Las Crónicas de El Gráfico

1949. El Clásico rosarino

Por Redacción EG · 15 de julio de 2019

Iniciaba el campeonato de Primera División con uno de los clásicos más apasionantes del fútbol argentino: Rosario Central, en condición del local, cayó ante Newell's Old Boys por 3 a 2. Crónica de Juan Pascual.

Se nos vino tan rápido el clásico rosarino que en verdad no tuvimos tiempo para comentarlo antes de su realización. A pesar de ello el partido entre Central y Newell's correspondiente a la fecha inaugural del certamen superior de la A. F. A. no se jugó "en frío". Siempre hay cuentas pendientes entre auriazules y rojinegros y en seguida se hizo clima propicio para el match, lo que se tradujo en una concurrencia respetable de público el estadio centralista. Además se tuvo en cuenta que los dos equipos irían a la lucha con sus cuadros bien formados, es decir contando con los titulares, pues tanto en Newell's como en Central firmaron todos los cracks. El último en hacerlo fue el "scorer" de la temporada anterior, Benjamín Santos, quien no jugó en el cuadro superior de los auriazules por no estar bien entrenado, habiendo actuado en cambio en la reserva. Dije que el clásico rosarino había contado con un ambiente propicio y hay que agregar ahora que he dejado el saldo de una cuestión suscitada con la anulación de un gol convertido por Mur en las postrimerías del cotejo y que podría haber significado para Central el empate que, en realidad, era lo menos que merecía. Puede decirse esto con todas las letras, porque de acuerdo con lo acontecido en la cancha hubo un cuadro que hizo el mejor gasto de le jornada y que en cambio resultó vencido.

 

La expresión de A. Vilariño es por demás expresiva. Grita "iGooool!". Pero el gol no se Produjo, pese a que el puntero auriazul había conseguido superar la resistencia de Mussimesi, quien aparece caído, lo mismo que Lombardo. La pelota pasó muy cerca de un poste y siguió camino hacia afuera.

La expresión de A. Vilariño es por demás expresiva. Grita "iGooool!". Pero el gol no se Produjo, pese a que el puntero auriazul había conseguido superar la resistencia de Mussimesi, quien aparece caído, lo mismo que Lombardo. La pelota pasó muy cerca de un poste y siguió camino hacia afuera.

 

Pero esta derrota de Central no debe atribuirse al gol anulado, sino que la responsabilidad máxima se encuentra en una falla lamentable experimentada por el guardavalla debutante, Staffora, en su acción previa a la conquista del tercer gol rojinegro, convertido como los dos anteriores por Benavidez. En cuanto al gol que no se sancionó en favor de Central, debo decir que el árbitro Mr. Dean no lo invalidó, como muchos creyeron, porque hubiera penado off-side de Mur y Dezorzi, sino porque estos jugadores, o uno de ellos, incurrió en foul contra Mussimesi cuando arremetieron al guardavalla newllista, después de haber detenido éste un shot de Luis Bravo. Tal fue la declaración terminante que nos hizo el árbitro, quien agregó que había hecho sonar el silbato antes que se convirtiera el gol. Por otra parte, cuando momentos entes Luis Bravo obtuvo el segundo gol auriazul se había registrado una situación similar, ya que Mussimesi contuvo a medias un remate de Dezorzi arremetiendo Mur y Bravo; mientras que el primero consiguió impulsar la pelota pese al foul que le hizo el guardavalla rojinegro, Bravo aseguró el gol perfectamente habilitado, no justificándose algunas protestas que intentaron players de Newell's. Quiere decir entonces que no podía existir de parte del señor Dean disparidad de criterio y justifica su fallo de no conceder el gol por haber existido previamente un foul.

 

Ha tirado Luis Bravo sobre el arco de Newell's provocando la intervención de Mussimesi. Se ve a Mur en su arremetida y lo mismo hará Dezorzi, mientras que Pérez también trata de entrar en acción. El gol obtenido en esta jugada fue anulado por foul contra el arquero visitante.

Ha tirado Luis Bravo sobre el arco de Newell's provocando la intervención de Mussimesi. Se ve a Mur en su arremetida y lo mismo hará Dezorzi, mientras que Pérez también trata de entrar en acción. El gol obtenido en esta jugada fue anulado por foul contra el arquero visitante.

 

Ahora bien. Haciendo balance total del partido, Newell's no justificó su triunfo. Ganó sin jugar bien y por la eficiencia de un hombre: Benavidez, quien anotó su primer gol a los 5' de iniciado el match con un lindo remate de cabeza, tras un centro que enviara Contini. Se repuso Central y su delantera se mostró activa y vistosa en su acción.

Los forwards auriazules aprovecharon las continuas fallas de Faina, y exigieron el máximo tanto de los halves Lombardo y Puissegur, como así también de Colman, Sobrero y Mussimesi. De este terceto se lucieron Colman y el guardavalla. No obstante la resistencia opuesta, empató Central, cuando Sosa cruzó primero la pelota a Pérez y éste envió un centro que aprovechó Bravo para rematar a media altura batiendo a Mussimesi. El dominio auriazul se prolongó hasta cumplirse la media hora, tuvo luego Newell's una fugaz reacción y volvió a cargar Central dejándonos la impresión exacta de que tendría que haber finalizado en ventaja el primer tiempo.

 

Se abre el score a los 5 minutos de iniciado el clásico rosarino. Juan Armando Benavidez, insider de Newell's y goleador de la jornada, ha impulsado la pelota con un golpe de cabeza y de esta manera venció a Staffora, guardavalla debutante en Rosario Central. Los rojinegros vencieron por 3 a 2.

Se abre el score a los 5 minutos de iniciado el clásico rosarino. Juan Armando Benavidez, insider de Newell's y goleador de la jornada, ha impulsado la pelota con un golpe de cabeza y de esta manera venció a Staffora, guardavalla debutante en Rosario Central. Los rojinegros vencieron por 3 a 2.

 

Las cosas estaban escritas de otra manera. Los "boya" practicaron con goles aquello de que "quien pega primero pega dos veces", y fue así como apenas iniciado el período final, Benavidez, con un tiro libre, convirtió el segundo tanto pera su equipo. Y tuvo entonces que volver a luchar el team de Fogel para conquistar el empate, habiéndolo logrado tras haber pasado previamente por una situación propicia para ello, pero que malogró Mur el cabecear por sobre el travesaño. La igualdad en dos goles se registró a los 13', en la forma que ya he relatado, siendo Bravo el autor del gol. Esto parecía indicar que la suerte se inclinaba en favor de Central, pero sólo tuvieron que pasar unos minutos para que se comprobara que este equipo no estaba en su día, ya que Vilariño tuvo una pelota "servida" para vencer a Mussimesi y no pudo aprovechar la oportunidad. Ya era cuestión de mala suerte, demostrada a los 25' cuando Puissegur ejecutó un tiro libre, saliendo del arco Staffora, quien saltó junto con otros jugadores, pero se le escapó la pelota de las manos y fue a los pies de Benavidez, quien, con serenidad y calidad, anotó el gol.

Y más tarde el destino de Central se definía con un remate de Pérez, de cabeza, que dio en un palo y después cuando este puntero, tras una linda jugada, le entregó la pelota a Mur que solo, y teniendo que hacer el gol, levantó su remate.

Después vino, jugándose los minutos de descuento, el tanto que no se concedió, pero considero que esta jugada no debe tomarse como motivo principal de la derrota, teniendo, en cambio, fuerza para el argumento del resultado injusto los detalles que antes he citado.

La faz técnica del partido nos dejó conformes. Les falta a los dos cuadros más entendimiento de conjunto. Newell's mantiene la firmeza de su defensa, que habrá de superarse si Faina mejora el juego o si responde Romo. En su ataque hubo dos debuts: Montaño, que es de divisiones inferiores, y Gil, wing puritano, que reemplaza a Moyano. En cuanto a Central, la vuelta de Santos hará ganar eficiencia al quinteto, faltando, eso sí, mayor entendimiento y más confianza de los defensores, entre los cuales continúa imponiendo su calidad y veteranía Alfredo Fogel.

Imagen de 1959. Brasil-Uruguay, fútbol y barbarie. Por Panzeri
Las Crónicas de El Gráfico

1959. Brasil-Uruguay, fútbol y barbarie. Por Panzeri

Los 22 jugadores de Uruguay y Brasil, protagonizan la pelea más violenta registrada en un Sudamericano. “El partido tuvo dos extremos: el fútbol más puro y la barbarie más pura en la era civilizada…”

Imagen de 1952. La tierra blanda hizo la carrera dura
Las Crónicas de El Gráfico

1952. La tierra blanda hizo la carrera dura

En caminos afectados por la sequía, los motores del Turismo Carretera rugieron en La Vuelta de Santa Fe. Fue victoria de Eusebio Marcilla con Chevrolet por el abandono desafortunado de Juan Gálvez.

Imagen de 1991. Crónica de la batalla de Santiago
Las Crónicas de El Gráfico

1991. Crónica de la batalla de Santiago

El partido semifinal de la Libertadores ’91 entre Colo y Colo y Boca en Chile, fue una de las batallas campales más vergonzosas de la historia. La crónica y los increíbles testimonios con fotos inéditas.

DEJÁ TU COMENTARIO