Las Crónicas de El Gráfico

1952. Sopla fuerte este Huracán

Por Redacción EG · 04 de febrero de 2020

Por Borocotó. La crónica de un partido memorable entre quemeros y académicos, fue triunfo para el conjunto de Parque Patricios por 3 a 0 y de esta manera mantenía el invicto. Ricagni fue la gran figura.

En 1950 Huracán batió a Racing en le primera rueda; al año siguiente aconteció lo propio. Sin embarg4, los de Avellaneda fueron campeones y los de Parque de los Patricios sufrieron la angustia del descenso, del que zafaron por tercera vez consecutiva. Ahora Huracán ha vuelto a vencer al campeón, pero el equipo actual es muy otro. Cambios fundamentales en sus líneas le acordaron otra fuerza y, en especial modo, una característica bien definida: la pujanza. Merced a ello es el puntero del campeonato y el único invicto al presente. Si verdad es que cinco jornadas no dan asidero a vaticinio en lo que atañe a la conquista del título, puesto que hay mucho que andar todavía, puede afirmarse que las angustias vividas en los últimos tres años no volverán a hacerse presentes en el actual.

No llega Favalli a retener la pelota impulsada en tiro de esquina por Dezorzi. Seguirá su trayectoria y Quiñones la tomará para efectuar un medio centro, el que será conectado por Ricagni, que aparece al costado del arquero de Racing, y no tendrá dificultad en batirlo, señalando el primer gol.

No llega Favalli a retener la pelota impulsada en tiro de esquina por Dezorzi. Seguirá su trayectoria y Quiñones la tomará para efectuar un medio centro, el que será conectado por Ricagni, que aparece al costado del arquero de Racing, y no tendrá dificultad en batirlo, señalando el primer gol.

Este Huracán es otro, pero también Racing fue otro, aunque tiene plantel pera mejorar sensiblemente. Ye lo dirá el tiempo. Asomó algo del campeón en los primeros minutos en que superó a un rival ansioso, desarmado por su misma ansiedad. Más afiatado Racing, durante veinte minutos maniobró con soltura, con armonía, pero a los 22' se produjo el primer tanto local y a partir de ese momento, como si la ventaja serenara a sus componentes y les infundiera tranquilidad, Huracán comenzó a justificar la diferencia, a superar a su adversario netamente hasta lograr, sobre los finales del match, cifras categóricas y que no aceptan discusión alguna.

Favalli se apresta a recoger sin mayores apremios apoyado por Giménez, en tanto Ricagni ha caído al toparse con Dellacha, zaguero éste que cumplió una excelente labor.

Favalli se apresta a recoger sin mayores apremios apoyado por Giménez, en tanto Ricagni ha caído al toparse con Dellacha, zaguero éste que cumplió una excelente labor.

Fue a partir del primer tanto que advertimos en Racing debilidad defensiva. Su centro medio retrocedió y por allí penetró el adversario. Si bien Dellacha quedó como tapón final, no bastó para cerrar totalmente la brecha. Entonces, una primera impresión que teníamos del eje medio Balay se refirmó en nosotros. Lo sabíamos jugador de ataque, brillante en esa acción de llevar la pelota hacia adelante y apoyar al metro, pero de escaso quite, es decir, poco defensivo. No estábamos muy seguros de ello, pero el match con Huracán nos apuntaló aquella primera impresión que recibiéramos al verlo en la reserva contra Boca.

A la carrera y pese a la obstrucción de Dellacha tira Héctor López. La pelota saldrá afuera cerca de un poste.

A la carrera y pese a la obstrucción de Dellacha tira Héctor López. La pelota saldrá afuera cerca de un poste.

Es posible que un centrehalf brille y rinda mucho con esa característica de Balay, pero depende de las que tengan quienes le rodeen. Explicarlo, y con ejemplos, nos demandaría un espacio del que en estos momentos no disponemos y nos alejaría del comentario del match. Vimos, sí, que entre los 20 y los 30 minutos de la segunda etapa, cuando Racing reaccionó y fue en procura del empate, que Balay llevaba con soltura y elegancia juego hacia campo adversario y apoyaba al centímetro, pero en esos momentos a Racing le faltó ataque porque Norberto Méndez, lesionado en los instantes iniciales de ese período, se encontraba colocado de puntero izquierdo luego de haberlo estado a la derecha, todo lo cual motivó cambios fundamentales en el quinteto de Racing, que terminó jugando con la siguiente composición: Gagliardo, Cupo, Blanco, Boyé y Méndez.

Decidida la acción del back penacho, como lo evidencia la fotografía. Racing comenzó jugando bien, más ensamblado que Huracán, pero cuando éste marcó el primer gol pareció serenarse sin perder la pujanza que lo caracteriza actualmente y comenzó a justificar la conquista y a ejercer superioridad absoluta en línea media y de ataque.

Decidida la acción del back penacho, como lo evidencia la fotografía. Racing comenzó jugando bien, más ensamblado que Huracán, pero cuando éste marcó el primer gol pareció serenarse sin perder la pujanza que lo caracteriza actualmente y comenzó a justificar la conquista y a ejercer superioridad absoluta en línea media y de ataque.

Volvamos al primer gol del cotejo. Huracán, animoso de sí y animado por la conquista, avanzó su línea media en momentos en que retrocedía la rival. Sola se posesionó del centro del campo y desde allí, con una vitalidad magnífica y un juego que no es espectacular pero si de sumo rendimiento, levantó a toda su línea, la que comenzó a apoyar y a empujar a los delanteros. Entre éstos Ameal cumplía una tarea rendidora, yendo a buscarla y llevándola, realizando el juego que en un comienzo había estado a cargo de Méndez en el otro sector. Dellacha, múltiple y eficaz, era el tapón que cerraba la brecha abierta por el centro, pero un hombre, aunque haya jugado tanto como Dellacha, no es invulnerable. De ahí las intervenciones de Favalli y los peligros que rondaban cerca suyo.

Salta con su natural ímpetu Boyé, pero ya Ricardo se hizo de le pelota y soporta al fuerte y, pesado winger.

Salta con su natural ímpetu Boyé, pero ya Ricardo se hizo de le pelota y soporta al fuerte y, pesado winger.

Cuando antes y después de aquellos diez minutos entre los 20 y los 30 del segundo tiempo, en los que Racing emparejó el juego, volvió Sola a empujar, por el centro tornaron a penetrar sus delanteros y vinieron dos goles más logrados por Ricagni. Tardaron en llegar, pero no por ello dejaron de hacer justicia.

Después de una linda jugada de Quiñones entra y tira Héctor López, pero Favalli ha de contener bien. En los finales del match Huracán consiguió dos tantos. Tardaron en llegar, pero la verdad es que los merecía por su mejor desempeño.

Después de una linda jugada de Quiñones entra y tira Héctor López, pero Favalli ha de contener bien. En los finales del match Huracán consiguió dos tantos. Tardaron en llegar, pero la verdad es que los merecía por su mejor desempeño.

Cierto es que Racing concedió un apreciable handicap con la lesión de Méndez, pero no implica ello restarle méritos a un vencedor tan categórico como lo fue Huracán y quien, a triángulos posteriores similares, expuso superioridad en línea media y en la de forwards. Esta última es la menos afiatada y advertimos que Dezorzi, colocado en la punta derecha, necesitará de un tiempo para amoldarse a tal puesto. Creemos que posee condiciones para jugar en toda la línea, pero tendrá que observar la colocación correspondiente y frenar un poco sus ansias de goles, las que lo llevaron a shotear cuando tenía y cuando no tenía chance alguna. Ye el quinteto es codicioso de por sí, característica que no debe perder, pera tampoco aumentarla porque lo puede llevar a los esfuerzos puramente individuales, siempre fáciles de destruir. De ahí que la conducta de Ameal haya sido muy efectiva y en la que Héctor López lo acompañó sin buscar "un metro más". En esta ocasión la largó a tiempo, por lo que lo felicitamos, así como en otras ocasiones le anotamos el defecto.

Parados: Naya, Cerioni, Ricardo, Gaggino, Sola y Filgueiras. Agachados: Pablo Bartolucci, director técnico; Dezorzi, Ameal, Hécfor López, Ricagni y Quiñones, componentes del team de Huracán que batió a Racing por tres goles a cero, triunfo con el cual mantuvo la punta en la tabla de posiciones.

Parados: Naya, Cerioni, Ricardo, Gaggino, Sola y Filgueiras. Agachados: Pablo Bartolucci, director técnico; Dezorzi, Ameal, Hécfor López, Ricagni y Quiñones, componentes del team de Huracán que batió a Racing por tres goles a cero, triunfo con el cual mantuvo la punta en la tabla de posiciones.

No sabemos qué hará Racing, qué cambios introducirá. Posee plantel capaz. Todo está en armarlo y ensamblarlo. Por su parte, Huracán ha cumplido una excelente actuación en base a juego y pujanza, acaso más de esto que de aquello. Pero lo innegable es que sopla fuerte. Por eso decíamos que este Huracán es otro, como también el Racing que vimos el domingo es otro.

 

 

Por Borocotó (1952).

Temas en esta nota:

Imagen de Fórmula Uno: El triunfo más triste
Las Crónicas de El Gráfico

Fórmula Uno: El triunfo más triste

Se cumplen 39 años de la última vez que se vio a un argentino en el podio de la máxima categoría del automovilismo mundial. El 17 de mayo de 1981, a bordo de su Williams FW07C, Carlos Reutemann se impuso en Bélgica. Sin embargo, durante el fin de semana, había atropellado accidentalmente a un mecánico del equipo Osella, causándole la muerte poco tiempo después. Una tragedia que empañó su último festejo.

Imagen de 70 años de velocidad y pasión
Las Crónicas de El Gráfico

70 años de velocidad y pasión

En la ciudad británica de Silverstone se llevó a cabo el primer Gran Premio de la categoría. El periodista Ricardo Lorenzo fue el encargado de narrar la crónica de una carrera que tuvo a Juan Manuel Fangio como protagonista hasta tener que abandonar a 7 vueltas del final, mientras marchaba en segundo lugar.

Imagen de 1987. Independiente 3 – 3 Boca
Las Crónicas de El Gráfico

1987. Independiente 3 – 3 Boca

Los equipos regalaron un clásico para el recuerdo. Vimos goles de excepcional factura, actuaciones individuales de alto nivel y una emotividad que no cesó hasta que terminó el encuentro...

DEJÁ TU COMENTARIO