Las Crónicas de El Gráfico

1986. Impacto, muerte, estupor

Por Redacción EG · 11 de junio de 2019

En La Plata el coche de Miguel Atauri, inexplicablemente, se precipita en una rotonda sobre decenas de personas a más de 200 km por hora, dejando a su paso un saldo trágico. Y todo sucedió así...

Jamás olvidaré esas imágenes tremendas. El dolor que me atravesó el pecho como un lanzazo. La angustia, la impotencia y la bronca que sentí en esos momentos.

La fiesta, la alegría, se había transformado en tragedia.

Esos metales tan amados, una de esas criaturas armadas con tanto cariño, había traicionado a su piloto, a todos nosotros y al TC. No frenando donde debía, resistiéndose a disminuir los 230 o 240 km/h que desovillaba sobre el hilo de la ruta 36.  

El Dodge N° 18 de Miguel Atauri barre de costado la “isla” previa a la rotonda de la ruta 36 cercana a La Plata. Era la segunda vuelta de la final de la carrera organizada por el Rotary Club Los Hornos y el Centro de Fomento de Capital Chica. Un banderillero es impactado por la cola del Dodge. Cunde el pánico entre espectadores mal ubicados.

El Dodge N° 18 de Miguel Atauri barre de costado la “isla” previa a la rotonda de la ruta 36 cercana a La Plata. Era la segunda vuelta de la final de la carrera organizada por el Rotary Club Los Hornos y el Centro de Fomento de Capital Chica. Un banderillero es impactado por la cola del Dodge. Cunde el pánico entre espectadores mal ubicados.

Había herido al TC, había amargado lo que debía ser una jornada de alegría.

Y mientras comenzaban a sonar las sirenas sentí un escalofrío: el coche había quedado a un costado de la rotonda donde me encontraba junto al colega Alfredo Parga, de La Nación, pero había pasado a escasos 15 metros. En una palabra, nos podría haber tocado a nosotros. Parga quedó lívido. Intentó correr hacia los cuerpos que yacían inanimados a un costado de la plazoleta. Unos minutos antes, un encargado de la organización había desalojado pacientemente a varios entusiastas miembros del público que nada tenían que hacer allí. Pero el coche de Miguel Atauri se había precipitado sobre un grupo de gente que estaba al borde de la rotonda, en las calles "muertas" o de escape. ¿Cómo pensar que podría penetrar a casi 170 km/h en esa zona aparentemente segura? La fatalidad se había producido. El TC estaba de luto: Y todo sucedió así...

Salvador Carmona, el mecanizador de los fierros de Emilio Satriano, gritaba: "Nací de nuevo, nací de nuevo" La histeria era total. Y dolorosamente justificada.  

El horror: un banderillero vuela (sobre la derecha) para caer exánime metros más allá. Las puertas ya se deformaron por los impactos. Dos personas caen arrolladas en sus piernas. Salta el parabrisas.

El horror: un banderillero vuela (sobre la derecha) para caer exánime metros más allá. Las puertas ya se deformaron por los impactos. Dos personas caen arrolladas en sus piernas. Salta el parabrisas.

La mole celeste y blanca con el número 18 había terminado su enloquecida carrera instantes antes. Le juro que yo estaba paralizado. Como atontado. Había visto al Dodge desmandarse 200 metros antes de entrar a la rotonda de la ruta 36 que une con el camino a Abasto. Y en vez de tomar el carril derecho para circular por la carrera comenzó a barrer de costado la división de ambas manos. ¿A cuánto? A 200 o más quizás.

No siguió derecho. Barriendo por la izquierda, allí donde había auxiliares de pista. Bomberos, policías, periodistas, miembros de equipos y —por suerte—ninguno o muy pocos miembros del público.  

El auto descontrolado se pone de costado. Varios periodistas huyen despavoridos. La tierra arada ya casi detiene la enloquecida carrera. El coche no volcó por milagro. Hubiese sido peor...

El auto descontrolado se pone de costado. Varios periodistas huyen despavoridos. La tierra arada ya casi detiene la enloquecida carrera. El coche no volcó por milagro. Hubiese sido peor...

Iban dos vueltas de la final y esa mole desmandada paralizaba extrañamente, hasta el último instante, a quienes estaban en su paso.

Así, por diez centímetros, se salvó volando el primer banderillero de casaca amarilla.

Con un estampido sordo contra el cordón de la rotonda central saltó el Dodge procurando detenerse. Allí estaba don Carmona y colaboradores del equipo de Emilio Satriano filmando su habitual película televisiva.  

Sigue el trompo. Atauri eligió la calle de escape a la izquierda cuando su coche se negó a frenar, inexplicablemente. A los costados tenía el público. ¿Qué opciones le quedaban?

Sigue el trompo. Atauri eligió la calle de escape a la izquierda cuando su coche se negó a frenar, inexplicablemente. A los costados tenía el público. ¿Qué opciones le quedaban?

Salvador tenía en el visor a Roberto Urretavizcaya. Lo agarraron del hombro y tiraron de él. Allí voló destruido el changuito que llevaba la videograbadora.

Y siguieron dos, tres estampidos sordos mientras el coche terminaba de efectuar un trompo. Las 15 o 20 personas afectadas a la organización procuraron correr y esquivar al bólido. Muchos lo lograron. Otros, desgraciadamente, no. Entonces volaron o fueron arrollados Juan Carlos Otero, 26, miembro del SIDE, colaborador en seguridad, que falleció en el hospital de Melchor Romero; Hugo Solís, de 39, colaborador de la organización, y José Luis Guisolfi, de 22, banderillero; otro banderillero, de unos 20 años, también falleció, aunque no se tenían, al cerrar esta edición, sus datos personales.  

 

Cruda imagen de la tragedia.

Cruda imagen de la tragedia.

 

No en vano, al menos, se había retrasado la largada de las series y la final para ubicar mejor al público. Con ello se logró sacar a algunos desubicados que a pesar de saber que no tenían nada que hacer en la rotonda pretendían quedarse allí. Eso, seguramente, redujo sensiblemente las consecuencias del accidente. Pero tanto Alfredo Parga como yo creíamos estar en un lugar bastante seguro. Después de 20 años de transitar las pistas, uno cree que conoce algo. Pero en un instante, un desagradable instante, descubre que no existen remedios contra la fatalidad.

A Miguel Atauri lo retiraron atontado de su coche, que había quedado marcado de ambos lados. Daba la impresión de haber sufrido un vuelco. Y en realidad había impactado contra varios cuerpos.

Inexplicablemente -aunque se cree que hubo una falla de frenos- el Dodge de Atauri se negó a detenerse antes de la rotonda de la ruta 36 del circuito ¨19 de noviembre¨. Barrió la separación entre las manos de ingreso y egreso, trepó a la plazoleta y allí impactó contra varias personas desatando la tragedia.

Inexplicablemente -aunque se cree que hubo una falla de frenos- el Dodge de Atauri se negó a detenerse antes de la rotonda de la ruta 36 del circuito ¨19 de noviembre¨. Barrió la separación entre las manos de ingreso y egreso, trepó a la plazoleta y allí impactó contra varias personas desatando la tragedia.

 

Accidente fatal protatgonizado por Atauri

 

Acaso, su destino como piloto está extrañamente marcado: en 1982, en la Vuelta de Ayacucho, se despistó también en la recta. Su coche mató a tres personas del público. Estuvo un tiempo sin correr y volvió con fuerza y entusiasmo el año pasado. Tuvo buenas actuaciones parciales, ganó alguna serie, animó una final y parecía bien encaminado en la de La Plata cuando, nuevamente, se le arrimó la fatalidad.

Para la estadística, quedará que Castellano y Morresi ganaron las series, que la carrera no tuvo definición al paralizarse en la tercera vuelta y que, una vez más, injustamente, la tragedia enlutó al TC.

Atauri trató de maniobrar el automóvil de tal manera que el impacto sea el menor posible.

Atauri trató de maniobrar el automóvil de tal manera que el impacto sea el menor posible.

 

La desesperación. Algunos auxiliares tratan de reanimar a uno de los heridos. Se aguardan las ambulancias. Hubo desorden y gente no autorizada que quiso detener la carrera. El pánico se apodero de ese sector aunque el coche de Atauri no bloqueaba la circulación Pero el horror fue demasiado y la competencia que era dominada por Emilio Satriano, escoltado por Jorge Oyhanart, fue finalmente detenida en la cuarta vuelta.

La desesperación. Algunos auxiliares tratan de reanimar a uno de los heridos. Se aguardan las ambulancias. Hubo desorden y gente no autorizada que quiso detener la carrera. El pánico se apodero de ese sector aunque el coche de Atauri no bloqueaba la circulación Pero el horror fue demasiado y la competencia que era dominada por Emilio Satriano, escoltado por Jorge Oyhanart, fue finalmente detenida en la cuarta vuelta.

 

Por ORLANDO RIOS. 

Fotos: OSCAR MOSTEIRIN.

Imagen de 2008. Sergio Agüero. El potrero en la piel
Las Crónicas de El Gráfico

2008. Sergio Agüero. El potrero en la piel

El Kun atravesaba un gran presente en el Atlético de Madrid, con tan solo 19 años recibió a El Gráfico y habló de todo. La Selección, su vida en España alejado de su familia y mucho más.

Imagen de 1946. Todo el basquetbol. Por D. Gancho
Las Crónicas de El Gráfico

1946. Todo el basquetbol. Por D. Gancho

La jornada y serie de encuentros del básquet. River, Boca, Estudiantes de La Plata, Independiente y San Lorenzo bajo la lupa del cronista, que además publica la agenda y los torneos por disputarse.

Imagen de 1991. Remontada Argentina en Wembley
Las Crónicas de El Gráfico

1991. Remontada Argentina en Wembley

Argentina perdía 2 a 0 en Inglaterra frente al local, pero lo empató 2 a 2 y dejó un sabor a hazaña. La Selección de Basile crecía amistoso tras amistoso y generaba ilusión en los hinchas.

DEJÁ TU COMENTARIO