Las Crónicas de El Gráfico

1988. Ben Johnson, el farsante

Por Redacción EG · 16 de enero de 2020

El 24 de septiembre conmocionó al mundo desde Seúl, con su victoria en los 100 metros y su nuevo record mundial. Horas después era desclasificado, el antidóping lo había encontrado culpable.

 

Sólo le faltaba el amor de la gente, eso es de Lewis. Carita de ángel, ojos redondos y brillantes como los de Ray Leonard, negrito simpático y saltarín... Johnson no. Es duro, o aparenta serlo. Tiene en la mirada una determinación absoluta —debí escribirlo antes—, un rapto fugaz agresivo, firme, inamovible. Debí escribirlo antes. Johnson no tenía el amor de la gente, pero tenía todo lo demás. El respeto. La admiración. El record asombroso conseguido casi sin esfuerzo. La medalla dorada. Tres millones de dólares ganados con el atletismo en lo que va de 1988. El futuro.

 

Benjamin Sinclair "Ben" Johnson toma la delantera en la carrera que lo llevaría a un gloria efímera.

Benjamin Sinclair "Ben" Johnson toma la delantera en la carrera que lo llevaría a un gloria efímera.

 

¿Y qué es ahora, una semana después de descubierta su estafa? Una sombra, apenas. Un hombre que salió de Seúl en la mañana del martes 27 de setiembre pretendiendo esconderse; tenía pasaje para el jueves en Canadian, lo hizo cambiar para el vuelo 023 de Korean Airlines que salió del aeropuerto Kimpo a las nueve de la mañana. Llegó a las siete al aeropuerto y se encerró con su hermana en la sala VIP. Todavía es VIP. No habló con nadie. El pasaje era a Nueva York pero bajó en Anchorage, Alaska, con la intención de seguir a Canadá en un avión alquilado. No sé si lo consiguió. No sé dónde está.

Lo único cierto es que ese hombre nacido en Jamaica hace 26 años, hijo de un campesino que criaba cerdos y que emigró con su familia a Toronto 14 años después, acaba de destruir su alma. No sé dónde está. Lo que sé, es que está terminado.

Dos historias paralelas

La de Ben Johnson, la de su noticia. A las tres de la madrugada de ese martes 27 el periodista argentino Osvaldo Ciezar estaba, solo, en la redacción de la agencia France Press. Solo. No era su turno pero decidió quedarse a ordenar cosas y entonces cambió con un compañero. Sonó el teléfono. Era un informante el que llamaba. Le dijo: “Averiguá, me acabo de enterar de que Ben Johnson corrió drogado".

 

Ben Johnson en Seúl 1988

Ben Johnson en Seúl 1988

 

Ciezar, despertó por teléfono a los responsables de la agencia, media hora después alguien llamó a casa del príncipe Alexandre de Merode, presidente de la Comisión Médica del Comité Olímpico Internacional.

—¿Cómo se enteraron?

—Bueno, lo sabemos.

—Está bien, es cierto. Tuvimos el informe definitivo esta noche y el tema se va a tratar mañana.

—¿Pero es cierto o no?

—Es absolutamente cierto. Ben Johnson ingirió un esteroide anabolizante que figura expresamente prohibido en la lista. El esteroide anabolizante se llama stanosolol, y los signos de su consumición pueden aparecer hasta seis meses después de haberlo ingerido. Unas horas más tarde, mientras Johnson buscaba en Anchorage un avión que lo llevara a alguna parte, el propio príncipe de Merode organizó una Conferencia de Prensa a la que acudieron 2.500 periodistas. Entonces dijo: "Se realizaron dos pruebas. La primera el mismo sábado de la carrera, tuvimos los resultados alrededor de las ocho de la noche".

—¿Por qué no lo dijeron?

—Simplemente porque faltaba la segunda. Citamos inmediatamente a los responsables de la delegación canadiense, y quedamos en hacer el segundo análisis el domingo a las 9 de la mañana. Podían venir ellos y también Johnson, que no vino. Iba a ser en un laboratorio distinto y con personal distinto. Volvió a dar positivo y ya no había ninguna duda. El resto del tiempo pasó en los trámites normales para estos casos y hoy martes, aunque un poco más tarde de lo que se supo, la noticia se iba a dar.

 

Ben Johnson en lo alto del podio, Carl Lewis segundo. Después, la medalla dorada cambiaría de cuello.

Ben Johnson en lo alto del podio, Carl Lewis segundo. Después, la medalla dorada cambiaría de cuello.

 

¿Qué tomó Ben Johnson?

Stanosolol, y lo tomó a partir del mes de marzo, porque en febrero de este año se le hizo un análisis y no se encontró nada. ¿Qué es el stanosolol? Una hormona andrógena similar a la testosterona que está prohibida desde los Juegos de Montreal, en 1976. ¿Para qué sirve? En realidad es una sustancia "frazada", de las que se usan para tapar a las que mejoran el rendimiento. Aumenta la masa muscular, disminuye el porcentaje graso y crea una sensación de euforia, viriliza, contribuye a incrementar el espíritu competitivo.

—En los últimos metros me dejé llevar por el envión, sí, porque para mí había dos cosas más importantes que el record: una, ganarle a Lewis, y eso estaba asegurado, y la otra, tener la medalla, y eso también estaba asegurado. Quería festejar lo antes posible.

—¿El record no es tan importante?

—No. Un día es de uno, otro día es de otro...

—¿Fue a propósito que corrió poco en las eliminatorias?

—Si ustedes quieren pensar eso.. Yo siempre me reservo para las finales. Y no sé de qué se sorprenden. Ya habla anunciado que iba a ser el primero en bajar los 9s80, y ahora les aviso que el año que viene bajo los 9s75, así que no se sorprendan más.

Esa noche, la misma noche de ese sábado que fue su gloria y su caída casi simultánea, Johnson fue a comer a la Casa de Italia. Al volver al hotel Shilla, le dijeron lo que había pasado. Se encerró durante dos horas, de repente gritaba cosas difíciles de entender, de repente entraba en largos silencios. Desde el otro lado de la puerta quisieron consolarlo, su entrenador y otras personas. Le hablaron de buscar salidas, pelear la situación. A las dos horas, más o menos, salió. Llevaba la medalla en la mano. Se la entregó a su entrenador y dijo apenas estas palabras: “Ya no es mía”.

 

"La forma en que corrió no es propia de un ser humano." (Carl Lewis)

"La forma en que corrió no es propia de un ser humano." (Carl Lewis)

 

Un poco más de stanosolol

Prácticamente no se administra en la vida cotidiana, salvo en algunos casos de personas con anemia. Y al margen de eso, está probado que causa trastornos: afecta al hígado, y puede llegar a generar cáncer. El príncipe de Merodes no parecía demasiado extrañado por el caso Johnson: “No sé si era una actitud habitual en él, pero a partir de aquí vamos a investigar profundamente para ver si es el único responsable. En los últimos tres años se han detectado 15 casos iguales en atletas canadienses con esta droga que se fabrica en Estados Unidos y se vende en todo el mundo. Decían que no era detectable".

Johnson la tomó, esto es seguro. Por eso se entregó sin pelea, por eso quedó vencido, silencioso y desesperado. Muchos se preguntan todavía por qué en velocista, ya que la droga es mucho más apropiada para pesistas, lanzadores de bala o de martillo; el físico de Ben da la explicación. Él es un atleta fabricado, que levanta 'fierros', y en esto coincide el doctor Antonio Alcázar, de la delegación argentina. “Usted compare el físico de Johnson con el físico de gacela que tiene Carl Lewis, por ejemplo".

—¿Arriesga su vida al tomar esa droga?

—No necesariamente, pero como actúa sobre el colesterol puede producir hepatitis por ictericia. Otra cosa es que reduce los espermatozoides, lo que significa que quede estéril, y además puede producir cáncer prematuro de próstata. A todo esto se arriesgó, es inteligente, razonador, y por lo tanto sabía lo que hacía. Ahora se entregó. Su entrenador, no. Dice Larry Heidebretz, “Esto es sabotaje, el estupefaciente lo agregaron en la orina, es sabotaje. Si Ben hubiera tomado algo yo lo sabría”. La Comisión Médica descarta absolutamente esa posibilidad.

No es el primero, es el más grande

En estos Juegos Olímpicos de Seúl, 6 atletas ya fueron sancionados por doping.

1) Angel Guenchev, pesista, búlgaro.

2) Mitko Grablev, pesista, búlgaro.

3) Fernando Mariaca, pesista, español.

4) Kalman Csengeri, pesista, húngaro.

5) Jorge Quesada, pentatlonista, español.

6) Alexander Watson, pentatlonista, australiano.

Y como detalle, queda el testimonio de que después de la descalificación de Guenchev, las autoridades olímpicas búlgaras decidieron retirar a todo su equipo. Johnson lo hizo, también. Ahora sólo lo defiende su entrenador —que quizás se esté defendiendo a sí mismo—, pero en cambio no tanto las autoridades deportivas de su país de adopción, puestas ahora bajo vigilancia. La frase de Marcel de La Sablioniere, vicepresidente del Comité Olímpico Canadiense, es el resumen de una posición que habrá de ser maciza. 'Lo vi antes de irse, cansado y depresivo. Fue una víctima de sí mismo. Lo siento mucho por Ben y por Canadá'.

©

 

Ben festeja luego de correr los 100 metros en 9.79. Al poco tiempo se sabría su caso de doping.

Ben festeja luego de correr los 100 metros en 9.79. Al poco tiempo se sabría su caso de doping.

 

 

Lo siento por él, el negro gordo

Como lo llama Carl Lewis, quien no tuvo problemas en ser bien franco. 'No me sorprende, casi me lo imaginaba, lo que corrió ese mediodía y la forma en que lo hizo no son humanos".

Lo siento por él, por Ben Johnson, que nació en Jamaica pobre y en un criadero de cerdos, que se hizo atleta cuando descubrió que ningún policía podía alcanzarlo después de sus travesuras adolescentes, que un mediodía, el del 23 de setiembre de 1988, corrió a casi 38 kilómetros por hora para humillar a Lewis, sonreír desdeñosamente y colgarse del cuello sediento la medalla esperada. Lo siento por él, que recibe su castigo y el castigo de muchos otros que tal vez por su poca importancia pasaron inadvertidos.

Lo siento por él, que se fue de esta ciudad en la que encontró la gloria deportiva, a escondidas, escudado en veinte policías coreanos que lo protegían de las preguntas y las fotos. Y esta vez no escapaba de ellos, como en Jamaica. Lo siento por Ben Johnson. Tenía el respeto, la admiración, el record nuevo, la medalla y el futuro. Lo perdió casi todo. Sólo le quedan esos 9.83 del año pasado en Roma, maltrechos, sospechosos, y tres millones de dólares, o algunos más. Muy poco.

Y lo siento por todos los que, sin amarlo —eso es para Lewis—, creímos en él. En mí, que escribí hace una semana, "Estos Juegos Olímpicos se dividen en antes y después de Ben Johnson".

Así fue.®

JOSE LUIS BARRIO (Enviado especial a Seúl, República de Corea)

Fotos: AGENCIA GAMMA

 

YO DI LA PRIMICIA MUNDIAL

El teléfono sonaba con, insistencia. Cuando me levanté para atenderlo, en el otro extremo de la redacción, miré por reflejo la hora y descubrí que eran casi las 3 de la madrugada, las 2.58 para ser exacto. Cuando levanté el tubo, una voz en inglés claro, pero con fuerte acento coreano, preguntó si era la Agencia France-Presse, y como respondí que sí, me lanzó el mensaje a boca de jarro: "Le hablo de parte de Patrick. Dice que el análisis de antidoping de Ben Johnson dio positivo". Antes de que pudiera preguntarle nada había colgado. Ahí me quedé entonces, con una bomba en las manos, solo en medio del enorme edificio de prensa donde horas antes estábamos más de 5.000 periodistas del mundo entero. Ahí arrancó la historia de mi participación en la medalla de oro número 238 de los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, ganada por la AFP —la agencia donde trabajo hace más de 14 años— por haber descubierto antes que nadie que la descalificación de Big Ben Johnson ya estaba un camino. Las otras 237 medallas, con mucho sudor y lamentos, se ganaron en los estadios olímpicos. La nuestra se elaboró pacientemente con gran empleo del teléfono, con el casi agotamiento de las fuentes seguras con que contábamos, con el razonamiento rápido y certero sobre los pasos que convenía dar para hacer de ese dato una victoria total. El azar quiso que la primicia, esa flor rara que el periodista persigue muchas veces sin saberlo, tuviera en su larga cadena de gestación un eslabón argentino. Que viene a ser como si un cachito de esa medalla de oro abstracta estuviera pintada de blanco y celeste. A partir del llamado que me sacó de mis reflexiones, se fueron dando los pasos que convierten a los individualistas acérrimos que somos los periodistas en un equipo absolutamente maravilloso, donde cada uno cumple su tarea sin pedir instrucciones ni olvidar ningún detalle. Después de despertar a Michel Henault, el patrón del equipo de 98 personas con que la AFP cubre las olimpíadas, servicio fotográfico incluido, mi parte consistió en confirmar telefónicamente cada paso dado, hasta tener la seguridad de que todo era coherente, y que la noticia podía crepitar al mismo tiempo, redactada en francés, inglés y castellano, en miles de teletipos de los cinco continentes al mismo tiempo. La rapidez con que trabajamos todavía me tiene asombrado. Lo mismo que la discreción con que nos movimos. Sólo así pudimos avisarle al mundo entero que Big Ben había trampeado con casi dos horas de anticipación sobre el resto de las agencias. Por supuesto, a nadie se le ocurrió por un instante pensar en los colegas, condenados esta vez a la derrota. No sé, tengo la impresión de saber qué piensa un campeón olímpico cuando, desde el escalón más alto del podio, mira hacia abajo y ve a sus rivales menos afortunados. En nuestro caso, la primicia nos dio un recargo de trabajo que nos hizo pasar casi dos días sin dormir ni comer, envueltos en una nube que mezclaba las felicitaciones recibidas desde todas partes con la necesidad de ocupar el terreno abierto con el golpe del 27 por la madrugada. Después, sólo después, pudimos descansar. Un poco, claro. Porque las medallas de la prensa duran apenas 24 horas, cuando duran. Después hay que seguir trabajando, para merecer que el dedo del azar te vuelva a elegir otra vez. Pero ésa es, y será, otra historia.

Por OSVALDO CIEZAR de la AGENCIA FRANCE PRESS y colaborador de EL GRAFICO.

 

100 metros llanos de Seúl 1988. Ben johnson pasaría de héroe a villano en poco tiempo.

100 metros llanos de Seúl 1988. Ben johnson pasaría de héroe a villano en poco tiempo.

 

 

 

¿QUE ES UN ANABOLICO ESTEROIDE ANDROGENICO?
Por la Dra. PATRICIA SANGENIS, especialista en medicina deportiva.
El Comité Olímpico Internacional definió como doping el uso de sustancias extrañas al organismo o sustancias propias del mismo en cantidades anormales utilizadas con el único propósito de mejorar en forma artificial y desleal la performance deportiva. Dentro de este plano ingresa entonces un anabólico esteroide androgénico. Estos esteroides son derivados de la hormona natural masculina "testosterona" producida por los testículos. Primero desarrolla los caracteres sexuales secundarios en el hombre y segundo es anabólica, es decir que ayuda a la construcción de tejidos. Los esteroides anabólicos sintéticos, que son los ingeridos por vía oral o ad-ministrados por vía inyectable causan lo que se llama un balance de nitrógeno positivo. Esto significa que retienen nitrógeno, con lo que se puede sintetizar mayor cantidad de proteína y con ella aumentar la masa muscular. Al aumentar de esta forma la cantidad de músculo, el atleta puede aumentar su fuerza y si esto lo acompaña de un entrenamiento adecuado, aumentará también su potencia. Una de las cualidades más importantes en la prueba de 100 metros es la potencia de las piernas. Justamente Ben Johnson se destaca por la impresionante fuerza y velocidad con que despega del taco en el momento de la partida: eso es la potencia.
El Estanosolol es la droga hallada, según la declaración del COI, en el test realizado al atleta canadiense. Se trata justamente de un esteroide anabólico sintético generalmente utilizado por vía oral, que en EE.UU. se conoce como Winstrol. Su uso se remonta a épocas de la Segunda Guerra Mundial, cuando eran administrados experimentalmente a las tropas alemanas para aumentar su agresividad. Inicialmente se utilizaban en deportes que requerían gran tamaño muscular, como el levantamiento de pesas y el lanzamiento de bala. Sin embargo, se han venido detectando casos positivos en velocistas y nadadores. Estas drogas son ingeridas en períodos prolongados. Hay que diferenciarlas muy bien del otro gran grupo de drogas denominadas estimulantes, del tipo de las anfetaminas o la cafeína, cuyo efecto euforizante es prácticamente inmediato, por eso los atletas las toman en horas previas a la competencia. A los esteroides, en cambio, los podríamos llamar las drogas de la etapa de entrenamiento. Se utilizan en ciclos. Por ejemplo: se usan durante ocho semanas, luego se suspenden por uno o dos meses o se disminuye la dosis, para luego recomenzar un nuevo ciclo con dosis superiores. Este uso prolongado es lo que podría llamarse una 'muerte silenciosa" porque va produciendo daños muchas veces irreversibles y que el atleta no nota. Y sucede que estos atletas con un aparente físico privilegiado están condenados a sufrir con el tiempo un deterioro inevitable.
Los anabólicos utilizados sin una necesidad médica —es decir, para corregir alguna enfermedad— interfieren con el balance hormonal del organismo, produciendo en el adolescente cierre prematuro de los cartílagos de crecimiento, con el cual estos chicos no desarrollan la altura que deberían: en los hombres adultos generan atrofia testicular con disminución de la producción de espermatozoides y consecuentemente esterilidad, desarrollo de las mamas, calvicie, disfunción hepática con probable desarrollo de un cáncer de hígado por uso prolongado, hipertensión arterial y aumento del colesterol, con lo que favorecen los ataques cardíacos, y un aumento marcado en la agresividad que puede llevar a comportamientos sexuales aberrantes.
Ben Johnson habrá utilizado estanoslol durante su etapa de entrenamiento para aumentar su fuerza y potencia. Es necesario recordar que él se lesionó y tuvo que permanecer inactivo durante un tiempo prolongado, lo cual creaba una incógnita en cuanto a su rendimiento para estas olimpíadas, y el equipo que lo asesora ha calculado mal el tiempo para que la muestra de orina diera negativa. Es improbable que se haya incurrido en un error al testear las muestras. Descalificar a un atleta olímpico por doping es algo tan grave que se extreman las medidas de seguridad. Es un trabajo supervisado por un equipo especialmente entrenado, siguiendo un protocolo específico: la orina obtenida se divide en dos frascos (A y 8), que son sellados. Al mismo tiempo, el atleta firma una declaración sobre alguna droga que pudiera estar o haber estado tomando. El laboratorio analiza el frasco A y comunica los resultados. Si éste da positivo, el atleta es informado y se le da la oportunidad a él o a quien él designe de controlar el análisis del frasco B. Si éste vuelve a dar positivo, se confirma el caso de doping. Si el Comité Olímpico Internacional presenta una posición tan firme en contra del uso de drogas en el deporte, es porque ellas son extremadamente peligrosas, poniendo más de una vez en riesgo la vida de los deportistas. Hace unos años, se realizó una encuesta entre atletas olímpicos. La pregunta cuestionaba si eran capaces de ingerir una pastilla con una droga tan potente que les aseguraba una medalla de oro pero también ponía en grave peligro su vida. Y la gran mayoría respondió que sí…
 

 

 

 

Imagen de Fórmula Uno: El triunfo más triste
Las Crónicas de El Gráfico

Fórmula Uno: El triunfo más triste

Se cumplen 39 años de la última vez que se vio a un argentino en el podio de la máxima categoría del automovilismo mundial. El 17 de mayo de 1981, a bordo de su Williams FW07C, Carlos Reutemann se impuso en Bélgica. Sin embargo, durante el fin de semana, había atropellado accidentalmente a un mecánico del equipo Osella, causándole la muerte poco tiempo después. Una tragedia que empañó su último festejo.

Imagen de 70 años de velocidad y pasión
Las Crónicas de El Gráfico

70 años de velocidad y pasión

En la ciudad británica de Silverstone se llevó a cabo el primer Gran Premio de la categoría. El periodista Ricardo Lorenzo fue el encargado de narrar la crónica de una carrera que tuvo a Juan Manuel Fangio como protagonista hasta tener que abandonar a 7 vueltas del final, mientras marchaba en segundo lugar.

Imagen de 1987. Independiente 3 – 3 Boca
Las Crónicas de El Gráfico

1987. Independiente 3 – 3 Boca

Los equipos regalaron un clásico para el recuerdo. Vimos goles de excepcional factura, actuaciones individuales de alto nivel y una emotividad que no cesó hasta que terminó el encuentro...

DEJÁ TU COMENTARIO