Las Crónicas de El Gráfico

1951. La primera final

Por Redacción EG · 13 de febrero de 2019

Banfield y Racing terminan primeros con 44 puntos y deben definir el campeón de Primera de 1951 en una final a dos partidos. Esta fue la crónica de Frascara del primer capítulo de una definición histórica.

La primera página de EL GRAFICO destacaba con una impactante foto lo más trascendente de la semana, en este caso la Chilena salvadora: Del primer partido correspondiente a la serie Banfield – Racing por el título de campeón. Simes ¨cortó¨ a Blanco, titube

La primera página de EL GRAFICO destacaba con una impactante foto lo más trascendente de la semana, en este caso la Chilena salvadora: Del primer partido correspondiente a la serie Banfield – Racing por el título de campeón. Simes ¨cortó¨ a Blanco, titube



Capítulo primero: no pasó nada

Partido decisivo y basta. No puede esperarse técnica depurada ni brillo espectacular cuando lo que se está jugando no es un partido más sino el partido del año. Hablo en singular porque entiendo que este pleito entre Racing y Banfield está llamado a resolverse — ¡o no! — en un solo match de ciento ochenta minutos de duración, cuyos primeros noventa se cumplieron el sábado 1° y cuya segunda parte debe haberse realizado el miércoles de esta semana. Cuando este ejemplar, pues, llegue e manos del lector, se sabrá ya si hay un tercer partido. Y, lo que es más importante para el comentarista, hoy viernes 7 habrán quedado muy atenuadas las emociones vividas el sábado 19, cubiertas quizá por las que se habrán vivido posteriormente. De cualquier modo, lo cierto es que el capítulo primero de esta historia dejó como saldo esa reflexión basada en la experiencia con la que encabezamos este comentario: partido decisivo y basta.

El arquero de Banfield, que fue muy empleado pero con relativo peligro, sale del arco al encuentro de la pelota que había impulsado Simes en dirección a Cupo, pero éste llega tarde

El arquero de Banfield, que fue muy empleado pero con relativo peligro, sale del arco al encuentro de la pelota que había impulsado Simes en dirección a Cupo, pero éste llega tarde



Las ansias de ganar y el temor de perder son dos factores que tienden más hacia lo negativo que lo positivo, porque el segundo de ellos parece tener mayor influencia. Al terminar el match, los protagonistas se encontraron con aquellas ansias y estos temores se habían equilibrado, produciendo como consecuencia ese empate sin goles.

Un tiro libre de Sued cae frente al arco de Banfield y allí cabecea Boyé, deteniendo Graneros.

Un tiro libre de Sued cae frente al arco de Banfield y allí cabecea Boyé, deteniendo Graneros.



No pasó nada. Pues hubo, eso sí, derroche de energías físicas (demostración de inmejorable estado físico), pero en materia de emociones fue más lo imaginado que lo real. Durante la primera etapa estableció Racing una superioridad de recursos y, sobre todo, un orden en sus maniobras que le depararon el dominio del campo. Impecable la defensa, con un centre-half a quien los adversarios no marcaban, el equipo albiceleste no contó en cambio con una delantera que sacara

Con visible esfuerzo ha detenido Grisetti un violento tiro de Moreno; el zaguero García acude en su ayuda para que pueda recuperar la pelota.

Con visible esfuerzo ha detenido Grisetti un violento tiro de Moreno; el zaguero García acude en su ayuda para que pueda recuperar la pelota.



El estadio de San Lorenzo de Almagro ofreció un aspecto de gran fiesta el sábado 1° cuando se jugó el primer match entre Banfield y Racing terminado 0 a 0.

El estadio de San Lorenzo de Almagro ofreció un aspecto de gran fiesta el sábado 1° cuando se jugó el primer match entre Banfield y Racing terminado 0 a 0.



frutos de esa primacía. No solo debe atribuirse a la buena defensa de Banfield el hecho de que la valla de Graneros permaneciere invicta. Hubo también una evidente falta de penetración, de colaboración y de resolución en los forwards albicelestes, pues las situaciones de real peligro frente el arco de Banfield se redujeron a tres, estrictamente registradas. Pese a esto, por su mayor aplomo, por su juego de más categoría, Racing impresionó como el de mayores méritos para llegar en ventaja al término de esa primera etapa.

La escena correspondiente a la jugada en que se castigó a Blanco por foul contra Graneros y en la que los racinguistas reclamaban la sanción del tanto. Se declaró que el delantero albiceleste había empujado con el codo al guardavalla rival.

La escena correspondiente a la jugada en que se castigó a Blanco por foul contra Graneros y en la que los racinguistas reclamaban la sanción del tanto. Se declaró que el delantero albiceleste había empujado con el codo al guardavalla rival.



En el período complementario varió le fisonomía del partido, porque Banfield atacó más que en la etapa anterior. Durante el primer tiempo la delantera de los albiverdes se había visto poco o nada. En esta segunda etapa se superó Albella, que realizó jugadas de brillo y eficacia al mismo tiempo, influyendo su acción en el rendimiento de sus compañeros de ataque y reflejándose en la mayor suma de preocupaciones que fueron creándosele a la defensa de Racing. Lo más probable es que recién durante este segundo tiempo los hombres de Banfield le hayan tomado la medida a la cancha, pues durante el primer período aparecían muy dispersos y los pases quedaban cortos.

Al recibir un pase de Boyé, se adelantó Cupo, cerrándose, y colocó un centro que provocó esta situación, en la que se ve a Graneros rechazando con un puño mientras soporta la entrada de Blanco. En la misma escena Mouriño y Sirves, dos valores destacados.

Al recibir un pase de Boyé, se adelantó Cupo, cerrándose, y colocó un centro que provocó esta situación, en la que se ve a Graneros rechazando con un puño mientras soporta la entrada de Blanco. En la misma escena Mouriño y Sirves, dos valores destacados.



Más equilibrado el juego, sin que llegara a volcarse abiertamente en favor de ninguno, se llegó al final del partido con un empate sin goles que beneficiaba a Banfield, siempre "cuadro chico" dentro de sus afanes pero que también castigaba a Racing, "cuadro grande" que no dispuso de un ataque digno de tal denominación, La ejemplar corrección con que se desempeñaron los jugadores de ambos equipos, la notable actuación del referee, valiosa e inteligentemente apoyado por sus auxiliares y el aporte del público, entusiasta y hasta fervoroso pero siempre dentro de une línea que debe mantenerse, fueron los aspectos salientes de este primer capítulo escrito por Banfield y Racing para la historia del fútbol.

FÉLIX D. FRASCARA (1951)

Fin de la acción correspondiente al gol anulado, cuyo comienzo puede verse en la foto de abajo… Aquí aparece Simes festejando la conquista, pues en el primer momento pareció que el referee acordaba el tanto; Detrás de Ferretti, Graneros se reincorpora.

Fin de la acción correspondiente al gol anulado, cuyo comienzo puede verse en la foto de abajo… Aquí aparece Simes festejando la conquista, pues en el primer momento pareció que el referee acordaba el tanto; Detrás de Ferretti, Graneros se reincorpora.


Imagen de 1964. La hazaña de Independiente frente a Santos
Las Crónicas de El Gráfico

1964. La hazaña de Independiente frente a Santos

En uno de los resultados más impactantes de la historia del fútbol argentino, por semifinales de la Libertadores, Independiente le gana en Brasil al campeón Santos, remontando un 0-2.

Imagen de 1939. La nueva era del clásico rosarino
Las Crónicas de El Gráfico

1939. La nueva era del clásico rosarino

Frascara testimonia el primer Newell´s -Central desde que ambos equipos ingresaron al torneo máximo de la AFA. La crónica y las fotos de una fiesta histórica en el Parque Independencia.

Imagen de 1950. Adrogué vio ganar a su ídolo
Las Crónicas de El Gráfico

1950. Adrogué vio ganar a su ídolo

Por Dante Panzeri. Oscar Muleiro triunfa en una durísima carrera desde su pueblo natal, Adrogué, hasta Chascomús ida y vuelta para completar 212 km de los cuales 116 eran de tierra.

DEJÁ TU COMENTARIO