Las Crónicas de El Gráfico

1948. Independiente en una tarde de las suyas. Por Borocotó

Por Redacción EG · 10 de marzo de 2020

El Rojo de Avellaneda, futuro campeón, derrota a San Lorenzo 3 a 0. El score no hubiera sido tan excesivo si no fuera por la floja tarea del arquero Blazina, pero el triunfo no admite reparos.

Quinta fecha del torneo AFA de Primera división 1948. Jugado el 16 de mayo en el estadio de Huracán.

No escapó a la capacidad de Fernando Bello la forma en que la defensa roja debía accionar contra el ataque de San Lorenzo. La instruyó en el sentido de marcar de cerca y con la colaboración de los insiders, que debían correr mucho, bajando y subiendo a velocidad. Si en otras oportunidades aconsejó el mismo plan, sin el éxito deseado; en esta ocasión lo consiguió.

Mario Fernández, en los vestuarios y después del triunfo, brindaba una clave al decir:

—Tenía unas ganas bárbaras de marcarle un gol al Flaco. El año pasado no pude, Hoy me desquité.

El insider izquierdo Mario Fernández, además de jugar muy bien, conquistó dos goles. El primero de ellos fue admirable por el violento remate de volea que lo determinó.

El insider izquierdo Mario Fernández, además de jugar muy bien, conquistó dos goles. El primero de ellos fue admirable por el violento remate de volea que lo determinó.

 Se recordará que en la temporada anterior los matches entre los adversarios que se enfrentaron el domingo en cancha de Huracán terminaron con un empate sin goles y un cuatro a cero en favor de San Lorenzo. Por ello cabe decir que es posible solicitar un tipo de juego, el que se considera como más conveniente para determinado rival, pero es absolutamente necesario contar con la capacidad de quienes tienen el encargo de realizarlo. El domingo la defensa roja, con la ayuda de los insiders De la Mata y Fernández, desde los primeros momentos del partido acusó una superioridad que habría de ser base de su concluyente victoria. Y al tiempo que la manifestaba se hacían visibles las fallas serias en la 'defensa adversaria. En especial modo se notaba una diferencia marcada en la acción de los dos centrehalves. Muy firme, seguro y suelto Castro; vacilante Perucca, acaso en esto haya influido el estado del campo, ya que Crucci nos dijo:

 —Desde las tribunas se vería en buenas condiciones, pero lo cierto es que estaba muy blando.

A su vez Zubieta nos ratificó tales palabras con estas otras:

—Los hombres pesados tuvimos dificultad para desplazarnos. No se podía medir con exactitud los botes de la pelota. Se aplastaba contra el suelo.

Perucca, que es de los pesados, encontró ese escollo que influyó en su desempeño, pero no vamos a caer en el error de asignarle al campo un resultado. Lo blando era para todos, y en ambos equipos los hay ágiles y pesados. Lo cierto es que pudo observarse desde la iniciación del cotejo que el team rojo significaba una fuerza más armónica y que sus delanteros penetraban mientras que los forwards de San Lorenzo no lo podían hacer. Cuando las fallas se manifiestan no es siempre porque quienes las producen están en una mala tarde, sino que también porque los adversarios las determinan.

Antes que Sirnonetti intervenga, con una "chilena" espectacular salva Arrigo el apremio. La defensa de Independiente actuó sin ninguna falla y superó a la de su adversario en forma neta, contando con la colaboración de los insiders De la Mata y Fernández.

Antes que Sirnonetti intervenga, con una "chilena" espectacular salva Arrigo el apremio. La defensa de Independiente actuó sin ninguna falla y superó a la de su adversario en forma neta, contando con la colaboración de los insiders De la Mata y Fernández.

 Es frecuente que al subir un centre half de rendimiento baje el de su colega del otro bando y, a veces, sin bajar, la subida de uno basta para fijar el desnivel. Lo visible era, pues, que la defensa roja, y de especial manera su línea de halves, superaba a la rival, y su desempeño se reflejaba en todo el equipo, situándolo en la ofensiva. No obstante, a los 18 minutos tuvo dos intervenciones sucesivas Simonetti, en la segunda de las cuales se reclamó gol por suponerse que el arquero rojo había detenido la pelota habiendo ésta traspuesto la raya. El referee, Mr. Gregory, no acordó el posible gol, acerca de lo cual tampoco estamos muy seguros, pero sí consideramos que un árbitro no puede sancionarlo sin estar plenamente convencido. Lo más probable es qué los pies del guardavalla estuvieran dentro; no así sus manos.

Nada podía hacer, y nada pudo hacer Blazina ante el taponazo de Mario Fernández que significó el primer tanto de Independiente logrado a los 25 minutos de juego,Nada podía hacer, y nada pudo hacer Blazina ante el taponazo de Mario Fernández que significó el primer tanto de Independiente logrado a los 25 minutos de juego,

 Fue a los 25' que Mario Fernández concretó el mejor juego de Independiente con un tiro de volea impresionante. No se vio otra cosa que el movimiento de su pierna y la pelota en el arco. Y fue después de ello que San Lorenzo comenzó a mejorar en forma paulatina hasta ejercer sensible dominio en los últimos minutos de la etapa. Perucca, recobrado, levantó a todo su team, pero la defensa de Avellaneda demostró, en la dura prueba, que esa tarde era completa, sin altibajos entre sus componentes, pues cuando era sorteada surgía la seguridad de Simonetti. Y similar demostración habría de ofrecernos San Lorenzo en los primeros momentos de la etapa complementaria, dándonos la sensación de que habría de lograr el empate. El barómetro Perucca había subido y anotamos a los 5' un remate de Farro que Simonetti sacó con gran esfuerzo a corner por sobre el travesaño. Pero 3' después, un hands de Martínez determinó el fallo de un tiro libre fuera del área. Encargado de su ejecución Mario Fernández, su shot fué violento y Blazina contuvo a medias la pelota, pero no le fue posible retenerla y elle cayó dentro de la valla. Así, en instantes en que San Lorenzo jugaba mejor, vino ese gol que, como los de basket, valió doble, pues cortó una reacción y alentó las filas del equipo rojo. A los 15' disputaron una pelota de alto Blazina y Romay, se registró un estorbo, la pelota que cae al suelo, Cervino que entra velozmente y que se la lleva rumbo a la valla desguarnecida para marcar sin dificultad el tercer gol. Posteriormente hubo otro gol rojo que Mr. Gregory anuló por off sirle luego de consultar con el juez de línea que actuaba adelantado.

El tiro libre ejecutado por Mario Fernández a los ocho minutos de la segunda etapa es contenido a medias por Blazina. La pelota cae de sus manos y dentro del arco. Así fue el segundo tanto del equipo rojo de Avellaneda.

El tiro libre ejecutado por Mario Fernández a los ocho minutos de la segunda etapa es contenido a medias por Blazina. La pelota cae de sus manos y dentro del arco. Así fue el segundo tanto del equipo rojo de Avellaneda.

 

  

 Romay ha discutido una pelota de alto con Blazina y éste también se tropieza con Basso. El arquero pierde el control de la ball y penetra Cervino para dirigirse a la valla desguarnecida y no encontrar dificultad alguna para marcar el tercer gol. Romay ha discutido una pelota de alto con Blazina y éste también se tropieza con Basso. El arquero pierde el control de la ball y penetra Cervino para dirigirse a la valla desguarnecida y no encontrar dificultad alguna para marcar el tercer gol.

  

No caben discusiones acerca de la victoria de Independiente. Fue ella el producto de una superioridad general, de una mayor capacidad de conjunto. San Lorenzo actuó a los tropezones, pero sí cabe reconocer que el score es algo injusto, ya que los últimos goles registraron fallas de Blazina, así como no las tuvo en momento alguno Simonetti. No fue un match para tres a cero, puesto que algún tanto debió corresponderle a San Lorenzo, pero éste acusó fallas defensivas de las que se salvaron Basso y Benegas, como también no contó con wingers. Silva estuvo flojo, y Papa, de la reserva, actuó en un puesto que no era el suyo. Pontoni encontró una "columna vertebral" en Castro y Arrigo, imposible de sortear, por lo que los insiders fueron los que más trabajaron, siendo Martino el mejor forward de su team. En cambio, Independiente mostró una defensa homogénea y dos interiores que colaboraron con ella y fueron los que dirigieron los ataques, algunos de ellos sorpresivos, como caracteriza al team vencedor.

Queda dicho que el segundo gol fue como Ios de basket, que valió el doble. Si bien la primera etapa había sido favorable a Independiente y el tanto que llevaba de ventaja estaba plenamente justificado, no cabe duda de que ese gol de tiro libre y que Blazina contuvo a medias en posición de pie y dándonos la impresión de que la pelota quedaría en sus manos, por lo sorpresivo desanimó a San Lorenzo y abrió una brecha para que Independiente consolidara posiciones siete minutos más tarde. Al producirse el tercero, ya prácticamente el cotejo estaba resuelto, pues aunque San Lorenzo atacara en los últimos minutos no podía descontar tan amplia ventaja.

Jugada que significa para San Lorenzo sumo peligro. Cervino va a rematar, en tanto han caído Benegas y De la Mata, lesionándose este último. La pelota, impulsada fuertemente, pasará junto a un poste.

Jugada que significa para San Lorenzo sumo peligro. Cervino va a rematar, en tanto han caído Benegas y De la Mata, lesionándose este último. La pelota, impulsada fuertemente, pasará junto a un poste.

 Hubo fallas en el perdedor, es verdad y quedan anotadas, pero también esa escasa fortuna de dos goles en breve término y que cortaron al rape su reacción. No tuvo fallas, en cambio, el team rojo, que se mostró en una de sus grandes tardes, cosa que caracteriza a Independiente a través de toda su historia. Así como a veces sus adictos se sienten descorazonados, en otras circunstancias todo el team juega a lo campeón, como lo hacía en la primera rueda del año anterior hasta que sufriera lesiones en varios de sus más altos valores, siendo una de las más sensibles la que experimentara el eje medio Castro, que ha vuelto para desempeñarse en forma exitosa. Su actuación resultó brillante, influyendo de manera decisiva en el éxito logrado. Si el score resultó generoso porque su antagonista se hizo acreedor a algún tanto, es innegable que la victoria se inclinó hacia el equipo más organizado.

 

BOROCOTÓ . Fotos: Poliznetti, Legarreta (1948).

Imagen de Fórmula Uno: El triunfo más triste
Las Crónicas de El Gráfico

Fórmula Uno: El triunfo más triste

Se cumplen 39 años de la última vez que se vio a un argentino en el podio de la máxima categoría del automovilismo mundial. El 17 de mayo de 1981, a bordo de su Williams FW07C, Carlos Reutemann se impuso en Bélgica. Sin embargo, durante el fin de semana, había atropellado accidentalmente a un mecánico del equipo Osella, causándole la muerte poco tiempo después. Una tragedia que empañó su último festejo.

Imagen de 70 años de velocidad y pasión
Las Crónicas de El Gráfico

70 años de velocidad y pasión

En la ciudad británica de Silverstone se llevó a cabo el primer Gran Premio de la categoría. El periodista Ricardo Lorenzo fue el encargado de narrar la crónica de una carrera que tuvo a Juan Manuel Fangio como protagonista hasta tener que abandonar a 7 vueltas del final, mientras marchaba en segundo lugar.

Imagen de 1987. Independiente 3 – 3 Boca
Las Crónicas de El Gráfico

1987. Independiente 3 – 3 Boca

Los equipos regalaron un clásico para el recuerdo. Vimos goles de excepcional factura, actuaciones individuales de alto nivel y una emotividad que no cesó hasta que terminó el encuentro...

DEJÁ TU COMENTARIO