Las Crónicas de El Gráfico

1952. Triunfo de San Lorenzo ante River

Por Redacción EG · 01 de abril de 2020

San Lorenzo presentó una defensa más completa y derrotó a River Plate por 2 a 1. La clave del resultado en favor del local estuvo en la línea media. Comentario de Félix D. Frascara

Empezó bien. Los primeros minutos fueron algo así como una grata promesa. Y aunque paulatinamente la calidad del espectáculo fue declinando ti e odia admitirse como bueno todo el primer tiempo. La segunda Parte resultó inferior, aparte de que sufrió varias interrupciones por motivos censurables.

 

Seoane, puntero izquierdo sanlorencista que cumplió buen desempeño en el match del domingo, ha escapado a celosa vigilancia de Yácono y consigue tirar al arco, pero el shot resultó desviado. San Lorenzo atacó más por la izquierda, empleando sobre todo, Benavídez, que actúa de insider.

Seoane, puntero izquierdo sanlorencista que cumplió buen desempeño en el match del domingo, ha escapado a celosa vigilancia de Yácono y consigue tirar al arco, pero el shot resultó desviado. San Lorenzo atacó más por la izquierda, empleando sobre todo, Benavídez, que actúa de insider.

 

Esta vez tuvieron la culpa los jugadores, porque todas fueron rencillas entre ellos, mientras que el público, que asistió en cantidad muy elevada, permaneció en actitud correctísima, al margen de tales incidentes y deseando ver fútbol. Sólo al final, después de terminado el partido, se registraron algunos cambios de golpes y de palabras (más de palabras que de golpes) entre dos grupos de muchachos, pero eso es cosa de todos los días, sin importancia. En cambio, sí tiene importancia y no puede ni debe ser visto en una cancha eso de que dos señores profesionales, con algo más que veinte años, se corran dándose puntapiés y poniéndose en guardia para pelear, mientras la pelota está lejos de ellos y el referee no los ve. Lo mismo que si se tratara de dos colegiales que se pegan con la caja de útiles cuando el maestro está escribiendo en el pizarrón... Total, que la promesa sólo se cumplió en parte.

 

La jugada que dio origen al primer gol de San Lorenzo. En una a, citen confusa por el amontonamiento de jugadores, Carrizo perdió la pelota, Torres la impulsó, rechazó Ramos, y por último Benavídez la mandó a la red.

La jugada que dio origen al primer gol de San Lorenzo. En una a, citen confusa por el amontonamiento de jugadores, Carrizo perdió la pelota, Torres la impulsó, rechazó Ramos, y por último Benavídez la mandó a la red.

 

A unos primeros minutos vivaces, de juego armonioso, siguió una media hora de acción más lenta y enredada, para completarse con un segundo tiempo en el que sólo hubo aisladas situaciones dignas de comentarse. Extendiendo el análisis corresponde agregar que fue algo así como si en una misma cancha se hubiesen estado jugando dos partidos distintos.

  

El tanto de River Plate llevó el sello inconfundible de los goles que Ángel Labruna ha hecho a montones. Recibió el insider la pelota ahí, donde se le ve, pero de espaldas al arco; gin sobre sí mismo y despidió un potente tiro oblicuo que en vano pretendió interceptar el arquero Blazina.

El tanto de River Plate llevó el sello inconfundible de los goles que Ángel Labruna ha hecho a montones. Recibió el insider la pelota ahí, donde se le ve, pero de espaldas al arco; gin sobre sí mismo y despidió un potente tiro oblicuo que en vano pretendió interceptar el arquero Blazina.

 
Ha salido de su puesto el arquero M. Blazina. de San Lorenzo, para adelantarse a la entrada de Prado, centre forward visitante, a quien perseguía el zaguero Glini. Así quedó resuelta una situación de relativo peligro para la valla de los locales.

Ha salido de su puesto el arquero M. Blazina. de San Lorenzo, para adelantarse a la entrada de Prado, centre forward visitante, a quien perseguía el zaguero Glini. Así quedó resuelta una situación de relativo peligro para la valla de los locales.

 

Aquello era muy bueno mientras la pelota estaba en la zona sanlorencista, es decir cuando se topaban la delantera de los visitantes y la defensa de los santos. A pesar de que no estuvo en una de sus tardes más felices, el quinteto de Labruna fue siempre un peligro en cierne, que exigió de la defensa local una atención constante. Y la defensa azulgrana respondió con calidad y firmeza. Precisamente, puede pensarse que si los delanteros millonarios no lucieron tanto como otras veces debe haber sido porque la retaguardia local no se lo permitió. Hubo ahí una línea media que, según se vio más tarde, resultó clave de triunfo. Que, además, para los sanlorencistas fue "clave de sol", porque la tarde, en definitiva, les resultó luminosa. Ángel Zubieta presenció el match desde la platea y no faltó quien se lamentare de que todo un señor de las canchas y notable half como es el vasco tuviera que verse reducido al papel de espectador.

 

Salta Carrizo para alcanzar le pelota enviada en un tiro libre. La foto permite apreciar la enorme cantidad de espectadores que acudió a presenciar el match y que produjo la recaudación de 185.733,90, lo que constituye nuevo récord para un partido interclubs, Esa multitud observó una conducta ejemplar.

Salta Carrizo para alcanzar le pelota enviada en un tiro libre. La foto permite apreciar la enorme cantidad de espectadores que acudió a presenciar el match y que produjo la recaudación de 185.733,90, lo que constituye nuevo récord para un partido interclubs, Esa multitud observó una conducta ejemplar.

  
Danza estrafalaria esa que bailan Basso y Glini, de la que también desearía participar Labruna, si no fuera que la pelota se ha ido demasiado alto... La defensa de San Lorenzo marcó muy eficazmente y no hubo en ella puntos flojos, aunque sobresalió el trío de la línea media.

Danza estrafalaria esa que bailan Basso y Glini, de la que también desearía participar Labruna, si no fuera que la pelota se ha ido demasiado alto... La defensa de San Lorenzo marcó muy eficazmente y no hubo en ella puntos flojos, aunque sobresalió el trío de la línea media.

 

En la cancha estaba la respuesta: Resquín. No obstante, su indiscutida calidad, difícil hubiera sido que Zubieta, con su dilatada y meritísima campaña de una docena de años y la yapa, rindiera tanto como rindió este mocetón fornido y laborioso que está en todas partes y que, sin ser todavía un crack consumado, hace las cosas de todo corazón y le salen bien. Frente a un rival tan peligroso, tan inteligente como Ángel Labruna, de quien el propio Zubieta dijo siempre que le resultó uno de los hombres más difíciles de marcar porque exige una atención constante, Resquín cumplió el domingo con diligencia y acierto, sin olvidar por eso de jugar para su equipo. En su misma línea, Cívico, que ha ido mejorando ostensiblemente, salió muy bien parado nada menos que de un duelo con Walter Gómez, lo que en cierto modo equivale a descubrir los trucos de un prestidigitador. Y Bertaramo completó el terceto con esa modesta y valiosa labor de hormiga que lleva la carga desde la calle hasta el hormiguero sin que ningún pie la aplaste. Esos tres hombres sostuvieron al equipo, alimentaron e la delantera y destruyeron los planes del ataque adversario, con la descollante colaboración de Benavídez en la tarea de nexo y con el apoyo eficiente, aunque no brillante, de los dos zagueros. Basso se defendió con calidad, pero deje la sensación de no estar en su mejor forma atlética, y Glini tuvo que encargarse de Loustau en una tarde de esas en les que al chaplinesco puntero le salen todas. La defensa de la valla local se completó con un arquero que no tuvo fallas.

 

Pese a la estrecha marcación de que se les hizo objeto, los delanteros de River Plate demostraron su destreza y peligrosidad. En la foto de abajo se ve a Blazina en apuros, soportando la carga de Prado y preocupándose muchísimo por apoderarse de la pelota.

Pese a la estrecha marcación de que se les hizo objeto, los delanteros de River Plate demostraron su destreza y peligrosidad. En la foto de abajo se ve a Blazina en apuros, soportando la carga de Prado y preocupándose muchísimo por apoderarse de la pelota.

 

* * *

Tenemos que volver ahora sobre la referencia a la descollante actuación de Benavídez (mezcla del Torito Aguirre y de René Pontoni) para referirnos a lo que ocurrió en el otro campo. A River Plate se le ha creado el problema del centrehalf. Venini, que había ido declinando en su rendimiento, fue reemplazado por Spada, que andaba bien. Pero Spada se lastimó y entonces la dirección de los millonarios optó por colocar en ese puesto al zaguero Pérez, que ya en Rosario Central había jugado de eje medio, experiencia que se repitió en la reciente gira de River por Europa. Sin embargo ahora el ensayo no dio resultado. Pérez parece haberse olvidado de su antigua misión.

 

Camacho, Torres, Girenzo, Benavídez y Seoane, en ese orden de izquierda a derecha, integraron la línea delantera de San Lorenzo de Almagro en el partido que el domingo jugó y ganó ese equipo frente al de River Plate, por 2 a. L Benavídez y Torres señalaron los goles.

Camacho, Torres, Girenzo, Benavídez y Seoane, en ese orden de izquierda a derecha, integraron la línea delantera de San Lorenzo de Almagro en el partido que el domingo jugó y ganó ese equipo frente al de River Plate, por 2 a. L Benavídez y Torres señalaron los goles.

 

Jugó con lentitud, y consecuencia de todo ello fue que en el campo defensivo de los visitantes se abrió una brecha amplíe que los sanlorencistas aprovecharon inteligentemente cargando el juego sobre Benavídez, quien de tal modo se lució a sus anchas. Pero en el quinteto local no hubo orden ni equilibrio, a lo que se sumaron los desconciertos y los apurones en la retaguardia millonaria, de donde surgió ese contraste a que antes aludíamos entre el fútbol que se practicó en una y otra zona. El resultado del partido se justifica por los mismos motivos y por una razón fundamental: la diferencia en el rendimiento de las líneas medias. Ni Yácono ni Ferrari superaron a Resquín y e Berterame, ocurriendo otro tanto con Remos y Soria en relación a Glini y Basso. El problema de River Plate, pues, se solucionaría con el retorno de Spada o la recuperación de Venini, mientras que a San Lorenzo le hace falta que sus delanteros lleguen y un mayor entendimiento.

Frascara

Temas en esta nota:

Imagen de Fórmula Uno: El triunfo más triste
Las Crónicas de El Gráfico

Fórmula Uno: El triunfo más triste

Se cumplen 39 años de la última vez que se vio a un argentino en el podio de la máxima categoría del automovilismo mundial. El 17 de mayo de 1981, a bordo de su Williams FW07C, Carlos Reutemann se impuso en Bélgica. Sin embargo, durante el fin de semana, había atropellado accidentalmente a un mecánico del equipo Osella, causándole la muerte poco tiempo después. Una tragedia que empañó su último festejo.

Imagen de 70 años de velocidad y pasión
Las Crónicas de El Gráfico

70 años de velocidad y pasión

En la ciudad británica de Silverstone se llevó a cabo el primer Gran Premio de la categoría. El periodista Ricardo Lorenzo fue el encargado de narrar la crónica de una carrera que tuvo a Juan Manuel Fangio como protagonista hasta tener que abandonar a 7 vueltas del final, mientras marchaba en segundo lugar.

Imagen de 1987. Independiente 3 – 3 Boca
Las Crónicas de El Gráfico

1987. Independiente 3 – 3 Boca

Los equipos regalaron un clásico para el recuerdo. Vimos goles de excepcional factura, actuaciones individuales de alto nivel y una emotividad que no cesó hasta que terminó el encuentro...

DEJÁ TU COMENTARIO