Las Crónicas de El Gráfico

1995. Maradona debuta como DT de Racing

Por Redacción EG · 30 de agosto de 2019

El escenario era Mar del Plata, el partido era un amistoso de verano. Lo más destacado del 14 de enero del 95 fue que Diego Maradona se puso por primera vez el buzo de DT de Racing, frente al Rojo en un clásico.

Por momentos fue una noche mágica...

Allá abajo, otra vez en Mar del Plata, el fútbol mezclando presente y pasado. Maradona, en su debut como técnico de Racing, abrazándose con algunos recuerdos: el Boca del '81 gracias a la presencia de Miguel Brindisi, la Selección Argentina del '86 con la vuelta de Jorge Burruchaga. Y allá arriba, en las plateas, parte de la historia reciente -y no tanto- dé nuestro fútbol: Jota Jota López, Fillol, Bertoni, Pipo Rossi, Rojitas, Villa, Babington... Por momentos fue una noche mágica, favorecida además por la alquimia que sugiere ir imaginando el nuevo Racing de Maradona y el ¿nuevo? Independiente de Brindisi, hamacándonos entre lo que pasó en una noche de enero y lo que puede pasar en un futuro inmediato. Todo en un clásico, el primero del año, que dejó muchos temas para pensar...

¡Que ganas de jugar! Maradona se come las uñas mientras los que corren y juegan son otros.

¡Que ganas de jugar! Maradona se come las uñas mientras los que corren y juegan son otros.

 

EL NUEVO RACING

A las 22.13, apenas Maradona entró a la cancha, desde una popular bajó el primer "Olé Olé Diegó, Diegó...". Enseguida, la respuesta desde el sector opuesto: "De la mano de Diego se van a la B..." No había empezado el clásico y la sensación despejaba las dudas, el nuevo Racing tenía el sello Maradona desde el vamos. A favor o en contra. Con lo bueno y lo malo, nunca pasará inadvertido. ¿Pero tiene ya el sello de Diego el equipo? Sí, lo tiene. Se lo vislumbra, por ejemplo, en su tremenda motivación -no se necesita ser psicólogo para darse cuenta de que los jugadores están "enamorados" de su nuevo entrenador-. Tal como lo cuenta el Turco García: "Estar con Diego en un entrenamiento es distinto, vos querés demostrarle cosas a él, estás contento..." Los que no están enamorados del técnico son Reinoso y Struway, quienes no se presentaron el día fijado para empezar el trabajo y Maradona decidió separarlos del plantel por considerarlo "una falta de respeto a los compañeros", algo que muchos creyeron que era una broma (porque el Maradona jugador pocas veces llegó a tiempo a una pretemporada), pero estuvo muy lejos de serlo. Cuando le preguntaron a Diego si Reinoso podría volver, contestó con un lacónico "no lo creo". La nueva mano también se ve en el aspecto táctico. Y aquí vale detenerse un instante: Maradona quiere un equipo rápido, con mucho acento en lo físico, lo que se traduce en un líbero, tres defensores haciendo hombre en zona, tres volantes más un enganche y dos delanteros abiertos. La fisonomía final de este mosaico quedará lista cuando al lado de cada función haya un nombre propio más definido y en eso Diego fue muy claro desde el principio: "En Racing va a jugar el que esté mejor, el que nos dé garantías de que va a correr adentro de la cancha". Pero saber quiénes serán los elegidos no es un tema sencillo. Más allá del conocimiento paulatino que hará el técnico de su plantel, está el tema de los refuerzos. Lo de Héctor Almandoz está casi hecho, Maradona dice que es el mejor líbero del país, ¿pero lo sacará a Gustavo Costas? Diego, además, quiere a Caniggia (parece imposible) o al búlgaro Krassimir Balakov (mucho más difícil todavía, según le dijo a EL GRAFICO presidente del Sporting de boa, Sousa Cintra, el juga es transferible, pero 3.500.000 dólares). Es de hoy Racing no tiene muy claro lo que pretende (¿un volante o un delantero?) y mucho menos el nombre del elegido. Pero por ahora, un Maradona afónico hace su primer balance: "Creo que la gente tiene que estar muy conforme y que el cuerpo técnico de Racing tiene que decir muchísimas gracias a los jugadores por la actitud, por la presencia en la cancha, por la personalidad. ¿Qué mensaje les doy a los hinchas? Que vamos a seguir trabajando, se dio un paso adelante pero muy chiquito: lo que nosotros pretendemos es mucho más. Apuntamos al campeonato y trabajamos para es. Dios dirá".

¨Seguí así Turco¨ le decía Maradona a Claudio García en el entretiempo. El Turco es uno de los mejores amigos del DT.

¨Seguí así Turco¨ le decía Maradona a Claudio García en el entretiempo. El Turco es uno de los mejores amigos del DT.

 

OCHO AÑOS NO ES NADA...

Aquel 29 de junio de 1986, en el estadio Azteca de México, el destino los unió en un pase mágico y un gol. A los 84 minutos de la gran final contra Alemania, Diego Armando Maradona capturó una pelota más en el mediocampo y la transformó en un puente ha- la gloria. Del resto se ocupó Jorge Luis Burruchaga, después de una corrida de casi cuarenta metros, definiendo ante la salida de Schumacher para instalar el 3-2 decisivo. De todo esto queda mucho más que un recuerdo: es parte de la gran historia del fútbol argentino. En la noche del 14 de enero de 1995 se volvieron a encontrar en una cancha: Diego como técnico debutante de Racing; Burru como jugador -otra vez de Independiente- después de 18 meses de suspensión. Pero esta vez, claro, no pudieron tirar ninguna pared...

 

ISLAS-GRONDONA, ¿LA PAZ?

El año empezó con una serie de rumores acerca de Luis Islas, se decía que Brindisi no lo quería, que los dirigentes yo habían arreglado con Comizo... Todo bastante confuso, hasta que Héctor Grondona y el propio Islas aclararon un poco la situación. Primero, el directivo: "No existió de nuestra parte ninguna gestión por arquero... Estoy muy cansado porque ponen en boca nuestra cosas que no decimos. Isla es el arquero de Independiente nada más, y no está pelea con Brindisi ni con los dirigentes..." Después, el arquero "Para mí es una tranquilidad muy grande que Héctor aclare las versiones. Un día me levantaba y leía que estaba peleado con Brindisi, otro día que a Comizzo... Encontraba pelotazos de todos lados y no ninguna respuesta de los directivos". ¿Tema concluido?

 

VALLEJOS-CRAVIOTTO, LA GUERRA

-iTe vas...!

-¿Por qué, qué hice ahora

- Mirá lo que hiciste...

Iban 24 minutos del primer tiempo cuando Juan Bava y Abelardo Vallejos sostuvieron este diálogo. Enseguida, el árbitro expulsó al defensor de Racing, mientras en el piso yacía Néstor Craviotto, la víctima. Al principio pareció un choque para trabar la pelota, nada más (Bava no había cobrado infracción), pero después el visible corte debajo de la rodilla derecha de Craviotto modificó la sentencia. "Si me agarra la rodilla no sé qué pasaba... Yo fui a trabar, cuando lo vi venir a Vallejos dudé, pero puse la pierna como siempre, abajo. Pero él fue arriba, para mí con mala intención. El sabrá qué hacer con su conciencia, pero yo no voy a ir más a Agremiados, para qué... Ellos tendrían que hacer algo y nunca pasa nada. Lo único que va a pasar es que Vallejos va a volver a jugar la semana que viene", comentó el damnificado después de recibir los tres puntos de sutura.

 

Diego Cagna y Abelardo Vallejos disputan la pelota, así se jugó el clásico.

Diego Cagna y Abelardo Vallejos disputan la pelota, así se jugó el clásico.

 

Por su parte, Vallejos ofreció su versión: "Yo fui fuerte, tendría que haber ido más despacio, lo reconozco... Craviotto es muy buena persona, no quise lastimarlo. Estoy seguro de que con esto doy material para las críticas, pero mientras tenga el apoyo del técnico y de los jugadores no me voy a hacer demasiado problema. Estoy un poco cansado de que siempre se la agarren conmigo, pero tengo una fama y me la tengo que bancar..."

 

EL ROJO DE SIEMPRE

El equipo de Brindisi es, lógicamente, muy parecido a sí mismo. Claro, en Mar del Plata le faltaron Rotchen, Perico Pérez, Gustavo López, Rambert y Usuriaga, casi nada. Por eso, sobre todo, fue menos que Racing. La pregunta es qué se puede esperar de un conjunto que en 1994 ganó el Torneo Clausura y la Supercopa, ¿más de lo mismo quizás? En cuanto a triunfos no será fácil, en lo futbolístico los hinchas pueden seguir soñando. Las novedades estarán en la presencia de Jorge Luis Burruchaga, el regreso del paraguayo Roberto Gamarra y la incorporación del zurdo colombiano Orlando Maturana. De Burruchaga ya vimos una primera muestra gratis en su debut ante Racing: toque de pelota e inteligencia intactos, un despliegue físico menor. Y, ante todo, una posición diferente: volante central, en reemplazo de Perico Pérez. "Pensé que me iba a costar más, pero me sentí cómodo y creo que con Serrizuela logramos lo que nos pidió Brindisi, ser la salida desde el fondo. Estoy feliz porque terminé un partido completo después de 18 meses, pero bueno, esto recién empieza..."

Nueve años después de consagrase en México 86 como Campeones del Mundo. Maradona y Burruchaga se saludan en la previa del partido.

Nueve años después de consagrase en México 86 como Campeones del Mundo. Maradona y Burruchaga se saludan en la previa del partido.

Por momentos fue una noche mágica... Gracias a la presencia de algunos nombres y a la posibilidad de comenzar a imaginar lo que vendrá. Independiente y Racing estrenaron el fútbol del '95 así, ofreciendo un clásico caliente. Pero esto recién empieza.

 

 

Por ADRIAN MALADESKY (1995).

Notas: HUGO SUERTE y DARIO BOMBINI

Fotos: EDUARDO FORTE, GERARDO HOROVITZ, NORBERTO MOSTEIRIN y ALEJANDRO PAGNI.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diego Cagna y Abelardo Vallejos disputan una pelota. Así se jugó el clásico.

Maradona y Burruchaga, en acción durante la final del Mundial '86 contra Alemania, entre Berthold y Fórster. Ocho años después, nuevamente juntos...

"Seguí así Turco, que ganamos..." En el entretiempo, Diego arengó a Claudio García, uno de sus mejores amigos.

Una foto para hinchas de Boca: Maradona y Brindisi juntos, como en el '81. Ahora, /os dos son técnicos.

"¡Qué ganas de jugar!" Maradona se come las uñas mientras los que corren, y mucho, son los otros...

Una de las mejores atajadas de Luis Islas, la figura del clásico. Esta vez, mano a mano con Claudio López y Soca. El arquero mostró toda su solvencia y ayudó a sostener el empate en un partido cuyo trámite favoreció a Racing.

El fútbol de Mar del Plata es una cita de famosos. Como el Pato Ubaldo Matildo Fillol, Carlos Mastrángelo, Miguel Torres del Sel (de Midachi), Jota Jota López, Mostaza Merlo y Daniel Bertoni. Fueron a ver el primer partido del verano y se la pasaron hablando de fútbol.

Vilo Amalfitano, de LU6 Radio Atlántica, en plena cobertura del clásico.

Julio Macías y José María Mansilla, hombres de LU9 Radio Mar del Plata.

El comisario Arteaga y el subcomisario Fernández. Operativo impecable.

 

 

Las obras en el alambrado perimetral donde se unen la platea con la popular.

 

 

 

 

 

 

Imagen de 1980. Vélez defendió su sueño
Las Crónicas de El Gráfico

1980. Vélez defendió su sueño

Por Ardizzone. River y Vélez llegaron con la misma cantidad de puntos al finalizar el Grupo 1 de la Copa Libertadores, por eso debieron jugar un partido desempate en Avellaneda. EL Fortín a semifinales.

Imagen de 1931. El primer Clásico Platense en el profesionalismo
Las Crónicas de El Gráfico

1931. El primer Clásico Platense en el profesionalismo

Por Sobrepique. Algo más que un match de fútbol fue este enfrentamiento: fue una gran fiesta en un magnífico ambiente que finalizó en tablas, Morgada anotó para Gimnasia y Guaita por Estudiantes.

Imagen de 1988. Racing campeón de la Supercopa
Las Crónicas de El Gráfico

1988. Racing campeón de la Supercopa

Luego de más de veinte años, la Academia volvía a dar una vuelta internacional, se quedó con la Supercopa luego de empatar en Brasil frente al Cruzeiro. La crónica de un partido dramático.

DEJÁ TU COMENTARIO