Las Crónicas de El Gráfico

2008. Sergio Agüero. El potrero en la piel

Por Redacción EG · 19 de noviembre de 2019

El Kun atravesaba un gran presente en el Atlético de Madrid, con tan solo 19 años recibió a El Gráfico y habló de todo. La Selección, su vida en España alejado de su familia y mucho más.

An­tes que na­da, una pri­me­ra im­pre­sión que se des­pren­de­rá de los 45 mi­nu­tos de char­la: el Kun si­gue sien­do el Kun.

Al mu­cha­chi­to de la pe­lí­cu­la no pa­re­cen mo­di­fi­car­le su esen­cia los 55 mi­llo­nes de eu­ros en los que fue fi­ja­da su cláu­su­la de res­ci­sión a fi­nes del 2007, ni el pre­mio que le dio la FI­FA por ser el me­jor Sub-20 del año pa­sa­do, ni la cre­cien­te ido­la­tría que des­pier­ta en la afi­ción del Ale­ti que lo tie­ne en el al­tar pa­ra pren­der­le ve­las, ni li­de­rar la ven­ta de ca­mi­se­tas en las tien­das ro­ji­blan­cas, ni an­dar con la pil­cha de au­daz por ha­ber con­quis­ta­do el co­ra­zón de la hi­ja de un tal Die­go Ar­man­do.

El Kun si­gue sien­do el Kun y bas­ta­rán un par de ex­pre­sio­nes con su se­llo pa­ra con­fir­mar­lo.

Es mar­tes a la no­che, fría y llu­vio­sa no­che de mar­tes. Re­cién sa­li­do de en­tre­nar­se, con los bo­ti­nes aún cal­za­dos, me­dias ba­jas, bar­ba de un par de días, el Kun se acer­ca al ves­tua­rios que el Atlé­ti­co de Ma­drid po­see en la ciu­dad de­por­ti­va de Ma­ja­da­hon­da (no es un bo­li­che de la cos­ta, si­no una lo­ca­li­dad si­tua­da a 40 mi­nu­tos de Ma­drid) y se sien­ta en uno de los ban­qui­tos de ma­de­ra, que tran­qui­la­men­te po­drían ser de cual­quier club de los su­bur­bios bo­nae­ren­ses.

 

Define con el arco vacío el 10 del Aleti.

Define con el arco vacío el 10 del Aleti.

 

Aca­ba de con­cluir una pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca pa­ra Sports Illus­tra­ted con su com­pa­ñe­ro de ata­que Die­go For­lán, el mo­ro­cho y el ru­bie­ci­to, una au­tén­ti­ca ra­re­za pa­ra es­ta re­vis­ta nor­tea­me­ri­ca­na leí­da se­ma­nal­men­te por 23 mi­llo­nes de per­so­nas que no tie­ne al soc­cer, pre­ci­sa­men­te, co­mo ofer­ta ha­bi­tual. Ser­gio apa­re­ce acom­pa­ña­do por Emi­lio Gu­tié­rrez, el efi­cien­te en­car­ga­do del área de Co­mu­ni­ca­ción y Mar­ke­ting del Atlé­ti­co, que es­tá en un ran­go su­pe­rior a un je­fe de pren­sa y se en­car­ga de to­do lo vin­cu­la­do al Kun. De al­gún mo­do es su stop­per per­so­nal.

La pre­sen­cia de Emi­lio du­ran­te to­da la en­tre­vis­ta con El Grá­fi­co vie­ne a ex­pli­car de al­gún mo­do có­mo pro­te­ge el club a su má­xi­ma es­tre­lla. Ter­mi­na­rá de com­pren­der­se su rol al fi­nal del re­por­ta­je, cuan­do ya en re­ti­ra­da, tras la an­da­na­da de pre­gun­tas vin­cu­la­das a la re­la­ción con Gia­nin­na Ma­ra­do­na (ver re­cua­dro), so­li­ci­ta­rá, con res­pe­to y preo­cu­pa­ción: “Oye, Die­go, que si pue­des mi­ni­mi­zar es­te te­ma del no­viaz­go, no dar­le tan­ta ca­bi­da, mu­cho me­jor. Sa­bes que aquí la pren­sa del co­ra­zón es­tá es­pe­ran­do aun­que sea una pa­la­bra de es­ta si­tua­ción pa­ra ar­mar un gran lío que du­re to­da la se­ma­na”.

Pe­ro nos ade­lan­ta­mos has­ta el fi­nal, y an­tes, la pri­me­ra sen­sa­ción que aflo­ró es que el Kun si­gue sien­do el Kun. ¿La se­ñal? Una pe­que­ña con­sul­ta por las ca­de­ni­tas que lle­va en el cue­llo y en las mu­ñe­cas (só­lo le fal­ta po­ner­se el car­te­li­to con la le­yen­da “Li­ber­tad 345, oro 18 ki­la­tes”), dis­pa­ran en el per­so­na­je sus de­seos de con­tar qué sig­ni­fi­ca ca­da una de ellas. Y lo ha­ce con un en­tu­sias­mo más pro­pio del ami­go de la es­qui­na que de un fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal. Y se le cae la ba­ba al ha­blar de sus seis her­ma­nos, sus dos pri­mos que se cria­ron con la fa­mi­lia (y son ca­si co­mo her­ma­nos) y sus pa­dres. A to­dos ellos los lle­va sim­bo­li­za­dos en uno de los di­jes. Y es­te otro con el ma­pa de Ar­gen­ti­na se lo re­ga­ló una chi­ca aquí, “y mi­rá bien, no ves que tie­ne un dia­man­ti­to en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res”, cuen­ta. Y no lo di­rá, no ha­rá fal­ta: el dia­man­ti­to es él.

 

-¿Con quién an­dás por acá?

-En el ves­tua­rio es­ta­mos en ge­ne­ral con For­lán y la ban­da de ar­gen­ti­nos, Leo Fran­co, Per­nía y Ma­xi (por Ro­drí­juez). Des­pués, an­do to­do el tiem­po con Ma­xi, es con el que más es­toy. Ha­ce po­co vi­nie­ron de Ar­gen­ti­na las fa­mi­lias de los dos, en­ton­ces nos dis­tan­cia­mos un tiem­po, por­que tam­po­co da­ba pa­ra es­tar to­dos jun­tos en al­gu­na de las ca­sas, éra­mos co­mo 20 o 25 más o me­nos...

-Vos apor­tás más...

-Sí, sí, no­so­tros so­mos al­gu­nos más.

-¿Cuál fue el má­xi­mo de gen­te que lle­gó a al­ber­gar tu ca­sa?

-Y, ha­brán si­do, fá­cil, 15 o 16. Has­ta vi­no la pe­rri­ta y to­do.

-¿Ha­bi­tual­men­te cuán­tos son?

-Mis vie­jos y mis her­ma­nos es­tán en Ar­gen­ti­na, por­que son chi­qui­tos y tie­nen que ir al co­le­gio. Y mis vie­jos tie­nen que es­tar con ellos. Acá yo vi­vo con mi tío y mi tía, que son los her­ma­nos de mi ma­má, y tam­bién mis pri­mi­tas, los hi­jos de ellos. Así es en ge­ne­ral. Aho­ra, mi vie­jo vie­ne la pró­xi­ma se­ma­na por­que quie­re ver el par­ti­do con el Bar­ce­lo­na, pe­ro se vuel­ve en­se­gui­da pa­ra es­tar con mis her­ma­ni­tos.

-¿Man­da­ron a tus tíos pa­ra cui­dar­te?

-Y, vis­te... mi ma­má no po­día ve­nir­se con to­dos los chi­cos, es un lío, y acá es­tá bue­no que al­guien me pre­pa­re la co­mi­da que siem­pre co­mí en Ar­gen­ti­na y to­das esas co­sas.

-¿No te en­gan­chas­te con nin­gu­na co­mi­da de acá?

-Y... son muy ri­cos los ja­mo­nes, allá nun­ca co­mía ja­món. Siem­pre te pe­dís una en­tra­di­ta de ja­món ibé­ri­co y es­tá muy bue­no.

-¿Y al­gún há­bi­to es­pa­ñol aga­rras­te?

-¿Así, de pa­la­bras?

-No, al­gún há­bi­to, cos­tum­bre...

-(Pien­sa, lue­go se ríe) No, pa­pá, so­mos bien ar­gen­ti­nos.

-¿Con Mes­si ha­blás se­gui­do?

-Sí, ha­bla­mos bo­lu­de­ces, a ve­ces de fút­bol tam­bién.

-¿Con la Play sos el “1” del plan­tel?

-Hay un pro­ble­ma: el año pa­sa­do ju­gá­ba­mos por­que no ha­bía sa­li­do la Play 3, y la 2 era chi­qui­ta y la lle­va­ba a to­dos la­dos. Aho­ra que sa­lió la 3 es muy gran­de, ¿dón­de la lle­vás? En el bol­so te pe­sa un mon­tón, así que no es­toy ju­gan­do de­ma­sia­do con mis com­pa­ñe­ros.

El Kun lleva una medalla con el mapa de Argentina y un diamante incrustado en Buenos Aires.

El Kun lleva una medalla con el mapa de Argentina y un diamante incrustado en Buenos Aires.

 

“No estoy jugando de­ma­sia­do con mis com­pa­ñe­ros”.

El con­cep­to no só­lo se de­tie­ne en el jue­gui­to de es­par­ci­mien­to si­no tam­bién en el jue­gui­to de ver­dad, el del ver­de cés­ped. Y no por de­seo del Kun, cla­ro. El Atlé­ti­co de Ma­drid, el ter­cer gran­de de Es­pa­ña por tí­tu­los y se­gui­do­res, que só­lo ob­tu­vo una de las úl­ti­mas 30 li­gas dis­pu­ta­das (con Si­meo­ne de ju­ga­dor), ha en­tra­do en un to­bo­gán del que só­lo a par­tir del ta­len­to de Agüe­ro pue­de so­bre­vi­vir. Eli­mi­na­do de la Co­pa del Rey, eli­mi­na­do de la Co­pa UE­FA, ape­nas la irre­gu­la­ri­dad de sus per­se­gui­do­res en la Li­ga le per­mi­ten aún con­ser­var el cuar­to pues­to en la ta­bla, cor­te in­fe­rior que le per­mi­ti­rá in­gre­sar a la pró­xi­ma edi­ción de la Cham­pions Lea­gue. Ese es el gran ob­je­ti­vo que le que­da al con­jun­to del Vas­co Agui­rre que, co­mo el ele­fan­te de la can­ción, se ba­lan­cea so­bre la te­la de una ara­ña.

El do­min­go 17 de fe­bre­ro, El Grá­fi­co es­tu­vo pre­sen­te en el Vi­cen­te Cal­de­rón, en la de­rro­ta 2-1 del Ale­ti con el At­he­tic de Bil­bao. Allí se vio a un equi­po ca­si sin lu­ces, que por las ba­jas de dos va­lo­res im­por­tan­tes co­mo La Per­la Re­yes y Si­mao pa­re­ció con­for­ma­do por una de­lan­te­ra de pri­mer ni­vel eu­ro­peo (Agüe­ro-For­lán), un me­dio­cam­pis­ta que en­tien­de el jue­go y tra­ta de ha­cer ju­gar a sus com­pa­ñe­ros (Ma­xi Ro­drí­guez) y na­da más. Na­da más.

Tam­bién fue muy evi­den­te la gue­rra que se ha de­sa­ta­do en­tre la co­mu­ni­dad del Ale­ti, que sal­ta en de­fen­sa de su ni­ño mi­ma­do, el Kun, y los ár­bi­tros. Al Kun lo tie­nen en la mi­ra des­de ha­ce más de un año, cuan­do ano­tó un gol gro­se­ro con la ma­no an­te el Re­crea­ti­vo. Y, se sa­be: los ár­bi­tros to­le­ran mu­cho más una pa­ta­da cri­mi­nal an­tes de que los hu­mi­llen ha­cién­do­los pa­sar por cie­gos (por de­cir­lo ele­gan­te­men­te).

En los úl­ti­mos tiem­pos no só­lo no le co­bran fal­tas evi­den­tes, si­no que se las co­bran a él. Y lo amo­nes­tan, y lo ex­pul­san, has­ta tal pun­to que en es­ta tem­po­ra­da ya su­mó 7 ama­ri­llas y 3 ro­jas y es el más ex­pul­sa­do del equi­po. Los hin­chas del Ale­ti pro­tes­tan an­te ca­da in­frac­ción, es­tán ex­tre­ma­da­men­te sus­cep­ti­bles. En ese sen­ti­do, y tam­bién por el he­cho de ser una hin­cha­da fiel y se­gui­do­ra, mol­dea­da en el su­fri­mien­to per­ma­nen­te, la com­pa­ra­ción con Ra­cing aso­ma ins­tan­tá­nea. Al Kun no le cau­sa­rá mu­cha gra­cia el pa­ra­le­lis­mo, co­mo ve­re­mos más ade­lan­te.

A los cin­co mi­nu­tos de par­ti­do, el Ale­ti se po­ne en ven­ta­ja por un ti­ro li­bre des­de el cos­ta­do que pa­re­ce ha­ber pei­na­do el Kun, que tam­bién es el go­lea­dor del equi­po en la tem­po­ra­da, con 17 tan­tos, dos más que For­lán. En rea­li­dad no la to­có, pe­ro la hin­cha­da del Ale­ti ve que sí, y co­mien­za a en­to­nar un can­to o es­tri­bi­llo o va­ya uno a sa­ber có­mo de­fi­nir­lo, que pa­re­ce un re­do­ble de tam­bo­res, to­do se­gui­di­to, pe­ga­di­to: “Kun, Kun, Kun, Kun, Kun”. Un mo­nu­men­to a la ori­gi­na­li­dad. Por su­pues­to, un ra­to an­tes, al anun­ciar­se las for­ma­cio­nes, Agüe­ro fue el más aplau­di­do, un pa­so ade­lan­te de su com­pa­ñe­ro de ata­que, al que le gri­tan un no me­nos ori­gi­nal “u-ru-gua-io”, “u-ru-gua-io”.

A la ho­ra de ha­blar del te­ma, el Kun tra­ta de fu­mar la pi­pa de la paz y no es­car­bar he­ri­das so­bre sus ver­du­gos, jus­ta­men­te pa­ra que no si­gan con la lu­pa so­bre sus mo­vi­mien­tos. Y ha­blan­do de lu­pas, si el mu­cha­cho de 19 años es ha­bi­tual­men­te eje pe­rio­dís­ti­co de los dia­rios de­por­ti­vos es­pa­ño­les, al pun­to de que Mar­ca –por ejem­plo– le di­sec­cio­na sus mo­vi­mien­tos con vi­deos y ex­pli­ca­cio­nes ba­jo el ró­tu­lo de “el ju­ga­dor de mo­da”, el af­fai­re de su es­cu­pi­ta­jo en el cho­que de ida con­tra el Bol­ton in­glés por la Co­pa de la UE­FA fue de pe­lí­cu­la. Se­gún el juez de lí­nea, el 10 ha­bía es­cu­pi­do al ri­val. Se­gún el Kun, es­cu­pió al pi­so. El re­cur­so del Ale­ti an­te el tri­bu­nal fue pre­sen­tar una ima­gen cap­ta­da de la TV en la que se ven dos pun­ti­tos blan­cos ca­yen­do al sue­lo. Los dia­rios se hi­cie­ron un fes­tín mos­tran­do la tra­yec­to­ria del “po­lli­to” del apren­diz de Chi­la­vert y el Chi­no Be­ní­tez. Los me­dios le die­ron la de­re­cha al Kun, aun­que tam­bién des­ta­ca­ron que se po­dría ha­ber evi­ta­do el in­con­ve­nien­te.

Su habitual potencia, se hizo querer de inmediato por los hinchas de Atlético de Madrid.

Su habitual potencia, se hizo querer de inmediato por los hinchas de Atlético de Madrid.

 

-An­tea­yer fui a la can­cha, ¿la gen­te es­tá en gue­rra con los ár­bi­tros?

-Ob­via­men­te la gen­te, lo que ve des­de afue­ra, es que por ahí me van fuer­te y en­ton­ces, vis­te, se eno­jan tan­to por­que no les sa­can ama­ri­lla a los de­fen­sas, pe­ro yo nun­ca me me­tí con los ár­bi­tros, tam­po­co lo voy a ha­cer aho­ra. Sim­ple­men­te tra­tan de cum­plir su fun­ción y ha­cer las co­sas bien y tra­tar de que yo no los en­ga­ñe, ¿no? (mi­ra a los ojos, pre­gun­ta). Por­que bue­no, co­mo di­je, cuan­do hi­ce el gol con la ma­no, a par­tir de ahí los ár­bi­tros me tie­nen un po­co más de pun­to pa­ra que no los en­ga­ñe otra vez.

-¿Te pe­sa ha­ber me­ti­do ese gol?

-Ob­via­men­te que no es bue­no, o sea, me­ter un gol con la ma­no, pe­ro yo siem­pre di­je que me­tí la ma­no y lo hi­ce pen­san­do que el ár­bi­tro iba a co­brar­la, ¿no?, por­que fue muy ale­vo­so. Yo no lle­ga­ba y si me ti­ra­ba a ca­be­cear­la me gol­pea­ba con el pa­lo, se­gu­ro, por­que es­ta­ba al la­do del pa­lo, en­ton­ces me di­je pa­ra aden­tro: “Me­to la ma­no, to­tal el ár­bi­tro la va a co­brar”. Me­tí el gol, mi­ré al ár­bi­tro y vi que se da vuel­ta al me­dio del cam­po, ¿en­ton­ces qué que­rés que ha­ga yo?

-¿No da­ba pa­ra de­cir­le que lo ha­bías me­ti­do con la ma­no?

-No, pa­ra na­da, te­nía que fes­te­jar, no me que­da­ba otra.

-¿Vos creés que en­ton­ces los ár­bi­tros se jun­ta­ron en la bron­ca y di­je­ron “a es­te pi­be aho­ra lo va­mos a jo­der por tram­po­so”?

-No sé, más que na­da quie­ren que no los en­ga­ñe otra vez, por si te ti­rás, es­to que lo otro. Yo no qui­se en­ga­ñar a los ár­bi­tros, fue en ese mo­men­to que se dio rá­pi­do y na­da más, des­pués siem­pre jue­go de la mis­ma ma­ne­ra. Si me pe­gan, nun­ca le di­go na­da a na­die, los ár­bi­tros por ahí pien­san otra co­sa, yo creo que es por­que to­da­vía no me co­no­cen có­mo soy.

-¿Y el es­cu­pi­ta­jo del otro día?

-Se ca­yó un ri­val, y lo que hi­ce fue es­cu­pir al pi­so. Jus­to es­ta­ba al la­do del lí­nea y pen­só que lo ha­bía es­cu­pi­do a él o al ri­val, no sé, de re­pen­te veo que me ha­ce se­ñas con la bo­ca, pen­sé que de­cía que le ha­bía di­cho al­go. Des­pués For­lán, que en­tien­de in­glés, me di­ce “lo es­cu­pis­te”. Y yo: “No, es­cu­pí al pi­so, de­ci­le”. “No, ya te echó”, me con­tes­tó Die­go. No pu­de ha­cer más na­da, era un da­nés...

-¿Sen­tís mu­cha pre­sión so­bre tu es­pal­da, que el Atlé­ti­co de­po­si­ta to­das las frus­tra­cio­nes de los úl­ti­mos años en vos?

-No, yo cuan­do vi­ne acá sa­bía lo que sig­ni­fi­ca­ba el club, que ha­bían pa­sa­do gran­des ju­ga­do­res y que ha­cía bas­tan­te que no ga­na­ba na­da, y ob­via­men­te cuan­do lle­ga un pi­be de otro país la gen­te pien­sa: “Por ahí és­te nos ha­ce ga­nar al­go”. Na­da, yo siem­pre con tran­qui­li­dad. Me ha ayu­da­do mu­cho el club y de a po­co fui apren­dien­do co­sas de aquí. Es­to siem­pre se sa­ca de on­ce, ju­gan­do, y to­da la plan­ti­lla.

-Tu pri­mer año te cos­tó y ex­plo­tas­te en es­ta tem­po­ra­da, ¿por qué?

-Vi­ne a Ma­drid con con­fian­za, ape­nas te fi­chan es­tás arri­ba. Hi­ce una bue­na pre­tem­po­ra­da y arran­qué bien los pri­me­ros par­ti­dos, 2 o 3 me­ses, des­pués fui ba­jan­do y ahí sen­tí que me cos­ta­ba la adap­ta­ción, me di cuen­ta que era un po­co di­fí­cil, que me iban lle­van­do de a po­co y me en­se­ña­ban co­sas. Ex­tra­ña­ba Ar­gen­ti­na, la fa­mi­lia y to­do eso. Des­pués, yo creo que el Mun­dial de Ca­na­dá me dio un en­vión aní­mi­co im­por­tan­te y en el se­gun­do año ya de­cís: “Si su­frí el pri­mer año, si ya lo pa­sé, aho­ra voy a es­tar tran­qui­lo y le voy a dar pa­ra ade­lan­te, ¿por qué voy a su­frir de nue­vo”. El Mun­dial me le­van­tó mu­cho.

Pinta de pícaro. El Kun logró imponer su esencia de potrero en la liga española.

Pinta de pícaro. El Kun logró imponer su esencia de potrero en la liga española.

-¿Es muy dis­tin­to el fút­bol de acá?

-Sí, mu­cho, sa­be­mos que la li­ga es­pa­ño­la es com­pe­ti­ti­va, que hay ju­ga­do­res in­ter­na­cio­na­les im­por­tan­tes de gran ni­vel en to­dos los equi­pos, es una de las me­jo­res li­gas. Ade­más, to­dos son equi­pos or­de­na­dos, en cam­bio en Ar­gen­ti­na se jue­ga un po­co más abier­to, con más es­pa­cio, la can­cha más se­ca y se ha­ce más len­to. Acá las mo­jan an­tes de em­pe­zar, es cos­tum­bre, y en­ton­ces se ha­ce el rit­mo más rá­pi­do. Lo bue­no es que con el pas­to mo­ja­do te can­sás me­nos, eso sí lo no­té.

-¿Te pe­gan más que en Ar­gen­ti­na?

-Eso es en to­dos la­dos. Si te van a que­rer pe­gar, te van a pe­gar. Acá hay más de­fen­so­res fuer­tes, y cuan­do ju­gás de vi­si­tan­te sen­tís un po­co el ri­gor, tam­bién hay más mo­vi­li­dad.

-¿Hay un po­co más de ma­la in­ten­ción?

-De al­gu­nos ju­ga­do­res pue­de ser, pe­ro co­mo to­do, si hay un de­fen­sa y di­ce “a és­te le voy a dar”, le va a dar.

-¿Te cha­mu­yan?

-No, acá no.

-¿Con qué equi­po ar­gen­ti­no com­pa­ra­rías al Atlé­ti­co? ¿No lo ves pa­re­ci­do a Ra­cing, con gen­te su­fri­da que siem­pre acom­pa­ña?

-La gen­te muy bien, siem­pre alien­ta (arran­ca co­mo en pi­lo­to au­to­má­ti­co y de a po­co va ca­yen­do en el sig­ni­fi­ca­do de la com­pa­ra­ción), co­mo to­do equi­po, acá en la li­ga es­pa­ño­la los úni­cos que alien­tan to­do el par­ti­do son los del Ale­ti y el Se­vi­lla. Pe­ro si que­rés com­pa­rar (aho­ra sí, se pre­pa­ra pa­ra sa­car la con­tra)... tra­tá de que no sea Ra­cing, vis­te. Apar­te aho­ra no es­ta­mos su­frien­do (sa­ca pe­cho, se en­va­len­to­na, tam­bién se ríe), no­so­tros es­ta­mos cuar­tos, es­ta­mos bien, po­día­mos ha­ber su­bi­do el par­ti­do pa­sa­do al ter­cer pues­to, pe­ro es­ta­mos bien, ¿por qué su­frien­do? na­da que ver. Peor es des­cen­der... co­mo Ra­cing, no sé, ¿có­mo va Ra­cing?

 

Siempre tiene presente al Rojo.

Siempre tiene presente al Rojo.

 

El kun mira des­de la pro­fun­di­dad de sus ojos os­cu­ros, chis­pean­tes, mue­ve la ca­be­za co­mo di­cien­do “¿y? ¿qué me con­tes­tás?”, apu­ra, pro­vo­ca, por­que no le gus­tó na­da el ele­men­to com­pa­ra­ti­vo, pe­ro siem­pre son­rien­te, pí­ca­ro, con ese ges­to que ni los mi­llo­nes ni el ja­món ibé­ri­co lo­gra­ron mo­di­fi­car.

En un ra­to se du­cha­rá, ca­mi­na­rá unos pa­sos has­ta el es­ta­cio­na­mien­to del club que pa­re­ce una con­ce­sio­na­ria de Kia (spon­sor ofi­cial de club y, por lo tan­to, pro­vee­dor de ve­hí­cu­los pa­ra la plan­ti­lla) y qui­zás se de­ten­ga a 15 me­tros del por­tón de en­tra­da, en De Ma­ría, el clá­si­co res­tau­ran­te ar­gen­ti­no don­de se da ci­ta el am­bien­te del fút­bol, que pu­so una su­cur­sal jus­to en­fren­te del cam­po de en­tre­na­mien­to del Ale­ti. Si no, re­co­rre­rá las 15 cua­dras que lo se­pa­ran de su ca­sa, en una zo­na cal­ma don­de pre­do­mi­nan con­do­mi­nios de 3 o 4 pi­sos, por­que co­mo el mis­mo Kun ex­pli­ca­rá con su len­gua­je ba­quea­no “vi­vo acá no­mas, a dos ro­ton­das”. Allí, en su ha­bi­ta­ción, cuel­ga un ban­de­rín de In­de­pen­dien­te, el ca­ble que lo co­nec­ta a sus raí­ces.

Si­gue ha­blan­do el Kun, a me­dia voz, en to­no sua­ve, a tal pun­to que en va­rios pa­sa­jes hay que agu­zar el oí­do pa­ra en­ten­der­lo.

-¿Có­mo es la re­la­ción del hin­cha con el ju­ga­dor acá, po­dés ca­mi­nar tran­qui­lo?

-Sí, po­dés an­dar, la gen­te por ahí te di­ce “bien, Kun” o “hay que ga­nar es­te do­min­go”, es­to que lo otro, pe­ro tran­qui.

-Pe­ro si vas a co­mer afue­ra, por ejem­plo, ¿te de­jan?

-Sí, ésa es una di­fe­ren­cia con Ar­gen­ti­na, acá co­més tran­qui­lo. En Ar­gen­ti­na vas a co­mer afue­ra y a los cin­co mi­nu­tos te­nés a diez en­ci­ma. Acá, es­tás co­mien­do y es­tás co­mien­do. No te mo­les­tan has­ta que ter­mi­nes.

-¿Al­gún can­ti­to?

-Kun, Kun, Kun. Y de a po­qui­to se es­tán ani­man­do con el “Agüeeee­ro”, “Agüeeeeee­ro”. Hay va­rios can­ti­tos que los co­pia­ron de allá.

-¿Tus com­pa­ñe­ros có­mo te di­cen?

-Kun.

-¿Man­te­nés con­tac­to con al­guien de In­de­pen­dien­te?

-El que me lla­ma a ve­ces es Com­pa­ra­da, ha­blo con él, le di­go que les man­de sa­lu­dos a los chi­cos.

-¿Te di­ce que con tu pla­ta si­gue com­pran­do la­dri­llos?

-¿Va bien el es­ta­dio nue­vo, no? ¿Avan­za? Me po­ne con­ten­to...

-¿Cuál es el ob­je­ti­vo aho­ra?

-Es­tar en­tre los pri­me­ros cua­tro es­te año pa­ra en­trar en la Cham­pions y el pró­xi­mo ve­re­mos, ya nos de­di­ca­re­mos más a una Co­pa o a la Li­ga, ire­mos “a por la Li­ga”, co­mo di­cen acá.

-¿Leís­te que Mo­rat­ti, el pre­si­den­te del In­ter, te quie­re sí o sí?

-Has­ta aho­ra, que yo se­pa, me que­do aquí.

-¿Cuán­tos años te gus­ta­ría ju­gar en Eu­ro­pa?

-Los que pue­da, siem­pre di­je que has­ta los 28 o 29 años, si es que la co­sa va bien, me gus­ta­ría es­tar en Eu­ro­pa. Y si es en el Atlé­ti­co me­jor, ha­bría que ver si por ahí pue­do ir un añi­to a In­de­pen­dien­te y vol­ver (mi­ra a Emi­lio Gu­tié­rrez, se ríe), no, no, era en chis­te...

-La úl­ti­ma, Kun, ¿te ilu­sio­nás con los Jue­gos Olím­pi­cos? Se es­tá ar­man­do una lin­da ban­di­ta...

-No pu­de ir al amis­to­so con Gua­te­ma­la, pe­ro hay bue­nos ju­ga­do­res, va­mos a ver có­mo fun­cio­na el equi­po, oja­lá que bien.

 

Bien, como un duque. Así lo tie­nen a Ser­gio Leo­nel Agüe­ro en Ma­drid. Pro­te­gi­do, arro­pa­do de las en­vi­dias y las ven­gan­zas.

Bri­lla con luz pro­pia, co­mo ese pe­que­ño dia­man­te que ilu­mi­na su me­da­lli­ta de Ar­gen­ti­na. Quie­nes lo quie­ren pue­den que­dar­se tran­qui­lo: el Kun si­gue sien­do el Kun.

¿Qué dice el tatuaje que tiene en el antebrazo derecho? Kun Agüero en caracteres arábigos. Imposible de descifrar...

¿Qué dice el tatuaje que tiene en el antebrazo derecho? Kun Agüero en caracteres arábigos. Imposible de descifrar...

 

“Con mi suegro, todo bien”

“¿Es pa­ra mi?”,  pre­gun­ta el Kun, an­tes de abrir el so­bre pa­pel ma­de­ra. Y dos se­gun­dos des­pués em­pie­za a di­bu­jar una son­ri­sa que no pue­de di­si­mu­lar aun­que qui­sie­ra, tras leer “El Yer­no de Dios” en la ta­pa fal­sa que le lle­va­mos des­de Bue­nos Ai­res (foto). Ja­más di­rá “cam­bie­mos de te­ma”, pe­ro el te­ma lo in­co­mo­da un po­co y con­tes­ta­rá en to­do mo­men­to cor­ti­to y al pie, sin de­ma­sia­dos de­ta­lles. ¿Por qué blan­queó la re­la­ción con Gia­nin­na? Sim­pli­fi­ca el Kun: “Un día me lla­mó Be­ne­det­to pa­ra el pro­gra­ma de ra­dio y me pre­gun­tó si po­día de­cir que Die­go era mi sue­gro. Y sí, ¿qué que­rés que le di­ga? ¿Que no era?”. ¿Qué le ha­brá di­cho Die­go en su pri­me­ra vez co­mo yer­no? “Ve­nía­mos de an­tes, siem­pre bien, que es­te­mos fe­li­ces, co­mo di­ría to­do pa­dre”. ¿Y al­gu­na fra­se de Die­go, al­gu­na car­ga­da al en­te­rar­se?. “No, no, la ver­dad que siem­pre bien con, con... (du­da), con, con (de­ci­lo Ser­gio, de­ci­lo), con mi sue­gro (ahí es­tá)”. ¿Gia­nin­na vi­ve con vos? “Aho­ra no, va­mos a ver qué pa­sa”. ¿Pe­ro si­guen jun­tos? “Sí, sí, de no­vios”. ¿Nun­ca te dio pu­dor pen­sar que le sa­ca­bas la hi­ja al Die­go? “Yo nun­ca pen­sé que era la hi­ja de él”. ¿Pe­ro Die­go te dio el OK? “To­da­vía no se ha­bló de na­da, eso se ve­rá más ade­lan­te”. ¿Ya ju­gas­te al­gún pi­ca­di­to con el sue­gro des­pués del asa­do? “No, él es­tá allá y yo acá”. ¿Y con Clau­dia ha­blás? “Sí, sí, to­do bien”. ¡Otro fut­bo­lis­ta en la ca­sa, nooooooo!, ha­brá pen­sa­do. “No, me tra­tó muy bien”. ¿Ha­ce mu­cho em­pe­za­ron? “Sí, sí (ri­sas), bas­tan­te”. ¿Tus com­pa­ñe­ros te car­gan a full, no? “No tan­to, acá no se me­ten, en Ar­gen­ti­na sí que me car­ga­rían”. ¿Gian­nin­na en­tien­de al­go de fút­bol? “En­tien­de, pe­ro tra­ta­mos de no ha­blar mu­cho”. ¿Vos le pre­gun­tas co­sas de Die­go? “No, no”. Es­tá bien, Kun, te de­ja­mos de hin­char.

 

 

Por Diego Borinsky (2008).

Fotos: Carlos Martínez.

Imagen de 1996. ¿Por qué pasó lo que pasó?
Las Crónicas de El Gráfico

1996. ¿Por qué pasó lo que pasó?

Vélez goleó 5-1 a Boca en un partido invadido por la polémica, las expulsiones y el caos. Otra vez Castrilli fue el eje de una noche que comenzó a todo fútbol, pero terminó en el descontrol.

Imagen de 1959. Brasil-Uruguay, fútbol y barbarie. Por Panzeri
Las Crónicas de El Gráfico

1959. Brasil-Uruguay, fútbol y barbarie. Por Panzeri

Los 22 jugadores de Uruguay y Brasil, protagonizan la pelea más violenta registrada en un Sudamericano. “El partido tuvo dos extremos: el fútbol más puro y la barbarie más pura en la era civilizada…”

Imagen de 1952. La tierra blanda hizo la carrera dura
Las Crónicas de El Gráfico

1952. La tierra blanda hizo la carrera dura

En caminos afectados por la sequía, los motores del Turismo Carretera rugieron en La Vuelta de Santa Fe. Fue victoria de Eusebio Marcilla con Chevrolet por el abandono desafortunado de Juan Gálvez.

DEJÁ TU COMENTARIO