Las Crónicas de El Gráfico

1952. River Plate venció por primera vez a Racing en su nuevo estadio

Por Redacción EG · 17 de marzo de 2020

Victoria a domicilio de River sobre Racing por 2 a 1. La Academia venía de ser tricampeón y era un rival de temer, pero Vernazza fue determinante para el triunfo del Millonario.

La rotunda eficacia de un hombre y el esfuerzo conjunto de todo un equipo le dieron a River Mate una victoria de sensación en su difícil match del domingo contra Racing. Ese hombre fue Vernazza, autor de los dos goles, el segundo de los cuales adquirió proporciones de verdadero "golazo", porque se llevó adelante la pelota en un singular arranque de energía, de guapeza, y remató con un tiro de potencia extraordinaria, ante el que nada pudo hacer Favalli, arquero de Racing. El júbilo con que los jugadores de River celebraron le pitada final fue la mejor comprobación de la importancia que ellos mismos le conferían al triunfo obtenido. Significaba un reconocimiento a la capacidad del adversario tanto corno al esfuerzo que debieron realizar para quedarse con esos dos puntos, tan valiosos cuando son obtenidos a costa de un peligroso "competidor" en la carrera por el campeonato. Además, y como otro motivo de importancia, los "millonarios" festejaban el hecho de haber vencido a Racing por primera vez en el nuevo estadio de la "academia". Difícil habría de ser, como se ve, reunir más circunstancias propicias para una celebración.  

Se produce el gol de Racing a los 16 minutos del primer periodo, cuando River Plate iba en ventaja de 1 a 0. Autor de este tanto fue el entreala izquierdo Cipolla, que acreditó promisorias aptitudes en el puesto de Simas y haciendo su mismo juego. El cabezazo no pudo ser alcanzado por Carrizo ni Ferrari.

Se produce el gol de Racing a los 16 minutos del primer periodo, cuando River Plate iba en ventaja de 1 a 0. Autor de este tanto fue el entreala izquierdo Cipolla, que acreditó promisorias aptitudes en el puesto de Simas y haciendo su mismo juego. El cabezazo no pudo ser alcanzado por Carrizo ni Ferrari.

 

El "viejo" Gallito, que después de largo peregrinaje retornó a River Plate, desarrolló una tarea meritísima y muchas veces puso en apuros a la defensa local. En esta jugada perdió el gol por cuestión de centímetros, ya que su tiro salió junto a uno de los postes, el más lejano a Favalli. García Pérez había llegado tarde en su intervención.

El "viejo" Gallito, que después de largo peregrinaje retornó a River Plate, desarrolló una tarea meritísima y muchas veces puso en apuros a la defensa local. En esta jugada perdió el gol por cuestión de centímetros, ya que su tiro salió junto a uno de los postes, el más lejano a Favalli. García Pérez había llegado tarde en su intervención.

 

El puntero derecho de River Plata, Vernazza, jugando en el centro de la línea por lesión de Prado, anotó el segundo gol a los 27 minutos de la primera etapa. Este tanto habría de ser el qua acordara el triunfo a los millonarios. Fue un verdadero gatazo, tanto por la jugada como por el formidable tiro con que la remató.

El puntero derecho de River Plata, Vernazza, jugando en el centro de la línea por lesión de Prado, anotó el segundo gol a los 27 minutos de la primera etapa. Este tanto habría de ser el qua acordara el triunfo a los millonarios. Fue un verdadero gatazo, tanto por la jugada como por el formidable tiro con que la remató.

Aunque en el segundo período hubo lucha recia, intensa, dramática, la historia del match se concretó en el primer tiempo porque en su transcurso fueron hechos los tres goles que marca el tanteador. Bueno el juego en el comienzo, correspondieron a River Plata las mejores perspectivas, que se concretaron a los pocos minutos, cuando en un ataque de los visitantes fue a dar la pelota en un poste, escapando al control de Favalli, y del rebote la tomó Vernazza para mandarla a la red. Los visitantes continuaron un rato más en la ofensiva, aunque sin establecer dominio absoluto, pero se advertía en su acción de conjunto más orden que en el equipo local, cuya línea delantera no armonizaba y cuyo centre hall aparecía más eficaz en el apoyo que en la acción defensiva. En el quinteto delantero de los millonarios sorprendía gratamente el desempeño de Gallo, ocasional reemplazante de Walter Gómez. El veterano insider riverplatense — vuelto al pago después de largo peregrinaje por varios clubs — desarrolló una tarea tan pesada como provechosa, bien complementado por el otro insider, Bravo, de estilo distinto pero poseedor de recursos suficientes para cubrir con decoro la plaza de Labruna. El resto del gasto lo hacía Loustau, con su desconcertante movilidad. En cuanto a Prado, fue sólo una amenaza, reiteradamente anulada por la decisiva acción de Dellacha, hasta que aquél se lesionó, pasando a la punta derecha, y a partir de entonces el zaguero derecho de los locales, libre de cumplir una marcación estricta, pudo desenvolverse con mayor tranquilidad. Hacia el cuarto de hora había equilibrado Racing el juego, registrándose un formidable voleo de Pizzuti, que Carrizo, apurado, sólo pudo rechazar con los dos puños. En base a velocidad cargaron los ágiles racinguistas, noveles todos con la única excepción de Sued, a quien Yácono cuidaba con su característica "exclusividad". Llegó entonces la igualdad en el score y se siguió jugando con predominio de las defensas y sin 'que se estableciera superioridad evidente por parte de ninguno de los equipos, hasta que Vernazza anotó ese segundo gol que habría de ser el definitivo.

Dos defensores de Racing acuden al mismo tiempo para rechazar un tiro de Vernazza. Son ellos el zaguero García Pérez y. el hall Gutiérrez, quienes cumplieron con todo acierto la difícil tarea de vigilar una línea penetrante. La acción de los defensores alivió en parte la labor extrema de los arqueros.

Dos defensores de Racing acuden al mismo tiempo para rechazar un tiro de Vernazza. Son ellos el zaguero García Pérez y. el hall Gutiérrez, quienes cumplieron con todo acierto la difícil tarea de vigilar una línea penetrante. La acción de los defensores alivió en parte la labor extrema de los arqueros.

 

Cabecea Pizzuti en un córner, junto a Carrizo, pero la pelota irá afuera.

Cabecea Pizzuti en un córner, junto a Carrizo, pero la pelota irá afuera.

En esos cuarenta y cinco minutos del primer tiempo los dos cuadros habían hecho un gasto grande. Sin embargo, restaban energías para la segunda etapa, que se jugó a fuerte tren y en puja constante. Cierto es que no abundaron las situaciones de gran riesgo para los arqueros, porque antes de llegar a ellos eran contenidos los delanteros. Pero tampoco decayó el interés del espectáculo. Aun cuando el juego estuviera circunscripto en el centro del field, entre las dos áreas grandes, bastaba ver la actividad permanente, el celo de los halves y la colaboración que mutuamente se prestaban ellos con los insiders, para certificar que se estaba ante una disputa brava, en la que cualquier declinación, por pequeña que fuera, podría resultar decisiva para el destino de los puntos.  

Tres nuevos valores de Racing: Cipolla, Dellacha y Balay, insider derecho, zaguero centro y eje medio. El primero de ellos anotó el único gol de su equipo, el segundo se erigió en un baluarte defensivo y el tercero se distinguió en el apoyo.

Tres nuevos valores de Racing: Cipolla, Dellacha y Balay, insider derecho, zaguero centro y eje medio. El primero de ellos anotó el único gol de su equipo, el segundo se erigió en un baluarte defensivo y el tercero se distinguió en el apoyo.

  
Santiago Vernazza y Félix Loustau, puntero derecho e izquierdo, respectivamente, de River Piste, se distinguieron por factores diversos. El primero acreditó sus condiciones de shoteador, anotando los dos goles del equipo millonario, y el puntero izquierdo dió pruebas una vez más de su notable habilidad.

Santiago Vernazza y Félix Loustau, puntero derecho e izquierdo, respectivamente, de River Piste, se distinguieron por factores diversos. El primero acreditó sus condiciones de shoteador, anotando los dos goles del equipo millonario, y el puntero izquierdo dió pruebas una vez más de su notable habilidad.

  
Ha terminado el partido entre Racing vs River Plate. Los jugadores del equipo millonario celebran jubilosamente su triunfo por 2 a 1, pues no sólo ha sido logrado frente a un rival de categoría, sino que por primera vez los riverplatenses consiguen ganar en el nuevo estadio de la "academia". En la foto se ve al capitán Yácono y a Pérez yendo al encuentro de Carrizo y Ramos.

Ha terminado el partido entre Racing vs River Plate. Los jugadores del equipo millonario celebran jubilosamente su triunfo por 2 a 1, pues no sólo ha sido logrado frente a un rival de categoría, sino que por primera vez los riverplatenses consiguen ganar en el nuevo estadio de la "academia". En la foto se ve al capitán Yácono y a Pérez yendo al encuentro de Carrizo y Ramos.

En los sectores defensivos se advirtieron entonces los valores más altos. El trajín de Pérez, por ejemplo, resultaba de lo más eficaz para los defensores de Ríver Plate. Aliviado por la acción cuidadosa de Yácono y de Ferrari, tanto como por la suficiencia de Ramos en la extrema defensa, el centre half nos pareció muy mejorado en su rendimiento con respecto a lo que le viéramos hacer en el match con San Lorenzo dos semanas antes. Posiblemente no haya sido lo que de manera específica se entiende por centre-half, pero lo cierto es que trabajó mucho y con eficacia notoria, sobre todo cuando las papas quemaban... Los hombres de Racing bregaron a su vez con sostenido empeño en procura, por lo menos, del empate, de manera tal que la derrota no aminora en absoluto sus méritos. Forzoso es reconocer que en el fútbol puede resolverse un partido en una jugada, que en este caso fue la de Vernazza en el segundo gol. Lo restante fue un continuo esfuerzo por mantener la ventaja ante el persistente ataque de los locales. En los últimos minutos había media cancha vacía. Únicamente Favalli estaba en su puesto. Los otros veintiún hombres ocupaban le zona riverplatense. Pizzuti, Cupo y Cipolla exigían une vigilancia constante, mientras quo Yácono se hacía cargo de Sued, el más experto de los delanteros locales, y Ramos detenía una y otra vez a Blanco en sus tentativas por acercarse al arco de Carrizo. Es posible que haya faltado en la ofensiva de Racing el aplomo que suele imprimir la presencia de un crack avezado, esa fracción de veteranía que sabe sacar provecho del entusiasmo y la vehemencia de los jóvenes. Lo cierto es que en esos momentos finales se vivió un clima de lucha bravía, en la que cada centímetro era un bien precioso y en la que se hacía necesario cuidar la pelota como un tesoro. River Plate llegó al término del encuentro sin que su valla volviera a ser vencida, y la contienda se resolvió, de tal modo, con el triunfo de un equipo que, sin superar por completo a su adversario, supo responder al apremio a que lo arrastró la ofensiva del rival y conservar la mínima ventaja que había conquistado en legítima ley.

 

 

Por Félix D. Frascara (1952).

Temas en esta nota:

Imagen de Fórmula Uno: El triunfo más triste
Las Crónicas de El Gráfico

Fórmula Uno: El triunfo más triste

Se cumplen 39 años de la última vez que se vio a un argentino en el podio de la máxima categoría del automovilismo mundial. El 17 de mayo de 1981, a bordo de su Williams FW07C, Carlos Reutemann se impuso en Bélgica. Sin embargo, durante el fin de semana, había atropellado accidentalmente a un mecánico del equipo Osella, causándole la muerte poco tiempo después. Una tragedia que empañó su último festejo.

Imagen de 70 años de velocidad y pasión
Las Crónicas de El Gráfico

70 años de velocidad y pasión

En la ciudad británica de Silverstone se llevó a cabo el primer Gran Premio de la categoría. El periodista Ricardo Lorenzo fue el encargado de narrar la crónica de una carrera que tuvo a Juan Manuel Fangio como protagonista hasta tener que abandonar a 7 vueltas del final, mientras marchaba en segundo lugar.

Imagen de 1987. Independiente 3 – 3 Boca
Las Crónicas de El Gráfico

1987. Independiente 3 – 3 Boca

Los equipos regalaron un clásico para el recuerdo. Vimos goles de excepcional factura, actuaciones individuales de alto nivel y una emotividad que no cesó hasta que terminó el encuentro...

DEJÁ TU COMENTARIO