamismo...

-¿Cómo se motiva alguien que lo ha ganado todo, como el Barça?
-Te acostumbras a ganar y quieres más. No es un problema, es una virtud. Con España perdimos la Copa Confederaciones y nos dio una rabia inmensa. Cuando pruebas el sabor de la victoria no te cansas nunca. Ganar es una droga. Creo que nosotros estamos por el camino correcto. Tengo buenas sensaciones. Hay lindo clima, tranquilidad para trabajar... Lo tenemos todo para revalidar títulos.

-¿Algún reto en especial?
-Hay muchos. Superar a los que han ganado más Ligas, al que ha ganado más trofeos en el club, las cuatro Ligas seguidas del Dream Team...
"YO VIVO del pase", dice Xavi, formado en una escuela que respeta a ultranza el manejo de la pelota.

"YO VIVO del pase", dice Xavi, formado en una escuela que respeta a ultranza el manejo de la pelota.

-Usted siempre dice que el objetivo es ganar todos los títulos en juego. ¿Realmente cree que se pueden ganar los tres?
-Vamos por todos. No en vano somos los únicos en la historia que hemos ganado los seis un mismo año. El Inter ya no podrá ganar los seis. Eso para que la gente vea lo difícil que es. Es igualable pero no superable y tiene un mérito extraordinario.

-¿Habrá más rivales que el Madrid para el título de Liga?
-Veo al Atlético más fuerte que antes, el Valencia y el Villarreal han empezado muy bien, mostrando su fuerza. Falta ver cómo le va al Sevilla con el nuevo técnico. Espero una Liga mucho más competida que en la anterior.

-A usted le gusta seguir a los jóvenes que salen de la cantera del Barça. ¿Le ha sorprendido Sergio Busquets?
-Lo veo cada día y además tengo muy buena relación con él, es un gran profesional, se cuida, lo hace todo bien. Quita, va bien de cabeza, tácticamente impecable. Cuando yo subo, él está siempre en posición, y si yo me he ido atrás, él está adelante. No tengo que decirle nada, es como si fuera un entrenador más.

-¿Qué le parece cómo les está yendo a Eto'o y a Ibrahimovic?
-Me alegro por ellos. Samu es amigo personal mío y le deseo lo mejor. Ha marcado una época en el Barça. Es uno de los delanteros con más goles en la historia del club y, además, caló en el vestuario. En el caso de Ibra, es una cuestión para el “míster“. Nosotros no tuvimos problemas. Él dijo que tenía el handicap de que no hablaba con el entrenador, pero eso nosotros no lo percibimos.

-¿Y David Villa, el sustituto de ambos?
-David es un gran fichaje. Ibra también lo era, representaba una alternativa al juego. Villa nos da otra cosa. Va en profundidad, se puede adaptar a jugar a banda, puede jugar de 9, por la derecha, por la izquierda, le pega en todos lados, tira los penales, puede llegar a meter un gol de tiro libre y es un delantero que tiene el gol en la cabeza. En cambio, Ibrahimovic era más estático debido a su físico. Pesa casi 100 kilos y mide casi dos metros. Nos daba más referencia pero no nos aportaba tanto dinamismo. Cuando el rival se encerraba en defensa, él se ponía arriba a intentar recibir pelotas y eso nos venía muy bien. Era otro tipo de futbolista al que tenemos ahora. Ni mejor ni peor, sino diferente. Otra alternativa.

MOURINHO Y EL REAL



-¿Ve al Madrid peor que la campaña pasada?
-El Madrid parece que no está tan bien, pero los resultados son los mismos. Sigue compitiendo en buen nivel. Aunque no juegue con una filosofía de fútbol como la nuestra, gana partidos y va a ser competitivo hasta el final. Está obligado a serlo.

-¿Cree que la ausencia de dos referencias en el vestuario como Guti y Raúl les está afectando?
-No creo. Tienen también un núcleo histórico ya formado como Casillas, Arbeloa, Xabi Alonso... Cristiano, por mucho que se diga, es un ganador, Higuain también y los nuevos van a querer demostrar que son buenos para el Madrid. Además, tienen un entrenador que es competitivo, ganador al máximo.

-Usted tiene buena relación con Mourinho ¿le sorprende verle tan provocador?
-Así es su carácter y hay que aceptarlo. Hay dos Mourinhos: el que se ve con la careta de técnico y el hombre. Nosotros tenemos que tomar el lado bueno, nos tenemos que motivar con su figura. Él se siente bien con la polémica, está a gusto. Nosotros queremos ganar jugando bien al fútbol y él quiere hacerlo como sea. A los culés a veces nos faltan estas motivaciones extra para rendir y Mourinho lo es. Que hayan ido por él, que hayan pagado una cláusula, que encima sea alguien que había estado en el Barça, nos conoce a todos y quiere revancha... En ese sentido, Mourinho juega a nuestro favor.

-Aunque para motivación, jugar la final de la Champions en Wembley.
-Sí. Esas son las motivaciones buenas. El año pasado era la final del Bernabéu y no pudo ser por un gol. Este año es Wembley y nos gustaría estar allí, donde el Barça logró su primera Copa de Europa con el Dream Team de Cruyff.

MIRADA INTERIOR



-¿Usted se siente la bandera del Barça?
-En cuanto al juego, quizás antes los que marcaban la diferencia eran los jugadores llegados de afuera. Con Guardiola han cambiado las cosas. Hay gente de la casa que es decisiva, como puede ser Messi, que no debe olvidarse que ha salido de la cantera del Barça, igual que Iniesta, Puyol, Piqué, Víctor Valdés y yo mismo. Formamos un núcleo importante de gente de la casa que no tiene precio. Somos lo que Johan Cruyff denominaba un “núcleo histórico“, hombres que hemos mamado el barcelonismo desde niños, que conocemos la filosofía del club, el entorno. Pep nos ha dado también un protagonismo y una confianza que nos hace sentir importantes. La gente que llega de afuera debe integrarse en este núcleo, acoplarse. Antes era la gente que llegaba de afuera quien marcaba el paso, y los de casa debían integrarse. Eso no quiere decir que los que llegan no sean importantes, basta ver la calidad de Alves, Villa, Adriano o Mascherano, por citar a unos pocos.

-¿Tan diferente es la filosofía del Barça?
-Creo, sinceramente, que no hemos de perder esta filosofía de juego. Desde que llegó Johan Cruyff, que marcó nuestra forma de jugar, nos hace diferentes, especiales. Al Barça se le identifica por su camiseta azulgrana pero, sobre todo, por su estilo de juego. El aficionado no entendería que jugáramos de otra manera. La gente quiere espectáculo y triunfos. Se acostumbró a ver buen fútbol y no aceptaría otra cosa. Eso te obliga mucho porque todo debe ser excelente: el control, el pase, el regate... Eso, a veces, te complica mucho las cosas, pero es la marca de la casa.

CAMPEON. En Sudáfrica 2010 entró en la historia grande del fútbol español al ganar para la Furia la primera Copa del Mundo, a la que besó como si fuera una novia.

CAMPEON. En Sudáfrica 2010 entró en la historia grande del fútbol español al ganar para la Furia la primera Copa del Mundo, a la que besó como si fuera una novia.

-Se le ve a usted muy satisfecho por cómo juegan.
-El Barça es especial en su forma de jugar. Nos lo inculcan desde niños. Recibir y dar, tocar y tocar, en una inmensa rueda. Hay equipos como el Manchester United o el Arsenal, que comparten nuestra filosofía de juego. También el Burdeos de Blanc. Si te sale bien, si el balón circula rápido, no hay forma de pararnos.

-Usted siempre dice que a la pelota hay que mimarla.
-Es una forma de expresar mi respeto por el juego. Para nosotros es esencial el control, la posesión del balón, ese posicionamiento que hace que la pelota recorra el campo velozmente de pie a pie. Lo nuestro es fácil y a la vez complicado, es el pase-pase-pase.

-Algunos jugadores que llegan al Barça no lo tienen fácil. Dicen que el primer examen es entrar en una ronda.
-Yo lo sé por Mark van Bommel que me decía que aquí el balón iba demasiado rápido. Ellos estaban acostumbrados a recibir y ver qué hacían con el balón. En el Barça es recibir y dar al primer toque si es posible.

-Curiosamente, a usted le colocan en su sitio por primera vez en el Sub 20 de Nigeria.
-Sí, fue Iñaki Saez quien me adelantó en mi posición. Jugábamos con dos medios centros. Orbaiz (hoy en el Athletic) era quien hacía de cierre y a mí me daba más libertad. Siempre me decía que fuera donde estaba el balón.

-En el Barça, en cambio se le veía como un “cuatro“, la figura creada por Johan Cruyff con Milla y Guardiola.
-Sí, a mí me costó un poco, porque yo soy genéticamente más interior, más un “seis“ que un “cuatro“. Lo he podido ver con el tiempo. Prefiero jugar más adelantado para aprovechar mis cualidades. Yo vivo del pase.

-¿Quién le entendió más en sus necesidades tácticas?
-Fue Rijkaard quien me convenció del todo. Antic ya me había adelantado algo la posición con anterioridad e, incluso, Rexach en algún partido también me había probado en esa situación de enlace. Cuando Rijkaard me lo dijo, llegué a pensar que me iba a costar, pero lo cierto es que es mi posición natural.

-Su entendimiento con Guardiola parece perfecto.
-Con Pep tenemos una relación especial, hemos jugado juntos. Compartimos nuestra forma de ver el fútbol, hablamos el mismo idioma, tenemos confianza. Siempre me llama al banco para darme órdenes, soy como su prolongación dentro del campo.

-Usted se ha llevado bien hasta con Van Gaal.
-El holandés era especial por su carácter, pero era muy justo en sus decisiones. Si trabajabas bien, te premiaba jugando, fueras quien fueras. Le faltaba algo de “mano izquierda”. Pero me sacó a mí, a Puyol, a Iniesta, a Víctor, a Oleguer… Confiaba en los chicos de la cantera. Iba de frente, pero le perdían las formas.

-¿Y Rijkaard?
-Era demasiado buena persona para este oficio de técnico, pero es un gran entrenador. Tenía carácter y lo sacaba, aunque se excedía en su intento de entender a la persona. A veces le faltaba tirar la línea en las relaciones con los jugadores. Eso acabó por pasarle factura. No me sorprende que le esté yendo bien en Turquía. Futbolística, tácticamente, es una persona muy preparada que me enseñó mucho.

-Ahora usted es mucho más protagonista que antes.
-Siempre me he sentido protagonista en el grupo, tanto en el Barça como en la Selección. Es mi forma de ser. He jugado muchos partidos de titular, sé perfectamente mi rol, aunque reconozco que mediáticamente no tenía el protagonismo de los últimos tiempos.

-No se puede quejar: ganó todo con el Barça, con España la Euro y el Mundial…
-Pero yo dependo de mis compañeros, mi fútbol, mis pases, no serían nada sin la colaboración de mi equipo. Eso lo tengo claro. A veces me pongo a pensar y veo, por ejemplo al Madrid, con grandísimos jugadores, pero yo allí sufriría. Juegan por dentro y yo necesito futbolistas que se abran por los extremos, que tiren diagonales, que me dejen espacio por el centro, que estén en movimiento constante.

CON EL TECNICO Guardiola tiene una relación especial: jugaron juntos y hablan el mismo idioma: "Siempre me llama al banco para darme órdenes, soy su prolongación dentro del campo".

CON EL TECNICO Guardiola tiene una relación especial: jugaron juntos y hablan el mismo idioma: "Siempre me llama al banco para darme órdenes, soy su prolongación dentro del campo".

-Pero no me negará que con usted, Cristiano Ronaldo se cansaría de meter goles.
-Cristiano es un jugadorazo. Te das cuenta cuando lo tienes adelante. Su velocidad y fuerza, su remate son grandes. Mira, ahora él y Messi están un escalón por encima de todos, a otro nivel, y Leo encima del portugués. Messi es ahora el mejor del mundo sin discusión.

-Reincido: ¿tan bueno es Messi?
-Le conozco desde que era un crío, le he visto evolucionar. Es una máquina, muy bueno, tremendamente profesional, con la cabeza en el fútbol, con un buen entorno. Lo tiene todo para triunfar.

-Debe ser un placer jugar por la banda derecha junto a Messi y Alves. Forman ustedes un trío enorme.
-Es un gustazo, disfruto mucho. Messi es el mejor, pero, además, siempre te la está pidiendo, le gusta la responsabilidad, nunca se esconde. Y Alves igual: giras y ya lo ves arriba;  luego vuelve atrás, tira paredes, no para. Es una moto. Es un lujo jugar con el brasileño.

-¿Iniesta?
-Siempre le pido que me venga a buscar, que nos asociemos para jugar el balón desde el medio. Es un fenómeno. Además, tiene la habilidad de desbordar. No es fácil encontrar un futbolista con sus virtudes. Es un lujazo de futbolista, mi socio ideal.

-Le pasa igual con Fàbregas en la Selección.
-Siempre repito que, genéticamente, Cesc es un jugador del Barça, que ha mamado nuestra filosofía en La Masia. Me reía cuando decían que eran incompatibles en la Selección, si es todo lo contrario... Nos complementamos con los ojos cerrados. Es un pedazo de futbolista como lo ha demostrado en el Arsenal y en la Selección.

-¿España es un calco del juego del Barça?
-Hombre, en la Selección estamos Puyol, Busquets, Piqué, Pedro, Iniesta, Valdés, yo mismo, hasta Cesc que se formó en La Masia, que vemos el fútbol igual. Del Bosque tiene su forma de interpretarlo como antes hizo Aragonés, pero sabe aprovechar nuestras cualidades. Además, muchos nos conocemos desde hace años, llevamos tiempo jugando juntos en diferentes categorías

Por Paco Aguilar, desde Barcelona

Temas en esta nota:

DEJÁ TU COMENTARIO