Las Crónicas de El Gráfico

1952. Argentina vuelve a la Copa Davis

Por Redacción EG · 18 de octubre de 2019

Por Foot-Fault. Luego de tres años de ausencia, el interesante equipo argentino integrado por Morea, Russell , Weiss y Soriano, competiría en el certamen, y el periodista proyectaba sus posibilidades.

Después de tres años de ausencia la Asociación Argentina de Lawn Tennis ha decidido enviar nuevamente un team pare participar en la Copa Davis, la competencia de tenis cuya fama ha sobrepasado los círculos de este deporte. La Copa Davis es tan importante que yo diría que todo país donde el tenis signifique algo está obligado a intervenir.

 

1944. La revelación del tenis argentino: Enrique Morea. En este revés del joven jugador se observa la perfecta colocación de las piernas. El equilibrio se mantiene sobre la pierna derecha después del golpe y la vista continúa dirigida al lugar en que pegó a la pelota.

1944. La revelación del tenis argentino: Enrique Morea. En este revés del joven jugador se observa la perfecta colocación de las piernas. El equilibrio se mantiene sobre la pierna derecha después del golpe y la vista continúa dirigida al lugar en que pegó a la pelota.

 

Y como Argentina es una nación donde el tenis es popular, no tanto en calidad como en cantidad, podemos abrigar le esperanza de que la participación de este año no constituya un acontecimiento aislado, sino la iniciación de una norma. Sólo así Argentina tendrá buen éxito alguna vez en esta competencia mundial.

Mi tarea, hoy, es hacer un pronóstico sobre las posibilidades argentinas en la zona europea de la Copa Davis, que es la que ha elegido. Los aficionados locales quizá, muy optimistas, se harán los siguientes cálculos: en la primera rueda Argentina versus Suiza o Turquía: ¡E. Morea gana dos singles y con Russell el dobles! Contra Francia u Holanda, nuevamente E. Morea dos Singles y con Russell el dobles. Contra Suecia, E. Morea puede ganar igualmente los singles y el dobles con Russell y estaríamos en la final.

Sería fácil para mí hacer los mismos cálculos y echar la culpa a los jugadores si los resultados fuesen diferentes. Pero un entendido debe ser mucho más estricto en sus opiniones, de manera que mi tarea no es tan sencilla. Para empezar, no conocemos qué influencia puede tener el match por lo Copa Davis sobre la mente y la moral de nuestros jugadores.

Como el team argentino ha sido formado por Enrique Morea (singles y dobles), Alejo Russell (dobles), Heraldo Weiss y Salvador Soriano (segundo single), debo decir que los tres primeros han tenido muy escasa experiencia en la Copa Davis y el restante ninguna.

 

El primer team argentino que participó en la Copa Davis, integrado por Caminos, Robson, Boyd y Villegas. Fué en el año 1923.

El primer team argentino que participó en la Copa Davis, integrado por Caminos, Robson, Boyd y Villegas. Fué en el año 1923.

 

Es un hecho establecido que los matches por le Copa Davis son diferentes de los torneos ordinarios, y, por esta causa, algunos países de la zona europea donde la competencia es tan equilibrada se han especializado en ellos. Antes de la guerra esos países eran Alemania y luego Yugoslavia (nos referimos solamente a los ganadores de la zona europea y no a Francia e Inglaterra, que en su buena época fueron campeones absolutos). Después de le guerra Checoslovaquia y Suecia han predominado en la zona europea. Sabemos que los checos eran tan fuertes en la Copa Davis que durante dos años Drobny, que había fracasado en muchos campeonatos, nunca perdió un partido por esta Copa en la zona europea. Con el sueco Bergelin ocurrió lo mismo.

El resultado del sorteo de le zona europea dio a la Argentina una posición que debe considerarse favorable. A primera vista esto puede parecer absurdo, estando nuestro país justamente en la mitad del mismo con Suecia, que es el favorito. Sin embargo, no es imposible que el team argentino llegue a la final si está bien preparado, tiene firme resolución de triunfar y pone mucho coraje. En cambio si hubiese tenido que jugar en cancha de césped con un team inglés, por ejemplo, las posibilidades estarían decididamente a favor de Inglaterra, ya que Mottram es el jugador más temible en esas canchas, y por bueno que sea Enrique Morea difícilmente podría superarlo, pues tiene muy poca práctica en ese tipo de court. Y en dobles, por le misma razón, los ingleses posiblemente serían también mejores. Analicemos los actuales competidores. La Argentina, "bye" en el primer encuentro, tendrá que enfrentar al ganador del match entre Suiza y Turquía, lo que significa enfrentar a Suiza con Spitzer, Ballester y Albrecht. Pero cualquiera de estos teams que gane no debería ser un obstáculo para que Argentina se imponga por 4 e 1. Suponiendo que Suiza triunfe en la primera ruede tiene en Spitzer un hombre con gran "cancha" en la Copa Davis, y, por lo tanto, significará para nuestros jugadores una excelente experiencia.

Un obstáculo mucho más difícil sería el siguiente match contra Francia, posible ganador contra Holanda, que actualmente confía sólo en su veterano Van Swol.

Destremau, Remy y Abdesselam constituyen un team perfectamente equilibrado, y en su Propio suelo, frente a su público, sólo pueden ser vencidos por otro equipo superior. Juegan bien y tienen dominio sobre sus nervios.

 

AÑO 1938. — Extraordinaria instantánea del tenis mundial. Los australianos Adrian Quist y John Bromwich (en primer término) vencieron por la Copa Davis a Gene Mako y Donald Budge (EE.UU.) por 0-6, 6-3, 6-4 y 6-2.

AÑO 1938. — Extraordinaria instantánea del tenis mundial. Los australianos Adrian Quist y John Bromwich (en primer término) vencieron por la Copa Davis a Gene Mako y Donald Budge (EE.UU.) por 0-6, 6-3, 6-4 y 6-2.

 

Destremau, magnífico estilista, siempre juega bien en Roland Garros, pero no tiene resistencia física si se le lleva a un quinto set. Remy no se lució cuando Participó en el campeonato sudamericano en Buenos Aires, pero en París, en cambio, se le debe considerar un peligroso competidor, aun para Enrique Morea. Abdesselam corre mucho en una cancha dura y su resistencia y regularidad dan muchos dolores de cabeza a sus oponentes. Suponiendo que el equipo francés esté integrado por Remy y Destremau, o Abdesselam en singles, y Remy con Abdesselam o Remy con Thomas, en dobles, la Argentina podría competir con éxito si está bien entrenada.

Admitiendo que Francia fuera vencida, podríamos esperar que el team argentino se sintiere más fuerte y confiado.

Contra Suecia, que llegará a la semifinal fácilmente, la ventaja será franca para ésta, pues Bergelin, Davidsson y Johannsson, reciente vencedor de Sedgman, han formado un teem en el que sus tres integrantes no están lejos de pertenecer e la clase standard mundial y en el que la inesperada pérdida de un match individual, por Bergelin, por ejemplo, no significaría la pérdida total del partido, pues el joven Davidsson es tan buen jugador como Bergelin. Dedo el calibre del rival nuestros jugadores no tienen nade que perder en este match y podrían jugar libres de responsabilidad. Enrique Morea, superándose, puede vencer e Bergelin y a Davidsson. Siendo el dobles el punto débil del equipo sueco, especialmente en lo que respecta al smash flojo e inconsistente de Bergelin, Enrique Morea y Russell podrían obtener la victoria.

Los que desde aquí seguiremos los pasos de nuestros jugadores en Europa no debemos asignarles exagerada chance, así como tampoco deberá desilusionarnos que pierdan contra teams de la talla de Francia o Suecia.

Por Foot-Fault

 

Imagen de Fórmula Uno: El triunfo más triste
Las Crónicas de El Gráfico

Fórmula Uno: El triunfo más triste

Se cumplen 39 años de la última vez que se vio a un argentino en el podio de la máxima categoría del automovilismo mundial. El 17 de mayo de 1981, a bordo de su Williams FW07C, Carlos Reutemann se impuso en Bélgica. Sin embargo, durante el fin de semana, había atropellado accidentalmente a un mecánico del equipo Osella, causándole la muerte poco tiempo después. Una tragedia que empañó su último festejo.

Imagen de 70 años de velocidad y pasión
Las Crónicas de El Gráfico

70 años de velocidad y pasión

En la ciudad británica de Silverstone se llevó a cabo el primer Gran Premio de la categoría. El periodista Ricardo Lorenzo fue el encargado de narrar la crónica de una carrera que tuvo a Juan Manuel Fangio como protagonista hasta tener que abandonar a 7 vueltas del final, mientras marchaba en segundo lugar.

Imagen de 1987. Independiente 3 – 3 Boca
Las Crónicas de El Gráfico

1987. Independiente 3 – 3 Boca

Los equipos regalaron un clásico para el recuerdo. Vimos goles de excepcional factura, actuaciones individuales de alto nivel y una emotividad que no cesó hasta que terminó el encuentro...

DEJÁ TU COMENTARIO