Las Entrevistas de El Gráfico

Confieso que he aprendido: Francisco Varallo

Por Redacción EG · 13 de marzo de 2020

En 2007, el legendario goleador de Boca brinda definiciones concretas, habla de la importancia del vínculo entre el 9 y el 10 en un equipo, de lo fundamental que es entrenar y diferencia al fútbol de antes con el moderno.

“El nue­ve de­be ser egoís­ta. En la Co­pa Lip­ton de 1934 le íba­mos ga­nan­do a Uru­guay con gol mío. De la emo­ción, me des­ma­yé en el fes­te­jo. Ya veía los tí­tu­los: 'Va­ra­llo le dio el tí­tu­lo a Ar­gen­ti­na'. Fal­tan­do po­co, Zi­to, que me reem­pla­zó, erró un gol in­creí­ble. Yo me aga­rra­ba la ca­be­za en el ban­co, pe­ro de con­ten­to. Que­ría que ga­ná­ra­mos so­la­men­te con el gol mío.”

Justo frente al fotógrafo del El Gráfico Francisco Varallo, goleador histórico y leyenda de Boca, está a punto de sacar uno de sus cañonazos frente a Oscar Tarrio y Lorenzo Gilli de San Lorenzo.

Justo frente al fotógrafo del El Gráfico Francisco Varallo, goleador histórico y leyenda de Boca, está a punto de sacar uno de sus cañonazos frente a Oscar Tarrio y Lorenzo Gilli de San Lorenzo.

“Es fun­da­men­tal que el téc­ni­co ten­ga gran po­der de con­ven­ci­mien­to so­bre el ju­ga­dor. En Bo­ca me di­ri­gió Ma­rio For­tu­na­to, que era un fe­nó­me­no. Yo le creía to­do. Una vez le pe­dí no ju­gar por­que me mo­les­ta­ba la ro­di­lla. “Son los me­nis­cos”, le ase­gu­ré, mor­ti­fi­ca­do. For­tu­na­to me pre­gun­tó qué ro­di­lla me do­lía. “La de­re­cha”, le res­pon­dí. “No te ha­gas pro­ble­ma, Pan­chi­to, que los me­nis­cos es­tán en la iz­quier­da”, me di­jo. Y yo le creí y ju­gué co­mo los dio­ses.”

 

“En Bo­ca, go­les son amo­res. Yo lo sé bien, por­que me han que­ri­do mu­cho. A ve­ces me pu­tea­ban du­ran­te 88 mi­nu­tos, pe­ro la me­tía en los úl­ti­mos 2 y me sa­ca­ban en an­das.”

 

“Pa­ra triun­far en el fút­bol hay que ser pí­ca­ro. Yo era fa­mo­so por “la ren­que­ra del pe­rro”. Se me da­ba por ha­cer­me el ren­go, co­sa de que los de­fen­so­res me des­cui­da­ran un po­co. Cuan­do me me­tían el pa­se, sa­lía co­rrien­do co­mo si na­da y ya no me po­dían al­can­zar.”

 

“El nue­ve y el diez de­ben ser un ma­tri­mo­nio, ne­ce­si­tan afi­ni­dad. Lo di­go sin fal­sa mo­des­tia: yo no hu­bie­ra si­do lo que fui sin Che­rro. De mis 181 go­les en Bo­ca, 150 se los de­bo a él. Me co­no­cía co­mo si fue­ra mi ma­dre. Sa­bía me­ter­me la pe­lo­ta en­tre los backs, pa­ra que yo que­da­ra bien per­fi­la­do y le die­ra al ar­co con to­do. Con Baz­te­rri­ca –una gran per­so­na–, me pa­sa­ba lo con­tra­rio por­que gam­be­tea­ba de­ma­sia­do y me la pa­sa­ba cuan­do ya es­ta­ba en off­si­de. El error era su­yo, pe­ro la gen­te me pu­tea­ba a mí.”

 

Varallo y Cherro en Boca.

Varallo y Cherro en Boca.

 

“En el fút­bol se in­vir­tie­ron los va­lo­res. An­tes pen­sá­ba­mos na­da más que en el gol, aho­ra me­ten uno y el téc­ni­co los man­da en­se­gui­da pa­ra atrás. An­tes los equi­pos se for­ma­ban con nue­ve ju­ga­do­res bue­nos y dos que acom­pa­ña­ban, aho­ra es al re­vés.”

 

“Pa­ra ju­gar va­le mu­cho el ta­len­to, pe­ro tam­bién el tra­ba­jo. Mien­tras mis com­pa­ñe­ros de Gim­na­sia en­tre­na­ban so­la­men­te los jue­ves, yo lo ha­cía to­dos los días. En Bo­ca se prac­ti­ca­ba tres ve­ces por se­ma­na, pe­ro yo que­ría se­guir, el téc­ni­co te­nía que echar­me pa­ra que me fue­ra a ca­sa.”

 

“A los ju­ga­do­res de aho­ra ha­bría que de­cir­les que no ten­gan mie­do de pa­tear al ar­co. Pa­ra mí, no se ani­man. Qué im­por­ta ti­rar­la diez ve­ces a las nu­bes si una se me­te en el ar­co… Yo me sor­pren­día con mis pro­pios ti­ros. 'Qué bár­ba­ro, Pan­chi­to, la pu­sis­te en el án­gu­lo', me fe­li­ci­ta­ban, y me ha­bía sa­li­do de ca­sua­li­dad…”

Pancho jugó en Boca desde 1931 hasta 1939. Convirtió 194 goles.

Pancho jugó en Boca desde 1931 hasta 1939. Convirtió 194 goles.

“El fút­bol de aho­ra es más di­fí­cil que el mío. El que ar­ma­ba jue­go re­ci­bía tran­qui­lo y le da­ba la pe­lo­ta al nue­ve, al que tam­po­co mar­ca­ban de cer­ca. Los pi­bes de hoy no pue­den ni res­pi­rar. Pre­sio­nan co­mo lo­cos.”

 

“El ju­ga­dor de­be ser vi­vo pa­ra apro­ve­char sus vir­tu­des. Yo pa­tea­ba fuer­te, pe­ro era chi­qui­to pa­ra ser nue­ve. En­ton­ces no te­nía sen­ti­do que fue­ra a ca­be­cear en los cór­ners. Pre­fe­ría que­dar­me afue­ra del área pa­ra aga­rrar el re­bo­te. Hi­ce 181 go­les, aun­que muy po­cos de ca­be­za. Si me­tí cin­co, es mu­cho…”

Tapa de El Gráfico del número 553, Varallo y Morgada en Gimnasia.

Tapa de El Gráfico del número 553, Varallo y Morgada en Gimnasia.

“La me­jor in­ver­sión son los la­dri­llos. Es­tán a sal­vo de cual­quier de­va­lua­ción. Cuan­do pa­sé de Gim­na­sia a Bo­ca, el con­tra­to lo fir­mó mi pa­dre por­que yo era me­nor. Con los 8000 pe­sos que me die­ron pu­de cons­truir­me la ca­sa don­de vi­ví gran par­te de mi vi­da. De suel­do me da­ban 800 pe­sos. Gas­ta­ba 100 y los 700 res­tan­tes se los da­ba a mi pa­dre pa­ra que me los guar­da­ra. Gra­cias a eso pu­de vi­vir dig­na­men­te des­pués del re­ti­ro.”

 

 

Por Elías Perugino (2007).

Temas en esta nota:

Imagen de 2009. Bossio 100x100
Las Entrevistas de El Gráfico

2009. Bossio 100x100

Carlos Bossio se enfrenta al clásico de El Gráfico, repasa sus años en Belgrano, el amor incondicional con el hincha de Estudiantes, su triunfo más resonante en Lanús y también de la ingratitud del puesto de arquero.

Imagen de 2005. Celeste y blanco
Las Entrevistas de El Gráfico

2005. Celeste y blanco

Diego Pablo Simeone se dio el gusto de volver a Argentina luego de una carrera exitosa en Europa, decidió jugar en Racing porque es hincha. Además habla de la Selección y los directores técnicos que lo marcaron.

Imagen de 2004. Burrito de carga
Las Entrevistas de El Gráfico

2004. Burrito de carga

Ariel Ortega atravesaba un conflicto con el Fenerbahçe que le impedía hacer lo que más le gusta, jugar al fútbol. A corazón abierto, habla con El Gráfico y le cuenta todo lo que vivió y sus ganas de volver a jugar.

DEJÁ TU COMENTARIO