Las Crónicas de El Gráfico

Miguelito canta las 40

Por Redacción EG · 14 de octubre de 2018

Antes de la sección 100x100 existían "Las 40" en El Gráfico. A fines de 1972, Miguel Ángel Brindisi, después de un año bárbaro, confiesa que era casi feliz, solo le faltaba ser campeón con Huracán…


1- Cuando uno repasa la lista de jugadorazos que ha tenido, la calidad de los técnicos que lo han dirigido y los hinchas que lo alentaron durante tantos años, no hay más remedio que aceptar que Huracán es un club mufado. De otra manera no se puede admitir que nunca hayamos sido campeones...

2- Tardes negras tienen todos los cuadros. Pero no creo que haya habido otra más oscura que una nuestra del 69. Jugábamos contra Lanús en Parque Patricios, hacía ocho fechas que no perdíamos y el equipo andaba como un violín. Faltando segundos, nada más que segundos, Manolo Silva nos hizo un gol y desde ese momento —además de perder el partido por 1 a 0— el equipo no levantó cabeza en todo el resto del torneo...



3- En 1967, jugando para la quinta, fui campeón por única vez en mi vida. En ese equipo estaban también Clausi, Ramírez, Mencione y Nogueira...

4- A Huracán llegué en el 65. Me llevó Emilio Baldonedo después de verme en un campeonato de pibes que se organizó en la sede del club. Mi equipo era una cosa de locos y yo mismo lo había bautizado "Rendo Baby"...

5- Como se podrá notar, Rendo fue mi ídolo desde que yo era un chiquilín. En Toscano siempre vi la imagen del crack total y del amigo de fierro...

6-De muy chico quise ser de Boca. Pero bastó que me oyera mi tío Saverio para que esa intención se cortara para siempre. Del primer coscorrón que me dio me quedó incrustado en el cuerpo un globito para toda la vida...

7- Durante veinte años vivi en Patagones y Labarden. Gracias a eso supe que Parque Patricios no es un barrio corno cualquier otro. Sus esquinas, sus cafés y su gente no existen en otra parte del mundo...

8- Fui hasta tercer año nacional, Iba al Colegio Bernardino Rivadavia; me portaba bastante bien y no daba más de tres materias por año. Pero cuando comenzó a subirme la fiebre del fútbol me di cuenta que era inútil insistir con los libros y largué los estudios al diablo...

9-Hace un año que me mudé a Cochabamba y Catamarca, Ei departamento salió cinco millones y medio y con esa compra hice la mejor inversión de mi vida. Mi patrimonio personal se completa con un Torino último modelo...

10- Pienso que un jugador de fútbol puede ganar tanto como un médico o como un militar. Para mi todas las profesiones son igualmente dignas.
En Huracán formó una dupla letal con Carlos Babington.

En Huracán formó una dupla letal con Carlos Babington.



11-Nunca grité tanto un gol como el segundo que le hizo Babington a San Lorenzo durante el Metropolitano de este año. ¡Cómo serían tos alaridos que estaba pegando que Pestarino me tuvo que amonestar!

12- Hasta el 70 salií demasiado de noche. Iba al café, al cine o a bailar; cosas que no son nada del otro mundo. Pero después — yo sólo— me di cuenta que para rendir en la cancha no se puede trasnochar más de una o dos veces al mes...

13- Marín siempre me tuvo de hijo No sé cuántas veces nos habremos enfrentado, pero jamás pude hacerle un gol. Ni siquiera en mis mejores tardes frente e Vélez…

14- Contra los arqueros de San Lorenzo no puedo quejarme. He enfrentado a varios y a todos ellos les hice goles. En primera, el clásico lo habré jugado unas siete u ocho veces, y debo andar cerca de los diez goles...

15- Papá es carnicero desde que yo me acuerdo. El negocio funcionaba en nuestra propia casa y de pibe me entusiasmaba bastante ver cómo despachaban mis viejos. Eso sí, nunca aprendí a cortar ni una milanesa...
Frente a Rubén Glaría (foto de 1974).

Frente a Rubén Glaría (foto de 1974).



16- Sotelo, de Banfield, es el defensor que mejor me marca en el fútbol argentino. Contra él jugué nada más que dos veces y Huracán ganó esos partidos por 1 a 0 y 4 a 3. Pero ese pibe anduvo siempre una barbaridad y además no me hizo un solo foul en los ciento ochenta minutos que me persiguió por toda la cancha...

17- No discuto que Seijo pueda sentir a Huracán como muy pocas hombres en el mundo. Pero yo, después de un triunfo o una derrota, en el vestuario prefiero estar nada más que con mis compañeros de equipo.

18- Contra Pelé jugué dos veces. La primera vez ganamos 2 a 0 y en la otra perdimos 2 a 1. En las dos oportunidades pude convencerme desde adentro que el Negro es un supermonstruo del fútbol...

19- Además, aunque Pelé no hubiese jugado del todo bien, en el segundo de esos partidos hizo el gol más espectacular que yo llevo visto en una cancha de fútbol. No me animo a contarlo porque me quedaría corto tratando de pintarlo con palabras, pero de todas maneras sé que fue sensacional...

Con sus padres en la carniceria familiar.Con sus padres en la carniceria familiar.

20- Siempre uso una cadenita con dos medallas. En una de ellas está la imagen de Dios y en la otra la de San Antonio. Amuletos no llevo casi nunca porque soy católico y no fetichista...

21- Todos los días, aunque más no sea por un minuto, trato de acercarme un poco más a Dios. Voy a San Cristóbal o a San Antonio, y el solo hecho de entrar un ratito a la iglesia me hace mucho bien.

22- De lo único que me arrepiento en los años que llevo de fútbol es de un foul alevoso que le hice al Chamaco Rodríguez, jugando contra River en cancha de San Lorenzo. Fue en el '69 y Coerezza me expulsó inmediatamente, Todavía hoy no sé cómo pude pegarle tan fuerte a Carlitos, y espero que no me guarde rencor...

23- Hacer la publicidad de ADIDAS me viene muy bien. No sólo porque me pagan un buen sueldo sino porque me parece una tarea de lo más entretenida...

24-Jugar en Huracán y jugar en la selección son dos cosas muy distintas. La camiseta del Globito la siento en todos los poros del cuerpo, pero la blanca y celeste crea otro tipo de responsabilidad. Una maravillosa responsabilidad, diría yo...

25-El único gol olímpico de mi carrera se lo marqué al Gato Andrada. Fue en un partido contra Central en el año '68. Perdimos 3 a 2, y a pesar de todo me quedó la alegría de haber hecho algo muy importante, porque esos goles no se marcan todos los días...

26- Marcar no es mi fuerte ni me gusta demasiado, Pero si me obligan a salir sobre un hombre, no me queda otra posibilidad que aceptar la orden y tratar de cumplirla lo mejor posible. Contra los brasileños, durante la Copa Roca del '71, anduve toda la tarde pegado a Rivelino y no me fue tan mal...

27-Si un árbitro diera un gol que yo hice con la mano no sé cómo reaccionaría. Pienso que lo mejor sería pedirle que lo anule, pero también reconozco que el fútbol está hecho para los vivos y hay veces en que se pueden sacar ciertas ventajas sin herir demasiado la decencia...

28- Cuando Perú nos eliminó en cancha de Boca, aunque yo no haya estado en el plantel, quedé medio trastornado, Llegué a pensar en largar el fútbol y durante varios días sólo salía de casa para ir a los entrenamientos...

29- De todas maneras pienso que la gente nos trató con bastante dureza a los jugadores. Pocos días después de aquel partido me tocó jugar en Tucumán y nunca me imaginé que a un ser humano lo pudieran insultar tanto como me insultaron a mí esa tarde...

Mifguel se acomoda sus dos cadenitasMifguel se acomoda sus dos cadenitas

30-El gol más lindo de mi vida se lo marqué a Los Andes. Fue de tiro libre, desde unos cuarenta metros, y se lo hice a Barbosa en el '70. Antes de patear elegí un ángulo y la pelota entró justita por donde yo quería...

31- Mi primer sueldo fue de 30.000 pesos y lo cobré en el '67, Así como lo recibí se lo entregué a mi madre. Y no podía ser de otra manera, porque se lo había prometido desde mucho tiempo atrás...

32- Cuando alguien me compara con Beckenbauer me pongo muy contento, El alemán, después del Negro Pelé, es el mejor jugador del mundo...

 33- Debuté en primera contra Atlético de la Juventud, de San Juan. Fue por el Promocional del '67, ganamos 8 a 2 y yo hice el sexto gol. Desde entonces he tenido la suerte de marcar muchos otros, pero nunca como esa vez me quedé trepado tanto tiempo al alambrado festejando uno propio...

34- Yo también pienso ser técnico cuando deje de jugar. El curso lo voy a hacer en cuanto pueda, aunque el diploma tenga que archivarlo durante algunos años. Hasta los 30, si Dios quiere, prefiero salir a la cancha como jugador.

35- Renato Cesarini me dejó varios consejos inolvidables... Pero ninguno tan importante como enseñarme a frenar en plena carrera. No sé si lo aprendí del todo, aunque repasando lo que era al principio y lo que soy ahora, creo que algo quedó...

36- Nunca me arrepentí por no haberme ido a jugar a Europa. La oferta del club francés era espectacular, pero aun ganando aquí mucho menos estoy convencido que hice un gran negocio quedándome en Huracán...

37- En el '69 le hice un gol a Independiente y no me anime a gritado. Cuando iba a abrir la boca lo vi cerca a Pedernera —que era el DT de los rojos— y me pareció que celebrado era una falta de respeto hacia don Adolfo...

38- En la Minicopa no se jugó del todo bien, soy el primero en reconocerlo. Pero igualmente en Brasil sentí una de las mayores alegrías de mi vida y fue cuando nos clasificamos para las finales después de empatar contra Francia...

39- En 1971 hice la colimba" en el Comando en Cuerpo de Palermo. Mentiría si dijese que no me trataron lo más bien. Afortunadamente pude jugar todo el año y sólo falté a un partido contra Banfield: durante la semana anterior a la jura de la bandera no pude entrenar bien y Zubeldía me puso esa tarde como suplente...

40- Soy inmensamente feliz. Porque tengo una familia sensacional y porque elegí la profesión más hermosa del mundo. Sólo me faltaría salir campeón con Huracán para completar la cosa. ¿Podrá ser este año?
Imagen de 1975. La noche de los grandes.
Las Crónicas de El Gráfico

1975. La noche de los grandes.

En una época de oro del box nacional, en el Madison se enfrentaron por el titulo del mundo los argentinos Galíndez y Ahumada, y Carlos Monzón frente a Licata. Crónica, videos y fotos inéditas

Imagen de 1945. Central quedo fuera de peligro
Las Crónicas de El Gráfico

1945. Central quedo fuera de peligro

Extraordinaria crónica del triunfo de Rosario Central sobre Boca por 2 a 0, con un material fotográfico excelente. Con ese triunfo el Canalla se alejaba de la zona de descenso.

Imagen de Rescatando al soldado De Felippe
Las Crónicas de El Gráfico

Rescatando al soldado De Felippe

Jugando en la 3ra. de Huracán, Osvaldo Omar De Felippe fue enviado a luchar a la Guerra de Malvinas. En 1998 soltó sus recuerdos por primera vez a El Gráfico y dejó este testimonio imprescindible.

DEJÁ TU COMENTARIO