Las Entrevistas de El Gráfico

2005. Celeste y blanco

Por Redacción EG · 25 de marzo de 2020

Diego Pablo Simeone se dio el gusto de volver a Argentina luego de una carrera exitosa en Europa, decidió jugar en Racing porque es hincha. Además habla de la Selección y los directores técnicos que lo marcaron.

Un pan­cho con mu­cha mos­ta­za, la ma­no de pa­pá, la gen­te con­ten­ta y ese mun­do sa­ca­do de un cuen­to. Una at­mós­fe­ra má­gi­ca en­vol­vía a la can­cha esa pri­me­ra vez. Al­go de mie­do y al­go de ale­gría, en­tre la ti­mi­dez de ver­los ahí, a unos me­tros, a ellos, los hé­roes inal­can­za­bles, tan cer­qui­ta, tan rea­les, co­mo si lo es­tu­vie­ran mi­ran­do a él, co­mo si no fue­ra una más en­tre las de­ce­nas de mi­les de per­so­nas que ha­bía en el es­ta­dio. Quién no lo sin­tió. Quién no qui­sie­ra ha­ber ase­si­na­do al re­loj el día que de­bu­tó en una tri­bu­na, pa­ra que no ter­mi­na­ra nun­ca ese sue­ño en­can­ta­do, que se de­sen­can­ta dos ho­ras des­pués, an­te la lú­gu­bre es­pe­cu­la­ción de cuán­to fal­ta­rá pa­ra la pró­xi­ma vez.

Po­drá ser el prin­ci­pio del ca­mi­no a una adic­ción por la ca­mi­se­ta o, tal vez, tan só­lo un re­cuer­do, pe­ro in­de­fec­ti­ble­men­te se­rá un día di­fí­cil de ol­vi­dar, una sen­sa­ción que qui­zá no vol­ve­rá.

Só­lo ellos, los hé­roes inal­can­za­bles, su­per­do­ta­dos de ta­len­to y con­tem­pla­dos por la in­mu­ni­dad del tiem­po, lo­gran re­tro­traer esos ai­res que in­flan el al­ma del hin­cha. Só­lo así es po­si­ble ge­ne­rar un idi­lio se­me­jan­te, en ape­nas seis me­ses de con­vi­ven­cia in­di­rec­ta con tan­tas per­so­nas que aman una ca­mi­se­ta. Una ca­mi­se­ta que Die­go Si­meo­ne nun­ca an­tes ha­bía ves­ti­do co­mo ju­ga­dor. “Sien­to que la gen­te me adop­tó en­se­gui­da. Me dio su ca­ri­ño y to­do el apo­yo que ne­ce­si­ta­ba pa­ra sen­tir­me bien y eso se de­be a mi pa­sión por Ra­cing. Yo no di­je aho­ra: ‘Soy hin­cha de la Aca­de­mia’. El sue­ño de ter­mi­nar mi ca­rre­ra acá lo con­fe­sé a los 18 años... Y lo cum­plí”, des­ta­ca el Cho­lo.

El Cholo saludando a la hinchada. Una manera de volver al pasado, cuando él mismo estaba en esas tribunas.

El Cholo saludando a la hinchada. Una manera de volver al pasado, cuando él mismo estaba en esas tribunas.

No ha­bía ju­ga­do pa­ra Ra­cing nun­ca so­bre cés­ped, pe­ro sí so­bre es­ca­lo­nes de ce­men­to. Sal­tos pa­ra no ca­be­cear, gri­tos pa­ra go­les aje­nos y pre­ci­sión pa­ra lan­zar... pa­pe­li­tos. “En el par­ti­do con­tra In­de­pen­dien­te, cuan­do ya íba­mos ga­nan­do 3 a 1, me pu­se a mi­rar el am­bien­te, a es­cu­char a los hin­chas… Y fue una sen­sa­ción úni­ca. Po­der dis­fru­tar un triun­fo en­tre la gen­te de Ra­cing es muy fuer­te, co­mo ju­ga­dor y co­mo hin­cha”.

Im­po­si­ble ima­gi­nar­lo de otro co­lor. El Cho­lo siem­pre fue ce­les­te y blan­co, en Ave­lla­ne­da o en la Ar­gen­ti­na to­da. Na­die vis­tió más ve­ces la ca­mi­se­ta de la Se­lec­ción. “Has­ta me da ver­güen­za pen­sar que yo la use más que Die­go Ma­ra­do­na”, con­fie­sa, son­ro­ja­do, co­mo pin­tu­ra de so­brie­dad pa­ra un ti­po mu­cho me­nos atre­vi­do que sus pier­nas. Ellas lo con­vir­tie­ron en un sím­bo­lo de las eras Ba­si­le, Pas­sa­re­lla y Biel­sa, lo hi­cie­ron re­bo­tar con­tra los bor­des co­mo un pac­man a la ho­ra de re­cu­pe­rar pe­lo­tas, y aho­ra lo lle­van más des­pa­cio jun­to a la ex­pe­rien­cia que le per­mi­te diag­nos­ti­car dón­de mo­ri­rá la pró­xi­ma ju­ga­da, dón­de na­ce­rá el pró­xi­mo gol. Pien­sa en eso los 90 mi­nu­tos del do­min­go y las 24 ho­ras de to­dos los días. “A ve­ces me pi­den que pa­re de ha­blar de fút­bol, pe­ro yo lo vi­vo así por­que es­to es mi vi­da. Y no pue­do de­cir: ‘Lis­to, aho­ra pien­so en otra co­sa…‘ No lo­gro se­pa­rar el fút­bol de mi ca­sa, por­que mi es­ta­do de áni­mo de­pen­de de eso. No pue­do ele­gir po­ner­me ale­gre cuan­do no lo es­toy. Ob­via­men­te va­lo­ro to­das las co­sas ex­tra­fut­bo­lís­ti­cas que me da la vi­da, pe­ro cuan­do pier­do, no es­toy con­ten­to”.

Dis­fru­ta del fút­bol, siem­pre. Siem­pre que va ga­nan­do: “Lo que se lla­ma di­ver­tir­se, me di­vier­to cuan­do voy 2-0 arri­ba y el par­ti­do es­tá ce­rra­do. Pe­ro en ge­ne­ral la pa­so bár­ba­ro. Me ha­cen sen­tir bien los en­tre­na­mien­tos, las con­cen­tra­cio­nes… Y es­tar en un equi­po que quie­re pe­lear es un im­pul­so fun­da­men­tal”.

Su dis­cur­so de ju­ga­dor se va en­tre­te­jien­do con el de un po­ten­cial en­tre­na­dor. Hoy, Gui­ller­mo Ri­va­ro­la es su di­rec­tor téc­ni­co, pe­ro de ha­ber re­pe­ti­do un par de gra­dos, tam­bién pu­do ha­ber si­do su com­pa­ñe­ro de co­le­gio. Y sa­be que esa sa­pien­cia ad­qui­ri­da por Si­meo­ne va­le más que va­rios pul­mo­nes. “Me lle­vo muy bien con Gui­ller­mo. Nues­tra re­la­ción es tran­qui­la y abier­ta, por­que yo sé cuál es mi lu­gar y tam­bién res­pe­to el su­yo. Per­so­nal­men­te, creo que es­tá ma­ne­jan­do al gru­po de la me­jor ma­ne­ra, ha­cien­do sen­tir par­tí­ci­pes a to­dos, en una cam­pa­ña muy im­por­tan­te. Des­pués de to­mar un equi­po que ve­nía de per­der diez par­ti­dos, lo ar­mó con pa­cien­cia pa­ra pe­lear arri­ba”, re­sal­ta. Y ase­gu­ra que el vín­cu­lo en­tre am­bos man­tie­ne cier­to ni­vel je­rár­qui­co: “Ha­blo con él co­mo cual­quie­ra de mis com­pa­ñe­ros, aun­que ló­gi­ca­men­te siem­pre ha­cen fal­ta tres o cua­tro ju­ga­do­res en los cua­les el en­tre­na­dor pue­da con­fiar más. Y en Ra­cing los hay”.

 

Fue­ron 106 par­ti­dos re­pre­sen­tan­do a la Ar­gen­ti­na, a los ar­gen­ti­nos. Por eso, no lle­gó a Ra­cing co­mo cual­quie­ra que pi­sa un club anun­cian­do un pa­sa­do de amor a la nue­va ca­mi­se­ta. Lle­gó sien­do el Cho­lo y fue re­ci­bi­do a lo gran­de, por ser hin­cha de la Aca­dé, pe­ro so­bre to­do por ser el Cho­lo. “Yo soy hom­bre de la Se­lec­ción, y por eso los hin­chas de otros clu­bes tam­bién me res­pe­tan. Va­lo­ran to­do lo que di por la ce­les­te y blan­ca”.

El Cholo con la camiseta de la Selección, donde jugó 106 partidos.

El Cholo con la camiseta de la Selección, donde jugó 106 partidos.

Aho­ra si­gue pe­lean­do por la ce­les­te y blan­ca, pe­ro no en el Mo­nu­men­tal, si­no en el Ci­lin­dro, don­de aún re­tum­ba el eco de su pro­pia voz: “Me emo­cio­na y me sor­pren­de sen­tir la sa­li­da de Ra­cing a la can­cha. Tan­ta ma­sa, tan­ta gen­te su­fri­da, tan­ta ilu­sión… Veo esa ex­plo­sión y se me po­ne la piel de ga­lli­na”.

Lo res­pe­tan to­dos, por tan­ta his­to­ria, por tan­ta per­so­na­li­dad aden­tro de una so­la ca­mi­se­ta. Ya su adiós de Vé­lez, en 1987 –des­pués de ha­ber de­bu­ta­do con ape­nas 17 años– lo obli­gó a ele­gir en­tre po­ner la pier­na fuer­te o es­pe­rar que la do­mi­na­ra otro. A ki­ló­me­tros de sus pa­dres, Set­ti­mio Aloi­sio le pro­pu­so ir­se a ju­gar al Pi­sa, de Ita­lia. Le di­jo “pen­sa­lo” y, al mi­nu­to, agre­gó: “Te­nés me­dia ho­ra”. El Cho­lo que­ría triun­far en Eu­ro­pa, y Pi­sa que­da­ba en Eu­ro­pa. Era un pa­so ade­lan­te: “Fue una de­ci­sión im­por­tan­te, que me hi­zo cre­cer co­mo ju­ga­dor y co­mo hom­bre. Así em­pe­cé a to­mar vue­lo fut­bo­lís­ti­co, a una edad en la que no era nor­mal ir­se a ju­gar ahí. Apren­dí que na­die te re­ga­la na­da y que, un mo­men­to de re­la­jo en el fút­bol, sig­ni­fi­ca que­dar afue­ra”.

 

El comienzo. Vélez, en 1987.

El comienzo. Vélez, en 1987.

 

Des­de en­ton­ces, Die­go Si­meo­ne no tu­vo rela­jos, y no vol­vió a ju­gar un cam­peo­na­to de AFA. Du­ran­te 14 años vi­vió en Eu­ro­pa, co­mu­ni­ca­do cons­tan­te­men­te con su país, ha­blan­do es­pa­ñol o ha­blan­do ita­lia­no, pe­ro siem­pre des­de la ca­bi­na ce­les­te y blan­ca. Pa­só al Se­vi­lla, en el 92, pa­ra ju­gar con Die­go. Al Atlé­ti­co de Ma­drid, en el 94, pa­ra ga­nar la Co­pa del Rey y la Li­ga. Al In­ter, en el 97, pa­ra ce­le­brar el tí­tu­lo de la UE­FA en la tem­po­ra­da 97/98. A la La­zio, en el 99, pa­ra ga­nar el scu­det­to 99/00; y al Atlé­ti­co de nue­vo, en 2003, pa­ra ce­rrar su ci­clo eu­ro­peo co­mo ído­lo eter­no del club que más lo sa­bo­reó. “La gen­te del Atlé­ti­co es muy pa­re­ci­da a la de Ra­cing. Vi­ve un am­bien­te que siem­pre es­tá al lí­mi­te, siem­pre ba­jo pre­sión, siem­pre es­pe­ran­do al­go ma­lo… A ellos to­dos les cues­ta el do­ble que a los de­más. Y eso lo de­be sa­ber el ti­po que jue­ga ahí, tan­to co­mo el que jue­ga en Ra­cing”.

El lo sa­be. Y por eso no que­ría de­jar el fút­bol sin ju­gar de lo­cal a la som­bra de ese más­til que ex­tra­ñó por mu­cho tiem­po. No que­ría re­ti­rar­se sin pa­sar por el club que le hi­zo gan­cho con el fút­bol. Y aho­ra no quie­re ir­se, sin dar­le un tí­tu­lo a Ra­cing: “Ten­go con­tra­to has­ta di­ciem­bre y des­pués ve­ré. Mi idea es de­cir bas­ta es­tan­do en vi­gen­cia. Y la ilu­sión, ob­via­men­te, es sa­lir cam­peón con la Aca­de­mia an­tes de de­cir adiós”. Qui­zá sea más ade­lan­te en el tiem­po, tal vez sea más atrás en la can­cha. “En Atlé­ti­co de Ma­drid ju­gué en la cue­va y fue una bue­na ex­pe­rien­cia. Me pa­re­ce que ju­gar co­mo de­fen­sor es una bue­na po­si­bi­li­dad pa­ra ex­ten­der mi ca­rre­ra”.

Sa­be que ha­blar de Ra­cing cam­peón es ilu­sio­nar a los que ca­si siem­pre se ilu­sio­nan, con el ries­go de su­frir co­mo ca­si siem­pre les to­có su­frir. No só­lo es hin­cha de la Aca­de­mia, el Cho­lo, si­no que ade­más tie­ne 35 años. Y la úni­ca vuel­ta olím­pi­ca que dis­fru­tó, en 2001, no pu­do ser en vi­vo. “Co­mo es­ta­ba en Mar del Pla­ta me per­dí los fes­te­jos del úl­ti­mo cam­peo­na­to y, por mi edad, nun­ca ce­le­bré un tí­tu­lo lo­cal en la can­cha. Pe­ro en es­te mo­men­to hay que ser rea­lis­tas y no pen­sar en eso… Mien­tras ha­ya es­pe­ran­za, yo voy a pe­lear”.

Co­mo con­sue­lo de esa au­sen­cia en la fies­ta de Mos­ta­za ate­so­ra una ca­mi­se­ta de Jo­sé Cha­truc, pe­ro na­da po­dría com­pa­rar­se con vi­vir des­de el cés­ped una vuel­ta ra­cin­guis­ta, aun­que no quie­re vo­lar. Es cons­cien­te de la ne­ce­si­dad de dar el pri­mer pa­so, an­tes de otro pa­so a pa­so. Y de gol­pe, se ve pro­ta­go­nis­ta. Y de re­pen­te, es­tá pe­lean­do el cam­peo­na­to. “Es­ta­mos ha­cien­do un buen tor­neo. Se­rá muy bue­no o re­gu­lar, se­gún las fe­chas que fal­tan, pe­ro el equi­po sin du­das dio mues­tras de cre­ci­mien­to y va por el ca­mi­no co­rrec­to. Oja­lá que to­do es­te es­fuer­zo se vea gra­ti­fi­ca­do al final de cam­peo­na­to…”

Luego de 14 años en Europa, Simeone cumplió el sueño de jugar en Racing.

Luego de 14 años en Europa, Simeone cumplió el sueño de jugar en Racing.

Vol­vió el Cho­lo. Vol­vió pen­san­do lo que an­tes co­rría, vol­vió ha­blan­do lo que an­tes es­cu­cha­ba. “Sin du­das hay un fee­ling im­por­tan­te con los más chi­cos, por­que cuan­do ellos te­nían dos años, yo ya ju­ga­ba en Pri­me­ra… Por eso, en lo po­si­ble, tra­to de acer­car­me a la edad que tie­nen. Des­pués de to­do, me si­go sin­tien­do jo­ven”.

La Se­lec­ción tu­vo va­rios Cho­los. Epo­cas de ven­ti­la­dor eléc­tri­co y tiem­pos de re­loj con alar­ma. Aho­ra, a los 35 años, pien­sa que lo su­yo “pa­sa por el equi­li­brio y si bien no ten­go el pa­so de Fal­cón ni la agre­si­vi­dad del Cha­co (Torres), cuen­to con otras ca­rac­te­rís­ti­cas que le ha­cen bien al equi­po”.

Se po­dría ha­ber que­da­do en Eu­ro­pa, pe­ro que­ría vol­ver. La in­se­gu­ri­dad en la Ar­gen­ti­na, ex­pan­di­da en no­ti­cia por los dia­rios del mun­do, no pu­do con la se­gu­ri­dad de que­rer vi­vir en su país, y aun­que con­si­de­ra que “se re­du­je­ron los pro­ble­mas re­fe­ri­dos a ese te­ma”, tam­bién se mues­tra sor­pren­di­do por una rea­li­dad su­da­me­ri­ca­na que no veía ha­ce mu­cho tiem­po. “Me en­con­tré con una Ar­gen­ti­na que pe­lea por sa­lir de una si­tua­ción muy di­fí­cil –re­sal­ta–. Tie­ne gran­des pro­ble­mas con la edu­ca­ción, la co­mu­ni­ca­ción, el de­sem­pleo, los pi­que­te­ros… Eso es al­go que no en­tien­do: có­mo gen­te sin tra­ba­jo pue­de pro­tes­tar, más allá de sus ra­zo­nes y ne­ce­si­da­des, en lu­ga­res don­de jo­de a los de­más. Al­gún día va a pa­sar una des­gra­cia, por­que si un hi­jo pro­pio se en­fer­ma y ha­ce fal­ta lle­var­lo a un hos­pi­tal al que no se pue­de lle­gar por un cor­te de ru­ta, es ló­gi­co que un pa­dre pue­da reac­cio­nar mal”.

 

Ha­bian pa­sa­do 14 años le­jos del fút­bol ar­gen­ti­no. Y con el país, cam­bió el fút­bol. Bo­chi­ni ya no es el 10 de In­de­pen­dien­te. Y Ru­bén Paz ya no es­tá en Ra­cing, pa­ra de­vol­ver­le una pa­red. De un día pa­ra el otro, el Cho­lo de­bía em­pa­par­se de ac­tua­li­dad, y reac­cio­nó rá­pi­do. Ha­bló con Fer­nan­do Ma­rín y se in­ter­nó en un ci­ber de Ma­drid, pa­ra ver los nom­bres, pa­ra co­no­cer las ca­ras, pa­ra es­tu­diar a fon­do la ac­tua­li­dad del fút­bol ar­gen­ti­no. “Al lle­gar me en­con­tré con ju­ga­do­res in­te­re­san­tes que no co­no­cía. El pi­be Ca­bral tie­ne un buen fu­tu­ro, Ba­rra­do es un ti­po de­se­qui­li­bran­te, Li­san­dro (Ló­pez) es ex­qui­si­to... Y otros tan­tos se ga­na­ron un lu­gar en si­len­cio, co­mo Vi­ta­li o Fal­cón. Eso, su­ma­do a ca­sos co­mo el de Ube­da, que a los 36 años en­tre­na co­mo nin­gu­no, co­mo si fue­ra un pi­be que re­cién es­tá em­pe­zan­do, ha­ce que el equi­po es­té pe­lean­do arri­ba”. 

 

En su vuelta al fútbol argentino Simeone convirtió tres goles.

En su vuelta al fútbol argentino Simeone convirtió tres goles.

 

La pre­tem­po­ra­da va­ti­ci­na­ba un Ra­cing in­te­re­san­te. Pe­ro to­das las mi­ra­das se­guían al Cho­lo en su re­gre­so, tal co­mo le pa­só al pi­be del pan­cho, en la tri­bu­na. Só­lo que aho­ra la aten­ción so­bre él era real. El fút­bol ar­gen­ti­no en­te­ro es­pe­ra­ba un pi­ta­zo pa­ra sa­ber si Si­meo­ne ha­bía vuel­to de Eu­ro­pa pa­ra ro­bar pe­lo­tas o pa­ra ro­bar un par de añi­tos.

“Tan­ta ex­pec­ta­ti­va me ge­ne­ró cier­ta res­pon­sa­bi­li­dad, o pre­sión, por­que es­ta­ba cla­ro que la gen­te ne­ce­si­ta­ba ver­me en el cam­po. Yo sen­tía que ade­más de ir a ver a Ra­cing, los hin­chas y los pe­rio­dis­tas iban a ver­me a mí y a ver cuán­to po­día dar”, ase­ve­ra. Y tie­ne el por­qué: “Cuan­do un ju­ga­dor de 34 años vuel­ve al país, uno pien­sa que vie­ne pa­ra ro­bar o pa­ra co­brar un suel­do sin en­tre­nar­se, pe­ro a mí nun­ca se me pa­só eso por la ca­be­za. Sen­tía y sien­to la ne­ce­si­dad de com­pe­tir. Siem­pre fui así, des­de el pri­mer día en que em­pe­cé en el fút­bol. Nun­ca trai­cio­né esa for­ma de ser”.

Ya es sím­bo­lo de Ra­cing y aban­de­ra­do de un plan­tel, ca­paz de mar­car­le los erro­res a los de­más, en el mis­mo to­no que mar­ca los su­yos. Fue él quien hi­zo pú­bli­cas las crí­ti­cas de sus hi­jos, que le acha­can la pre­pon­de­ran­cia de sus go­les de ca­be­za por en­ci­ma de los que hi­zo con el pie.

“Ca­da uno tie­ne sus ca­rac­te­rís­ti­cas, y en mi ca­so, es cier­to que hi­ce mu­chos go­les de ca­be­za a lo lar­go de to­da mi ca­rre­ra. Yo siem­pre fui de apro­ve­char, por de­re­cha o iz­quier­da, la lle­ga­da al área sin pe­lo­ta, y ahí el ca­be­za­zo es fun­da­men­tal. Eso lo to­mé tam­bién del baby, una es­cue­la que es cla­ve pa­ra cual­quier fut­bo­lis­ta”.

Nun­ca fue de­ma­sia­do nar­ci­sis­ta. Si bien asis­tió a va­rios der­ma­tó­lo­gos pa­ra so­lu­cio­nar al­gu­nas hue­llas del ac­né en su ca­ra, sos­tie­ne que “nun­ca me acom­ple­jé por eso. Al con­tra­rio, es un ras­go que me iden­ti­fi­ca”. Tam­bién sus shor­ci­tos arre­man­ga­dos con­for­man su iden­ti­dad, en­gan­cha­dos por aden­tro con los cal­zon­ci­llos. “Siem­pre los uso así, por­que me gus­ta –ex­pre­sa–, me ha­ce sen­tir bien. Y to­do lo que me ha­ce sen­tir bien, lo ha­go”. In­du­da­ble­men­te, la ca­mi­se­ta 14 lo ha­ce sen­tir muy bien. Por eso, se la qui­so ase­gu­rar an­tes de via­jar pa­ra Bue­nos Ai­res. “La sien­to co­mo una mar­ca. Des­de que se jue­ga con los nú­me­ros fi­jos en la ca­mi­se­ta, cuan­do yo to­da­vía es­ta­ba en el Atlé­ti­co de Ma­drid, pe­dí que me die­ran el 14 y nun­ca más lo lar­gué. En cuan­to se arre­gló mi in­cor­po­ra­ción a Ra­cing pre­gun­té quién la te­nía y el pi­be (Hernán) Bar­cos me la dio sin nin­gún pro­ble­ma”.

Ni dos segundos tardó Diego Simeone en convertirse en referente de la Academia.

Ni dos segundos tardó Diego Simeone en convertirse en referente de la Academia.

Se hi­zo car­go del lu­gar que ocu­pa, el Cho­lo, y se con­vir­tió en el res­pi­ra­dor ar­ti­fi­cial de un Ra­cing que em­pe­zó a mo­ver­se, que em­pe­zó a ju­gar, que em­pe­zó a ga­nar. “Los equi­pos ne­ce­si­tan me­dio­cam­pis­tas que ha­gan go­les, por­que no po­dés de­pen­der de un so­lo de­lan­te­ro. Si no, el día que fa­lla, el equi­po no an­da”. Po­dría te­ner tres o cua­tro go­les si hu­bie­ra con­cre­ta­do las si­tua­cio­nes cla­ras en las que pu­so de pie a la pla­tea, pe­ro só­lo con­cre­tó una. Una que nun­ca ja­más po­drá ol­vi­dar. “Fue es­pe­cial gri­tar un gol de Ra­cing –re­co­no­ce–, por­que lo so­ña­ba desde hacía un mon­tón. Lo bus­qué con mu­chas ga­nas y por suer­te se dio en un mo­men­to im­por­tan­te y en una can­cha es­pec­ta­cu­lar, co­mo la de Ro­sa­rio Cen­tral…”.

La te­sis de un Ra­cing pro­ta­go­nis­ta se ti­ñó ese día de ver­dad em­pí­ri­ca, creí­ble y preo­cu­pan­te pa­ra to­dos los de­más. “El triun­fo an­te Cen­tral fue muy im­por­tan­te, aun­que des­pués los em­pa­tes con Hu­ra­cán de Tres Arro­yos y Al­ma­gro nos qui­ta­ron el en­vión. Pe­ro yo creo has­ta el fi­nal. Y mien­tras los nú­me­ros nos man­ten­gan vi­vos, no ba­ja­ré los bra­zos, por­que sien­to el fút­bol así. Sé que va­mos a te­ner una opor­tu­ni­dad más, aun­que ya no nos queda mar­gen de error. Só­lo nos resta ga­nar y es­cu­char la ra­dio”.

Rin­dió el exa­men con cre­ces, y la Aca­de­mia em­pe­zó a le­van­tar el pro­me­dio pa­ra com­pe­tir con los otros as­pi­ran­tes. Sor­pre­si­vos pa­ra al­gu­nos, no pa­ra Si­meo­ne. Tan­to es­tu­diar a la dis­tan­cia, le dio un cau­dal de con­te­ni­dos lo su­fi­cien­te­men­te am­plio co­mo pa­ra en­fren­tar a los mi­cró­fo­nos a ini­cios del cam­peo­na­to y pro­nos­ti­car a “Vé­lez y Es­tu­dian­tes en­tre los can­di­da­tos”. ¿Pu­ra cau­sa­li­dad? No, al­go sa­be. “Nom­bré a Vé­lez en ese mo­men­to por­que era un equi­po que ve­nía de per­der el cam­peo­na­to en la úl­ti­ma fe­cha y, de tan­ta bron­ca acu­mu­la­da, se­gu­ro iba a reac­cio­nar. Y en cuan­to a Es­tu­dian­tes, sa­bía que iba a es­tar ahí cer­ca, por­que tie­ne un ju­ga­do­ra­zo co­mo Pa­vo­ne, y por­que Mer­lo tie­ne fun­da­men­tos pa­ra lle­var a sus equi­pos a ren­dir el do­ble de lo que pue­den ren­dir sus ju­ga­do­res”.

 

Enfrentando a Almagro.

Enfrentando a Almagro.

 

Na­die mas au­to­ri­za­do pa­ra pro­nos­ti­car fút­bol, y mu­cho más si se tra­ta de la Se­lec­ción Na­cio­nal, que ame­na­za con vi­vir en Ale­ma­nia 2006 su pri­mer Mun­dial sin un Die­go Si­meo­ne des­de Ita­lia 90. “Una Co­pa del Mun­do es lo más lin­do que le pue­de pa­sar a un fut­bo­lis­ta y los que tie­nen el pri­vi­le­gio de lle­gar, de­ben vi­vir pa­ra el Mun­dial”.

El Cho­lo vi­vió pa­ra tres Mun­dia­les. Y na­die le sa­ca­rá de la ca­be­za la es­pe­ran­za de vi­vir el cuar­to. “En es­te mo­men­to ten­go que pen­sar en se­guir me­jo­ran­do mi ren­di­mien­to en Ra­cing. La Se­lec­ción es lo más gran­de que hay –en­fa­ti­za– y, pa­ra mí, las puer­tas siem­pre es­ta­rán abier­tas. Hoy sé cuál es mi lu­gar, y soy el hin­cha nú­me­ro uno”. No des­car­ta su re­gre­so y no lo va a des­car­tar. Ni ayer, ni el año que vie­ne, ni en el Mun­dial del 2034. “Con Pe­ker­man nos co­no­ce­mos y guar­do un gran res­pe­to por él. Tu­vo un gran éxi­to con los ju­ve­ni­les y es un ti­po muy li­ga­do a la Se­lec­ción. Por eso, de­seo que le va­ya bár­ba­ro”. Nun­ca di­jo que no an­te una con­vo­ca­to­ria. Y tam­po­co ti­tu­beó al con­fron­tar por el te­ma con Fer­nan­do Re­don­do, a quien él mis­mo bau­ti­zó co­mo Prín­ci­pe. “No sé có­mo me apo­da­ría a mí mis­mo –re­fle­xio­na–. Yo tu­ve la lu­ci­dez de en­con­trar­le un apo­do a él, a mí que me lo pon­ga otro… Yo soy sim­ple­men­te lo que se ve des­de afue­ra. Y ha­go siem­pre lo que sien­to. Soy más pa­sio­nal que ra­cio­nal”.

Así es la gen­te de Ra­cing. Y el Cho­lo es de Ra­cing: “Iba con mi vie­jo al Ci­lin­dro y, co­mo to­do pi­be, lo pri­me­ro que mi­ra­ba al lle­gar al es­ta­dio era la gen­te, los pa­pe­li­tos, la hin­cha­da que lle­ga­ba úl­ti­ma… Era es­pec­ta­cu­lar. Siem­pre iba al Co­do, y lle­ga­ba co­mien­do esos pan­chos in­creí­bles, fa­bu­lo­sos, que tie­nen al­gún se­cre­to. Na­die sa­be qué tie­nen, pe­ro los pan­chos de la can­cha son dis­tin­tos a todos los de­más…”.

 

El caudillo de la Academia.

El caudillo de la Academia.

 

El Cho­lo tam­bién es dis­tin­to en la can­cha, in­mor­tal en el fút­bol ar­gen­ti­no. Si el fút­bol es su vi­da, no mo­ri­rá cuan­do se re­ti­re. Se­gu­ra­men­te, na­ce­rá otra vez, co­mo en­tre­na­dor. “Es­toy ha­cien­do el cur­so y es una idea que me en­tu­sias­ma –re­co­no­ce–. So­bre to­do pa­ra po­der sa­car­le a los pi­bes las co­sas bue­nas que uno ve y que po­drían ex­plo­tar”.

Un pa­so le sir­ve pa­ra ir más allá en el si­guien­te. Y así va lle­gan­do más le­jos con el co­rrer del tiem­po. De ha­ber ase­si­na­do al re­loj, el Cho­lo Si­meo­ne no hu­bie­ra cru­za­do nun­ca del otro la­do del alam­bra­do. Y en­ton­ces Die­go, el pi­be del pan­cho que vi­vía los par­ti­dos des­de un co­do del Ci­lin­dro, no es­ta­ría re­vi­vien­do hoy aque­lla sen­sa­ción, es­ta sen­sa­ción, tan es­pec­ta­cu­lar.

 

 

Los padres de la criatura

 

Carlos Bilardo

Fue el director técnico que me ayudó a conocer un montón de cosas del fútbol. Y trabajando con él me convertí en un mediocampista en todo sentido. O sea, ni un cinco, ni un ocho, ni un diez, simplemente un mediocampista. Y por sobre todas las cosas, me dio la posibilidad de llegar bien preparado al fútbol europeo.

 

Carlos Bilardo

Carlos Bilardo

 

 

Alfio Basile

El Coco es un gran tipo. En su era al frente de la Selección me brindó la posibilidad de afianzarme en el equipo. Además, tiene un don especial. Con sólo mirar a los jugadores, Basile logra transmitirles las mejores sensaciones antes de salir a la cancha. Por eso, entre otras cosas, con él pudimos ganar dos Copas América.

 

Alfio Basile

Alfio Basile

 

 

Daniel Passarella

Daniel fue el director técnico que me dio la cinta de capitán de la Selección Argentina, y para mí significó siempre un verdadero ejemplo de capitán. Es más, no sólo para mí, sino también para los demás capitanes que tuvo el seleccionado después de su retiro, como Diego Maradona u Oscar Ruggeri.

 

Daniel Passarella

Daniel Passarella

 

 

Marcelo Bielsa

A mi entender, Marcelo es el mejor entrenador de campo que hay. Con él como director técnico, todos los jugadores salen a la cancha con información de sobra. Es impresionante en ese sentido. Antes de comenzar el partido, sus jugadores ya saben todo lo que puede llegar a suceder adentro de la cancha.

 

Marcelo Bielsa

Marcelo Bielsa

 

 

 

Por Nacho Levy (2005).

Fotos: Alejandro Del Bosco.

Temas en esta nota:

Imagen de 2013. Pedro Monzón 100x100
Las Entrevistas de El Gráfico

2013. Pedro Monzón 100x100

Las cien respuestas de Pedro Damián Monzón. Brilló en Huracán. Fue multicampeón con Independiente y subcampeón mundial en la selección. Un luchador en la cancha y en la vida.

Imagen de 1981. Patoruzú llegó a la Selección
Las Entrevistas de El Gráfico

1981. Patoruzú llegó a la Selección

Corre, quita, define… Víctor Hugo Heredia, uno de los nuevos que convocó Menotti. Comparte la alegría junto con su familia y amigos, pero también sabe de la exigencia que implica esta convocatoria.

DEJÁ TU COMENTARIO