Las Crónicas de El Gráfico

1937. River goleó al Ciclón

Por Redacción EG · 16 de septiembre de 2019

Los forwards millonarios estuvieron muy eficaces y San Lorenzo se mostró entusiasta, pero de escasa trabazón. Peucelle y Moreno, sus dos columnas ofensivas, fueron los scorers del encuentro.

 

El team de River Plate. Formó con Sebastián Santos Sirni; Luis Vasini, Federico Camilo Fatechi; Esteban Malazzo, Bruno Victorio Rodolfi, Aarón Wergifker; Carlos Desiderio Peucelle, Eladio Enrique Vaschetto, Bernabé Ferreyra, José Manuel Moreno, Adolfo Alfredo Pedernera.

El team de River Plate. Formó con Sebastián Santos Sirni; Luis Vasini, Federico Camilo Fatechi; Esteban Malazzo, Bruno Victorio Rodolfi, Aarón Wergifker; Carlos Desiderio Peucelle, Eladio Enrique Vaschetto, Bernabé Ferreyra, José Manuel Moreno, Adolfo Alfredo Pedernera.

 

Si quedaba un partido serio para River Plate, capaz de sazonar el plato fuerte del último match de la temporada contra Boca Juniors, era el del domingo contra San Lorenzo. Es verdad que la campaña del Ciclón en la segunda rueda del certamen fue mediocre y la de su rival, excelente, de manera que, jugándose el match en el field de Avenida Alvear y Tagle, River tenía casi todas las probabilidades de ganar. Pero ese "casi" es el que otorgaba expectativa al cotejo, puesto que si "donde hubo fuego, ceniza queda" era, precisamente. San Lorenzo un enemigo indicado para estrechar la diferencia entre River e Independiente, a sólo dos puntos, con la que éste quedaría en situación de esperar el match final contra Boca. Y no sólo los rojos, sino todos los aficionados habrían experimentado para entonces una creciente y apasionada expectativa. Pero así como cayó Gimnasia y Esgrima de La Plata, "cuco" en su field del Bosque, y más tarde Vélez Sarsfield, más "cuco" todavía en su inexpugnable Fortín, el domingo cayó San Lorenzo en forma más categórica que la presumible, allanándose así de obstáculos el camino triunfal de los millonarios, que van llegando a la meta con "verdadero lujo" de capacidad y magnífico alarde de entereza.

 

José M. Moreno, el gran insider de River Plate, abre el score; Malvino, arquero de San Lorenzo cedió comer ante una carga de los centrales adversarios; envió el tiro desde la esquina Carlos Peucelle y el escorer, con su habilidad característica, cabeceó la pelota enviándola al lugar de la valla que estaba desguarnecido. Los backs visitantes, Tarrío y Gillí, no pudieron intentar siquiera una defensa. Cabe agregar que Moreno fue descuidado en este gol, como lo indica su colocación, libre de enemigos.

José M. Moreno, el gran insider de River Plate, abre el score; Malvino, arquero de San Lorenzo cedió comer ante una carga de los centrales adversarios; envió el tiro desde la esquina Carlos Peucelle y el escorer, con su habilidad característica, cabeceó la pelota enviándola al lugar de la valla que estaba desguarnecido. Los backs visitantes, Tarrío y Gillí, no pudieron intentar siquiera una defensa. Cabe agregar que Moreno fue descuidado en este gol, como lo indica su colocación, libre de enemigos.

 

LUCHA MOVIDA Y RECIA

Los que fuimos al field de la Recoleta, no ya pensando en la derrota del favorito, sino, por lo menos, en una lucha intensamente reñida y atrayente en sus alternativas, quedamos gratamente sorprendidos al comprobar en las acciones iniciales, la velocidad y bravura de los primeros ataques a fondo que llevaron los santos, en base a un apoyo eficiente de los halves, la iniciativa de Pérez y la acometividad de Alarcón y Cantelli.

Prontamente, Sirne y los backs tuvieron que emplearse a fondo y las exclamaciones jubilosas y entusiastas del sector de las "populares", dieron rápidamente la pauta de que allí satisfacía la feliz iniciación de sus favoritos, mientras en el sector oficial reinaba un silencio que trasuntaba inquietud. Pero el arco de River Plate se salvó una y otra vez y poco a poco, las líneas locales se repusieron de la sorpresa y fueron organizándose en forma que, ya a los 10 minutos, había equilibrado la lucha y forzando la ofensiva iba impresionando mejor que su adversario porque, cada hombre en su puesto, iba cumpliendo su rol determinado en la organización conjunta.

 

El único tanto de San Lorenzo fue señalado, también mediante un golpe de cabeza, por Alarcón, el insider derecho. El mismo había sido víctima de faul por Wergifker; ejecutó la nena Arrese, el arquero Sirne salió completamente a destiempo, sin objeto, y el cabezazo de Alarcón se convirtió en gol. En la escena, junto a Sirne están Cantello y Rodolfi. Detrás el autor del gol.

El único tanto de San Lorenzo fue señalado, también mediante un golpe de cabeza, por Alarcón, el insider derecho. El mismo había sido víctima de faul por Wergifker; ejecutó la nena Arrese, el arquero Sirne salió completamente a destiempo, sin objeto, y el cabezazo de Alarcón se convirtió en gol. En la escena, junto a Sirne están Cantello y Rodolfi. Detrás el autor del gol.

 

EL PRIMER GOAL

Se cumplía el cuarto de hora cuando la acción de River Plate resultaba más segura en el juego de media cancha y sus ágiles penetraban más peligrosamente en el área rival, donde Malvino (inesperado suplente de Jover) no ofrecía todas las garantías necesarias de seguridad y colocación exigibles para un match de tanta responsabilidad. Bueno, el nombre mismo del arquero, no resultaba propicio, además que se constituía en una propaganda perniciosa para las actividades comerciales del winger Arrieta y su socio, ausente del match, Diego García.

La defensa de San Lorenzo, para salir de apuros, echó dos o tres veces a "córner", lo cual resultaba muy peligroso frente a un River Plate que hoy cuenta en Moreno el más auténtico sucesor de Cándido García, en eso de mandar cabezazos a la canasta. Pasó un comer y luego otro, sin nove-dad, pero a los 15 minutos exactos desde que se moviera la redonda en el centro del field, un centro de Peucelle lo contuvo Malvino, pero como se le escapara la ball, para zafar la situación comprometida Gilli envió al córner. Desde la esquina tiró bien por elevación Peucelle y Moreno en un ágil y oportuno salto cabeceó certeramente hacia el ángulo opuesto al que se encontraba el guardavalla y abrió el "score".

 

Un gol señalado sorpresivamente, cuando la mayoría del público supuso que la pelota salía del field, fue el segundo de River: ejecuto Pedernera un tiro libre, pasó la pelota frente al arco y, antes de que saliera, Peucelle consiguió enviarla a la red con un cabezazo.

Un gol señalado sorpresivamente, cuando la mayoría del público supuso que la pelota salía del field, fue el segundo de River: ejecuto Pedernera un tiro libre, pasó la pelota frente al arco y, antes de que saliera, Peucelle consiguió enviarla a la red con un cabezazo.

 

SEGUNDO GOAL Y EL UNICO DE SAN LORENZO

Fue a los 30 y 32 minutos, cuando el tanteador se movió para ambos lados. Pero antes de eso y ya con evidente primacía técnica, ya que no en bríos, de River Plate, la lucha ofrecía alternativos ataques. En una oportunidad, ya dentro del área penal, Ferreyra pretendió salvar el obstáculo de Gilli, pero éste lo rechazó en una jugada brusca que arrió con pelota y jugador, cayendo aquel lesionado y creándose un ambiente bastante caldeado que se originó en las tribunas y se reflejó rápidamente en la cancha.

El juego se hizo fuerte e intencionado por una y otra parte y se produjeron numerosos fouls. Precisamente esas dos variaciones que sucedieron a la apertura del score, tuvieron su iniciación en free-kicks por fouls.

Arrese derribó en mala forma a Pedernera y el tiro de castigo lo ejecutó éste a manera de centro largo; la pelota pasó por frente a la valla y en el otro extremo, acometió Peucelle y con un nuevo cabezazo proporcionó el segundo goal a su team.

 

Carlos Peucelle y José Moreno. Además de señalar cinco goles entre ambos, fueron las dos figuras descollantes del quinteto riverplatense y de la cancha.

Carlos Peucelle y José Moreno. Además de señalar cinco goles entre ambos, fueron las dos figuras descollantes del quinteto riverplatense y de la cancha.

 

No saboreó mucho tiempo River su segunda ven-taja, puesto que 2 minutos más tarde, un foul de Wergifker a Alarcón, motivó que Arrese ejecutara el tiro libre en forma alta hacia el arco y cuando Sirne salía de la valla en procura del rechazo, llegó antes Alarcón y también con la cabeza desvió la ball que fue a descansar en el fondo de la red.

Por un momento se creyó que la lucha se tornaría difícil para River Plate, tal fue el aliento que recibió San Lorenzo por este goal y su tribuna adicta, pero también duró poco esta situación.

UN GOAL DE VIVEZA

A los 37 minutos, tras recibir un pase de Moreno, Vaschetto tiró fuerte y recto y cuando podía creerse que Malvino rechazaría o saldría la pelota de los límites del field, ésta, inesperadamente, rebotó en un poste. Todos permanecieron a la expectativa, a excepción de Peucelle quien, ni lerdo ni perezoso, acometió con rapidez y alcanzando la ball se internó en el área penal hacia la izquierda para terminar enfilando un shot bajo y cruzado que tomó desprevenido a todo el mundo y volvió a colocar a River Plate en ventaja de dos goals. En el resto de la etapa no hubo más goals, pero River Plate impresionó mejor.

 

La pelota va a visitar por quinta vez a la red de San Lorenzo de Almagro: Arrese incurrió en foul contra Pedernera, un poco amoscado por el dribbling de éste, y el puntero ejecutó la pena con un violentísimo shot. El arquero salió para detener la pelota, pero ésta rebotó en una pierna de Gilli, que está en el suelo junto al goalkeeper, y siguió su trayectoria hacia el arco.

La pelota va a visitar por quinta vez a la red de San Lorenzo de Almagro: Arrese incurrió en foul contra Pedernera, un poco amoscado por el dribbling de éste, y el puntero ejecutó la pena con un violentísimo shot. El arquero salió para detener la pelota, pero ésta rebotó en una pierna de Gilli, que está en el suelo junto al goalkeeper, y siguió su trayectoria hacia el arco.

 

SEGUNDO PERIODO

Las primeras jugadas del segundo tiempo, al igual que el primero, fueron favorables a San Lorenzo, de manera que los adictos a River Plate empezaron a sentir desazón, evocando, por asociación no ya de ideas, sino de recuerdos, el reciente match contra Racing, en el que el 4 a 1 se volvió 4 a 4. Así, en sucesivos ataques, una vez Alarcón tiró fuerte y desviado y otra, Cantelli levantó por sobre el travesaño el tiro final, que pudieron variar el score con llevar puntería. No duró mucho esta característica. River Plate fue ordenando sus líneas y su mayor solidez frente a las fallas y claros que ofrecía su contrario le volvieron a dar supremacía, de manera que, poco a poco, no solamente sus ataques se hicieron más frecuentes, sino que eran mejor llevados y mucho más peligrosos.

LOS GOALS SE SUCEDEN

Ya plenamente afirmada la superioridad local, correspondió otra vez a Peucelle seguir la serie. A los 18 minutos, combinaron Ferreyra y Moreno y este último después de descolocar a la defensa contraria habilitó oportunamente a Peucelle, quien bien situado frente a la valla, afinó la puntería y su shot bajo y muy cruzado no pudo ser neutralizado por Malvino. Poco después, un nuevo foul de Arrese a Pedernera cerca de las 18 yardas permitió a éste dirigir el tiro libre en forma baja y violenta que Malvino alcanzó a desviar levemente, pero la ball fue a la red y el quinto goal se produjo. No obstante que San Lorenzo siguió luchando con decidido entusiasmo, no pudo evitar que River Plate cerrase el score con el sexto tanto, a la media hora, goal que fue obtenido por Moreno, quien de cabeza, como el otro que hizo, abrió y cerró la serie de goals.

 

Peucelle, cuyo característico juego desordenado te permitió, por contraste, hallarse estratégicamente colocado en los momentos decisivos, va a señalar el tercer tanto de River. Tiró al arco Vaschetto y Malvino se arrojó al suelo para detener la pelota, que sin embargo pegó en el poste y del rebote la recogió el puntero derecho, que venía a la carrera, para señalar el gol sin ninguna dificultad. En cuanto River llevó los primeros ataques se advirtió el poderío del notable quinteto local.

Peucelle, cuyo característico juego desordenado te permitió, por contraste, hallarse estratégicamente colocado en los momentos decisivos, va a señalar el tercer tanto de River. Tiró al arco Vaschetto y Malvino se arrojó al suelo para detener la pelota, que sin embargo pegó en el poste y del rebote la recogió el puntero derecho, que venía a la carrera, para señalar el gol sin ninguna dificultad. En cuanto River llevó los primeros ataques se advirtió el poderío del notable quinteto local.

 

LUCHA MOVIDA, PERO BRUSCA

Un poco por las características briosas de los rivales y otro poco por los ánimos caldeados después del golpe de Gilli a Ferreyra, durante casi todo el match predominó un cariz de juego veloz y fuerte, matizado con numerosas intervenciones ilícitas de jugadores de uno y otro bando que no escatimaron entrar en una competencia de fouls que dieron abundante tarea al referee y aspecto poco agradable a la lucha, si bien en ningún momento fue necesaria la aplicación de una medida extrema ni se originaron reyertas.

De los dos períodos, el mejor fue, sin duda, el primero, pues siendo los dos de características parecidas, aquél tuvo la ventaja de ofrecer mayor emoción y expectativa, pues aún el score no definía el ganador, mientras que después del cuarto goal, o sea la mayor parte del tiempo complementario, sólo quedaba por establecer por cuánta diferencia obtendría River su holgado triunfo.

 

En una de las numerosas cargas de River Plate, Malvino se tira a destiempo, frente a Moreno y Vaschetto, pero la pelota quedará aprisionada bajo su cuerpo.

En una de las numerosas cargas de River Plate, Malvino se tira a destiempo, frente a Moreno y Vaschetto, pero la pelota quedará aprisionada bajo su cuerpo.

 

En general no hubo el dominio que el score permite suponer y más bien, hubo permanente alternativa en los ataques. La diferencia debe buscarse en la mejor calidad y eficacia del juego de River Plate, particularmente en su acción de conjunto que fue desenvuelta, armónica y certera.

 

El sexto y último gol de los vencedores: Peucelle dirigió un centro medido que, admirablemente colocado, recogió Moreno y con otro golpe de cabeza marcó el tanto, a tiempo que el arquero chocaba con él en su intención de evitar que el forward cabeceara.

El sexto y último gol de los vencedores: Peucelle dirigió un centro medido que, admirablemente colocado, recogió Moreno y con otro golpe de cabeza marcó el tanto, a tiempo que el arquero chocaba con él en su intención de evitar que el forward cabeceara.

 

Los ataques superaron a las defensas y si el quinteto ofensivo vencedor fue el que estableció la mayor superioridad en el examen comparativo con el adversario, ello se debe más que al juego del quinteto en sí, a la notable eficiencia y habilidad de dos de sus hombres: Peucelle y Moreno, éste rico en recursos y aquél codicioso; ambos, dinámicos y valientes. Los demás no hicieron nada digno de ser destacado como no sea consignar que no desentonaron esterilizando el esfuerzo de tan excelentes compañeros. Ferreyra, lesionado casi al comienzo, hizo no obstante algunas jugadas de mérito; Vaschetto tuvo altibajos pronunciados como es frecuente en él y Pedernera actuó, sin duda, preocupado por los golpes de Arrese. La línea media que fue menos fuerte, realizó una tarea entusiasta y enérgica, en un plano de eficiencia parecida sus tres integrantes. La pareja de backs, más inclinada al rechazo, no mostró habilidad en el quite, y Sirne, bien, aunque cometió algunos yerros.

 

Sirne, arquero de River Plate, abandona el arco oportunamente para detener la pelota, anulando así la acometida de Cantelli. (Del match que River Plate ganó a San Lorenzo, por 6 a 1).

Sirne, arquero de River Plate, abandona el arco oportunamente para detener la pelota, anulando así la acometida de Cantelli. (Del match que River Plate ganó a San Lorenzo, por 6 a 1).

 

El ataque de San Lorenzo fue servido por dos buenos insiders de los cuales el más experto en la gambeta fue Pérez y el más peligroso en las entradas, Alarcón. Cantelli, fuera de algunas briosas acometidas finalizadas casi todas con falta de puntería, no fue un hábil director de quinteto. Más bien resultó deficiente en este aspecto. De los wingers, sin destacarse, sin duda, Cavadini superó a Arrieta. El mejor hall resultó Colombo, por juego y por limpieza. Lo siguió Arrese en el apoyo, pero fue recio en el quite, al igual que Scavone que, por momentos, corrió sin ton ni son, de un lado para otro. De los backs, Gilli superó a Tarrío sin alcanzar la eficiencia de otras performances muy superiores. En cuanto, al arquero, Mal-vino que estuviera ausente Jover y cargara él con tanta responsabilidad... Tiene condiciones, pero le falta experiencia para colocarse y estuvo inseguro de manos, quizá por nerviosidad lógica.

EL REFEREE

Ubaldo Ruiz dirigió la lucha en forma satisfactoria; tuvo tarea abundante por el juego recio y sucio y ello disculpa diversos yerros en que incurrió.

Temas en esta nota:

Imagen de 1952. Argentina vuelve a la Copa Davis
Las Crónicas de El Gráfico

1952. Argentina vuelve a la Copa Davis

Por Foot-Fault. Luego de tres años de ausencia, el interesante equipo argentino integrado por Morea, Russell , Weiss y Soriano, competiría en el certamen, y el periodista proyectaba sus posibilidades.

Imagen de 2000. Locura celeste y blanca
Las Crónicas de El Gráfico

2000. Locura celeste y blanca

En un final milagroso, la Lazio conquistó el segundo scudetto de su historia con el aporte decisivo de Juan Sebastián Verón, Matías Almeyda, Diego Simeone y Marcelo Salas.

Imagen de 1995. El apasionante juicio a O. J. Simpson
Las Crónicas de El Gráfico

1995. El apasionante juicio a O. J. Simpson

La atención de los medios estaba centrada en el proceso judicial al ex ídolo de fútbol americano que fue acusado de doble homicidio, nada más y nada menos se presumía que había matado a su ex esposa.

DEJÁ TU COMENTARIO