Las Crónicas de El Gráfico

1964. El retorno de Lanús

Por Redacción EG · 03 de febrero de 2020

La goleada de Lanús sobre Español por 4 a 1 le otorga el ansiado ascenso. El Granate había descendido en 1961 y su vuelta a Primera División, de la mano de Guidi se daría tres años más tarde.

EI ataque de Lanús entreveró las cinco camisetas y salió a la cancha con números cambiados, de acuerdo con la posición en el campo. Toda la defensa de Español pareció que perdía pie, como si la numeración caprichosa hubiera tenido efecto en la confusión que ganó a los marcadores.

Descendió en 1961. Estará en los domingos de 1965. Punto final en cancha de Huracán. Guidi, el hombre símbolo de Lanús, todavía tiene fuerzas para levantar los brazos y recibir la grita sostenida de su hinchada. Si, Lanús arriba..., como los brazos de su capitán de siempre, aun después que llegue el instante del retiro.

Descendió en 1961. Estará en los domingos de 1965. Punto final en cancha de Huracán. Guidi, el hombre símbolo de Lanús, todavía tiene fuerzas para levantar los brazos y recibir la grita sostenida de su hinchada. Si, Lanús arriba..., como los brazos de su capitán de siempre, aun después que llegue el instante del retiro.

La velocidad de Silva fue el primer problema para la lentitud de Sciancalepore. Picando al vacío, dejando de lado la lucha personal frente a la fortaleza del segundo zaguero central de Español, Silva dejó establecida una posibilidad que pronto daría resultados. Bien armado el trabajo ofensivo, muy superior a lo poco que hizo frente a Nueva Chicago, Lanús roto posiciones con la excepción del estático Iglesias. La parsimonia de Bagnera fue otro handicap importante frente a hombres que tocaban y buscaban opciones de remate desde cualquier posición. Un pelota volcada sobre la derecha fue ganada por Silva, que en gran pique dejó atrás a Sciancalepore; Pazos intentó cortar en el área, pero también quedó en el camino y en momentos que Negri tapaba el posible remate, Silva cedió a Acosta y éste la empujó hacia el arco (sin fuerza), para hacerla trasponer la línea de gol pese a Andretta. Tres minutos después, De Mario marcó el segundo en una jugada originada en un foul ejecutado por Parenti, y donde quedó ratificada la lentitud de movimientos de la pareja izquierda de la defensa españolista, ausente de reacción.

Español buscaba el empate cuando este gol liquidó el partido. Andretta cedió obligado a Negri. Pareció que la pelota era del arquero, pero arremetió. Acosta y se le fue de las manos...

Español buscaba el empate cuando este gol liquidó el partido. Andretta cedió obligado a Negri. Pareció que la pelota era del arquero, pero arremetió. Acosta y se le fue de las manos...

Español seguía a ritmo lento, casi de carreta, y a su frente tenía a un equipo que basaba sus esfuerzos en la gran simpleza del fútbol: toque, pique y remate.

Las claras ventajas también se reflejaron en otro aspecto positivo del trabajo de Lanús: ajuste de su defensa. Las inclinaciones viajeras de Paz (espalda muy aprovechable en otros partidos) se frenaron ante la generosidad del score y todo el bloque ofreció una seguridad que puso freno a los tibios intentos que encabezó Bilardo. Atacó Español, pero no contó con punteros capaces y entonces optó por la fórmula menos aconsejable frente a la arbórea (Guidi, Bravo) constitución de los hombres de la última zona: pelo: tas de alto.

Ya perfilado, se apresta a convertir, mientras Andretta no alcanza. En la tercera la pelota ya establece el 3 a 1.

Ya perfilado, se apresta a convertir, mientras Andretta no alcanza. En la tercera la pelota ya establece el 3 a 1.

El 11 en la espalda (variante del sábado) le miente a la ubicación en el campo. Después llegó el cuarto y el final de euforia. Lanús: campeón.

El 11 en la espalda (variante del sábado) le miente a la ubicación en el campo. Después llegó el cuarto y el final de euforia. Lanús: campeón.

La ofensiva repetida, calcada, le permitió al campeón cambiar su planteo inicial y basar sus posibilidades futuras en el contragolpe.

Un gol de Bilardo a poco de comenzado el segundo tiempo desconcertó a Lanús. El insider derecho se tiró a Ya izquierda, y allí, lejos de Paz, comenzó a llegar suelto a la última zona. El propio Bilardo tuvo ocasión de empatar, pero demoró el remate. En esos momentos una reacción infantil de Pazos (foul de atrás a Paz, que le había quitado una pelota) dejó a Español con diez hombres y lo privó, además, de una de las figuras más positivas en el transporte. Un tercer gol convertido por Acosta, luego de una entrega de Andretta a Negri, que el arquero no retuvo (pudo ser foul del score), definió totalmente el partido.

Lanús, campeón de Primera B. Parados: Francisco Freire (D. T.), Tedesco, Menutti (arquero suplente), Bravo, Guidi, Avalos, Paz, Irusta; abajo: Iglesias, Parenti, Silva, Acosta y De Mario.

Lanús, campeón de Primera B. Parados: Francisco Freire (D. T.), Tedesco, Menutti (arquero suplente), Bravo, Guidi, Avalos, Paz, Irusta; abajo: Iglesias, Parenti, Silva, Acosta y De Mario.

Lanús quedó dueño del campo y entonces Español se lanzó a descontar en forma tan insistente como descontrolada. Faltando dos minutos Paz concretó una gran jugada al esquivar sucesivamente a Chávez, Bagnera, Andretta y Negri, para enviar la pelota al fondo del arco. Golazo. Para encender aún más el calor tribunero. Para dar un acento más cálido a la vuelta triunfal del campeón 1964 de la división de ascenso. Defraudó Español en forma tan categórica como inesperada. El equipo que acompañará a Lanús no asoma muy claro.

 

Ficha del partido.Ficha del partido.

 

 

 

Por El Veco (1964).

Fotos: Alfieri, González y Pellizzeri.

Temas en esta nota:

Imagen de 1931. San Lorenzo 5 – 1 Racing
Las Crónicas de El Gráfico

1931. San Lorenzo 5 – 1 Racing

La crónica del primer cruce entre estos dos grandes en la era profesional. Fue contundente triunfo del conjunto de Boedo sobre los de Avellaneda.

Imagen de 1949. Racing 6 – 1 San Lorenzo
Las Crónicas de El Gráfico

1949. Racing 6 – 1 San Lorenzo

En cancha de Boca se enfrentaron Racing y San Lorenzo, fue goleada para los de Avellaneda que ese año se quedaría con el título, luego vendrían dos más de manera consecutiva.

Imagen de 1999. El clásico de los inundados
Las Crónicas de El Gráfico

1999. El clásico de los inundados

Unión y Colón, dice la leyenda, nacieron casi juntos a principios de siglo cuando el agua desbordó Santa Fe. Pero esta vez festejaron los Tatengues que le ganaron a los Sabaleros por 2 a 0.

DEJÁ TU COMENTARIO